arrow
Haz click aquí para copiar la URL

The Newsroom (Serie de TV)

7,5
7.209
votos
Sinopsis
Serie de TV (2012-2014). Serie que muestra los entresijos de una importante cadena de televisión por cable, centrada en la redación y en la parte de una TV que no ven los espectadores. Los protagonistas son un veterano presentador (Jeff Daniels), la nueva productora ejecutiva (Emily Mortimer) y otros miembros del equipo. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 >>
6 de septiembre de 2012
32 de 48 usuarios han encontrado esta crítica útil
En lo que toca a la valentía, cortesía; hazañas y asunto de vuestra merced hay diferentes opiniones: unos dicen: «Loco, pero gracioso»; otros, «Valiente, pero desgraciado»; otros, «Cortés, pero impertinente»; y por aquí van discurriendo en tantas cosas que ni a vuestra merced ni a mí nos dejan hueso sano.

‘El ingenioso caballero don Quijote de la Mancha’ Parte II
Miguel de Cervantes


Toda noticia sufre el escrutinio, interés y asimilación del público al que se dirige. Intenta resistir el análisis por parte de la audiencia dependiendo del tratamiento, interés subjetivo/político/corporativo y, sobre todo, del contenido de la noticia en sí. Aaron Sorkin, que inicialmente pensó en titular la serie “More as this story develops”, ha querido tratar y retratar el ámbito de la noticia desde sus redactores e informadores. Narrar el desarrollo de las historias que se convierten en noticia. Pero al igual que toda noticia ha sido sujeta a interpretaciones y duros análisis. Repetidamente se han ensalzado los fallos de “The Newsroom”: demasiado sermón, poco periodismo, demasiado repetitiva, poca novedad, insuficientemente incisiva con tramas personales muy descompensadas, didáctica y cándida, moralista, maniquea, inverosímil e incluso que trata a los espectadores como si fueran idiotas. Por añadir que incluso se ha llegado a pedir la cabeza de Dev Patel o meterse con la elección del tema de Coldplay (‘Fix You’) que cierra uno de los capítulos…

Las críticas crecieron a tal nivel que el propio Sorkin tuvo que salir en defensa de la serie para declarar que es una ‘ficción’ y ‘fantasía’. Incluso en algunos medios se lanzaron bulos sobre el despido del equipo de guionistas de la serie, que tuvo que desmentir el creador. Entre la vivencia de rentas pasadas, el auto-homenaje y la asimilación, condensación y perfección de “Sports Night”, “Studio 60” y “El ala oeste de la Casa Blanca”, el guionista no hay querido dar esta vez la espalda al show de televisión y utilizarlo de mero telón de fondo. Posiblemente su afán informativo contraste con el equilibrio entre el lado humano y profesional de todos los personajes. La impresión que da la serie es erigirse como un quijote del tubo catódico (tanto fuera como dentro de la pantalla) e indicar lo que es bueno y malo dentro del periodismo, pese a enfrentarse a esos sólidos e infranqueables molinos (y gigantes corporativos).

Es cierto que es una versión idealista pero también una advertencia hacía la frivolidad y poco rigor informativo en la actualidad. Define la televisión en estado puro y halla los nexos entre “Network (Un mundo implacable)” y “Luna nueva” bajo patrones sorkinianos en una realidad pasada y voluble en nuestro presente. Todo cuento debe tener moraleja y “The Newsroom”, como toda serie dispuesta a ser leyenda, no habla sobre la integridad. Efectivamente Sorkin tiene toda la razón: su serie, lamentablemente y vistas sus furibundas críticas contrastadas con la moralidad de los medios (adictos al sensacionalismo) donde trabajan los periodistas que las lanzan, es mera fantasía. Soñemos, pues, con esta utopía convertida en una magnífica serie.
Maldito Bastardo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de agosto de 2012
23 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
The Newsroom está llena de gente que en su mayor parte luchan por hacer lo que creen correcto. Es una serie de gente idealista. Personas que han dejado de hacer lo que quieren para hacer lo que deben. Algunos personajes, como McAvoy o Sloan Sabbith -la economista- se jactan en varias ocasiones de que están dejando de cobrar una pasta por trabajar en News Night. Quizás es por ese carácter idealista, grandilocuente y proselitista por lo que no paran de bromear sobre El Quijote o por lo que los diálogos o monólogos -palabras, al fin y al cabo- ocupan un lugar tan importante.

The Newsroom, a pesar de su optimismo, avanza con cautela. El camino de la honestidad está lleno de obstáculos: críticas de otros medios, audiencias que dudan, patrocinadores que tiemblan, audiencias que bajan y demás escollos para un programa de calidad alejado del sensacionalismo. Los personajes se equivocan de tanto en cuanto y violan su propio código deontológico. Se equivocan como todos los demás, pero si algo les hace diferentes es que ellos quieren hacer lo correcto. A veces cubren noticias sensacionalistas para no perder audiencia. A veces una periodista exaltada comete un error y da una información off the record comprometiendo a su fuente. Pero si hacen tal o cual cosa es para no perder audiencia y dificultar la viabilidad del programa o para conseguir un debate electoral. O por lo menos ellos se consuelan pensándolo de esa forma.

Tiene varias particularidades, algunas de ellas incómodas para alguna gente, como los diálogos típicos de Sorkin. Rápidos, ingeniosos, cultos y con sentido del humor. ¿Que son inverosímiles? Probablemente, pero es una serie de Aaron Sorkin, era previsible. No puedes ir a un concierto de Metallica y quejarte porque la música está muy alta. ¿Que la parte sentimental de la serie sea flojita? Bueno, en mi opinión va evolucionando lenta pero sólidamente. ¿Que es propaganda yanki para manipular nuestras mentes? Entonces es que no te has enterado de nada.

Ciertamente no creo pueda escribir una "crítica" sobre una serie de Aaron Sorkin. Me gusta tanto que en ocasiones me cuesta detectar sus fallos, aunque en algunos casos se vean. Sport Night me gustó, aunque las risas enlatadas y un formato poco afortunado hicieron que no fuese tan grande como podría haber sido. El ala oeste me parece una obra maestra, lo mejor del género, también con diálogos veloces e idealismo grandilocuente. Studio 60 me parece otra maravilla. Además los guiones de La guerra de Charlie Wilson, Algunos hombres buenos, La red social, etc. me parecen geniales. En definitiva, Aaron Sorkin es el Rey Midas de los guiones.

Al final de la primera temporada se refiere a los miembros del Tea Party como "talibanes americanos". Supongo que yo soy un talibán sorkiano. Espero no estar poniendo en peligro el futuro de FA.
Escapista Loco
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de julio de 2013
19 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta serie plantea una idea interesante: se trata de una crítica del momento presente en EEUU a través de los ojos de una redacción de noticias. Se muestra desde el punto de vista de un republicanismo moderado, que intenta sentar las bases, cada día al parecer más confusas, entre las diferentes ideologías; sobre todo criticando la extrema derecha que hoy se presenta bajo los nombres de los neocon o el tea party.

En este sentido, la serie funciona bien, está bien distribuida en sus ideas y argumentos, al menos la primera temporada (mientras escribo esto la segunda está en curso), y el cásting funciona. Consigue transmitir lo que quiere. Tiene buenos diálogos; no todos, pero los hay buenos.

Sin embargo todo ello lo entremezcla al 50% con las relaciones personales de los trabajadores de la redacción, que si bien puede tener algún interés dramático, consigue extenuar hasta al más pintado. Tiene un exceso de melaza inaudito, que jode cada episodio irremediablemente, y que hace que todo lo que te gusta la parte de noticias odies la otra. No es que esté mal que se muestren las relaciones entre unos y otros, eso es la base sentimental de toda historia... es la manera en que lo hace.

Además, cada personaje, de forma que llega a ser ridícula, se esfuerza en dar la contestación más cortante posible a cualquier cosa que le digan: todos son una especie de superdotados que hablan a la velocidad de la luz, que dan respuestas ingeniosas a todo, y que tienen que quedar por encima con cualquier chorrada. Muy, muy cargante. Acaban pareciéndose todos. Sin contar que, por muy cínicos que sean -o que vayan por la vida- todos, por supuesto todos toditos todos son de buen corazón.

No sé si decir que la serie es recomendable... supongo que cada cual deberá probar y ver qué tal le va.
DPD
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de agosto de 2012
13 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Crítica hecha una vez acabada la primera temporada.

Haciendo una retrospectica en lineas generales me parece que ha sido un pelín más floja de lo que se esperaba, se veía venir que se había creado demasiado hype, pero aún así la experiencia ha sido positiva. Quitando algunas partes excesivamente moñas, esto lo digo a título personal, nos ha dejado un buen sabor de boca. Series como esta te hace reflexionar si este tipo de periodismo podría ocurrir en un mundo paralelo.

Por ejemplo, si allí sale Will McAvoy diciendo cada dos por tres que él es republicano, pero es el primero que los critica; aquí en España, podría salir Alfredo Urdazi poniendo a parir a todo el Partido Popular y sacándoles sus incongruencias en una entrevista en directo. Pero esto solo pasaría en mi cabeza en momentos de máxima fantasía confusional. La realidad es que ni los periodistas ‘independientes’ de este país intentan sacarles los colores a los propios políticos cuando tienen la ocasión. Y si no lo hacen ellos, difícil que lo haga nadie más.

Lo que más me ha gustado de esta serie es la parte política que expone la serie. Es normal que en un telediario se hable de política y por lo tanto, haces una serie sobre el proceso de creación de un informativo tienes que meter política por cajones. Pero no tiene por qué ser así. Por poner un ejemplo, la primera serie de Sorkin fue Sports Night (que no he visto) vendría a ser la parte de atrás de un programa deportivo. Algo así como ‘Los manolos’ de Cuatro pero en plan Sorkin, o decir, a lo PRO.

Personalmente, me gustan más las tramas internacionales que las nacionales ya que me son más familiares y las entiendo mejor. Como historias secundarias la serie nos va contando posibles relaciones amorosas con un aire de humor que hacen más amena la serie.

Si habéis visto el primer capítulo y os ha gustado, no veo por qué no os gustará el resto. Quizá por la mitad flojea, pero al final remonta. Si te gustó Studio 60, esta es tu serie.
Ronnie
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de mayo de 2013
7 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sí, The Newsroom contiene todas y cada una de las conocidas virtudes de su creador. Y sí, The Newsroom mantiene todos y cada uno de los conocidos defectos de su autor. La columna de la izquierda, la de los pros, es mucho más extensa: alberga los diálogos brillantes de costumbre, unos actores que encajan a la perfección con su personaje y con el engranaje de las tramas, unos capítulos de ritmo y estructuración impecables y en definitiva la reflexión sobre cuestiones de poder y comunicación que ya había sido central en The West Wing, Studio 60 y Sports Night. En la columna de la derecha, la de los contras, encontramos antes que nada esa tendencia sorkiana innata de embellecer y en gran medida simplificar lo que le rodea, un rasgo que tiene su más radical expresión en el patriotismo dulzón que ya estaba tan presente en The West Wing (y que se vincula con una autocrítica de la ideología y valores estadounidenses que existe pero de modo muy incompleto). También tenemos los típicos personajes de Sorkin (columna de la izquierda), esas criaturas intelectualmente superiores que se interrelacionan mediante los diálogos ágiles marca de la casa (columna de la izquierda) pero que pierden credibilidad por el vicio romántico de su creador (columna de la derecha). El balance final sigue siendo muy positivo, pero el hecho de que Sorkin continúe incurriendo en este error nos hace pensar en una cierta incapacidad para desarrollar las tramas personales con un grado de variedad y complejidad mayores, así como para deshacerse de la capa nacionalista-liberal-guay que todo lo impregna. Las series de Sorkin son realmente buenas, pero mientras continúen renunciando a esa cualidad que podemos llamar "respeto a la inmensa complejidad de la realidad" seguirán estando un escalón por debajo de las series (dramáticas) de primer nivel: The Wire, The Sopranos, Breaking Bad, Six Feet Under, Deadwood y Treme, entre otras.

Sin embargo, las virtudes siguen superando a los defectos. Se trata simplemente de permitir al genio sus torpezas y dejarnos llevar por el torrente de frases y escenas excepcionales que construyen unos capítulos autoconclusivos que enganchan y que sin duda compensan con creces la (ahora ya irrelevante) columna de la derecha.
Fakawan
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados