arrow

Loving Vincent

7,4
1.139
votos
Sinopsis
Primer largometraje compuesto por pinturas animadas, "Loving Vincent" es un film homenaje a Van Gogh en el que cada fotograma es un cuadro pintado sobre óleo, tal y como el propio Vincent lo hubiera pintado. Sus 80 minutos de duración están compuestos por 56.800 fotogramas que han sido pintados, uno a uno, por una gran cantidad de excelentes pintores a lo largo de varios años, todos inspirándose en el estilo y arte magistral de Van Gogh. (FILMAFFINITY) [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 >>
24 de octubre de 2017
10 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
Loving Vincent rápidamente marca una pauta en el mundo de la animación pues se trata de la primera película en usar la pintura sobre oleo como fotograma para reproducir imágenes en movimiento, así pues son aproximadamente 56,800 fotogramas que han sido pintados conservando la esencia y estilo artístico que formarían la carrera de Vincent Van Gogh, por este motivo Loving Vincent es una experiencia visual única que mezcla la pintura y el cine para sentar un nuevo precedente en la técnica de la animación, y el viaje es sin duda bello y placentero.

Pero las cualidades de Loving Vincent no se terminan en su aspecto estético (que no deja de ser muy aplaudible) sino que también se desmarca como un biopic trascendente acerca del ilustre pintor, el cual poco tiene que ver con la interesante “Lust for life”; aquel retrato de Van Gogh realizado por Vincente Minnelli y protagonizado por Kirk Douglas, pues aquí la perspectiva es totalmente distinta, siendo los testimonios de las personas que vivían a su alrededor los que trazan el rompecabezas acerca del artista y su misteriosa muerte, haciendo que el trazo sea más complejo y detallista, conjugado con una narrativa que tiene como principal arma a un flashback que se evoca en pantalla en un hermoso blanco y negro para hacer contraste entre los tiempos narrativos.

La directora Dorota Kobiela no oculta su cariño por el pintor, pues Loving Vincent es una doble carta de amor a Van Gogh, la primera es la que homenajea su trabajo usando la misma técnica que en sus pinturas mientras que en la segunda ya en el guion reivindica una figura controvertida dejándonos en el plato tanto al artista como al hombre, el genio detrás de esas obras maestras, como al presunto maniático que atento contra su vida, y esta doble carta de verdad que emociona por ambos lados.

Humana, poética, sincera, nostálgica, Loving Vincent es claramente el filme animado del año, una joyita que juega con la imagen como con la narrativa para convertirse en un biopic diferente y trascendente.
ayala1788
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
16 de diciembre de 2017
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Loving Vincent es la nueva película que dará bastante por hablar durante mucho tiempo. Se trata de una película dirigida por Dorota Kobiela y Hugh Welchman y narra la historia de Vincent van Gogh a través de entrevistas, acompañadas de flashbacks en blanco y negro, que hace el joven Armand mientras intenta hacer llegar la carta del pintor a su hermano Theo e investigar la muerte del artista.

Hablemos de arte, cosa que se puede apreciar en Loving Vincent con cada pincelada. ¿Pincelada? Sí, has leído bien. Y no, no se trata de un cuadro, seguimos en formato cinematográfico. Nos encontramos ante la primera película hecha con más de 65.000 fotogramas animados pintados a óleo por artistas de todo el mundo, lo que crea una estética de lo más atractiva.

Es cierto que en el siglo XXI abundan las típicas dramas biográficas, y se podría añadir ésta a la lista. Pero no se puede quedar en el olvido una obra que ha conseguido que se nos acelere el corazón del amor que llegamos a sentir por todos los personajes. Vincent van Gogh es querido por un amplio grupo de artistas, pero después de contemplar esta historia y sentir todo lo que podemos llegar a sentir empatizando con el personaje, ese grupo será mucho mayor.

Y es que se nos presenta un hombre solitario, rechazado hasta por su propia familia, menos por su hermano Theo, quien lo apoya hasta el final. La historia está llena de melancolía; envidia, reflejada en su médico Paul Gachet, soledad personificada en nuestro impresionista/postimpresionista favorito; y el amor que siente Theo van Gogh por Vincent. Todas estas emociones que consiguen adentrarse en nosotros hacen que nos impliquemos más en la historia llegando a agobiarnos tanto como Vincent.

La idea de coger los cuadros de Van Gogh y convertirlos en una historia cinematográfica es algo rara, pero en la rareza está la belleza. Y es que, los directores consiguen llevarnos a un mundo maravilloso donde predominan unas magníficas pinceladas sueltas muy propias del pintor holandés.

Lo mejor: Todas las emociones y dudas que nos provoca la narración.

Lo peor: La estética es tan maravillosa que le quita el protagonismo a la historia.

Escrito por Elene Batsanadze

https://cinemagavia.es/loving-vincent-pelicula-critica/
Cinemagavia
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de diciembre de 2017
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Después de dos años y medio como usuario de Filmaffinity, voy a hacer mi primera crítica. Si bien muchas películas pudieron tentarme a hacerlo antes, ninguna me pudo convencer lo suficiente como lo hizo "Loving Vincent", que trás salir de la sala, ya sabía que tenía que escribir una crítica sobre el film.

No vale la pena hablar a fondo sobre la estética impresionante de esta película porque ya esta todo dicho y se cae de madura lo original y bien lograda que está, siendo el motor principal de toda la película. En lugar de esto, prefiero hablar de la mirada de la película sobre Vincent Van Gogh.

La historia se ubica en Auvers, posterior a la muerte del pintor, siendo contada a través de los relatos de los habitantes de este pueblo, siendo tanto criticado como alabado. De esta forma, presentan a Vincent como alguien que solo quería encajar (nunca dejando de ser auténtico) dentro de un mundo que no lo entendía, ni en su familia (sacando a su fiel hermano Theo), ni en París con sus contemporaneos artistas, ni en Arlés, y tampoco dentro de Auvers. Roulin, al igual que el espectador de la película, poco a poco va empezando a comprender y amar a la figura del artista, pudiendo ver cada estrato de él.

Tras su misteriosa muerte, lo único que queda dentro de las personas que lo querían es lamento. Lamento por su muerte, lamento por no poder evitarla, lamento por no poder acercase más a él, lamento por la perdida de un artista de tal mágnitud.

Trás su muerte, Van Gogh logró un reconocimiento muy grande, siendo hoy uno de los artistas más reconocidos. Esta película, es otra carta de amor, y recomiendo fervientemente que la vean.
Damián Doval
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7 de diciembre de 2017
5 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
El ingenio de los directores Dorota Lobiela y Hugh Welchman se unió al talento de 125 dibujantes para dar forma a una de las películas más artísticas del año. La cinta se promueve a sí misma como la primera realizada completamente a base de pinturas a mano, ya que cada uno de los 63,000 cuadros que la componen fue pintado al óleo imitando el estilo de Van Gogh. Así, el resultado de seis años de arduo trabajo solo puede ser calificado con una palabra: impresionante.

Con una animación 100% a base de pinturas en óleo, la cinta cuenta la historia de Armand Roulin, el hijo de un cartero que llegó a ser amigo íntimo de Vincent van Gogh y quien, un año después de la muerte del pintor, ha recibido de su padre el encargo de entregar la última carta que el artista escribió a Theo, su querido hermano. La travesía de Armand lo llevará a descubrir lugares y gente que fueron claves en la vida del holandés, revelando misterios acerca de su atormentada vida y planteando incógnitas acerca de su misterioso suicidio.

Con una narrativa bastante parecida a la utilizada en Citizen Kane, el público acompañará a Armand en sus investigaciones acerca de la vida y muerte del mítico pintor, los cuales si bien en un principio le eran bastante indiferentes, al final terminarán haciendo que tanto el protagonista como el espectador que lo acompañó durante 94 minutos de magia artística terminen fascinados con la vida y obra del holandés. De esta forma, más que una película animada, Loving Vincent es un tributo a un artista de quien, aunque sus cuadros son conocidos por todos, solo unos cuantos saben acerca de su historia.

Entre los actores que prestaron sus rostros y voces para dar vida a los óleos que conforman la película se encuentran Douglas Booth (Noah, Jupiter Ascending), Saoirse Ronan (Atonement, Brooklyn), Jerome Flynn (de la serie Game of Thrones) y Eleanor Tomlinson (The Illusionist, Alice in Wonderland) quienes encarnan a Armand Roulin, Marguerite Gachet, Paul Gachet y Louise Chevalier personajes que, junto con el resto que aparecen en la cinta, fueron alguna vez retratados por el artista. Mientras tanto, un desconocido Robert Gulaczyk es quien da vida a un Vincent van Gogh que aparece siempre en flashbacks a blanco y negro, como un recuerdo, como un fantasma cuya presencia se siente durante todo el filme.

Es así como, a pesar de pudieran encontrarse algunos fallos en el argumento policíaco de la cinta, la realidad es que el espectador quedará fascinado al ver una auténtica obra de arte en movimiento, con pinturas que serán suficientes para involucrarlo en la historia y dejarle un excelente sabor de boca. Sin lugar a dudas, trabajos atrevidos e innovadores como el de la polaca y el británico se agradecen por ofrecer una apuesta distinta para el público cinéfilo ávido de nuevas propuestas de calidad, sobre todo cuando los resultados son tan brillantes. Sin lugar a dudas, es una película que nadie se puede perder.

Calificación: TÚ DECIDES.
Más reseñas en https://wraparty.wordpress.com/
Twitter @wraparty
Facebook @wraparty.movies
wraparty
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de diciembre de 2017
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lo bueno

El trabajo de arte que hay detrás de este filme es tan inaudito que hay que verla para creerla. 56800 pinturas para formar un filme que es un homenaje mayúsculo a uno de los más grandes representantes de la historia del arte.
Como usa las diferentes pinturas de Vincent para crear un argumento en versión libre sobre las causas de la muerte del pintor, es una idea más que creativa, como se utilizan personajes como Joseph Roulin, Paul Gachet y Armand Roulin para sostener la historia que se presenta de fondo.

Este filme es un canto de amor al trabajo de Vincent, a nivel visual es una de las experiencias cinematográficas más hermosas que recuerdo.

La partitura musical del siempre cumplidor, Clint Mansell

Lo no tan bueno

Tal vez porque esperaba una obra maestra en todo el sentido, sin embargo, a pesar de los honores visuales y artísticos del filme, la parte argumental cae por centrarse mucho en los diálogos como vehículo argumental más que las imágenes que obviamente son protagonistas. Por momentos el filme puede resultar pesado.
Theo queda relativamente en segundo plano, y en un filme sobre Vincent eso parece ser imperdonable.

8/10

Opinión Final: Parece irreal lo que se ve en esta propuesta, es titánico el trabajo de dar vida a un filme con solo fotogramas pintados al óleo, pero Vincent no parecía merecer menos. Esto es un filme para verlo en el cine y maravillarse por el arte en sí. Posiblemente los que estén familiarizados con la historia y el trabajo del pintor, lo disfrutaran más a medida de que reconozcan las pinturas del genio. Los demás, sentirán que el mundo es un papel para pintar en óleo.
CINELOCURA
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados