arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Hereditary

6,7
7.415
votos
Sinopsis
Cosas extrañas comienzan a suceder en casa de los Graham tras la muerte de la abuela y matriarca, que deja en herencia su casa a su hija Annie. Annie Graham, una galerista casada y con dos hijos, no tuvo una infancia demasiado feliz junto a su madre, y cree que la muerte de ésta puede hacer que pase página. Pero todo se complica cuando su hija menor comienza a ver figuras fantasmales, que también empiezan a aparecer ante su hermano. (FILMAFFINITY)  [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 29 >>
13 de junio de 2018
99 de 157 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tras un pinchazo severo como 'Llega de noche', 'Hereditary' devuelve a A24 a los altares dignos de 'Ex Machina' en términos de vender un producto de forma potente y que da lo que promete con creces ante todo presunto pronóstico. No es un festival de sustos a lo 'The Conjuring' incluso si esas películas lo hacen con suspense de calidad. 'Hereditary' me remite al terror personal orquestado por los dramas de sus personajes de 'El resplandor' y al nervio ultra paranoico de 'Misery'. No me remite en especial a 'El exorcista' como muchos la han comparado, aunque habiendo visto la película al completo y comprender cómo termina yo personalmente la compararía con otro clásico*.

Muchos han dicho que si es un vende humos, que si está sobrevaloarada, que si es aburrida, que si Toni Collette no hace más que exagerar, que si el final traiciona todo lo anterior y se desvía de la trama, que si no tiene final después de todo... Bueno, debe de ser de esos casos en los que la percepción de cada individuo (muy al estilo de quien escucha Laurel o Yanny) hace que veamos películas distintas. Esta película demuestra que aún con el género del terror ya construido y de sobras, aún se pueden entregar películas sorprendentes, de estas que se quedan contigo tiempo después de haberla visto, una que en tiempo será de referencia por seguro. Una que cruza la línea que 'La bruja' parecía no querer atravesar hasta el cortante final y una que propone imágenes e ideas que asaltan tu cabeza de forma más bruta que las de 'Babadook'.

La dirección es hipnótica, imprime el guión en la pantalla respetando el cocido a fuego lento como se hacía antes, muestra una elegancia visual digna de un experto y sabe cómo colocar pequeños detalles en el encuadre (mucha atención a las esquinas, a las sombras, a lo que se mueve o a lo que se intuye o se deja a la interpretación en muchas ocasiones). El guión esconde sorpresas sangrientas desde el primer tercio (creo que a la media hora, el primer puñetazo al espectador es ya de los que van dirigidos "a la cabeza" y aún queda hora y media de cinta) y la historia en sí (una que no cesa en torturar a sus personajes y que no se resuelve hasta sus minutos finales). Las interpretaciones son geniales, aunque desde luego es Toni Collette quien acapara todas las miradas. Es la Jack Nicholson del Resplandor de Kubrick, pero más humana, débil y colérica. Tiene la ardua tarea de bailar entre la cordura quebrada y la locura incomprendida desatada a lo largo de todo el largometraje. Y lo consigue.

No os esperéis sustos a granel. No esperéis trampas a lo 'Saw'. Pero tampoco penséis que es un viaje a ninguna parte como 'Llega de noche'. 'Hereditary' no revela sus cartas hasta el final, pero cuando lo hace es tan sólo la culminación de la que ya era una magnífica revelación y soplido de aire fresco dentro del género. Vean lo que vean, lean lo que lean, hayan entendido lo que haya entendido de su premisa, vayan a verla. Y después piensen y conjeturen. Es una película que tal vez merezca varios visionados. Pero sólo con el primero es suficiente para mantenerte mirando al techo por la noche, cuando intentes dormir.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
TeAmargo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de junio de 2018
151 de 266 usuarios han encontrado esta crítica útil
Llevaba meses esperando el estreno de esta película. Había leído maravillas y tenia un considerable hype antes de entrar en la sala.

Rara vez... teniendo tantas expectativas salgo satisfecho del cine. Es algo que me ha pasado limitadas veces en mi vida. Podría decirse que se pueden contar con los dedos de una mano y soy un devorador de cine desde que tengo uso de razón.

El caso es que la película me ha gustado mucho. Es exactamente el aire fresco que necesitan las producciones de terror actuales. Películas que escapen de los clichés, que se alejen del susto fácil y creen una historia in crescendo que explota con imágenes que se te clavan en la retina y te dejen pensativo una vez terminado el espectáculo.

Yo estando en mi butaca pude contemplar como el 80% de la sala no estaba satisfecha con lo que estaban viendo. Un ejemplo que me irritó bastante fue la típica pareja "hombres mujeres y viceversa", donde él comía las palomitas haciendo ruído como un cerdo y se sorbía los mocos de manera tan primitiva que parecía que le iba a implosionar su cerebro y ella comentaba cada escena como si estuviera en el salón de su casa. Durante las dos horas que duró la película pude comprobar como la paciencia de ellos se agotaba y no tenían reparo en dejarlo claro a toda la sala diciéndolo en viva voz. Mi paciencia también se agotó y acabé gritándoles que se callaran.

Esta película es producida por los creadores de La bruja y curiosamente pasa exactamente lo mismo con esta película. La mayoría de espectadores están acostumbrados a los clichés, a las películas de esquema rancio y rematadamente estúpidas. Hereditary y La bruja son películas que se escapan del arquetipo de producción de terror y se arriesgan creando algo mucho más visceral y creativo... lo más chocante es que acaban siendo consideradas por la mayoría del público como malas y aburridas e incluso estúpidas cuando son todo lo contrario. En cuanto terminó la película se escuchaba a la gente decir... no da miedo, vaya basura...es ridícula... y yo empecé a decir en alto: Vaya PELICULÓN LA VIRGEN. Tenía que nivelar la balanza de alguna manera porque no daba crédito a tanto comentario negativo.

Señores esto es cine de terror. Os lo dice un auténtico fan del género que se ha comido todas las películas de terror que existen. Si ustedes no tienen paciencia... pásense a ver la última de Jurassic Park, Verdad o Reto o otras películas de dudosa calidad pero que tienen el ruído suficiente como para mantenerles despiertos y estimulados... pero por favor no me jodan la película.
requiemforadream
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de junio de 2018
73 de 120 usuarios han encontrado esta crítica útil
Desde que Hereditary se estrenó en Sundance a principios de este año todos los fanáticos del terror nos pusimos alerta. "La película más aterradora de los últimos años", "Seriamente perturbadora" entre otros elogios que no hicieron más que dejarnos con ganas de que se estrene en nuestra sala lo más pronto posible. En el medio tuvimos (por lo menos en Argentina) la imposiblemente tensa A Quiet Place y la violentísima Ghostland. Ambas muy distintas pero enormemente satisfactorias propuestas. Y finalmente llegó Hereditary.

Hacer películas de terror en el siglo XXI no es sencillo. Todo está contado y caer en clichés es lo común, pero el público es cínico y se da cuenta lo fácil que es subir el volumen y entregar un susto efímero y olvidable. Las películas que caen en esto son muchísimas y por eso el género tiene tanta mala fama, pero por suerte en los últimos años tuvimos las excelentes It Follows y The Witch apostando al terror atmósferico. Éstas, junto a las The Conjuring del maestro de la puesta en escena James Wan, son las más claras influencias modernas de Hereditary. Del siglo pasado, podemos nombrar a Rosemary's Baby como principal referente.

La película se puede dividir en dos partes: la primera, más cercana al drama familiar, va cocinando el terror poco a poco, construyendo un clima tenso e incómodo desde la puesta en escena de Ari Aster y las actuaciones. Conocemos a la familia: Annie (una extraordinaria Toni Collette cuya actuación merece la nominación al Oscar, lástima que ya sabemos cómo trata la Academia al cine de terror), su esposo (un contenido Gabriel Byrne), el hijo (Alex Wolff, que está excelente también), la hija (Milly Shapiro, silenciosa y enigmática) y la abuela, cuya muerte inicia la historia pero su personaje es esencial a lo largo de la película. Nos metemos en su miseria, en toda la tristeza y tensión que se respira en esa casa (la película es muy claustrofóbica, saliendo poco o nada de ese nido de los horrores).

Ahí está uno de los grandes triunfos de Hereditary frente a otras películas de terror: te acerca demasiado a sus personajes. Los compadecemos y seriamente deseamos que nos le pase nada malo, porque pareciera que ya nada puede ser peor a lo que están viviendo durante esta primera parte. Pero de repente llega un giro, que también representa una de las mejores escenas de la película por lo genuinamente perturbadora y lo bien pensada que resulta (comentada en el spoiler).

Y este giro da lugar a la segunda parte, donde el horror más puro se desata. No se puede comentar demasiado porque todo sería spoiler, pero en serio que es horror tras horror. El climax se hace largo, denso a nivel emocional por la crudeza y necesitamos que semejante cúmulo de monstruosidades tiene que llegar a su fin porque no damos más. El final llega y todo cobra sentido. Quedan cosas sueltas, eso sí, porque la película te invita a verla nuevamente para descubrir todos sus detalles que en un primer visionado pasan obviamente desapercibidos.

Hereditary está destinada a convertirse en una película de culto. Su guion, repleto de aciertos e ideas (y que juega excelentemente con la incertidumbre, al punto de no saber nunca para dónde va a tirar la historia), sus actuaciones, de un nivel altísimo, su soberbia puesta en escena y fotografía y su increíble equilibrio entre desarrollo emocional y escenas perturbadoras (son muchas, en serio), dejarán a Hereditary en un digno lugar en la historia del cine.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Keyser Soze
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de junio de 2018
47 de 79 usuarios han encontrado esta crítica útil
Creo que lo primero que debo dejar claro es que, “Hereditary” no se trata de un film de terror. Al menos para mí, es una película dramática en la que se tratan diferentes temas inquietantes y aunque no se profundice nunca en ellos, podría resultar interesante en algunos aspectos. De hecho, a la salida, viendo la disparidad de opiniones de los espectadores, me hizo recordar “Amenaza en la sombra”, una controvertida película de “suspense” con la que no guarda ningún paralelismo, excepto el utilizar como punto de arranque el drama, para luego ir sumergiéndose en otro género, con la diferencia de que en el film de Roeg la intriga estaba bien administrada, no se demora y marcó una cierta renovación del género por su tratamiento, convirtiéndose con el tiempo en “película de culto”.


“Hereditary”, nada más que por el hecho de haber pasado por el Festival de Sundance, un festival por cierto cada vez menos independiente como ya en su día recriminaron DiCillo y otros, se le ha pretendido colgar el honor de “película de culto”, pero la distancia entre la mencionada y la “ópera prima” de Ari Aster es abismal. Incluso con las películas que algunos tan ligeramente la comparan, sea “El exorcista”, “El resplandor”... son exageradas y me temo podrían ir en detrimento del “disfrute” de “Hereditary”. El caso más evidente es de donde más bebe, del Polanski de “La semilla del diablo”, una obra maestra, quizás la mejor de su autor, y que solamente mencionarla hace empequeñecer a “Hereditary”. El pretender igualarla es casi ofensivo.


Así que creo que lo mejor que se podría hacer en el caso de querer comentarla objetivamente es dejar al lado las comparaciones, que muchas veces pueden ser odiosas, pero en este caso para mí serían injustificadas, aún insistiendo en que hay cosas en ella que puedan tener valía. Sundance parece que se ha convertido en lanzadera de películas de terror de bajo presupuesto, donde también comenzó la buena carrera comercial de “La bruja”, de Robert Eggers, que tuvo tantos fans como detractores, y cuyo resultado final fue superior al presente.
A mí el terror me interesa en cualquiera de sus variedades: desde el cine cochambre o serie Z, pasando por el comercial o desembocando en su vertiente pretendidamente intelectual como el caso presente. En cuanto a valorar el género exclusivamente he de confesar que “Expediente Warren: The Conjuring” ha sido la última película buena de terror que vi en el cine.


Dicho todo esto, “Hereditary” denota que es una “ópera prima”: no ha calculado bien los espacios de tiempos dedicados exclusivamente al drama o la tardía inclusión del posible “suspense”. La historia se puede seguir con interés pero no agarra en ningún momento al espectador, a pesar de contar con un par de escenas impactantes. Sus aspectos formales técnicos están cuidados, en especial la fotografía de Pawel Pogorzelski. Los actores hacen un buen trabajo, creyendo en sus personajes, y en lo que el proyecto suponía, desde Alex Wolff a Milly Shapiro, de rostro inquietante y personal, como los hijos. Sus dos protagonistas incluso se hicieron coproductores: un comedido y eficaz Gabriel Byrne y Toni Collette, convencida en que el personaje de Annie le podía facilitar un lucimiento mayor de lo que habitualmente le ofrecen.


En conclusión, lo que le hubiera venido bien a “Hereditary” era una revisión de guión. En sus algo más de dos horas, que ya son, se dejan cabos sueltos, hay cosas que no se terminan de explicarse, incluso la aparición de la perra que posee la familia, más bien parece la mascota de alguien del equipo técnico que aparece casi casualmente y cuyo papel que también se desaprovecha. Si se hubieran limado ciertas imperfecciones hubiera ganado más. La toma que abre el film, una idea muy bonita, también ofrece ciertas expectativas creativas que luego tampoco se producen. Eso sí, como es habitual en muchas producciones nada risueñas, cierran sus créditos finales acompañados de un tema de Judy Collins algo almibarado, su célebre “Both Sides Now”, aquí en un intento de abarcar la idea de su creador, el abrazar los dos lados en el constantemente nos movemos: el bien y el mal desde el cinismo, cosa que se echa en falta en muchos momentos del film.
Maggie Smee
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de junio de 2018
31 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una cosa que me suele llamar la atención en las películas de terror es lo mucho que se infravalora la soledad, y la dependencia de bienestar.
Es habitual encontrarse con un grupo de gente enfrentada a una amenaza común, quizás porque hace falta "carne de cañón", y rara vez se juega con el aislamiento individual.
Cuando la verdad es que todos queremos/necesitamos ser felices, sobre todo cuanto más se nos niega dicha felicidad.

'Hereditary', sabiendo eso, elige el monstruo más implacable del género: una culpa cuando menos se necesita, acompañada de su recordatorio constante.
Annie recita el panegírico de su madre recalcando que era una mujer reservada, de vida privada y costumbres privadas... mientras que su fiel compañera rompe la solemnidad de lo que intenta contar. Intenta hacer las paces con ese espectro que su madre le dejó... y no solo no lo consigue, sino que además le recuerda su propia mortalidad.
Charlie, esa hija suya de necesidades especiales, estaba tan unida a su abuela como para evitar que toda una vida de sentirse culpable vaya a irse a la tumba con ella.

Es sobrecogedor como Ari Aster condensa el duelo por un ser querido: primero nos pega un mazazo que apenas hemos entrevisto, nos desafía a mirar atrás si tenemos agallas y, visto que no las tenemos, continúa la vida con un silencio mortal que amenaza con romperse al menor indicio de fragilidad.
Porque sí, las cosas malas ocurren a gente buena. Aún más, ocurren cosas malas en el peor momento y se quedan impresas en una mirada.
Tras el golpe, Annie y su hijo Peter se recluyen aún más en las sombras del inmenso caserón en el que habitan, probablemente porque se sienten más cómodos en ellas, mientras el resto de la familia adopta un papel de observador doliente, ausente y incrédulo. Sobre el ambiente se instala una presión de hijo no deseado, uno que ha recogido el fruto culpable del pecado, e incita las espantosas pesadillas pirómanas de una madre que se imagina sonámbula, a punto de tirar la cerilla.

Aster demuestra así que los peores fantasmas no son aquellos de los que se lee en libros viejos, si no los que conjuramos en la oscuridad, sin quererlo, rogando con miedo que nos perdonen de una vez.
Annie no puede evitarlo, y empieza a construir en sus dioramas de miniatura, en sus "mundos pequeños" como ella los llama, inquietantes reproducciones de su propia familia y ella misma, que a través de un inteligentísimo plano cerrado parece juzgarla en silencio, acusándola de no atreverse a hacerlo: poco a poco seremos incapaces de distinguir las miniaturas de ese gran mundo pequeño, tenebroso y triste que las ha engendrado, uno que parece necesitar luz perpetua para evitar las madrugadas en tiniebla.
La cámara, de hecho, en vez de acompañar personajes los ataca, cercándolos en sus propias paranoias, dejando fuera lo que se niegan a ver por mucho que les duela, y frustrando acercamientos que quizás pararían el goteo de aislamiento.
Hasta la momentánea felicidad se descubre regalo envenenado, porque las soluciones no llegan tan abajo del pozo.

Cuando te das cuenta de que, quizás, esto era la desintegración de un núcleo familiar, no se puede negar que las señales estaban ahí, probablemente plantadas hace mucho más tiempo del que Annie y Peter han tardado en comprenderlo.
Hay gente que nace triste, se cree que llegará su momento y muere sin haber sido feliz.
Así que el mayor terror que esta inusual historia descubre no es el de proceder de mala semilla, sino retratar la imposibilidad de que la manzana vaya a caer muy lejos del árbol podrido.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Charles
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 29 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2018 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados