arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Magia a la luz de la luna

6,1
16.312
votos
Sinopsis
En la Francia de los años 20, durante la época dorada del jazz, un mago inglés (Colin Firth) está decidido a desenmascarar a una falsa médium (Emma Stone). Esto desencadenará una serie de hechos mágicos que sacudirán la vida de ambos. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 28 >>
10 de agosto de 2014
86 de 94 usuarios han encontrado esta crítica útil
El ritmo de trabajo de una película al año que lleva Woody Allen es tan riguroso como extenuante. No seré yo quien me queje, pues habrá un gran vacío en mi cinefilia cuando el neoyorkino ya no sea capaz de continuarlo, pero tal vez sea porque los genios también necesitan vacaciones que en los últimos años ha habido una tendencia de alternar obras sobresalientes y menores. Hagamos un repaso: Si la cosa funciona –> Conocerás al hombre de tus sueños –> Midnight in Paris –> A Roma con amor –> Blue Jasmine. Pues respetando este patrón, 'Magia a la luz de la luna' no forma parte de la liga de las mejores películas de Allen, pero al menos es mejor que 'Conocerás al hombre de tus sueños' y 'A Roma con amor'.

El filme tiene tiene los ingredientes más conocidos de la fórmula alleniana: ambiente aristocrático, un protagonista neurótico, escéptico y mordaz; una joven que lo embauca con su belleza y encanto; algún que otro personaje panoli; diálogos rápidos y respuestas ocurrentes… Nada que ningún fan o detractor del cineasta no conozca ya de sobra, y todo ambientado en el cálido e incomparable marco de la costa francesa, aprovechado al máximo por el director de fotografía Darius Khondji para resaltar el azul del mar, el verde de la arboleda y los rayos de sol que se reflejan en el cabello de Emma Stone. Todo es cándido en una película que se reserva las únicas gotas de amargura para su tema de estudio, que ya había sido tocado en 'Conocerás al hombre de tus sueños': Somos más felices cuanto más ignorantes somos. La fe, el espiritismo y la religión no son más que mecanismos de autodefensa que nos ayudan a sobrevivir en un mundo despiadado en el que estamos condenados a la pesadumbre si nos atenemos siempre a la razón.

Colin Firth aporta la característica elegancia y flema británica al personaje de Woody Allen por antonomasia: cínico, neurótico y con una respuesta aguda ante todo. Firth se adueña del rol y lo interpreta con gracia, bordando una difícil escena en la que da un monólogo clave en la trama. En cuanto a Emma Stone, la chica se muestra sumamente radiante y cautivadora. La atracción que ejerce sobre el resto de personajes se contagia al público y al propio Allen, que ha vuelto a contar con ella para su próxima película. Los secundarios, comparsas de la pareja central, están correctos, destacando Eileen Atkins y Hamish Linklater, pero desaprovecha a dos personajes con mucho potencial como son los de Marcia Gay Harden y Jackie Weaver.

Magia a luz de la luna es una comedia ligera de Woody Allen de cajón: se ve con una sonrisa en la cara, produce varias carcajadas, posee cierta carga reflexiva y, como nunca me cansaré de repetir, resulta superior a la media de películas que se estrenan hoy en día. Si hubiese terminado 10 minutos antes habría sido mucho más potente, pero, al fin y al cabo, son las merecidas vacaciones en la Riviera francesa del director tras el ‘tour de force’ que fue 'Blue Jasmine'. Si la tendencia continúa su curso, la película que estrenará el año que viene con Joaquin Phoenix y Emma Stone será una nueva muestra de su genio a toda máquina.
Blanch
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7 de diciembre de 2014
73 de 83 usuarios han encontrado esta crítica útil
Woody recupera la comedia romántica para hacer las delicias de los espectadores. Donde la comedia nace de los ingeniosos, irónicos e inteligentes diálogos de los personajes. Desde la magnífica actriz inglesa Eileen Atkins (la tía Vanesa), quien mantiene unos diálogos con Colin Firth (Stanley) sobresalientes, a la pareja protagonista formada por Emma Stone (Sophie) y Firth. Una pareja adorable que bebe del cine clásico, y que al igual que películas como Historias de Filadelfia de Cukor, nos presentan a unos protagonistas que no parecen tener nada en común y que arrancan con un enfrentamiento verbal. En ambas películas sabemos que esos personajes tienen que acabar juntos. Lo sabemos y no nos importa. Porque sabemos que estamos ante una comedia romántica. Y Woody cumple todas las reglas de este género desaparecido y que tantas obras maestras ha dejado para la historia del cine.

Un romanticismo que no empalaga, porque el corazón sabe cosas que la razón no entiende y donde la verdadera magia es la del AMOR. Con uno de los finales más hermosos de la filmografía de Woody y tan característico del género. Píldoras de esperanza y optimismo que nos permiten soñar.

La película tiene el sello de Allen desde el comienzo donde nos presenta a un mago que no cree en la magia. Como gran retratista de las almas humanas, sus personajes viven en la contradicción, como lo hacemos todos los seres humanos. Sus debates sobre la muerte, referencias a Nietzsche e incluso a su adorado Bergman están presentes. En una escena de El séptimo sello en el que la muerte se acerca a una bruja que es condenada a ser quemada viva por haber visto al diablo, la muerte le pregunta: "¿Es verdad que has visto al Diablo?, ¿Cómo es?". La propia muerte tiene dudas sobre la existencia de si hay vida después de la muerte. En Magic in the Moonlight el personaje de Colin Firth, ante la posibilidad de que verdaderamente sea una vidente, agarra con angustia y entusiasmo a Sophie y le pregunta "¿Es verdad? ¿Entonces hay vida después de la muerte? ¿Dónde has estado todos estos años?".


Una película para dejarse llevar y disfrutar de los diálogos, los juegos de palabras, y la magia a la luz de la luna.
play it again Sam
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de diciembre de 2014
43 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
'Magia a la luz de la luna' parece confirmar que la frenética actividad cinematográfica mantenida siempre por Allen, con su sempiterna película anual, es su modo particular de probarse que existe. Más aún, y en los últimos años: es su forma de espantar a la muerte.

...

Es una película dialogada en exceso; algo encorsetada y forzada; menos cómica de lo que uno, a priori, aventuraría. Allen rumia sus inquietudes de forma invasiva y discursiva, sin demasiada sutileza.

Colin Firth es un mago escéptico y analítico, defiende el empirismo: no puede haber nada que no sepamos, cada truco tiene su explicación. Emma Stone es una médium soñadora y vitalista, cree que hay fuerzas mayores que se nos escapan: hay todo un mundo que desconocemos, hay hechos a cuya explicación no podemos acceder. Ambos basculan entre el antagonismo y la afinidad; ambos con ideales diferentes, pero igualmente humanos.

[La dualidad planteada por Allen, que es existencial en primer término, puede extrapolarse al terreno amoroso: Firth no cree que exista el amor; existe la convivencia, la compañía y, al final, la desilusión. Stone encarna la energía de un nuevo amor, la confianza en que uno pueda, de nuevo, "amanecer", la fuerza ilimitada del verdadero romanticismo].

...

Allen, ante todo, parece subrayar la capacidad que tiene el mago para crear la ilusión de conexión entre dos mundos; lo posible y lo imposible, lo conocido y lo desconocido, lo finito con lo eterno. El mundo es, o bien un lugar frío y racional, o bien "una iglesia con su Dios, una casa con su duende" (Stalker, 1979).

La película mantiene un simpático tira y afloja entre Firth y Stone; uno intentando anular al otro y, a la vez, encaprichándose entre ellos.

Es, hacia el final de la película, cuando Firth parece tomar la voz del propio Allen...

...

Allen cumplió, hace unos días, 79 años. Ha mantenido siempre una visión pesimista sobre el ser humano; que la existencia forma parte de un absurdo cósmico, que la vida es en balde. La vejez, poco a poco, va acercándole, irónicamente, a su propio vaticinio; el agujero negro cada vez es más nítido. Ya no es una creencia, es una amenaza.

Siendo joven, uno siente incluso cierto orgullo al proclamar, con esa pasión propia de los espíritus refulgentes y románticos, que nada tiene sentido. Allen lleva cerca de un siglo existiendo; esa posibilidad ya es ominosa; ya empieza a dar miedo de verdad.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Álvaro Nuño López
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de diciembre de 2014
30 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
Filme con la impronta genuina de Woody Allen, hombre declaradamente escéptico que siempre se ha tomado con humor crítico todo tipo de movimiento religioso o espiritualista, incluido uno que se puso de moda en EE.UU. y Europa a mediados del siglo XIX: el espiritismo.

Allen realiza con este filme, que yo no lo considero menor sino notable, una obra marcadamente anti pseudociencias o anti productos religo-espirituales, como el espiritismo, cuyos seguidores suelen tener en su mayoría mentes bastante crédulas o excesivamente confiadas y simplonamente acríticas.

Así pues estamos ante una humorística película de cuño y cuñas «made in Woody Allen», donde a todas luces deja claro el hastío que le producen la gente crédula o incapaz de hacer uso de la humana característica por excelencia: el escrutinio racional.

Y es que continuamente en la historia suele ser así, son muchísimos más, legiones, los que se creen las cosas por la simple visión o apariencia, sin indagarlas, sin escudriñar qué hay detrás de ellas ni cotejar que por cada crédulo o ingenuo suele haber dos timadores o estafadores, que por cada persona que habla la verdad suele haber millones que dicen mentiras. En este sentido, conocido es el llamado «efecto Jeane Dixon» (en referencia a una médium así llamada famosa por sus supuestos poderes psíquicos), efecto según el cual las predicciones fallidas de todo ese tipo de médiums, adivinadores, espiritistas, etc., son mucho más numerosas que sus aciertos; sin embargo, cosa sorprendente, los crédulos solo se quedan con los escasos aciertos, si es que los hay, y olvidan la abundancia de desaciertos o "cagadas" de tales psíquicos.

De ahí, este diálogo tan sobresaliente y crítico de la película, donde Allen sitúa hablando a dos profesionales de la magia y uno le comenta al otro que ha visto y estudiado a una médium excepcional que cae en trances adivinando cosas imposible de saber por ella, lo cual le ha llevado al convencimiento de que puede ser una médium real y verdadera; a lo que el otro mago, escéptico contumaz donde los haya le replica: «¿No sabes que los científicos son los más fáciles de engañar? ¡No hay nada verdadero, Howard! ¡Es todo falso! Del espiritismo al Vaticano. No puedo creer que digas eso!»

Además, conviene que recordemos que grandes representantes de la mística, la espiritualidad y la religión a lo largo de la historia, son quienes precisamente nos han señalado de manera diáfana, entre ellos santa Teresa de Jesús y san Juan de la Cruz, que los fenómenos explícitamente espirituales, tipo trances, visiones, predicciones, adivinaciones, comunicados con y desde el Más Allá, etc., no son pruebas de autenticidad del hecho espiritual ni de la experiencia religiosa, sino más bien la corrección de la existencia.

Y entre los espíritas también la célebre Amalia Domingo Soler lo puso de manifiesto con rotundidad: «Nos duele decir que de cien centros espíritas deberían suprimir noventa y nueve, pues más vale un espírita que un millón de espiriteros.»

En definitiva, Woody Allen, vuelve a indicarnos con su filmografía que en este mundo es mucho más difícil no engañar a la gente que engañarla; es más incluso, engañar a la gente suele ser tan fácil y corriente como el parpadear.

Fej Delvahe
Fej Delvahe
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de diciembre de 2014
45 de 75 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿Por qué nadie se atreve a manifestar que estamos ante una película profundamente aburrida, charlatana, gárrula y prescindible? ¿Qué miedo parecen tenerle tanto el público como los críticos a poner a caer de un burro a la vaca sagrada de Woody Allen? ¿A qué se debe que se le permita acometer verdaderos crímenes a la amenidad y el entretenimiento sin que nadie se atreva a decir que el rey está desnudo, famélico y achacoso? Como mucho se ha insinuado – como de pasada y casi pidiendo disculpas – que esta cinta no está a la altura del corpus magnum de Woody Allen (lejano en el tiempo pero innegable). Pero nadie ha puesto el dedo en la llaga: esta cinta es un pestiño aburridísimo, inane, agotador y parlanchín, carente de encanto y repleto de los peores tics y regurgitaciones del cineasta.

Es tan mala que parece hecha de los retales del peor cine español: te cuanta lo que va a pasar, te cuenta lo que está pasando y te vuelve a contar lo que ha pasado, una y otra vez, en cada escena, en cada secuencia, a cada ocasión. No hay sorpresa, ni capacidad de elipsis, ni narrativa visual, ni cabida a la sugerencia, ni encanto, ni mordiente, ni un mínimo de rigor ni exigencia crítica. Las cosas ocurren porque se le ha metido en la cabeza al anciano rijoso de Allen que tienen que ocurrir, hagan sentido o no, hagan avanzar la anémica trama o no, aporten algo a la creación de los personajes o supongan una evolución en sus inanes planicies emocionales. Tener que realizar y estrenar un proyecto al año parece una obsesión mórbida y enloquecida de quien antaño fuera interesante cineasta.

Los actores luchan con sus imposibles y exánimes cometidos, tratando de dotar de vida a lo que no llega ni a esbozo desdibujado de personajes harapientos. Produce vergüenza ajena ver a buenos actores malgastar su saliva en textos romos y sin gracia alguna, incapaces de insuflar un mínimo de vida a semejante engrudo plomizo. Colin Firth, Eileen Atkins, Emma Stone o Marcia Gay Harden parecen zombis exangües. Tan solo Jacki Weaver infunde a sus pocas frases con su gracejo y sorna irrepetible.

En definitiva, un solemne gatillazo indecoroso. Un aburrimiento infame y una tomadura de pelo mayúscula. Insufrible y prescindible. El rey está muerto. Y ya hiede.
antonalva
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 28 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados