arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Monos

6,6
1.908
votos
Sinopsis
En la cima de una imponente montaña, donde lo que a primera vista parece un campamento de verano, ocho muchachos guerrilleros apodados “Los Monos» conviven bajo la estricta instrucción de un sargento paramilitar. Su única misión es la de cuidar a "la doctora" (Julianne Nicholson), una mujer norteamericana a la que han tomado como rehén. Cuando esta misión empieza a peligrar, la confianza entre ellos empezará a ser cuestionada. (FILMAFFINITY) [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 6 8 >>
12 de agosto de 2019
24 de 33 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un grupo de jóvenes cuida a una rehén y a una vaca en medio de una pampa colombiana, por encima de las nubes.

El director Alejandro Landes ha logrado un relato sobre los conflictos armados en América Latina sin hablar de política, sin caer en sensacionalismos ni condescendencias, y desde la perspectiva del guerrillero. Después de veinte o treinta años de esta temática en el cine regional, Monos representa un logro mayúsculo.

La historia es simple en momentos y compleja en el trasfondo, allá donde hay que estirar para comprender. El núcleo narrativo es lo salvaje, aquel territorio humano donde reina lo impredecible. La fuerza del guion se basa en crear un universo único para que al espectador, al no estar acostumbrado al espacio, todo le parezca sorpresa, todo gane novedad, por más simpleza en las acciones.

El guion arranca con un tramo cargado de incoherencias y confusiones. De pronto, sin comprender por qué, uno se siente atrapado en la naturaleza del lugar y ha desaparecido la realidad de una butaca. Esto se logra con el vértigo narrativo de presentar siempre algo que ocurre más fuerte que lo anterior. No es tan simple como presentar situaciones estáticas que se están perjudicando, hay una búsqueda constante por la tensión, incluso cuando no hay mucho más que contar sobre el relato lineal.

Otro aporte a nivel narrativo es la dualidad de objetivos en los personajes. Entre cada secuencia, nunca están claras las motivaciones de ninguno de los jóvenes guerrilleros. Nunca se sabe si están realmente en la búsqueda de un fin más allá de ellos mismos o si solo los conduce el enloquecimiento grupal producto de la lejanía, la soledad y el sometimiento.

El riesgo en los repartos corales es que se desborden las temáticas y ningún personaje logre conectar con la audiencia. Pero Landes lo ha resuelto con méritos. Cada uno de los jóvenes, al menos unos ocho, es un personaje principal en sí mismo, con sus complejidades expuestas a partir de gestos y miradas. La economía de palabras es otro logro del guión, y demuestra que en el cine no es necesario hablar para narrar cuando hablan las imágenes. No hay miembros en este grupo más importantes que otros, lo que aporta aún más a esa sensación constante de novedad.

Los conceptos son múltiples. Desde el despertar de la sexualidad y la creación de un núcleo orgánico de familia, hasta la traición, la venganza y la redención. Pero lo que domina la narración de la película es la lucha infranqueable por el poder cuando se han pervertido los valores y todo es mundano, como ocurre en los cultos. Los dogmas hacen esto en la gente. Y cuando ello cala en los personajes y estalla el caos, te terminas dando cuenta desde tu butaca que el descontrol siempre estuvo ahí, siempre desde el instante anterior.

En Monos la mirada de la violencia es compasiva, está implícita en la genética de los personajes. No hay derramamiento y Landes no asume demasiados riesgos. La película podría haber arriesgado más en la propuesta narrativa al no rehuir de la carne y de la sangre, o involucrar más elementos externos al grupo para motivar la verosimilitud del relato.

Me pongo a pensar, en muchos tramos del guion, si todo esto es realmente posible. Y me doy cuenta que el texto no me ha alcanzado en sordidez para perderme en él, solo me está conduciendo la vorágine de su superficie. Además, algunos personajes bordean la sobre actuación porque están sujetos a indicaciones poco realistas del comportamiento humano, lejano de lo que están viviendo.

Pero hay que quedarse con la impecable originalidad de la propuesta. Los ríos que surca Monos son todos nuevos, para un cine necesitado de renovación. Es una alegoría bizarra y tensa de la condición humana entera, donde estos personajes imitan a todas las sociedades latinas, como verdaderos monos.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Salvapantallas
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de marzo de 2019
16 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
La majestuosidad de Monos

Si hay algo que Monos de Landes tiene y que nadie podrá discutir es la majestuosidad visual que se logra, cada fotograma es pensado minuciosamente desde todos los departamentos de producción y dirección para que contribuya a la historia, a la vez que se graba en las retinas por su potencia estética.

Sin embargo, a pesar de que fue lo visual lo que más me impacto a nivel personal, la faceta sonora de Monos también es un trabajo a destacar y aplaudir de pie. Que cuidado al detalle para sumergir al espectador en la experiencia de esa selva inhóspita junto a los protagonistas. Es supremamente interesante como la música y la mezcla de sonido juegan para que cada personaje quede grabado en los oídos del público

La perfección de nunca estancarse

Monos además de ostentar todos los logros técnicos que mencionamos en los párrafos anteriores, arrasa prácticamente con todo lo que proponen las grandes carteleras de cine, al ser una película que potencia su narrativa a través de una constante tensión creada de situaciones muy diversas, pero que siempre apoyan la historia de Lobo, Perro, Boom Boom, Lady, Patagrande, Rambo, Pitufo y Sueca (Los sobrenombres del grupo de “Monos”).

Una cinta que se enfoca en tantos personajes podrían difuminarse en un abanico de opciones y terminar por no hacer pie en poder contar una historia clara al público, sin embargo, Monos con un derroche de habilidad en los tiempos del guión, se planta firme para contar su historia principal a la vez que pone en relieve los aspectos de cada uno de los jóvenes de este grupo armado. En este punto, habría que resaltar por supuesto la dirección de Landes y a todos los actores que brillan con tonos distintos para lograr crear recordación.

Conectar al espectador

Posterior a la muestra de la película, tuve la oportunidad de intercambiar un par de frases cortas con Landes, el director y escritor de Monos, donde le pregunté por una escena en específico donde la cuarta pared parece difuminarse y dar paso a una participación directa del espectador. Él me afirmó sin duda alguna que este fenómeno estaba presente durante gran parte de la cinta y no de manera aleatoria, sino pensado para trasgredir reglas cinematográficas en aras de involucrar al público en su mundo, hacerlo parte de los Monos, sus reglas y su jungla.

Nuevos conflictos y nuevos enfoques

Otro punto más a resaltar de la espectacular Monos es su enfoque sobre el conflicto armado, ya que a pesar de que se insinúa que la historia pertenece a la violencia en Colombia, jamás se cierra sobre las fronteras de dicho territorio, sino que deja las puertas abiertas para darle universalidad a este tópico.

Ya mencionamos antes que los principales actores de este bélico son unos jóvenes, a quienes se les presta atención no sólo como guerreros, sino también en su faceta más humana y de crecimiento. Los conflictos no se limitan al momento de las armas dentro de los “Monos”, sino que trascienden para que la cinta pueda con tranquilidad hacer un foco en estas inflexiones personales.

Conclusión

El FICCI estrenó en su segundo día una película perfecta; Así es, Monos es perfección desde cada fotograma y aspecto, una película creada para ser sentida de manera muy especial en todos los niveles y temas que su historia abarca. Personalmente, la considero una obra maestra que requiere ser visionada obligatoriamente por cada fanático del cine a lo largo y ancho del mundo.

Escrito por Andrés Tejada
https://cinemagavia.es/critica-monos-ficci-2019/
Cinemagavia
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de febrero de 2020
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Monos. Película colombiana dirigida por Alejandro Landes. Ambientada en la selva amazónica con el marco del conflicto del estado con la guerrilla, aporta una nueva exploración de la tensión entre civilización y barbarie y la pérdida de la inocencia infantil que nos evoca a El señor de las moscas de William Golding. Una alegoría de la naturaleza humana con un tinte pesimista. A la ingenuidad rousseauniana y marxista del buen salvaje o de los orígenes comunistas y solidarios del ser humano, opone la necesidad del factor estabilizador de la civilización. La esperanza de liberación de la mutua destrucción se encuentra en un futuro no bien definido, pero no en un pasado del que venimos huyendo. El estado de guerra permite la suspensión de la ética y la arbitrariedad de las decisiones humanas basadas en las pasiones y la fuerza obstruyendo cualquier esperanza de resolución del sufrimiento humano infligido por nosotros mismos. Tristes guerras, tristes jóvenes destruidos como leña en el fuego de los señores de la guerra.
JRBoxó
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de febrero de 2020
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sobre una solemne montaña, surge lo que parece un campamento de verano. Ocho chicos y chicas viven allí entrenando y armados con AK-47, se les llama los Monos. Utilizan unas instalaciones defensivas como vivienda, en un rígido régimen jerárquico militar. Son jóvenes al servicio de una guerrilla paramilitar que tienen como misión vigilar a una doctora estadounidense (Julianne Nicholson) secuestrada y en espera de cobrar un rescate por ella.

El brasileño Alejandro Landes nos lleva de las manos de su cámara a las montañas de Cundinamarca, en Colombia, y se va adentrando hasta un territorio agreste dentro del cual se confunde el valor de la vida y de la muerte. Es un escenario tan silvestre que el instinto manda sobre la razón. Más altos que las nubes, los ocho muchachos armados hasta los dientes son auténticos seres inmaduros pero listos a volarle la cabeza al que asome por su feudo.

Cuando el disciplinario instructor que los entrena se marcha, son ellos los exclusivos responsables de lo que allí ocurra. Se prodigan las fiestas con alcohol, celebración de un cumpleaños, bailes en torno a la hoguera y así, esta espiral alocada con las hormonas por las nubes y lo propio de la edad, va haciendo olvidar que su pertenencia es a una organización militar precisa a la que deben obediencia y disciplina.

Destaca en esta cinta la belleza de los paisajes, la luz, una cámara en comunión con los bosques, las encrespadas pendientes, los torrentes de ríos y manantiales. La esplendente fotografía de Jasper Wolf pinta la pantalla de vibrantes colores, verdes refulgentes o cielos tono pastel. Acompaña síntónicamente la estupenda música de Mica Levi. Y cuando todo este lienzo de música y luz parece anhelar la hermosura cósmica, nos tropezamos frontalmente con la saña, el salvajismo y la brutalidad de que son capaces los protagonistas.

En el film la fotografía está minuciosamente trabajada por Landes, cuyas secuencias de corte naturalista se toman su tiempo para que podamos ver y entender que esa realidad asilvestrada toca de lleno a los jóvenes guerrilleros que parecen sumirse en cierto estado regresivo y selvático, donde la supervivencia es crucial; abundancia de primeros planos de rostros de los confusos jóvenes-monos. Toda una atmósfera inquietante, pues aunque parece la cosa un juego, sin embargo las armas de todo tipo que portan son reales. En ese espacio, la misma doctora se ve obligada a encarar sus propias contradicciones morales, pues su realidad está muy lejos de su mundo civilizado.

En la segunda parte del filme los acontecimientos se precipitan y los jóvenes forman su propia célula; en ese paraíso de Adán, la demencia sobrevuela las mentes de los jóvenes que eligen a su líder y se apropian de la prisionera. Será el gran comienzo del brote de locura que pone de manifiesto lo arbitrariedad de cualquier guerra. El filme se precipita por la pendiente de la sinrazón, en un plano final, momento en el cual ya no discernimos entre secuestrador y secuestrado, entre el bien y el mal.

El grupo paramilitar de los muchachos es de difícil calificación, con personajes ultraviolentos como Patagrande, muy bien interpretado por Moisés Arias; los chicos y chicas, son capaces de mostrar su faceta edulcorada infantil y cándida como compañeros de juego, o derivar por la brutalidad cuando golpean sin piedad a un compañero para divertirse. Grupo impredecible y alocado, y un estudio arrollador sobre la violencia, que mantiene al espectador inseguro sobre si el siguiente corte irá acompañado de felicidad, de éxtasis dionisíaco o directamente de pesadilla.

Película apabullante en lo visual y en lo sonoro que concluye de manera tremenda y paradójica, entre el horror y la belleza.
Kikivall
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6 de marzo de 2020
8 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
He leído críticas de nota baja e incluso en ellas, no entiendo la argumentación que incluso imagino, no atravesó la cabeza de su director en ningún momento al filmarla.

Trata sobre supuestos guerrilleros saltando y comportándose como monos... Secuencias sin hilo conductor, sin un guión que muestre algo entendible. Lo más acertado es el título, creo que existe en él, una soterrada intención.

Los premios la avalan, y por supuesto, yo he de estar equivocado, pues esos mismos premios han de ser garantía de un producto distinto y de calidad que en ningún momento conseguí descubrir.
ALIENTO
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 6 8 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados