arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · Noáin
Críticas de Alexei
Ordenadas por:
6 críticas
1 2 >>
1
27 de mayo de 2017
30 de 44 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lo peor que se puede decir de este producto prefabricado es que es deshonesto y manipulador. Pretender colgarse la medalla de la concienciación social y el acto pionero de hablar de una problemática seria en este formato es algo que no cuadra con la superficialidad impostada de lo que realmente es un melodrama para adolescentes emocionalmente sugestionables.

Siguiendo a línea de cosas como Crepúsculo o Melrose Place, nos presentan a un reparto de veinteañeros (treintañeros en algunos casos) que estarían más ubicados desfilando en una pasarela de moda que pateando los pasillos de un instituto de anuncio de Tommy Hilfiger. Durante 13 soporíferas horas de metraje les vemos deambular por las mismas escenas y situaciones forzadas, soltando frases ácidas y elocuentes, poniendo cara de intensos. Pero nunca llegamos a saber nada acerca de ellos ni de sus sentimientos. Los guionistas están convencidos de que con mostrarnos sus respectivos domicilios con progenitores ausentes (de la pantalla nada más) y hacerles espetar cuatro frases de telenovela ya es suficiente para hacerlos creíbles.

El resto de sus esfuerzos los gastan en escenitas lacrimógenas a base de caras idem y música escogida al azar de alguna lista de las que te ofrece spotify si escribes "teen angst" en su buscador. Eso y dos capazos de morbo y violencia injustificada en una larga serie de catastróficas desdichas bastante rebuscadas.

Todo ello para hablarnos, supuestamente, del bullying, los problemas emocionales de la adolescencia y la depresión en que desembocan muchos casos. Eso sí, sin que nada de eso haga acto de presencia en la historia por ningún lado. La protagonista hace gala de un comportamiento inusitadamente retorcido e incoherente, buscando meterse en situaciones en las que ser vejada para luego victimizarse, maltratar a su vez a los demás y terminar suicidándose simplemente por venganza.

Si esta es la forma en la que los de Netflix (cuyo co-fundador es pariente de Freud y sobrino nieto de Edward Bernays) creen que debe tratarse un problema que va en aumento estamos apañados. Plasmar el suicido adolescente como una cuestión caprichosa y casual es la peor forma en la que se puede encarar el asunto y la cosa sólo empeora cuando se recubre de una pátina de frivolidad que se hace pasar por pretendida seriedad.

Algunas de las burradas a continuación:
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Alexei
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
20 de marzo de 2016
18 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
A falta de ver el supuesto último capítulo, no he podido evitar la tentación de dar mi opinión sobre este anime del que pronto leeré el manga de Kei Sanabe en el que se basa. Sus virtudes, para mí, son muchas: personajes interesantes cuyas interacciones resultan aún más interesantes, una elegante puesta en escena, un ritmo estupendo y una bella banda sonora. Todo para enmarcar una historia a priori no muy original pero que se desarrolla de forma valiente y más atrevida de lo habitual hasta el punto de que se desmarca de sus referentes y adquiere personalidad propia.

El punto de partida como ya digo no es algo novedoso y hay bastantes obras que beben de la misma idea o de otras muy similares. Animes como la magnífica Steins;Gate o el largometraje Toki o Kakeru Shōjo (en el que trabajó el propio Tomohiko Ito) ya abordaban la idea de un/a protagonista con la capacidad de volver al pasado para desfacer entuertos. Sin embargo, en el anime que nos ocupa ese elemento se emplea sólo como punto de partida y excusa para desarrollar una trama que poco o nada tiene que ver con los viajes en el tiempo de forma literal. Aquí se nos habla de otra cosa, de las relaciones paterno-filiales, de abandonar la infancia y de algunos temas más peliagudos que pocos se atreven a abordar (y que no mencionaré aquí por no spoilear básicamente). Con un pulso y un tono bien medidos, sin dejar que el melodrama se apodere de la función en ningún momento, Boku Dake Ga Inai Machi hace uso del tacto y el sutil sentido del humor que pueden encontrarse en obras maestras como Paranoia Agent, Colorful o Mahō Shōjo Madoka Magika.

En resumen, un gran anime que derrocha emoción y sensibilidad por los cuatro costados, prescinde del relleno, engancha desde su primer capítulo y nos obsequia con una animación muy buena (algo de apreciar tal y como está la industria del anime ahora mismo) y una banda sonora de aúpa.

9/10
Alexei
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2
26 de noviembre de 2012
16 de 23 usuarios han encontrado esta crítica útil
Básicamente eso resume lo que es la película: un agujero de guión que no dice nada.

Curiosamente en su primera escena ya nos anticipan, como si fuese una broma sin gracia, lo que podemos esperar del resto del metraje: una feria. Una de esas férias sórdidas y decadentes en las que atracciones como El Tren De La Bruja arrancan unos cuantos sustos tontos a los niños pequeños. Y de sustos de esos está llena la cinta.

Teniendo en bandeja la oportunidad de crear algo interesante y con personalidad que se distancie de los fiascos de este género llegados de Hollywood, resulta triste ver como la codicia se lleva por delante hasta el más mínimo rastro de cine propiamente dicho.

No contenta con mearse a la vez en la película original de Christophe Gans (una maravilla al lado de esta) y en el 3er juego de la saga (una obra de arte en sí misma), esta secuela nos castiga con un guión absurdamente infantil.

Los detalles en el spoiler:
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Alexei
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
21 de noviembre de 2016
8 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
A juzgar por las críticas que está recibiendo este melodrama bien fotografiado, no puedo evitar la sensación de que al público actual sólo hay que ofrecerle una historia sensiblera con una puesta en escena resultona para que caiga rendido a los pies de la industria con las frases "obra maestra" y "película de culto" saliendo a borbotones de su boca.

Pero lo cierto es que los personajes no tienen el más mínimo interés (Renner, Whitaker, Stuhlbarg y demás no pintan nada en la historia ni se desarrollan lo más mínimo), los diálogos no pueden ser más forzados (como vuelva a oír "confías en mí?" en alguna otra peli me meto a monje dominico), el ritmo es lento sin necesidad, la tensión nula y la trama de la visita alienígena una mera excusa para lo que de verdad nos han querido colar: un hipermelodrama remarcado hasta la extenuación sobre una madre doliente.

Siguiendo la estela de War Of The Worlds, Gravity, Interestellar y demás pretendidas cintas de ciencia ficción de autor, Arrival nos presenta una remesa de dramas familiares y relaciones paterno-filiales problemáticas que acaban opacando la a priori interesante historia de la llegada de los extraterrestres. Y una vez más, una colección de situaciones forzadas y trampas de guión nos llevan a un desenlace tan predecible como insulso y carente de sentido.

Añade al cóctel unos cuantos clichés narrativos y estéticos (ya está bien de aliens pulpo, por dios...), un montón de relleno (un soldado que llama por teléfono a su mujer para decirle que está a salvo y del que no volveremos a saber nada más durante el resto del metraje) y el habitual discurso propagandístico (qué locos están los chinos y los rusos...) y ya tienes otro paquete para deslumbrar a la audiencia con un envoltorio nolaniano que no esconde nada en su interior.

Ni conmueve, ni inquieta ni deja poso alguno.
Así que hagan el favor de dejar de comparar esto con el cine de Kubrick, esto se parece más a Contact con un capazo de pretenciosidad bien diseñada.
Alexei
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
3 de abril de 2017
7 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vaya por delante que, a pesar de que estoy bien familiarizado con el material original, mi expectativa en ningún caso era la de ver una representación fiel del mismo. El manga de Masamune Shirow ha sido reinterpretado incontables veces en diversas películas y series. Si Oshii y Kamiyama pudieron hacer su versión, Rupert Sanders estaba en su mismo derecho de hacer lo propio. El problema estriba en que aquellos tenían la intención de contar algo (y vaya si lo lograron) y el director de Snow White and the Huntsman no. Ni él ni su docena de ineptos guionistas.

También tengo más que claro que no es comercialmente viable el invertir 110 millones en un PRODUCTO que se maneje tranquilamente con temas filosóficos, metafísicos, socio-políticos y demás al tiempo que coquetea con la pornografía y el gore estilizado. Hacerla accesible al gran público era una necesidad para evitar descalabros como el que sufrió en su día Blade Runner.

Sin embargo, no había razón alguna para reducirla a una loncha de queso mal gratinado, mojigata, cobarde e infantil. The Matrix (deudora de esta misma obra) supuso en su día un esfuerzo comercial equivalente y ello no le impidió atreverse a transgredir los límites de Hollywood, presentar una trama interesante y colgarse de paso una calificación R (+18) para no tener que andarse tapando sangre y desnudos. Y la recompensa fue un tremendo éxito en taquilla y su correspondiente fenómeno fan (responsable de sus nefastas secuelas).

Aquí, en cambio, se nos presenta una historia pobre, plagada de clichés torpes, diálogo explicativo a capazos y mucha cobardía en todos los aspectos no relacionados con sus despampanantes efectos visuales. Los actores se esfuerzan y no desentonan en sus papeles (incluida la protagonista, que realiza un trabajo más que notable), la fotografía hace lucir el conjunto y el fanservice se encarga de intentar tapar los agujeros sin éxito. El resultado es una película aburrida, sin sustancia, pobremente dirigida, peor escrita, carente de ritmo y cuyas escenas de acción (el principal atractivo a priori de este tipo de cintas) están ejecutadas con torpeza supina y editadas de la peor forma imaginable.

LO MEJOR:
- el reparto (incluido Kitano, al que habría que haber sacado más partido y utilizarlo para dar algo de humor al conjunto)
- el diseño de producción, muy cuidado
- la fotografía y sus juegos con el color

LO PEOR:
- trama absurda, hueca y predecible; personajes planos y/o desaprovechados
- diálogos pensados para niños de parvulario
- dirección errática y convencional
- abuso del CGI en ciertos momentos, nada bien resueltos
- banda sonora insulsa y sin fuerza (el tema de Kenji Kawai ha sido desperdiciado)
- la censura descarada y la mojigatería, suprimiendo incluso cosas que estaban en los trailers

En definitiva, no es una oportunidad perdida por apartarse de la obra en que se basa.
Lo es porque se trata de una pésima película que deja indiferente al salir de la sala.
Alexei
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados