arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · malaga
Críticas de alcaide
Ordenadas por:
454 críticas
1 2 3 4 10 20 91 >>
4
11 de octubre de 2014
134 de 218 usuarios han encontrado esta crítica útil
En ese universo de creadores cinematográficos contemporáneos, no hay muchos nombres que podamos destacar como verdaderos valores a los que poder defender con absoluta convicción y fidelidad. El norteamericano David Fincher es uno de ellos, su depurada técnica y su sentido visual son demoledores, y le convierten en uno de los escasos realizadores modernos indudablemente adelantados a su tiempo.

Dicho lo cual, se hace dolorosamente cuesta arriba verle al servicio de una historia tan poco estimulante, de esas que perfectamente podrían ser contadas en uno de esos telefilms baratos de sobremesa. Un mal endémico, el de los guiones mediocres, con el que suelen tropezar a veces los mejores directores.

"Perdida" está basada en un best seller de Gillian Flynn del mismo título, que tiene el dudoso honor de haber desbancado a "50 Sombras de Grey" de la parrilla de los más vendidos, y tampoco parece que la novela sea mejor de lo que se nos ofrece en pantalla, pues es su propia autora la que se encarga de adaptar el material al servicio de un film que posiblemente, solo sirva para alimentar el furor ciego de los más misóginos, o el fervor descontrolado de las feministas más convencidas.

Volviendo al medio televisivo, la película también evoca por momentos a una de esas intrigas que puede ofrecer cualquier serie criminal, lo que puede hacer plantearse a más de uno, si era necesario alargar un metraje hasta los 145 minutos, cuando en apenas un tercio de cualquier capitulo de aquellas, se puede contar lo mismo, e incluso con mayor efectividad.

En el reparto, Ben Affleck, ese actor torpón y de registros muy limitados, que no consigue convencer con su rol protagonista, y en todo momento recuerda su mejor faceta detrás de la cámara, donde ha demostrado, con apenas tres películas, mucha mayor solvencia que frente a ella.

Aunque seguramente, el mayor error de bulto del casting sea la presencia de Neil Patrick Harris, - aquel "Médico Precoz" de la TV, o más recientemente Barney en "Como conocí a vuestra madre" - en un papel dramático que suena a chufa, y que no hace sino elevar a disparatado el tono general de su argumento, acercándola a aquellas exitosas sombras literarias ya mencionadas.

Como contrapunto positivo, las actrices Rosamund Pike, con una presencia magnética cuyo mejor punto a favor es una mirada inquietante, y Carrie Coon, la esforzada y sufridora hermana de Affleck, mejoran el nivel interpretativo, pese a estar sumidas en el citado caos narrativo por el que acaba despeñándose un film que, en resumidas cuentas, será recordado por no merecer a un director de la talla del maestro Fincher, a los mandos de un proyecto tan indigno de su talento.



> Lee esta crítica, y muchas más, en Fusion-Freak.com <
alcaide
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
27 de agosto de 2016
33 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
Así, con una de sus típicas frases para el recuerdo, implícita en la propia película, presentaba el maestro Woody Allen su último trabajo en el pasado Festival de Cannes, con la vitalidad impropia de un octogenario que lleva alrededor de cincuenta años en ese negocio de hacer cine, convertido, por derecho propio, en uno de los pocos genios capaces de convertir sus obras en verdaderos tratados sobre la inteligencia.

Fiel a su cita anual, el film número 47 de Allen, supone un regreso consciente a esos deseados años 30, que tanto se han prodigado a lo largo de su filmografía, escenario prefecto sobre el que desarrollar, con grandes dosis de virtuosismo y elegancia, esa clásica histórica romántica que para la ocasión, viste sus mejores galas, bien apoyada en la narración en off del propio realizador, perfecta para apuntalar todos los detalles de un retorno al pasado, que contempla en su estructura un homenaje continuo a la Época Dorada de Hollywood.

Administrando con mano firme todos los recursos a su alcance, entre los que sobresale la siempre magistral paleta de colores de Vittorio Storaro en la fotografía, la fórmula de Allen sobre la comedia, que es igual a tragedia más tiempo, encuentra la posibilidad de mostrar un aspecto oscuro y descarnado en la trama, insertando un hilo argumental sobre el por entonces omnipresente mundo del hampa, que curiosamente, parece menos violento, o cuando menos más relajado, que los certeros vaivenes emocionales que expresan sus protagonistas.

Todo ello sin perder de vista algunas de las particulares obsesiones que han hecho grande el cine del maestro, de su amado Jazz a las habituales reflexiones religiosas que como no podía ser de otra forma, tienen al judaísmo como motor central de un desarrollo que, ciertamente, soporta algún altibajo, en parte derivado de ese contraste entre ciudades, Nueva York y Los Ángeles, en la que, como era de esperar, acaba ganando la partida su querida Gran Manzana, con una imagen icónica para el recuerdo, esta vez en color, del mítico Puente de Brooklyn, una momento que seguro, deslumbrará a los más devotos seguidores de tan incomparable autor.

Del reparto, destaca la incursión de Jesse Eisenberg como perfecto álter ego de Allen, en su segunda colaboración tras "A Roma con amor", pero asumiendo en esta ocasión labores de protagonista absoluto, de ese triángulo que forma con la dos Verónicas, Blake Lively y Kristen Stewart, dos actrices que recuerdan lo gran director de actores que es el maestro neoyorkino, del que siempre se ha dicho, no sin razón, que es capaz de conseguir una buena interpretación hasta del actor más mediocre. Completa la siempre estimulante presencia de Steve Carell, cuyas formas encajan a la perfección en el particular universo del realizador.

Finalmente, la buena noticia es que, tras ochenta primaveras, el entusiasmo de Woody Allen se mantiene intacto, buena prueba de ello, es que prepara el desembarco de su primera serie de televisión a finales del mes que viene, "Crisis en seis Escenas", ambientada en la convulsa Norteamérica de los años sesenta, una periodo que conoce bien de su etapa como humorista, previo a su debut como cineasta.

Un nuevo retorno como cronista a una época pretérita, que seguramente, y como ocurre con Café Society, volverá a contener ese punto de nostalgia tan deseado, una marca de estilo presente en muchas de sus mejores obras, que considera que cualquier tiempo pasado fue mejor, pero sin caer nunca en el pesimismo, aspecto que el genial realizador sabe manejar con incontestable grandeza.



<Lee esta crítica, y muchas más, en Fusion-Freak.com>
alcaide
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
23 de junio de 2011
27 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
-Porque es una versión adulta de la mejor Fantasía Épica.

-Porque no resulta convencional y eso hoy en día, y en un género tan encorsetado, es mucho.

-Porque su brutalidad y su explícito contenido sexual potencian su credibilidad y la elevan varias categorías por encima del resto.

-Porque series como estas demuestran que este formato cada vez le come más terreno al cine, puede que antaño estuvieran bien diferenciados, pero en la actualidad estan más que próximos en calidad.

-Porque el reparto esta enorme, Sean Bean le da el punto de sobriedad necesario, todo bien combinado de excelentes actores como Peter Dinklage (Tyrion Lannister), y de revelaciones, como la sensual y magnética Emilia Clarke (Daenerys Targaryen)

-Porque la BSO de Ramin Diawadi esta a la altura y, dicho sea de paso..¡que títulos de crédito!, espectaculares.

-Porque si no la has visto ya estas tardando, te esperan 500 apasionantes minutos de tortuosas intrigas y desenlaces soprendentes.
alcaide
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
7 de marzo de 2011
30 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
Las novelas de Philip K. Dick han dado mucho juego al cine, en algunos casos con excelentes adaptaciones, aunque hay que destacar que las que lo son, casi siempre funcionaron por la pericia de sus directores, talentos como el de Verhoeven, que supieron sacar lo mejor de sus historias.

El debutante George Nolfi no cumple esa premisa, su dirección es torpe e incompetente, demasiado blanda para perdurar como un producto interesante, le falta riesgo, su narración es facilona e incluso irrisoria. - La primera aparición de Terence Stamp y lo que nos cuenta, es tan emocionante como falso e historicamente reprobable -

Para salvar los muebles destacar un siempre correcto Matt Damon y la verdadera sensación de la película, la deliciosa actriz Emily Blunt, todo un descubrimiento.

Película con buena factura en definitiva, pero sin el fondo argumental adecuado para atraparnos, una lástima, porque deja la sensación de que podía ofrecer mucho más.
alcaide
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2
27 de noviembre de 2014
55 de 91 usuarios han encontrado esta crítica útil
A Kevin Smith le vino muy grande el traje de promesa indie con el que fue investido en la década de los 90, gracias sobre todo a su debut tras la cámara con "Clerks" (1994), excelente muestra de cine inteligente, imbuido del mejor espíritu social y cultural del momento.

Pasados los años, la filmografía de Smith se ha ido difuminando del todo a la nada, marcándose un par de bodrios infumables de la talla de "Una Chica de Jersey" (2004), o "Vaya par de Polis" (2010). Precisamente, esta última supone un punto de inflexión en su carrera, que básicamente le lleva a plantearse una reinvención, necesaria para poder volver a tomar el rumbo de su apagada estrella profesional.

Lo que nos lleva a 2011, y a ese rayo de esperanza que supuso "Red State", un trabajo satírico y contundente, que recuperaba la seguridad del realizador con un discurso renovado, que no necesitaba abandonar por completo su estilo original, lo cual resultaba doblemente celebrado.

En la búsqueda de mantener esa línea, Smith se refugia nuevamente en una historia de impacto, que como es habitual, lleva su rúbrica, y donde la mezcolanza de géneros, que transitan desde la comedia, pasando por el thriller, hasta el horror más explícito, dan forma a un extraño híbrido que en un principio provoca interés, pero que a medida que avanza desmadejando su hilo argumental, adquiere tintes absurdos, abrazando un ridículo espantoso y absolutamente irrecuperable.

De su reparto, conformado por un variopinto grupo de actores, que van desde Haley Joel Osment, el niño del sexto sentido o de Inteligencia artificial, ya adulto y con bastantes kilos de más, a la insoportable presencia de Justin Long, o a un Johnny Depp irreconocible, dando vida a un personaje absurdo, llamado a destruir las pocas esperanzas que le quedaban al film para resultar mínimamente recordable.

Sin abandonar el apartado actoral, mención aparte si merece la presencia de Michael Parks, que al igual que hiciera para "Red State", regala una composición plenamente convincente en la piel de Howard Howe, un ser desquiciado del que solo hay que lamentar, no tenga un protagonismo absoluto llamado a borrar de su metraje, el resto de decisiones erróneas que configuran el particular descenso a la negatividad que experimenta la cinta.

Resumiendo, "Tusk" supone una triste vuelta a las andadas de Kevin Smith, que escenifica la enésima gamberrada, ya casi imperdonable, de un realizador que un día tuvo en su mano ser uno de los referentes de toda una generación, y que tristemente, quedo en una promesa incumplida.



> Lee esta crítica, y muchas más, en Fusion-Freak.com <
alcaide
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 91 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados