arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · Zaragoza
Críticas de Caligari58
Ordenadas por:
15 críticas
1 2 3 >>
2
30 de junio de 2018
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una de las características del arte moderno es que requiere una explicación "intelectual". Vemos un cuadro que consiste en un punto negro sobre fondo blanco y alguien nos aclara que es una metáfora de la soledad humana, por ejemplo. Algo parecido sucede con esta película. Su inexpresivo protagonista se dedica a observar a todas las chicas que se sientan a su alrededor en una terraza y realiza horribles dibujos de ellas en su cuaderno. Parece estar obsesionado con una tal Sylvie a la que conoció seis años antes en el mismo café. De repente ve a una chica y cree que es ella. Comienza una larga persecución carente del menor interés y en la que lo más sorprendente es que la perseguida se comporte como si no se diera cuenta de lo que está pasando. Por cierto, aunque la acción se desarrolla en Estrasburgo, la mayoría de las calles que vemos podrían estar en cualquier otro sitio. Resulta increíble que el protagonista siga recordando a Sylvie seis años después y, al mismo tiempo, se fije en todas las chicas que le rodean.

Una historia que consiste en alguien que observa o sigue a otra persona no es, en principio, muy cinematográfiva, aunque en "Vértigo" y, en menor medida, en "Muerte en Venecia", tenemos ejemplos de que es viable. Pero para ello hay que filmar maravillosamente la ciudad en cuestión y hacernos creer que el protagonista está realmente fascinado y obsesionado por esa persona. Aquí no se consigue ni lo uno ni lo otro.

Esto es lo que da de sí esta anodina película. Otra cosa son los cuadros de Manet, la interesante banda sonora, lo que puedan significar las reapariciones del cojo, si la Laura de las pintadas es la de Petrarca...
Caligari58
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10
15 de abril de 2018
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tan importante como la parte de terror de esta película (que corre a cargo del horripilante Nosferatu encarnado por Max Schreck y, en menor medida, de su acólito Knock) es el lado romántico de la misma, representado por los temores y visiones de Ellen simultáneos con los peligros reales que vive su esposo Hutter. Estas imágenes en la terraza y la escena de la playa plagada de cruces (¿por qué?) son inolvidablemente bellas.
La película opone constantemente lo idílico y lo ingenuo a lo terrorífico. Las explicaciones del doctor Bulwer (que, en principio, parecen un poco fuera de lugar) dan a entender que el vampirismo existe en la naturaleza (es decir, que la amenaza de Nosferatu podría ser más real de lo que parece).
Murnau recurre en contadas ocasiones al travelling (para sugerir parte del viaje de Hutter sin tener que mostrarlo, por ejemplo), hace un uso brillante del arco apuntado, que se adapta perfectamente a la anatomía del vampiro y que siempre indica peligro, frente al de medio punto, que sugiere armonía y tranquilidad. Extraordinarias todas las escenas de sombras, siempre de Nosferatu, que son casi más siniestras que el propio vampiro. El paisaje y los animales (sobre todo, caballos) son un contrapunto a los agobiantes interiores.
Max Schreck parece insuperable como Nosferatu. Granach está muy bien como Knock, con esa mezcla de maldad y locura. Wangenheim da muy bien la imagen del un poco tontorrón Hutter, aunque quizás sea demasiado gesticulante en algunos momentos. Schröeder está magnífica como la siempre inquieta e hipersensible Ellen, expresando el mundo interior de su personaje a la manera expresionista.
La música está basada en composiciones clásicas de corte romántico y el momento más conocido es una paráfrasis de "Un ballo in maschera" de Verdi.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Caligari58
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
1 de abril de 2018
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta es una película muy típica de Buñuel pues combina elementos surrealistas (deseo sexual, fetichismo, cierto carácter onírico, impulsos sin control ) con la crítica política (a la burguesía, al clero, a la judicatura...).
Archibaldo es un niño mimado acostumbrado a que su mamá no le niegue nada y, al recibir como regalo una cajita de música que permite matar a alguien con sólo desearlo al escuchar la melodía, decide comprobarlo. La inmediata efectividad del artilugio marcará para siempre su vida. Cuando muchos años después se reencuentre con la cajita en la tienda de un anticuario, volverá a intentar comprobar si sigue conservando sus poderes mágicos. Empezarán una serie de asesinatos "virtuales" en los que diversas mujeres irán muriendo sin que él llegue a intervenir efectivamente.
Buñuel nos presenta al personaje como un hipócrita , con sus modales corteses, sus vasitos de leche, su deseo hacia las mujeres que pretende matar... Viene a decirnos que la burguesía es, en el fondo, inofensiva. Pero, y aquí entra en juego el lado surrealista, los deseos y los impulsos, por irracionales que sean, son sagrados, y verlos realizados es profundamente gratificante.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Caligari58
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
9 de marzo de 2018
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿Qué es lo que hace el escayolado Stewart durante todo este film? Pues ver películas, las que protagonizan sus vecinos. Puede elegir entre una de amor de unos recién casados, una de crisis creativa de un músico, otra de soledad de una solterona, una de pujante erotismo de una jovencita y, por supuesto, un thriller digno del maestro del suspense, que es la que más le interesa. Las ventanas que están enfrente de su apartamento parecen fotogramas y el paso de los personajes de una habitación a otra sugiere el movimiento de la cinta. Que el propio Stewart pueda intervenir en la acción hace que esta película de los 50 se adelante a su tiempo. ¿Y la maravillosa Grace Kelly? ¿Por qué está trucada la escena del beso? ¿No es para sugerir que no es real, que se trata de una fantasía del protagonista con su actriz favorita?

Lo que más me fascina de esta película es el movimiento de cámara que, empezando en Stewart, recorre todo el decorado hasta volver a él. Eso le confiere un poder sobre la situación que contrasta paradójicamente con su temporal invalidez. Él tiene el mando a distancia y puede cambiar de canal cuando quiera (aunque casi siempre elija el thriller).
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Caligari58
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
30 de mayo de 2018
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
El espionaje universal es el tema de esta película. Al principio el banquero Haghi (inspirado en Mabuse y encarnado por el propio Klein-Rogge) parece llevar la delantera pero el agente 326 se revelará como un digno rival. La película es ambigua políticamente pues no sabemos a quién representa cada uno y yo creo que es algo intencionado para darle un cosmopolitismo que sería muy atractivo para el público de la época.

El film comienza de manera trepidante para ir luego alternando las acciones de uno y otro bando. En un determinado momento se introduce una trama amorosa que parece un poco fuera de lugar. Es tratada con ironía: Para indicar lo prolongado del encuentro de la pareja en la casa de la chica, la cámara sale en dos ocasiones a la calle para asistir a la publicación de las ediciones vespertina y nocturna de los diarios. El tramo final, con las escenas en el tren, la persecución automovilística y el registro del banco, tiene un ritmo endiablado.

La cámara permanece fija casi toda la película (sólo hay dos travellings; uno cuando la linterna de 326 recorre la casa vacía de Sonja y otro cuando la mirada de Kitty hace lo propio con la de Matsumoto) pero Lang la coloca en posiciones originales, muchas veces en diagonal, es decir, apuntando hacia un rincón de la habitación. Hay un impresionante picado cuando Sonja recuerda la lectura de la sentencia de muerte a su padre y a su hermano. Otras veces el director filma a través de la ventana de un coche. Los enfrentamientos entre Sonja y Haghi, tomados desde detrás de la silla de éste, oponiendo el negro de él al blanco de ella, son notables visualmente

Klein-Rogge está excelente aunque su personaje no sea tan fascinante como Mabuse. Fritsch lo hace bien, primero como mendigo y luego como galán. Gerda Maurus está espléndida en el papel de Sonja, especialmente cuando planta cara a Haghi. Lien Deyers es muy seductora y resulta verosímil que Matsumoto (un sobrio Lupu Pick, del que podemos creernos que sea japonés) sucumba a sus encantos.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Caligari58
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados