arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Adiós

6,3
777
votos
Sinopsis
Juan (Mario Casas), preso en tercer grado y padre de familia, logra un permiso para asistir a la comunión de su hija en Sevilla. Pero la muerte accidental de la niña destapa todo un entramado de corrupción policial y narcotráfico, y el caso acaba en manos de Eli, una inspectora que tendrá que lidiar con los recelos de un sector de la policía y del padre de la pequeña, que quiere tomarse la justicia por su cuenta. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 >>
29 de octubre de 2019
23 de 31 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando a Paco le pusieron su nombre a toda gloria en el capítulo final de Penny Dreadful me consta que hubo más de un brote de envidia torera, malamente transpuesto en ojeriza epidérmica. Miedo me da que con "Adios" se le salten las costuras a más de uno. Así que reclamo mis diez segundos de gloria y sólo voy a pediros que la veáis. Ved "Adios". Y, si queréis, luego discutimos sobre ella (que también puedo admitirle un par de pegas). Pero tenéis que verla porque es un trabajo en el que se han roto las costuras todos y por su orden.
Se han roto las de Paco Cabezas, porque hay que tenerlos muy bien puestos para salir de la zona de confort y partirse la cara por una idea, por una tierra, por una madre, por unos actores. Las de Mario Casas, porque podría vivir como un remedo de sí mismo al rebufo de un barco y una moto, y sin embargo se mata por su niña Estrella, como se mató por Mauthausen. Y cuando abraza a su madre, nos abrazamos todos a la nuestra, aunque ya no esté, aunque no nos guste... De las de Natalia de Molina no hay dudas sobre su capacidad para reventarlas, pero me quedo con ese tamborileo de uñas de pega en un hule que tiene más verdad que todo el cine de corta y pega. Y se le han roto las costuras a Carlos Bardem, a Mona, a Vicente...
Vedla, porque a mí, que el flamenco me deja fría, se me ha quedado carne de palmas y hoguera, y a mi, que no soy dada a la elegía, se me han roto las costuras de orgullo. Vedla porque el cine de Paco se ha hecho mayor. Y eso, de verdad, no hay que perdérselo.
LauraCG
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de noviembre de 2019
10 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hablamos siempre del cine español como si fuese algo muy local y una rareza cuando no con desprecio. El cine no tiene nacionalidad como no la tiene ninguna actividad artística. El cine es CINE y es universal cuando retrata los sentimientos del ser humano. Dicho esto ME ENCANTA EL CINE ESPAÑOL porque me encanta el cine en general y las películas que se han rodado este año en España son de una calidad excepcional. Todo un año de grandes películas que no es necesario enumerar.
Paco Cabezas es uno de los grandes y con “Adiós” nos trae una obra maestra llena de sentimientos, pasión, acción con un guión extraordinario y unas interpretaciones de lujo. Mario Casas vuelve a demostrar que es un todo terreno que pone el corazón en todo lo que hace. Natalia de Molina emociona y conmueve y el resto del reparto con un Carlos Bardem de raza y una Ruth Díaz que deja huella y con todos que están muy bien dirigidos. Música, fotografía, vestuario, efectos...todo del más alto nivel.
Hace años en el Festival DAFNE era miembro del jurado y entre los cortometrajes presentados se encontraba “Carne de Neón” que era lo mejor que había visto en los tres años que llevaba colaborando con ellos. Ayer comentaba con otro miembro del jurado, propietario de una cadena de cines, cómo defendí yo que Cabezas ganase el festival y cómo otros defendían películas más intensas...hoy veo cómo aquel cineasta novato ha ido multiplicando su talento.
Quiero hacer especial mención al productor que es una figura importante en cualquier película y que aquí tiene a Enrique Lopez Lavigne al que debemos algunos de los títulos más importantes de nuestra cinematografía.
LuisOrtiz
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de octubre de 2019
8 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Nueva película de Paco Cabezas, del que siempre se puede esperar algo bueno, no en vano está muy capacitado, y así lo ha demostrado en otras ocasiones, de hacer un cine visceral, rabioso y muy bien filmado. En esta ocasión, ay, no ocurre lo mismo.
Sucede que sí hay visceralidad, demasiada diría yo. Tanta que no hay suficiente reposo para reflexionar sobre lo que se está viendo. Todo es un tobogán de acción, con muchos tiros y muertos, pero vacuo en cuanto a verdadera sustancia fílmica.
Técnicamente está bien, tiene una buena fotografía a cargo de Pau Esteve Birba y es evidente que los intérpretes se esfuerzan en sus respectivos papeles, que no pocas veces caen en una especie de caricatura.
No se ahonda como se debiera en aspectos básicos en el film como la venganza y sus consecuencias, no hay apenas reflexión sobre lo que acontece, siendo un maremagnum de escenas atropelladas donde el ruido de fondo no deja ver las supuestas nueces.
Además, una vez más (sirva el pareado) existen escenas vitales como la última confrontación armada, rodada casi en penumbras, con poca iluminación, cosa que me revienta especialmente. ¡Qué manía con que no se vean claramente dichas imágenes, siendo incluso muy difícil saber quién es quién!.
En fin, que en lo que a mi respecta, pudiera resultar más o menos amena, pues no hay descanso para el espectador pero no convence al quedarse en la superficie y pretender epatar en todo momento cuando lo que consigue realmente es turbar y atontar hasta el extremo de dejar exhausto al espectador de tanto tiro y luchas no precisamente bien rodadas.
Además de todo ello conviene tener en cuenta algunas incongruencias del guión, pero eso ya es lo de menos.
Lo cierto es que me ha decepcionado, precisamente por ser del bueno de Paco.

https://filmsencajatonta.blogspot.com
Constancio
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de noviembre de 2019
9 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
La premisa de “Adiós” parte de un conflicto tan antiguo como la humanidad: la pérdida del hijo y el duelo que sigue, el dolor más extremo conocido, probablemente por la inversión del orden natural. El guión, aparentemente basado en el caso real de la muerte accidental de una niña en el barrio sevillano de las tres mil viviendas, no pretende explorar los términos medios del drama de forma reflexiva o pausada. Al contrario, todo aquí es emoción descarnada y volátil, con la fuerza de los elementos, la tierra y el fuego.

La ficción del padre vengador que tiene que reencontrar demonios de su pasado y su familia funciona como un tiro siempre y cuando se esté dispuesto a entrar en el cuento desprovisto de todo cinismo. El salto de fe que propone “Adiós” tiene un riesgo tremendo, pero el cerrar los ojos y saltar al vacío merece la pena, en mi caso al menos por dos razones: la primera porque descubrí que todavía soy capaz de emocionarme con un thriller clásico de acción, y en segundo lugar porque la llorera que me di fue casi vergonzante pero me ahorró un spa. Por lo menos me quedé igual de relajado con esta catarsis igual o más que tras una combinación de sauna con piscina de agua helada.

Lo que más me ha calado de “Adiós” quizá sea precisamente lo que otros han criticado: su atropello y su intensidad. Y es que es así, la película nos reta a meternos bajo la piel de un padre de barrio marginal, joven y de familia problemática, al que le matan a la niña. La única reacción plausible que se me ocurre es lo que veo y me estremece en pantalla, la de un animal fiero y embrutecido por la ira que se lo lleva todo por delante.

Hay grandes méritos en la película, empezando por la producción, siguiendo por la banda sonora, que merecería capítulo aparte y acompaña a la perfección el drama tan agudo como sólo el cante jondo podría hacerlo (y eso que no soy nada fan del flamenco). Pero lo que cabe sin duda destacar es el trabajo de los protagonistas. Carlos Bardem está correcto, si bien su papel es de difícil lucimiento, pero las tres mujeres, Natalia de Molina, Ruth Díaz y la sorpresa del siglo, Mona Martínez, a la que no conocía, lo bordan y lo desbordan. Sin embargo mención especial merece Mario Casas, que tiene una presencia vibrante y destila verdad por los ojos y por la boca. No solo se trata de la química sobrenatural que tiene con Natalia de Molina, sino por su propio trabajo camaleónico. A mí personalmente me emociona su Juan Santos.

Me atrevo a decir que el director, Paco Cabezas, se trae de EEUU un oficio adquirido creando series como “Penny Dreadful” y lo aplica aquí para alcanzar cotas rara vez vistas en el cine comercial de este país. Porque no nos engañemos, esto es gran cine comercial dedicado a un público avezado en Netflix y HBO que no va a ir a la sala a ver la hierba crecer.

Yo me quito el sombrero ante tanto descaro y atrevimiento. Me parece que Cabezas alcanza la madurez con esta película y por partida doble, ya que se saca además la espina de la imperfecta “Rage”, una especie de ensayo de “Adiós” al que claramente le faltaron medios. Y además lo hace en su tierra.
En fin, se trata este de un claro logro más en el género negro del cine español moderno y de una apuesta creativa honesta y arriesgada. Recomendadísima.
chumari
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
24 de noviembre de 2019
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Mezcla, muy bien compartimentada, de sentimientos y emociones múltiples expuesta magistralmente por el director Paco Cabezas. La trepidante historia no ralentiza ni uno de sus minutos y a ello contribuye una muy buena interpretación de los personajes. En un mundo marginal, sectario, duro y pútrido, van apareciendo y conviviendo emociones plurales, pero genuinas. La miseria vital es presentada sin tapujos ni hipocresías. La trama, viva y versátil, unida a una excelente imagen y un ambiente muy cuidado, te atrapa desde el principio y vas viviendo en la piel su desarrollo hasta comprender que es una historia del día a día dentro de un escenario real, brutal y...también diario.
mlbu
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados