arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Micronesia Micronesia · Freedonia
Críticas de Rufus T Firefly
Ordenadas por:
716 críticas
4
23 de julio de 2016
334 de 436 usuarios han encontrado esta crítica útil
Antes de desgranarlas, una puntualización. Aunque no fuera un remake y fuera 100% original no me parece una buena película, no hasta el punto de darle un 5 de nota. Me ha recordado a recientes gatillazos del mismo estilo, como ".R.I.P.D. Departamento de Policía Mortal" o "Men in black III"

Razones para verla:

1º Los efectos especiales son mejores. Han pasado 32 años. Es normal. La producción tiene un elevado presupuesto y, en ese aspecto, no lo desaprovechan.

2º Puede que consiga arrancarte alguna risita o media sonrisa. Especialmente cuando el rector las despide o con la entrevista a Hemsworth para el papel de recepcionista. Por desgracia ese humor no tiene continuación hasta que no llegan los títulos de crédito, donde puede que la película vuelva a hacerte sonreír.

3º Una lanza a favor de las cuatro actrices, que se esfuerzan, no se limitan a desfilar por la película, como hizo el reparto original con la secuela que rodaron en 1989. Y aunque no es una película redonda y el guión no las acompaña, ellas lo intentan. Se agradece ese esfuerzo.

¿Las razones para no verla?

1º Confundir copia con homenaje. Y es que el guión se limita a copiar, por momentos, escena a escena y casi en el mismo minuto del metraje, a su predecesora. Que si a la profesora universitaria no la toman en serio los colegas por creer en fantasmas, que si van a la mansión encantada, que si la tía va a saludar al fantasma y este le echa encima los mocos, y no sigo por no spoilear, pero así con casi toda la película.

2º El humor es muy escaso, y encima muchos de los intentos de chiste son escatológicos. Un error muy común en la comedia americana actual.

3º Ninguno de los personajes y actores trasmite el carisma del reparto original. A Melissa McCarthy no la soporto. Sólo sabe hacer chistes con su sobrepeso. Leslie Jones y Kate McKinnon hacen lo que puede con dos personajes cargantes. La una de chulilla blanca y la otra de chulilla negra. La mejor sin duda es Kristen Wiig.

4º los personajes secundarios no están a la altura. He echado mucho de menos a una pedazo de actriz como es Sigourney Weaver, a su cargante vecino, aquel enano gafado, que siempre se dejaba la puerta del piso cerrada, con él fuera, interpretado por Rick Moranis, e incluso al personaje de la secretaria que siempre estaba haciéndose la manicura.

5º El error de los productores al haber entrado en el juego de las redes sociales cuando se conoció la idea del remake y el nombre de sus protagonistas. Se equivocaron al entrar en la guerra de sexos, potenciando la imagen de película con mensaje feminista, en lugar de haberlo diluido. Por ejemplo, se echa en falta más presencia masculina (Es curioso que en eso, el reparto de la película original fuera más equitativo que el de esta) Y la provocación a los detractores de la película, incorporando a Chris Hemsworth, (fatal en el papel) como secretario rubio y tonto.

6º Los cameos no aportan absolutamente nada, y son un descarado guiño apelando a la nostalgia de los fans. Si Bill Murray, hubiera aceptado aparecer más en la película como ese profesor estirado que no cree en los fantasmas, dando la replica a las protagonistas, quizá la película hubiera conseguido ganarse a los incondicionales del actor.

7º No tiene ni el ritmo ni la magia que hacían de "Los cazafantasmas" una película, con todos los defectos que tenía, encantadora y capaz de marcar a toda una generación de jóvenes cinéfilos.

Si has llegado hasta aquí leyendo la crítica, verás que he intentado hacer una valoración de la película honesta, explicando lo que para mí son sus virtudes y sus defectos, evitando en lo posible utilizar el espacio que Filmaffinity concede a cada usuario, como arma arrojadiza sobre si "Cazafantasmas" es una película feminista o es anti-machista.

Personalmente no se ha ganado el derecho a que la saga continúe. Espero que la crítica te haya servido de ayuda para decidirte a verla o a no hacerlo.
Rufus T Firefly
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
8 de septiembre de 2016
181 de 224 usuarios han encontrado esta crítica útil
Yo, que tanto me meto con el cine español, me pongo a los pies de Raúl Arévalo. Si sabe mantener el nivel mostrado aquí, estamos ante un cineasta que va a marcar el cine español de los próximos años. Un thriller que me recuerda mucho al que el mismo Arévalo protagonizó "La isla mínima" con personajes profundos, complejos, bien dibujados, sin trampas de guión, con magníficas localizaciones que dan a la película una personalidad propia, una banda sonora a la altura, y unos actores de diez.
Raúl Arévalo es el propio guionista y escribió la historia pensando en Antonio de la torre y en Luis Callejo para protagonizarla, creando unos personajes que encajaban como un guante en los actores que iban a darlos vida.
En el aspecto actores, mención honorífica para Manolo Solo con un personaje que, a priori, iba a ser el más complicado de que encajara en un thriller, dado que aporta los momentos, digamos, cómicos de la historia, pero lo solventa a las mil maravillas.

Para ser su primera película, caray como domina la cámara, talento innato. Esos planos introspectivos sobre el carácter y las motivaciones personales de cada personaje, están a la altura de muy pocos directores. Por no hablar de la atmósfera personalísima y asfixiante de la película.
El nacimiento de la ira, y su transformación en venganza. "Tarde para la ira" lleva al cine lo que Gabriel García Márquez creo para la literatura con "Crónica de una muerte anunciada".

Para mí, que no veo mucho cine español, lo admito, es la mejor cinta patria del año y no tiene nada, pero absolutamente nada que envidiar a los mejores thrillers internacionales.
Rufus T Firefly
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
28 de abril de 2017
158 de 224 usuarios han encontrado esta crítica útil
Magnífica adaptación de la novela El cuento de la criada de Margaret Atwood. Esta serie no tiene nada que ver con la fallida adaptación alemana de los años noventa. Treinta años han pasado desde que la escritora canadiense imaginara un futuro donde EEUU estuviera gobernado por una teocracia y lo que entonces parecía ciencia ficción hoy parece cada vez una posibilidad más real. No vamos a hablar del Islam, la Sharia o el Califato, donde el mundo que pintaba Margaret en su novela existe ya. Ella apuntaba al corazón de la democracia occidental. Bienvenidos a los Estados Unidos de los Amish.

Narrada en dos planos temporales distintos, por una lado tenemos a Defred, ya convertida en esclava sexual de uno de los comandantes (dirigentes) de la teocracia que ha derribado a la democracia y por otro lado tenemos a Defred cuando aún era June y a través de sus ojos vamos a ver cómo los fundamentalistas cristianos (que me perdonen los Amish por haberlos usado en mi anterior comparación) van a ir poco a poco a hacerse con el poder. Tras presentarse como los salvadores después un atentado en el Congreso, van a establecer su ley. Su ley quiere decir la ley de la Biblia y más concretamente la interpretación "surrealista" que ellos hacen de las Sagradas Escrituras. Porque que un don nadie viole a una mujer merece la horca, pero que uno de sus dirigentes viole a una de las esclavas sexuales con fines reproductivos, venía en "su" Biblia.

Porque ese es el punto de partida. La contaminación ha hecho que sean pocas las mujeres que logren dar a luz a niños sanos. Estos fundamentalistas van a aprovecharse de la situación para hablar de una vuelta a las tradiciones. Un mundo donde la ciencia o la universidad o la cultura o incluso las religiones cristianas que no comulguen con su visión del cristianismo están prohibidas y perseguidas. Un mundo donde la mujer ha sido relegada a un papel secundario, sin poder trabajar o poseer propiedades.

Aunque el peso inicial recae en la actriz Elisabeth Moss, con el paso de los capítulos ganan peso otros personajes. Curiosamente todos femeninos, Desde Yvonne Strahovski, la mujer del comandante Fred Waterford, el dueño de De-Fred. con su mezcla de celos, hipocresía y fascinación por el poder, pasando por otra de las esclavas sexuales, Of-Glen, (Alexis Bledel) personaje rebelde que a partir del tercer capítulo coge un vuelo espectacular y terminando por la tía Lydia (Ann Down) la mujer (la bestia) que dirige la Casa Roja, donde se doblega la voluntad de las mujeres para que acepten ser esclavas reproductivas, como si fueran animales.

La serie es buenísima, pero no seria ni la mitad de buena sin el papelazo que se marca Elisabeth Moss. Madre mía que capacidad tiene esta actriz para trasmitir emociones contenidas. No habla mucho, aunque a veces oímos sus pensamientos, pero lo dice todo con esa mirada que expresa a la vez ira, miedo, frustración, asco, algunos destellos de orgullo y una chispa muy, muy escondida de esperanza en poder reencontrarse con su hija, único motivo para que siga viva. Después de haber sido Peggy Olson en Mad Men, la actriz se marca el papel de su vida. Tras haber visto Feud, creía que Jessica Lange o Susan Sarandon se merecían todos los premios del año. Rectifico. Elisabeth Moss acaba de adelantarlas por la derecha.

Aunque los mejores personajes sean femeninos, esta distopia no es una excusa para presentarnos a la ya habitual heroína de medio pelo que viene a salvar el mundo. De-Fred bastante tiene con salvarse así misma. El libro fue una denuncia de la posible deriva hacia la que caminaba la humanidad en 1985. 32 años después ese mundo ya existe en algunas partes y en otras a muchos les gustaría que existiera. Serie denuncia que capta a la perfección el espíritu de una de mis novelas favoritas de su género.
Rufus T Firefly
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1
29 de noviembre de 2016
204 de 325 usuarios han encontrado esta crítica útil
Estoy hasta las narices que la gente del cine se crea que es la mejor en su oficio y sea incapaz de hacer autocrítica. Trueba ha hecho cosas muy buenas "Chico y Rita" cosas menos buenas, pero interesantes "Belle époque" etc.. y luego ha rodado este engendro. Como ha sido mal recibida, resulta más cómodo acusar al público de sabotear su cinta por motivos ideológicos que analizar en qué ha fallado con esta innecesaria secuela.

Trueba no me cae nada bien como persona. Me parece un aprovechado y un listo, que saca adelante sus producciones gracias al dinero de los impuestos de los españoles, los mismos que desprecia en público sin ningún rubor. (Solo puede pasar aquí algo así) En cambio no me desagrada como director, y no me impide disfrutar del buen cine sea su creador de la ideología que sea. Intenté ver la película con mente abierta, pero es que no hay por donde cogerla. Decir que es malísima es quedarse corto, porque está llena de errores de principiante.

- Sucesión de gangs sin la menor gracia ni conexión entre sí. La película parece una suma de piezas descartadas de distintas ideas por Trueba en el pasado.
- No tiene ningún ritmo, bueno sí, tiene uno: es soporífera.
- Todos los actores interpretan con el piloto automático. Su desgana lastra más un guión casi inexistente.

Si al señor Trueba no se le ocurre nada mejor que esto, quizá debería pensar en la jubilación.
Rufus T Firefly
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
19 de julio de 2016
89 de 96 usuarios han encontrado esta crítica útil
Voy a narrar una breve escena de la miniserie, que no forma parte del argumento, por lo que no destripa nada, y espero que no impida validar la crítica.
El abogado interpretado por John Turturro está esperando sentencia con un cliente de color. Delante pasa un detenido judío, y el juez lo condena a 18 meses. Le toca el turno al detenido negro, y lo sentencian a 3 años. El chico le pregunta al juez por qué no le da una sentencia de judío, y el juez le replica, que cuando cometa un delito judío.
Es decir, el sistema penal americano, y creo que, en general el mundial, considera más culpable a quien roba poco por la fuerza, que a quien roba mucho de manera sibilina o con artimañas. Delitos de guante negro.

Magistral la escena. la HBO coge el sistema judicial americano y lo da la vuelta como a un calcetín. El argumento es simple. Si entras en el sistema como presunto culpable, el sistema te devorará, para los policías ya no caben más posibles sospechosos que el primero que tienen a mano, y si éste, es de color, mejor todavía.

La producción es buenísima, con un cuidado por los detalles, minimalista. La miniserie se viene a sumar a producciones recientes como "American Crime" "Making of murderer" etc. por lo que no innova, y de hecho es un remake de una producción británica, pero lo hacen con una puesta en esceno made in HBO.

Al principio el gran Gandolfini estaba destinado a ser protagonista. Su desgraciado fallecimiento, hizo que Turturro cogiera el relevo y debo decir que sinceramente, me parece el mejor personaje y la mejor actuación de todos los estrenos de series que llevamos este 2016. Con su aspecto desaliñado, sus chancletas y esos pies llagados, el actor está fabuloso.
Rufus T Firefly
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados