arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Estados Unidos Estados Unidos · Raccoon City
Voto de Maldito Bastardo:
8
6,8
626
votos
Sinopsis
El Rey Hielo crea un virus de ordenador para borrar a todo el mundo en Ooo excepto a él y la Princesa Chicle. Especial de Hora de Aventuras dirigido por David O'Reilly, creador de multipremiados cortos como The External World o Please Say Something. (FILMAFFINITY)
13 de abril de 2013
14 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
“A Glitch Is a Glitch” funciona como un glitch dentro de una serie que fue ya un glitch dentro de las series de animación. “Hora de aventuras” es un fenómeno social para todas las edades que ha quedado rápidamente incrustada dentro de la cultura pop contemporánea. Pero la gracia de la serie no es auto-enfocarse hacia un público adulto como pueden hacer “South Park”, “Los Simpson”, “Futurama” o “Padre de familia” sino que ha construido un culto gracias al surrealismo, humor absurdo y sobredosis de extravagancia de la propuesta. ¿El eslabón perdido entre Stephen Hillenburg y Matt Groening? El decimoquinto capítulo de la quinta temporada de la serie está condenado a ser un punto y aparte no sólo dentro de la propia ficción de animación sino como tapiz de fondo para futuros artistas que quieran acercarse a la serie de Cartoon Network. Habíamos visto algo parecido en los créditos de “Los Simpson”, con notables aportaciones de Bill Plympton, John K o Banksy, pero es aquí donde David O'Reilly abre los murales de su talento y rompe una puerta para futuros creadores y sus aportaciones a un universo de código libre.

El público ha quedado sorprendido con el capítulo de O'Reilly, ya que ha construido sobre las aventuras de Finn y Jake un perfecto guante para que dé una agraciada y renderizada forma a su mano maestra. El estilo del director de obras tan inimitables como “The External World” o “Please Say Something” ha invadido con su talento, licencias, (auto)referencias y glitches La Tierra de Ooo. Calificado de extraño, raro, caótico, broma de mal gusto, YouTube Poop encubierto, impresionante, increíble, basura, aterrador, hermoso… el suma y sigue de reacciones ha formado un interesante mosaico que conduce a la animación como tapiz del arte cibernético y contemporáneo.

David O'Reilly deja caer en el subconsciente de los espectadores paralelismos como las reacciones ante ‘2 Girls 1 Cup’, conatos de sexo oral (y ‘real’) y una amalgamaba vírica referencial a la cultura del videojuego. Tomando el absoluto control y volteando la serie con nuevas intros iniciales y finales con música de Flying Lotus, el argumento del propio capítulo es un glitch en sí, una sobredosis de talento y genialidad comprimida en poco más de once minutos.


Por cierto, el vídeo de la chica comiéndose su propio pelo se encuentra en la cuenta de youtube de David O'Reilly y, al parecer, está basada en ¡hechos reales! sobre una noticia de una chica de 19 años a la que le extrajeron casi dos kilos de pelo de su estómago en la India. Ya en 2007 algunos nos quedamos horrorizados al conocer la tricofagia: descubrieron en el estómago de una mujer cinco kilos de pelo en forma de bola debido a la ingesta compulsiva de su propio cabello. Bueno, así es el mundo de David O'Reilly: un cruce de inclasificable realidad y ficción, capaz de voltear el mundo y vomitarlo con forma de glitch. Y agradecidos podemos quedar por poder formar parte del mismo como espectadores y devorarlo compulsivamente. ¿Y esto es malo, doctor?
Maldito Bastardo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados