arrow
Haz click aquí para copiar la URL

ma ma

5,5
3.794
votos
Sinopsis
Tras serle diagnosticado un cáncer de mama, Magda, una maestra en paro, reacciona sacando a la superficie toda su energía vital. Gracias a su valentía y optimismo, tanto ella como los suyos vivirán insospechadas escenas de humor y delicada felicidad. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 10 12 >>
10 de septiembre de 2015
45 de 53 usuarios han encontrado esta crítica útil
En la fantástica película de Isabel Coixet "Mi vida sin mí" una mujer descubre que va a morir de cáncer y decide atar todos los cabos para el día en el que ella no esté en este mundo. "ma ma", que toca un tema cercano, con un tono totalmente distinto, no busca tampoco esto. El personaje de Magda busca la consecución de una satisfacción personal, idea un plan descabellado, por puro disfrute. Y es que, como dice a lo largo de la película, hay que tender a vivir momentos buenos, y huir de los malos.

"ma ma", que gira casi exclusivamente alrededor del inmenso personaje de Magda (el resto de personajes pululan alrededor de ella) es una llamada a gritos a disfrutar de la vida a pesar de que ésta te dé palos. Desde el comienzo de la película, Magda, reciente parada, abandonada y enferma (sí, no cabe más drama) es luz, es positividad, es coger el toro por los cuernos, algo que se transmite de un modo natural, nada forzado. Es imposible no amar a este personaje.

También se percibe claramente que Penélope Cruz (también productora de la cinta) ama su personaje. La actriz es auténtica, creíble y muy eficaz interpretando a Magda. Parece imposible que el espectador pueda abstraerse y llegar a olvidarse de Penélope Cruz personaje, y ver desde el minuto 1 a Magda. Quizás Cruz no logre jamás quitarse ese halo por el que es tan odiada por tantos sectores por motivos no cinematográficos, pero los afortunados que dejamos eso de lado, ya hemos disfrutado de varias interpretaciones míticas. Magda es una de ellas, y desde ya, está al lado de Raimunda, Maria Elena y Macarena. Trabajo memorable.

Su cuerpo, su calva, su mirada, que huelen a verdad, vienen acompañadas de un piano ligero que rápidamente nos recuerda a esas grandes Bandas Sonoras compuestas con Alberto Iglesias. Es una delicia ver algunos planos tan medemianos (con esos colores fríos conseguidos por Kiko de la Rica) acompañados, de nuevo de su música. Y a la vez, se trata de una música capaz de erizar el vello escuchándose con los ojos cerrados. En el apartado técnico, mención aparte necesita la labor de Iván Aledo (y el propio Medem) a la hora de montar la película jugando continuamente con varias historias entrecruzadas. Sin duda, esta película contada respetando el orden cronológico no conseguiría la misma intensidad.

Decía Julio Medem al presentar la película que el espectador tenía que hacer el esfuerzo de dejar la cabeza racional debajo de la butaca y dejarse llevar, entrar sin prejuicios a la sala y dejarte tocar. Yo fui capaz de hacerlo y la disfrute muchísimo.
Inocente82
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de septiembre de 2015
41 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
Al acabar la película vi que una de las chicas que estaban sentadas a mi lado lloraba a moco tendido. Yo fui incapaz de sentir emoción ninguna excepto la del aburrimiento pero ver que hay gente que puede vivir el cine así me parece algo enorme.

La película va directa al grano desde el principio, es un drama, y ya desde el comienzo te lo dice, y además de los duros. Pero entonces aparece el personaje de Tosar y ahí es cuando se empieza a torcer todo, no porque no esté bien ¿pero es necesario que en todos los dramas todos los personajes principales les ocurran las desgracias más grandes? Porque lo que ocurre en la película me parece rizar el rizo.

Luego está el personaje del ginecólogo que trata al personaje de Penélope que es ponerse a cantar y pasar la película de drama realista a ñoñeria. El momento de la operación con el tío cantando era peor que las películas de Raphael o Manolo Escobar.

El marido sale poco pero es de los más creíbles, un pedazo de cabrón que sin embargo tiene su momento de debilidad en el encuentro con su mujer. Es de los pocos momentos que logró emocionarme algo.

A Penélope Cruz la encuentro por lo general poco creíble y sobrectuada, pero aquí es para darle de comer aparte. Lo digo en un plan positivo. Si la película consigue el aprobado es gracias a ella, creo que no hay calificativos para definir lo enorme que está en la película. En todos y cada uno de los planos, escenas o secuencias de la misma, Penélope está de lo más premiable y no sólo de cosas como los goya o los oscars.
jesus
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de septiembre de 2015
28 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
Quizás la crítica oficial con la que puedo estar más de acuerdo sea con la de Beatriz Martínez de Fotogramas y es que esto de lo "oficial" a veces sólo sirve para tenerlo en cuenta en contra. Recuerdo a un crítico que puso por las nubes "Rosa, Rosae" de Colomo y tiró a la basura "La ardilla roja" de Medem. Y no creo que todo sea cuestión de gustos, ni siquiera de intereses.

El cine de Medem es complejo. Sus historias con complejas. Sus personajes son complejos (como ese Ángel de Tierra)... Qué vamos a decir.

Esta película creo que pretende llegar y ofrecer un mensaje vitalista a esa 1 de cada 8 mujeres que se enfrentan al cáncer de mama. Y más a ese 30 por ciento de ese 1 de 8 que, al final, mueren. Creo que tiene una intención social sin renunciar a la personalísima manera de expresarlo del autor. En este caso un auténtico, expuesto y arriesgado artista. Y no porque todo el cine sea arte (valga apuntarlo debido a lo fácil es confundir el medio de transmisión con la obra), sino porque hay un cine que viene con el inconfundible sello de autor, como el de Medem. Para lo bueno y para lo menos bueno. Arriesga y se consume en ello. Yo pienso que esto es valeroso y además tiene valor, incluso el del fracaso, cuando toca.

Aquí nos vemos con esta película que para algunos análisis excesivamente intelectualistas y faltos de conexión con la realidad puede parecer un dramón de "aquí te espero" lleno de coincidencias traídas por los pelos. Bueno, ya he visto que uno de los críticos habla de la clave de cuento sin la que para los "intelectuales" no sería llevadera esta película (esto último lo aporto yo). Claro, va en clave de cuento, lo que no se aparta en absoluto de la manera de contar del autor ¿No es Tierra un cuento? ¿No es Los amantes del Círculo Polar un cuento? Podríamos seguir...

Es un cuento en el que los buenos pierden..., y ganan. Ganan en la medida que son capaces de entender la vida. De terminar, cuando se va terminando, la manera de entender la vida.

La interpretación... Hay adictos a "Pe", la encuentro excesiva aun dentro de la dificultad del papel ; Tosar, algo envarado (difícil papel) por el que pasan más dramas que sobre "Pe", pero no toca en esta película fijarse en él; va de acompañamiento. Asier Etxeandía, también va de acompañamiento en un papel si cabe más difícil y casi traído por los pelos. Silvia Abascal, un verdadero ángel protector, apenas presente, pero con ese peso...

La música excelente y medida. Como siempre con Iglesias.

Película en la que predomina el blanco: hospitalario y a la vez fronterizo entre el aquí y el allá.

Montaje realizado, casi, desde la disposición de planos. Había un dicho en cine " esto se arregla en montaje". Con Medem no va así. O lo ruedas dentro de su continuidad del todo, o no existe, y falta ese "algo" de difícil arreglo para el montador y para la historia.

Recurrencias: "Ya huele a mar" Algo así dice Mary en la última secuencia de Tierra, en casi un plano paralelo al de "Pe (Magda)" camino de la playa. El agua, símbolo femenino por excelencia, como siempre en las películas de Medem. Lugares propios y lugares comunes, una vez tamizados y reedificados.

Guiños a la realidad no "femenina": "sería peor perder una pierna que una teta". También hay que hacerse esa reflexión.

Una película que sin renunciar al sello Medem trata de llegar al público en general. A todo ese tanto por ciento que se ve afectado por la posibilidad de muerte, debido a lo que sea, y tiene que bregárselas con decisiones trascendentales inminentes.

Un canto a la vida en la que la muerte quedaría integrada como generadora de vida.

Una película honesta, más que digna, y entregada, que espero sea vista por tanta gente como a la que le hace falta un mensaje conciliador en ese trayecto entre la vida y la muerte al que todos tendremos acceso.

En definitiva un tema tremendamente arriesgado con el que el director sabe hacerse a su manera, utilizando favorablemente el máximo de sus posibilidades, que no son todas ni se ofrecen al gusto del consumidor.

Mucho más que sumamente digna tratando lo que trata.
adendas
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de diciembre de 2016
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
La forma en que Medem abusa de la sensiblería es tan descabellada, de una incontinencia tan violenta y tan obstinada a lo largo de toda su filmografía, que es imposible que dicha cursilería sea una decisión o estrategia razonada. Ha de explicarse por algo más radical que el simple oportunismo circunscrito a sus películas, individualmente. Films sobre el cáncer hay varios, y casi todos pergeñados con el gen de la manipulación más insolente, pero Medem ya era melindroso antes de asestar su brochazo a esta temática. Diría que no es la tentación de la empatía fácil lo que conduce a su falta absoluta de mesura. Yo aventuraría que él está absolutamente convencido de que siente más que el resto; o, más exactamente, que los demás estamos incapacitados para sentir tan intensamente como él. Y se dirige al espectador no como a un igual, sino como el maestro catequizando al niño, en tono de gurú de la autoayuda. Al parecer, incluso pidió que el público 'se olvidase de la razón y se dejase llevar y tocar' por 'ma ma', como educandos de Mesmer.

...

Usa a Pe, una actriz sin dificultad para rebasar los límites de la expresividad cuando se lo exige el director, y Medem se lo exige (no le pide el llanto desaforado, menos mal; le pide una simpatía aguerrida y mundana, forzadísima).

Una película sobre una mamá con cáncer de mama, y la titula 'ma ma': medida de sutilidad e ingenio.

El personaje del médico; amigote antes que profesional. Burdo, timorato y lastimero, despojado de pundonor profesional. Casi parece su primera vez diagnosticando un cáncer, y le da cosa. Y no es el rigor médico lo achacable; es que aquí la estrella es Pe, ningún otro puede dar la sensación de imponerse a ella. "¿Qué es eso de 'estadio 3', que os he escuchado?", y los médicos agachan la cabeza, ruborizados ante la resolutiva chica Almodóvar.

No, Medem, uno no se pitorrea cuando le diagnostican cáncer, o cuando se lo diagnostican a un familiar. La risa es un paliativo, una muleta, un bálsamo. Entiendo que quieres ilustrarnos en que hay que reírse hasta en las malas, gracias por tan inaudito consejo. De ahí a un "¿en seis meses me muero? Coño, justo cuando se me acaba el paro" hay, o una comedia de mal gusto, o insensatez dramática. "¿Me vais a dejar, al menos, el pezón?".

Sí, Medem, tu Pe está viva. Su corazón late más fuerte cuando folla, se relaja después de correrse y deja de latir cuando muere. Gracias por el triple subrayado, por estamparnos un corazón digital, feo y tosco, para que veamos en qué se diferencia de uno ortopédico.

Alguna mención superflua a "La Crisis en España". La adhesión fácil, supongo. Un director que decide, arbitrariamente, que sus personajes sufran La Crisis, ya sea de soslayo y sin desarrollo alguno, ha de tener una noble conciencia social.

La fotografía, saturada en el blanco hasta el paroxismo. Llama la atención, en una película que busca el candor y la calidez a toda costa, que huye de la asepsia. No sé si Medem busca el plano luminoso; en tal caso, no veo coherencia formal en su elección.

Una concesión que te hago, Medem; la imagen de Pe una vez ha expirado, con el bebé sobre su pecho, con una sonrisa tenue [restalló en mi cabeza el espléndido plano final de 'Érase una vez en América', de Leone].

...

Sí, Medem, hay que vivir y disfrutar la vida antes de diñarla, lo entiendo. No hace falta que insistas, que nos lo escupas al oído, que nos lo tri-cante tu médico, que nos lo bailes, que mates a Pe, que el niño le diga te quiero a su madre a través de Natasha y no sé qué más filigranas afectadísimas. ¿Ves al público tan incapaz de extraer esa conclusión, tan humana, solito?

[Opción alternativa: diría 'Vivir', de Kurosawa; pero no hace falta irse tan lejos. 'Truman', de Cesc Gay, con sus limitaciones, ofrece mayor honestidad y calidad dramática, en mi opinión]

Gracias.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Álvaro Nuño López
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de septiembre de 2015
21 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
La estrategia de Penélope Cruz ha sido impecable. Consciente de que su carrera internacional corría peligro tras condenar la ofensiva israelí en Gaza, hiriendo de lleno al importante lobby judío afincado en Hollywood, decidió arriar velas de vuelta a casa y convencer a un director patrio más o menos prestigioso, más que menos necesitado de un revulsivo en su filmografía, para que le concediese el honor y privilegio de protagonizar su próxima película.

La jugada le ha salido redonda. Hoy a Julio Medem le llueven los palos por ma ma, mientras a su nueva musa la colman de elogios por su impecable papel de madre coraje, enferma de cáncer de mama, desempleada dicharachera y gran amiga del alma. Todo en uno. Y porque la trama no le ha permitido incrustar más géneros que sino nuestra Pe sería hoy también la nueva reina del cine de terror. La actriz ha querido amortizar los euros que ha invertido en su segunda producción apostando sobre seguro, apostando a sí misma. Y de entrada ya se ha ganado todas las papeletas para subir al escenario como mejor actriz principal en los próximos Goya.

Ni las furibundas críticas a Medem ni los desbordantes piropos que se ha llevado Penélope le hacen justicia a ma ma. La película ni es tan bochornosa ni la interpretación de la protagonista tan exageradamente meritoria. Pero parte de razón esconden las reaccciones impulsivas. Se comprenden los airados ataques hacia el director cuando de repente decide romper el tono melodramático de la cinta y permite que Asier Etxeandia se marque, no una sino hasta tres sesiones de karaoke tan vergonzosas como innecesarias.

Como dice Nacho Gay en su acertadísima crítica de la película en Vanitatis, Medem hace años que tiene un serio problema con la sutileza. Prueba de ello son esos planos internos, absolutamente ridículos, del corazón de la protagonista latiendo en dos de los momentos clave del filme. Lo que en Javier Fesser y su maravillosa Camino resultaba enternecedor, aquí roza el patetismo. La trama aporta tan poco a una premisa tan sobada como el cáncer que uno se pregunta dónde fue a parar aquel ingenio que logró cautivarnos con Los amantes del Círculo Polar o Lucía y el sexo. Algunos vestigios quedan, en cambio, en su particular narrativa visual, haciendo un interesante y original uso del flashforward fundido con el presente.

Sin embargo, el peso de la película, su auténtico aliciente, recae en descubrir el amplio abanico de registros que se marca la estrella principal, aunque no todos en su beneficio. La Magda guasona del principio, forzadamente optimista y escasamente graciosa, poco tiene que ver con la sensibilidad y la cercanía que desprende el personaje en sus minutos finales. Ma ma demuestra, por tanto, que Penélope Cruz no es la actriz total que tantos desean pero tampoco el bluf que otros tantos pregonan. Demuestra, en todo caso, que su talento es más brillante en sus roles domésticos que en sus aventuras internacionales.

Pe ha vuelto a casa, al calor del hogar, y ha salido de nuevo triunfante. Medem, mientras tanto, observará en sucesivas ceremonias de premios, desde el patio de butacas, cómo los focos y aplausos se dirigen a ella, preguntándose si el negocio finalmente ha merecido la pena.
polvidal
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 12 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados