arrow
Haz click aquí para copiar la URL

1917

8,0
12.895
votos
Sinopsis
En lo más crudo de la Primera Guerra Mundial, dos jóvenes soldados británicos, Schofield (George MacKay) y Blake (Dean-Charles Chapman) reciben una misión aparentemente imposible. En una carrera contrarreloj, deberán atravesar el territorio enemigo para entregar un mensaje que evitará un mortífero ataque contra cientos de soldados, entre ellos el propio hermano de Blake.
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 40 >>
10 de enero de 2020
156 de 209 usuarios han encontrado esta crítica útil
Pensaba que Sam Mendes era un director muy sobrevalorado hasta que he saboreado esta película rodada en plano secuencia entera. Vale, hay truco con algún fundido a negro, pero da igual. Aunque en pleno siglo XXI es posible hacerlo todo en el cine, y esto tiene menos mérito que cuando Hitchcock hizo su soga con James Stewart, ello no quita que como cinéfilo, disfrute extraordinariamente de esta técnica cinematográfica.
Gracias a esta forma de rodar, estamos hombro con hombro con estos soldados en su épica peregrinación bélica. Lo único que tienen que hacer es ir del punto A al punto B, pero por el camino pasa de todo. Y Mendes lo hace tan bien, que nos mete en la película como pocos son capaces de hacer.
Además, la intensidad de la historia es fuerte. El género bélico permite disfrutar del cine de forma proporcional a lo mal que lo pasan los personajes. En este sentido, “1917” puede codearse perfectamente con el soldado Ryan y otros grandes clásicos como “Apocalypse now”. Puede que las secuencias de guerra pura no sean las más espectaculares de la historia, pero el conjunto, que no deja de lado tampoco el estilo particular de Sam Mendes, es francamente satisfactorio.
El cineasta tiene tiempo de contarnos una aventura que puede gustar a espectadores casuales, pero también de explayarse en una fotografía impecable, que es pura poesía visual. Curiosamente los momentos de mayor impacto en esta línea, son los más tranquilos y silenciosos. Aunque también hay otros dignos de estudiarse en escuela de cine, como por ejemplo la escena nocturna iluminada con bengalas.
El otro gran pilar de esta maravilla lo forman sus actores, especialmente el protagonista, el casi desconocido George MacKay, que claramente va a dejar de serlo para labrarse un gran futuro, si no tiene muy mala suerte. Su interpretación es descomunal, y a la altura de las circunstancias de tener una cámara que prácticamente no deja de seguirle en todo el metraje.
Quizás peca Mendes en algunos tiempos muertos, donde se le va la mano con los silencios y a veces se llega a romper totalmente la tensión, como por ejemplo con esa canción religiosa o en algún otro cierto momento más. Tampoco me ha parecido gran cosa la banda sonora original. Pero eso son fallos muy menores dentro de una película excelente.
i42poloj
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de enero de 2020
188 de 285 usuarios han encontrado esta crítica útil
Llevaba varios meses, esperando con ganas el estreno de la nueva película del gran Sam Mendes. Un director, que creo que no se le escapa a nadie, tiene un talento brutal. Con películas anteriores magnificas, como Revolutionary Road, de mis favoritas, o Skyfall y la ya mítica American Beauty.

La cuestión, es que con 1917 se nos planteaba algo muy interesante. Una película bélica para la que la gran novedad sería el uso total y continuo de un plano secuencia durante todo el metraje. Muy curioso sobre el papel, pero con sus problemas como comentare más adelante.

Los puntos fuertes de la película son varios, pero si hay que definir con una palabra a 1917 es INMERSIÓN. La brutal capacidad de Mendes para introducirnos en una guerra sin tapujos es algo que le da mucha fuerza al conjunto. La película se nutre de situaciones tensas y muy trabajadas por el director propias de un conflicto así. Con un sonido de Oscar, una autentica pasada que nos hace sentir cada bala y explosión como si estuviera pasando enfrente de nosotros. Es una experiencia total, en ese sentido no hay nada que discutir.

Ahora, es cuando entro a la parte espinosa que muchos querrán esquivar. Para mí lo más importante en una película, y con diferencia, es el guion. Es el centro de todo, lo que decide si vale la pena perder 2-3 horas de tu tiempo. Bien, pues 1917, en ese sentido, me ha decepcionado profundamente.

La historia no va a ningún lado, es simple, llegar del punto A al punto B. Es una mera excusa para el lucimiento técnico de la película, porque realmente, no se nos cuenta demasiado. De hecho, es resumible en un par de frases. En ningún momento hay sorpresas, o un buen desarrollo de personajes.

Te importa lo que les pasa por lo impactante del conjunto, pero nunca tienes un lazo emocional lo suficientemente fuerte como para que lo que ocurra te importe de verdad. Mendes intenta con todas sus fuerzas desarrollar a los personajes, pero no lo consigue, de hecho, el protagonista, se siente bastante distante y podría ser sustituido por cualquier otro soldado. Daria lo mismo.

Es por ello, que mientras veía la película me preguntaba, hasta qué punto era necesario el uso del plano secuencia. Si, la película en su forma es magnífica, es un 10. Pero he acabado pensando, que, en su fondo, el recurso del plano secuencia ha jugado en su contra, concretamente en contra del guion. Puesto que escribir un guion para una película en un constante plano secuencia limita mucho las posibilidades de crear una historia más emocionante.

Se puede decir, que la verdadera guerra, se libra entre la impecable forma de la película y su vacío fondo. Una cosa se come a la otra. A partir de ahí, que cada uno decida que valora más. Para mí, el resultado es muy mixto.
WithStyle22
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
11 de enero de 2020
107 de 167 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vaya por delante que para nada me ha disgustado esta película. Es un ejercicio creativo de primer orden y por supuesto digna de verse en los mejores cines. Podríamos decir que a veces y , solo a veces, algunas películas funcionan pese a que su guión no acompañe al resto de apartados. No es que 1917 tenga muchos fallos en este sentido, pero creo honradamente que los fuegos de artificio o de artillería (como Uds. gusten) de los que hace alarde ( con total merecimiento ) distraen al espectador impidiendo que este vea más allá de lo que su director nos propone. Dicho esto y habiendo ganado ya los Globo de Oro a la mejor peli y mejor director, me da la sensación de que poca gente o ninguna va a estar de acuerdo con mi reflexión. Creo que desde ya, se postula como una seria candidata a los oscars y casi seguro que mucha gente ya la tiene como la favorita. Pero para mí, que soy un gran aficionado al mundo de los efectos especiales y visuales, esta película en concreto, no me convence y no lo hace precisamente porque el guión es lo menos cuidado de esta buena, en lineas generales, película.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
ant007
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de enero de 2020
61 de 79 usuarios han encontrado esta crítica útil
Sin duda una de las películas de este año será “1917”, alabada por el público, defendida por la crítica y que sin duda recibirá premios. Su estreno en España se produce cuando acaba de recibir los Globos de oro más destacados, película y director, las nominaciones para los Bafta y la semana que viene se conocerán las candidaturas a los Oscars. Ha sido estrenada en el momento apropiado, con muchas copias, por lo que suponemos que amortizará los cien millones de dólares que ha costado, es más, se convertirá en un éxito rentable.


Y es que “1917” es quizás la película más ambiciosa de Sam Mendes, el cual también se ha involucrado en la producción y en su guión, por primera vez. A nivel técnico la película es perfecta. Rodada espectacularmente con todos los medios posibles, los ha aprovechado al máximo, brindando a Roger Deakins una oportunidad maravillosa para que, tras más de una docena de veces nominado, alcance por segunda vez el Oscar. Es un trabajo asombroso, jugando con una cantidad cromática, tanto en interiores como exteriores, de una calidad extrema. Su montaje, que corre a cargo de Lee Smith, su sonido, sus efectos especiales... todo está medido y con el fin de deslumbrar al espectador. Y sin duda lo consigue con creces.


Esta virguería audiovisual, a la que hay que sumar uno de los mejores trabajos de Thomas Newman en la banda sonora, no es nueva. Hace poco tuvo uno de sus máximos exponentes con González Iñárritu en “Birdman” y “El renacido” y Mendes ha seguido sus pasos. Lo que hay que decir a su favor es que si “1917” no hubiera sido rodada como lo ha hecho Mendes, y eso que no notamos los cortes, muy probablemente sería una película del montón, porque lo importante ya no es lo que cuenta, y por eso su guión se resiente, sino cómo lo ha decidido contar.


Por ello no hablamos de cine de autor, sino de un cine muy bien realizado, porque Mendes, también director de teatro, conjuga muy bien lo que es técnica y dirección de actores.


No quiero hacer comparaciones, pero estas trincheras me evocaban a “Senderos de gloria” y mientras el film de Kubrick sigue siendo una auténtica barbaridad, un clásico rotundo, “1917” permanece detrás suya. También ha habido evocaciones subjetivas a “Largo domingo de noviazgo” y otras más objetivas al Tarkovski de “La infancia de Iván”, por ejemplo, con esas arboledas que llegan a tener presencia destacada, pareciendo más una película del este que británica.


El rodarlo de una tacada es algo que Hitchcock, con cierta trampa por limitaciones de la época, hizo con “La soga”, y luego siguieron varios, aunque sospecho que esta obsesión artística proviene de “El arca rusa”, una auténtica pasada sin trampa de Aleksandr Sokurov, un señor que sí hace cine de autor y que poco a poco, este título concretamente, con el paso del tiempo adquiere más adeptos al que muchos intentan emular.


No podemos concluir sin hacer mención en varios apartados: su reparto, sobre todo por Dean- Charles Chapman y, por supuesto a George MacCay, protagonistas absolutos que cargan el peso del film con gran profesionalidad. Su dirección artística, todo un esfuerzo y acierto a la hora de ambientarla, y el maquillaje, muy cuidado y que el espectador parece que ni se da ni cuenta al estar absorto.


“1917” es una película para ver y “disfrutar” en una buena sala de cine para poder apreciarla en toda su magnitud. Porque hayamos detallado ciertos peros, y volvemos a lo que hemos dicho al principio, se trata de todo un espectáculo audiovisual poco frecuente de ver y en el que, otro acierto, las ideologías y patriotismos de cuarta han quedado en un segundo plano, narrando lo que es una historia de supervivencia, con secuencias que aún permanecen en nuestro recuerdo y que se ven con el corazón en un puño, lo cual no es poco. Por ello Mendes se convierte con “1917” en uno de los favoritos para dar el “campanazo” en los Oscars y en la taquilla mundial. Y falta hace, sobre todo porque animaría a los productores a hacer un tipo de cine que cada vez parece más olvidado, un cine adulto que se aleja de los productos “chiclosos” con los que nos bombardean para que perdamos el poco gusto que nos quede.
Maggie Smee
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de enero de 2020
46 de 70 usuarios han encontrado esta crítica útil
*Fotografía y Música

El trabajo de fotografía con su ya habitual socio Roger Deakins queda impreso en la genial iluminación natural de la mayoría de los planos. En conjunto, 1917 se consolida como un titánico plano secuencia que contribuye a una atmósfera envolvente. Contribuye a esta atmósfera la genial labor orquestal de Thomas Newman, acompañando los momentos climáticos y los momentos de tensión.

Esta unión es especialmente poderosa en momentos como en el que podemos apreciar las flores de cerezo cayendo en el agua, una ciudad en llamas tras un bombardeo, o el comienzo de una oleada de infantería apunto de lanzar un ataque.

*Desarrollo del guion

Para contar esta historia, Mendes se basa en las anécdotas de su abuelo al respecto de la Gran Guerra (1914-1918). Parte de un guion escrito por Mendes y Krysty Wilson-Cairns. Este guión aunque sencillo, resulta muy solvente para ahondarnos en las preocupaciones de una pareja de tommies en el cumplimiento de su misión.

Algunos de los puntos del guion pueden resultar surgidos de la casualidad o no tener una función dentro de la narrativa de la cinta. Pero teniendo en cuenta que se retrata una situación ficticia, construida a partir de historias reales, el conjunto no queda en absoluto desmerecido.

*Consideraciones históricas

Desde un punto de vista histórica, la película se sitúa en los momentos premios a la Tercera Batalla de Ypress, también conocida como Passchendaele. En 1917 estaba más que probado que las ineficaces tácticas de los años anteriores solamente habían conducido al estancamiento del frente Occidental y a la creación de trincheras. Las ofensivas y contraofensivas se realizaban sin que hubiera un claro vencedor. Los resultados habituales eran de decenas de miles de muertos para avanzar únicamente unos pocos kilómetros.

*Dirección artística al servicio de la recreación

La dirección artística de la película, recrea con minuciosidad y precisión, el como era el modo de vida del soldado británico (y por extensión de casi cualquier combatiente) en el frente Occidental. Esto unido al absorbente plano secuencia, hace sentir al espectador como un soldado británico más. Es todo un acierto, por parte de la cinta. El mostrar el conflicto bélico como algo lejos de ser glamuroso y épico, si no como algo crudo, duro, sofocante y asfixiante.

Resulta también, una idea bastante acertada el contar con una pareja de jóvenes actores para interpretar a los soldados protagonistas. Los actores ya consolidados como Benedict Cumberbatch apoyan la cinta en los roles secundarios. O el pequeño, pero entrañable papel de Claire Duburcq, como la civil belga en medio de la locura del conflicto.

*Licencias y omisiones

Sin embargo la película tiene algún punto flaco. Uno de ellos sería como se trata al soldado alemán con una total falta de humanidad y empatía desde el guión. Ya que aparecen como otro elemento dañino más hacia los protagonistas que como personas igualmente envueltas en una terrible guerra. Desde un punto de vista histórico, queda un poco descontextualizada la aparición de tropas sijs y caribeñas, enroladas en el regimiento de Terra Nova o en el de Devonshire. No porque no participarán en la contienda soldados de todos los rincones del Imperio Británico, si no porque generalmente estaban enrolados en las unidades de sus propios lugares de origen. Se entiende pues la concesión, para mostrar la diversidad de las Fuerzas Expedicionarias Británicas en el Frente Occidental.

Sin duda, creo que lo mejor de la película, además de la monumental dirección. Son los momentos totalmente envolventes, crudos y realistas que aparecen en ella. Mostrar detalles como los muertos en los alambres, las ratas, la diferencia de las trincheras alemanas y británicas. Hay momentos donde la Historia se vive, como ver a un oficial al borde del llanto justo antes del ataque. Otras escenas son escalofriantes, al recrear a los heridos yendo a un hospital de campaña, los rezos colectivos antes del combate, el shock tras una experiencia traumática o el arrojarse contra las ametralladoras alemanas.

*Conclusiones

La Primera Guerra Mundial siempre ha sido la hermana pequeña para el cine. Aunque este conflicto haya sido el marco para grandes películas como Sin Novedad en el Frente, Senderos de Gloria o Jinetes de Leyenda. La II Guerra Mundial casi que ha eclipsado a la Gran Guerra del cine. Sin embargo a la hora de filmar este conflicto bélico es dónde más poderoso se vuelve el mensaje anti bélico. Los intereses imperialistas de todas las potencias involucradas eran obvios. La carne de cañón estuvo formada por millones de jóvenes entusiastas y bien preparados cuyas vidas fueron sesgadas por ametralladoras y gases venosos. La guerra de movimientos que en unos meses acabaría con todas las guerras, supuso un horror de 18 millones de muertos y la antesala ante el conflicto más brutal que la seguiría.

Ahora, poco más de cien años después de La Gran Guerra, conviene recordar a toda esa juventud perdida en aquellos campos que ahora son cráteres lunares. Independientemente de su origen y su bandera, esos valientes muchachos fueron sacrificados en el gran altar de la Razón de Estado y las empresas de armamentos.

Que mantengamos viva su memoria. 1917 sin duda homenajea a esos valientes, que en última circunstancia, murieron por el hombre que tenían al lado.

Escrito por Juan Carandell Rojo
Cinemagavia
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 40 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados