arrow

El forajido

5,7
608
votos
Año
1943
País
Estados Unidos
Director
Reparto
Género
Western
Sinopsis
Billy el Niño y Doc Holliday huyen del sheriff Pat Garret, que antes había sido su amigo. Los forajidos llevan consigo a la mestiza Río, que es la chica de Bill. Las peleas entre los dos amigos son constantes: cuando no es por los caballos es por Río. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 >>
30 de agosto de 2006
38 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
En "El aviador" de Martin Scorsese se narran las aventuras de Howard Hughes (interpretado por Di Caprio) un constructor y empresario aeronáutico pero también productor de cine, entre ellas "Scarface" o "El conquistador de Mongolia" (la mítica película donde contrajo cáncer John Wayne entre otros). Este texano no dirigió muchas películas, tan solo dos, la primera "Ángeles del infierno", que significó un despilfarro de dinero y la segunda este western que sin ser el coste su problema tuvo otros como la censura por los pechos prominentes de la belleza de Jane Russell.
Un pequeño clásico del western que se debe recuperar injustamente olvidado, donde el amor, la venganza, la traición y sobre todo la amistad, están muy bien presentes. No hay ni buenos ni malos, algo de agradecer, y además revisa de forma original el tema de Pat Garret, Doc Hollyday, Billy el niño... todos los mitos del western americano.
Thomas Mitchell, vuelve hacer un papel estupendo confirmando que ha sido uno de los mejores secundarios de la historia del cine. Jane Russell ("Los caballeros las prefieren rubias") además de guapa confirma que tiene un aire perturbador en pantalla constantemente. Jack Buetel está quizá más flojo en el papel de Billy el niño apuntando ya que sería un actor de tercera fila, aún así en "El forajido" hace su mejor papel.
Un guionista de primera fila como el olvidado Jules Furthman autor de "El expreso de Shangai", "Tener y no tener" o "Río Bravo".
Una estupenda fotografía de uno de los más grandes de todos los tiempos, Gregg Tolland, fotógrafo de "Las uvas de la ira", "Ciudadano Kane", "La loba", "Cumbres borrascosas", "El forastero"... en fin lo mejor de lo mejor.
Se nota la mano de Howard Hawks, bastante amigo de Hughes, a pesar de que no firmó la película muchos planos son suyos con total seguridad. De todas formas la película hereda del cine mudo el gusto por la estética más teatral y los fundidos en negro entre escenas más propios de los años 20 (cuando hizo la anterior película Hughes) que de los 40 donde el montaje estaba más depurado.
Era además una de las películas favoritas de Sergio Leone, en la que se inspiró para realizar la escena de los duelos en "La muerte tenía un precio" con el reloj de cuco.
Película muy recomendable e inexcusable para amantes del género.
vircenguetorix
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
31 de agosto de 2012
13 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Segundo y último largometraje realizado por Howard Hughes (1905-1976) (“Ángeles del infierno”, 1930), empresario, productor de cine (“Scarface”, Hawks, 1932), ingeniero y aviador. El guión, de Jules Furthman (“Tener y no tener”, Hawks, 1944), Howard Hawks y Ben Hecht, desarrolla una historia de ficción inspirada en referencias históricas y legendarias de William Boney (“Billy el niño”) y sus amigos. El rodaje se inicia como un mano a mano entre Hughes y su amigo Howard Hawks, pero trascurridos unos 10 días se disgustan y Hawks abandona el proyecto. Poco después Hughes sustituye al director de fotografía y a otros técnicos de producción. Se rueda en escenarios naturales de California (Red Rock Canyon State Park), Arizona (Tuba City y Yuma) y Nuevo Méjico (Socorro) y en los platós de General Service Studios (Hollywood, CA) y de The Lot Studios (Hollywood). Producido por Howard Hughes y Howard Hawks para Howard Hughes Productions, los trabajos concluyen en febrero de 1941, pero por problemas con la censura la obra no se estrena hasta 1943. La primera proyección pública, en sesión de preestreno, tiene lugar el 5-II-1943 (San Francisco, CA). En España no se estrenó en el circuito de salas comerciales.

La acción dramática se desarrolla en la localidad de Lincoln (Nuevo Méjico) a lo largo de varios meses de 1880. William Boney (Beutel) entabla amistad con Doc Holliday (Huston), mientras ambos viajan a caballo hacia Fort Summer, huyendo del sheriff de Lincoln, Pat Garret (Mitchell). Doc y Billy se relacionan con Río McDonald (Russell). Billy, presumido y altanero, es joven, encantador, tiene aspecto de niño, es buen tirador y gusta a las mujeres. Doc es experto, afectuoso y de trato repetuoso. Pat es celoso, susceptible y vengativo. Río es guapa, muy atractiva y está dotada de una perturbadora sensualidad.

El relato desarrolla una historia de amistad masculina focalizada en los tres protagonistas. El punto de vista de la narración se presenta saturado de misoginia. Los personajes principales se enfrentan reiteradamente por un caballo, pero no lo hacen por la mujer, que emplean como moneda de cambio cuando les conviene. A la misoginia de los protagonistas se añaden toques reiterados de unas orientaciones sexuales ambiguas, tratadas siempre con respeto. Un humor abundante salpica los diálogos y la acción con referencias burlonas y de aguda socarronería. El humor sirve como medio para aligerar los diálogos prolongados y como instancia que ayuda a reforzar las manifestaciones de amistad de los personajes. Admirada por Sergio Leone, éste se inspira en la escena del tiroteo presidido por un reloj de cuco para la construcción de una escena similar en una de sus obras.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Miquel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de junio de 2010
12 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Siendo honesto, este western menor me importaría un bledo, si no me hubiera quedado guardado en la retina la figura sensual, erótica casi lujuriosa de Jane Russell, de grandes senos bajo el satín de su blusa y echada sobre la paja de la granja. Es comprensible que Howard haya perdido la cabeza por este par de tetas que dan el maná, que te hacen volver a ser un lactante, la madre que te amamanta. El calor del regazo. Los labios de la Russell te remiten a la lucha en el viejo oeste, no contra los “gunmen” sino contra el amor maternal, vuelto “taboo”
RAMON ROCEL
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de diciembre de 2012
7 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Mi voto, puesto que una estrella ya va asignada por mandato, es de dos estrellas más. Una por el adagio de la 6ª sinfonía de Tchaikovsky, aunque suena demasiadas veces. La otra estrella por Jane Russell con su sensualidad y belleza, aunque nos hubiera gustado más planos medios para admirarla más todavía.

El guión: una estupidez. Pat Garret, Doc Holliday y Billy El Niño enfurruñándose con una ironía y un sarcasmo que, en la versión doblada al castellano, tienen menos gracia que el ministro de Hacienda explicando los ajustes del Gobierno.
Thomas Mitchell haciendo del sheriff Garret (que en la realidad era alto y espigado) me rechina tanto como si la Rossy de Palma con la cabeza afeitada fuera elegida para hacer un biopic de la Jane Russell, por ejemplo.
Quien dobla a Walter Huston consigue convertir a Doc Holliday más en un clown que en un pistolero.
El Jack Buetel (archidesconocidísimo para un servidor) era tan mal actor (éste es su mejor papel, según los contertulios del coloquio que hicieron Garci & Amigos en el programa de Telemadrid) que pone la misma cara cuando le perforan los lóbulos de las orejas de dos balazos que cuando se ponen a tiro las tetas de la Russell.
Las discusiones sobre poner en una balanza el caballo o la chica y luego elegir al cuadrúpedo por parte de Doc y Billy es de juzgado de guardia.
Las tretas que usan los tres machos entre ellos son tan pueriles... Eso de considerarnos gilipollas a los espectadores por parte del director...
¿Y la secuencia en la que el jovencito ha dejado atada a la Russell con los brazos en cruz?
Los continuos fundidos en negro, los pantalones cagados de Billy el Niño, las pistoleras puestas casi en el esternón, los peñascos de cartón piedra...
Resumiendo: casi dos horas perdidas.
BAKUNIN
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de marzo de 2009
8 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Entretenido western, que a pesar de no ser muy conocido, para los que de este género sabemos lo justito para ir tirando, merece la pena enchufárselo cuando ya hayas cumplido el orden de las imprescindibles (o cuando Dios te dé a entender, que coño), ya que cuenta una entretenida historia para los mitómanos que en el mundo somos, pues mezcla a los (muy a pesar del segundo), inseparables históricamente Pat Garrett y Billy el Niño, con el pistolero alcohólico y tuberculoso más entrañable de la historia del salvaje oeste, el bueno de Doc Holliday, el cual desconozco si realmente cruzo alguna vez su camino con Billy o es una licencia (tengo en lista de espera un libro que acaba de salir al módico precio de 13 euros, titulado: Breve historia del salvaje oeste pistoleros y forajidos, que seguro que me saca de la duda).
Los actores, a excepción de la siempre sensual y felina Jane Rusell y el bueno de Walter Huston, no los tengo ubicados, aunque a mi juicio cumplen sobradamente con su papel (quizá el que hace de Doc Holliday, luzca algo madurito, ya que según tengo entendido el verdadero murió a los treinta y pocos).
Los duelos a pistola y las exhibiciones de Billy el niño (ante el requerimiento de unos niños que le han reconocido, no tiene inconveniente en desmochar un trozo de sauce al que no puede quitar la corteza para hacerse un silbato que uno de los niños sostiene en una mano, de un certero disparo), están magníficamente filmados y los diálogos rayan a gran altura, conteniendo alguna que otra perla, como cuando Billy dice que apunta antes de desenfundar, o algo asi.
Recomendable.
tiznao
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | All Rights Reserved - Todos los derechos reservados