arrow

One Day (Siempre el mismo día)

6,3
13.140
votos
Sinopsis
Emma (Hathaway) y Dexter (Sturgess) se conocen el día de su graduación universitaria, un 15 de julio. Ella es una chica idealista de clase trabajadora. Él, en cambio, es un joven rico con ganas de comerse el mundo. Durante veinte años, cada 15 de julio, se muestra su vida cotidiana y lo extraordinaria que es su amistad. Por fin, un día se dan cuenta de que lo que habían estado buscando durante años lo tenían ante sí. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 5 10 14 >>
2 de abril de 2012
58 de 60 usuarios han encontrado esta crítica útil
No es una comedia romántica. No me esperaba nada de lo que he visto. Sí, es la típica historia de chica enamorada de mejor amigo. Sí, podría serlo. Pero en realidad no lo es.

Es la realidad del paso del tiempo lo que más me ha llegado de esta historia. No la historia de amistad-amor, si no como dos personas buscan durante años su sitio. Veinte años en los que solo se nos muestra un día por año. Hay años en los que la fecha es muy importante, y hay otros rutinarios. La realidad de la vida. Y sí, esta película es real. La vida cambia poco durante años, esos cambios vitales e importantes no son externos, son internos. El éxito se esfuma, lo sueños se aparcan, las amistades verdaderas se guardan. Son las que, en cierta medida, nos ayudan a avanzar. El tiempo nos hace resistentes y al mismo tiempo más vulnerables. Perdemos oportunidades. Ganamos paciencia. Llamémoslo madurez. Llamémoslo vida. De todo eso habla ‘One day’. No es apta para corazones sensibles ni para mentes estancadas. Aunque debería ser de visionado obligatorio para todos ellos.

Anne Hathaway hace mucho que dejó de ser la Princesa ñoña por sorpresa. Dota a su personaje de alma, de fuerza, de realidad. Se dice mucho de su impostado acento británico, pero aparte de eso (y los únicos que podrían quejarse son los británicos), su personaje cala, y mucho. Cada día, y por tanto cada año, está más guapa. Te encariñas de Emma. Y Jim Sturgess hace lo propio con su personaje, pasas de detestarle a amarle. Patricia Clarkson sale poco, pero lo poco que sale, brilla.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Dark Twisted
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
13 de octubre de 2011
64 de 76 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando uno se enamora tiende a obsesionarse con todo. No pueden quedar cabos sueltos en el guión de una película que avanzará a la perfección. No se piensa en el final porque la película no tiene que acabarse nunca.

Quien más y quien menos tiende también a obsesionarse con las fechas: qué día nos enamoramos, qué día me dijo que me quería, qué día hicimos el amor por primera vez… A veces todo coincide en un mismo día, pero no suele ser así y por algo será. El caso es que todos arrastramos nuestras fechas y obsesiones. No hay nada de malo en ello y hasta puede que sea sano.

‘One day’ sucede durante el 15 de Julio de diferentes años consecutivos. Anne Hathaway (qué guapa, qué buena y qué bien lo dice todo) y Jim Sturgess dan vida a dos víctimas de una pasión que parece abonada al desencuentro año tras año. Ambos están para chuparse los dedos en todos los sentidos, pero sobre todo en el de la actuación. Ella se come cada plano y él se deja devorar.

Después de la delicada ‘An education’, Lone Scherfig nos regala otra comedia romántica donde casi nada resulta estridente y donde el desencanto, la sencillez y el buen humor (oscuro e incorrecto pero nada soez) están a un nivel que merece algo más que un simple aprobado.

La directora danesa tira de algunos tópicos explotadísimos por el género para ahondar en otros terrenos más crudos y propios de la vida que del cine. Y esta vez sí que se agradece. Hay que quitarse el sombrero y todo lo que haya debajo ante los primeros cuarenta y cinco minutos: un magnífico pulso entre comedia y drama donde al final ganamos los espectadores.

No sabemos si será casualidad pero la decadencia de la vida de los personajes coincide con los primeros y únicos momentos de cierto aburrimiento de un metraje que es más largo de lo que debiera. La incorporación de algún que otro secundario desvía la atención y hace bajar la intensidad lograda. No obstante saquemos de la lista a la indiscutible Patricia Clarkson, dueña y señora en todo casting.

Pese al pequeño resbalón, ‘One day’ supone un magnífico tránsito desde la comedia hasta la amargura que se niega en todo momento a desprenderse de la melancolía más elegante. Pero sobre todo es un interesante y acertado (sin necesidad de ser brillante) enfoque del perdedor en la vida y el amor.

Es bonita por su crueldad y, a poco que hayas vivido, también de lo más conmovedora. El final es macabro y exquisito en su verdadero trasfondo. Queridos detractores del género: diréis que es tópica y excesivamente amarga. Esta vez no es un pastel. Podéis guardar la cuchara pero no el babero.


NOTA: 7’5

LO MEJOR: Anne Hathaway, excelente sin más. Su acompañante masculino no se queda atrás. Tampoco el reparto. El vaivén tragicómico sabe a gloria. Elegancia constante en cada aspecto técnico y narrativo.
LO PEOR: Quizá cierto exceso de metraje que se acentúa a mitad del segundo acto y una banda sonora que a ratos puede ser plana y cansina.
Melón tajá en mano
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de octubre de 2011
20 de 21 usuarios han encontrado esta crítica útil
El filme es la nueva película de la directora danesa Lone Scherfig, que tras cosechar éxitos en su país dio el salto al cine británico con la interesante "An education" y que ahora vuelve a rodar en aquellas tierras esta historia de encuentros y desencuentros, basada en una novela muy exitosa en el Reino Unido.

La cinta nos muestra la relación entre sus dos protagonistas desde sus años universitarios hasta los inicios de la madurez. A través de lo que sucede los 15 de julio de cada año, el espectador va siendo testigo de los vaivenes vitales y emocionales de Emma y Dexter, de los cambios que se producen tanto para bien como para mal.

La película funciona bastante bien, mostrando el inicio de la relación de ambos y sus primeros años, con esa sensación de que ambos quieren ser más que amigos, pero por diversas causas no lo reconocen abiertamente. Sus formas de ser les separan (él es un vividor sin preocupaciones y ella es más sensata, con los pies en la tierra). Luego, sus elecciones les van llevando por un camino y van perdiendo el contacto, aunque siguen estando muy presentes en la vida del otro. Como dice uno de los personajes de la película, ella hace que él sea mejor persona y a cambio él hace que ella sea más feliz.

Al buen tono del filme ayuda el buen hacer de sus protagonistas, que muestran una gran química en pantalla y dan vida con convicción a sus personajes. Y además que a mí Anne Hathaway me enamora cada vez que la veo en pantalla, con esa mezcla suya de belleza, inteligencia y sensibilidad. También se puede destacar la labor de secundarios como Patricia Clarkson (siempre estupenda en comedia y drama) o Romola Garai (una actriz más popular en tierras británicas por su participación en varias producciones de época, como la espléndida miniserie de "Emma").

Al filme se le puede reprochar un cierto bajón de ritmo hacia la mitad del metraje y una secuencia clave en la trama (que no desvelaré), ejecutada un tanto torpemente, que casi provoca el efecto contrario que busca. Fallos menores para un conjunto bastante interesante y que resulta agradable de ver.

Una historia romántica que llega bien por su naturalidad, sin exageraciones ni petardeos, que ofrece una interesante exposición de las relaciones humanas.
travis braddock
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de octubre de 2011
16 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
A veces las películas que nos emocionan no tienen porqué ser las grandes obras maestras, o las propuestas más originales, o aquellas que aspiran a descifrar los grandes misterios de nuestra psique; sino que son esas películas que, por una razón u otra, son capaces de hacer saltar algún resorte de nuestra inteligencia emocional, o directamente, de nuestros sentimientos, y hacernos vivir lo que el cine siempre debería conseguir: emociones, sean cuales sean.

One Day ha sido una de esas películas para mi. Está claro que su historia no es el no va más de la originalidad, y que su desarrollo es ciertamente previsible, pero sus imágenes, sus actores, su argumento, respira una frescura y una verdad que no se encuentra todos los días en el cine sentimental.

Cierto es que detrás de One Day está Lone Scherfig, la realizadora que cautivó con An Education, con la que One Day parece que no comparte demasiado, pero sólo lo parece, porque si en aquella se hablaba de cómo una niña se convertía en mujer y aprendía a conocer el mundo y a sí misma, One Day habla de como dos personas pasan de ser jóvenes a ser adultos, y de cómo aprenden a quererse a sí mismos y a la otra persona, dejando atrás los sueños de juventud, los desencuentros dolorosos y las equivocaciones cometidas por el camino. Además, el estilo, la elegancia, las localizaciones, y los regalos que depara en el montaje, le confieren a la voz de ya, una identidad propia.

Lone Scherfig y David Nicholls saben utilizar los patrones del melodrama clásico a favor de su historia, pero rechazando por compelto los tópicos y los blancos o negros. Ninguno de sus personajes es demonizado o ensalzado, todos ellos se caracterizan por virtudes y defectos que los hace reconocibles; no se subraya el explotado tema de las diferencias de clase; se obvian y elípsan las situaciones más tópicas y recurridas de este tipo de cine, apostando por momentos cotidianos que dan valor verdadero al tema central de la película: cómo los mejores amigos se convierten en dos personas imprescindibles el uno para el otro, y cómo el amor que surge entre ellos puede convertirse en el río por el que discurrirá su vida en esos veinte años en adelante.

(Sigue sin Spoiler)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
jaly
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
30 de octubre de 2011
23 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
Desde que se licenciaron en Literatura Inglesa, Emma y Dexter coinciden el 15 de julio de cada año desde 1988 para verse, hablar y saber de la vida del otro. En la universidad ella se sentía atraida por él, pero no dijo nada. Ahora se quieren como amigos íntimos, se encuentran y se desencuentran, se llaman por teléfono e incluso viajan por Europa en busca del otro. Lo que en otras comedias románticas sucede en apenas un par de semanas, One Day lo alarga abarcando dos décadas.

Primer aviso: contra lo que parece, One Day no es una comedia, o al menos no es el género que predomina en una 'película romántica', a secas. Segundo aviso: la curiosa estructura de la cinta no aporta absolutamente nada. Y tercer apunte: Jim Sturgess, en su faceta de joven libre de cascos, presentador de televisión decadente y mayorcete sin oficio ni beneficio salva la película.

Lone Scherfig sigue dedicada al cine ñoño, impersonal, de usar y tirar. Su problema es que sobre el papel aspira a más. Se resiste a ser una realizadora de encargo, pero realmente sus criaturas son de lo más anodinas. One Day me parece tan curiosa pero tan mediocre como Italiano para principiantes, Wilbur se quiere suicidar y An Education, títulos que han gustado bastante entre los círculos cinéfilos y no tan cinéfilos.

Nadie le quita mérito a One Day: es una película elegante, sustentada por sus actores, más elaborada de lo habitual. Viene a suceder como con las otras: de haber durado una hora, sólo una hora, estaríamos hablando del hallazgo romántico más agradable desde Antes del amanecer. Scherfig no acaba de dominar los mimbres de la ficción rosa, siempre sucumbiendo al cliché; por un extraño motivo sus películas resultan farragosas sin ser ni extremadamente largas ni complicadas de seguir o entender. Scherfig se sitúa varios peldaños por debajo de, por ejemplo, Jane Champion, pero supera con creces la mediocridad de la comedia norteamerica.

One Day es un sí pero no, un 'bueno' y un 'tal vez otro día', un 'está bien' pero 'podría estar mejor'. Como sucede con la relación entre Emma y Dexter, una tensión sexual latente, nunca resuelta, en suspenso a lo largo de los años. Más de lo mismo, ligeramente diferente.

Xavier Vidal, Cinoscar & Rarities
Xavier Vidal
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 14 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados