arrow
Haz click aquí para copiar la URL
España España · Torre de J. Abad
Críticas de Delushi Kong7
Ordenadas por:
80 críticas
1 2 3 4 5 10 16 >>
4
26 de agosto de 2020
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Star Wars Droids fue una serie basada en el universo de Star Wars estrenada en el año 1985 y creada por la famosa compañía Nelvana, líder en series animadas en las décadas de los 80 y los 90 y probablemente más conocida por Inspector Gadget. La serie de Droids narraba las aventuras a lo largo de la galaxia de dos de los personajes más populares y carismáticos de la franquicia de George Lucas, R2-D2 y C-3PO (voz de Anthony Daniels). La serie contó con una temporada de 13 episodios y un especial adicional de doble duración, y derivó en algunos productos adicionales como líneas de juguetes o series de cómic. A pesar de todo, no es realmente una gran serie y presenta muchos problemas de las series animadas de esa época.

Os estaréis preguntando por qué estoy hablando de Droids en una crítica de la serie animada de los Ewoks. Pero es que es imposible explicar el legado de la serie de los adorables ositos que derrotaron al Imperio en la luna de Endor sin explicar su conexión con la serie protagonizada por la famosa pereja metálica, y viceversa. No solo ambas fueron producidas por Nelvana y emitidas en los mismos años, sino que se produjeron a la vez y la cadena ABC emitía un episodio de cada serie por día, complementándose la una a la otra y no pudiendo existir sin su serie hermana. En España ocurrió algo similar, emitiéndose un episodio de cada serie alternando entre semanas.

La diferencia notable es que Ewoks logró mucha mayor popularidad y fue renovada por una segunda temporada, además de contar con merchandising en formato de cómics y juguetes como Droids. Y es aquí donde empieza mi problema con la serie: Ewoks no es mejor que Droids, e incluso podría afirmar que es peor en demasiados aspectos, pero por algún motivo gustó mucho más y es mejor recordada por el público. Y no logro entender el porqué.

Antes de empezar, hay que ponerse al día con la trama de Ewoks: en la aldea del Árbol Brillante, una tribu de valientes guerreros en miniatura vive el día al día en la luna forestal del planeta Endor. Se trata de los Ewoks, los mismos ositos de peluche que derrocaron al Imperio Galáctico en el Episodio VI, un variopinto grupo de personajes con distintas personalidades y aspectos encabezados como no podía ser de otra manera por el Ewok del que se encariña la princesa Leia en la película, Wicket. Sus amigos son la princesa Kneesaa, la valiente Latara, el aprendiz de chamán Teebo y muchos otros. El pueblo está gobernado por el jefe Chirpa, quien con ayuda de los consejos del sabio Logray se enfrenta a menudo con la tribu rival de los Duloks y con alguna amenaza oculta...

A priori se puede observar una diferencia importante con Droids: en esa serie, los personajes iban cambiando de amos a menudo y recorrían la galaxia prácticamente visitando un planeta nuevo por episodio. Sin embargo, los Ewoks nunca abandonan su planeta, lo que da lugar a menos variedad de escenarios y tramas. Siempre que las tramas tengan interés, esto no tiene por qué signficar un problema. Una lástima que no sea así en Ewoks.

Droids era una serie digamos infantil, muy edulcorada en comparación con la acción vista en las películas. Pero es que Ewoks entra en territorio preescolar en demasiadas ocasiones, ya que los protagonistas son niños que descubren el bosque que les rodea y se enfrentan a problemas del tipo: Latara no quiere ser una niñera, el cuento de Pedro y el Lobo pero con un Wicket a quien nunca creen en por lo menos 4 EPISODIOS DISTINTOS, Latara quiere que le dejen tocar la flauta, un monstruo se enamora de Wicket, Kneesaa tiene que estudiar... ocasionalmente hay alguna trama más interesante involucrando las criaturas que viven en la luna, pero nunca acaban de madurar.

Si aún creyeses que esto no es para niños, el guion te sacará de dudas. Aparte de una odiosa frase gancho que no paran de repetir sin venir a cuento, los Ewoks y demás criaturas nunca dicen nada muy ingenioso u original, especialmente en lo referente a chistes que se repiten en demasiados episodios y que se completan con slapstick muy torpe empeorado por efectos de sonido muy irritantes. Hay veces que las tramas se empeoran por fallos de guion cometidos por estos diálogos, como en un capítulo donde una Ewok se enfada porque los Duloks cazan animales salvajes para quitarles sus pieles. Obviando que todos los Ewoks visten pieles que han cazado de animales salvajes.

También diría que técnicamente Droids también le da mil vueltas. Teniendo que la animación de Droids era un poco chapucera, esto no es buena señal para los Ewoks, donde los personajes no paran de deformarse mientras una calidad de imagen mediocre te impide distinguir los colores de los personajes. La edición también es algo rara, con cortes en negro demasiado a menudo para considerarlos pausas para los anuncios o con cambios de plano muy bruscos. Además, el doblaje de Droids es rescatable tanto en VO como doblada al castellano, con la voz de C-3PO original en ambas versiones. El de Ewoks es una mezcla entre olvidable e irritante.

Aunque solo haya visto la primera temporada de Ewoks, creo que me queda claro que sus problemas abundan en demasía. Celebro un intento de desarrollar a los personajes, pero una animación que no ha envejecido muy bien y tramas que se pierden en historias que hemos visto una y otra vez en series mil veces mejores impiden que Ewoks pueda considerarse una buena serie. De hecho, dentro de la continuidad de Star Wars la serie ocasiona problemas, porque aquí Logray posee infinitos poderes mágicos que nunca usó en la película para enfrentarse a los soldados de asalto. "Cierto, dejemos que nuestros guerreros mueran inútilmente luchando con palos y piedras mientras yo me guardo las pociones que convierten a mi planta carnívora en un monstruo de 5 kilómetros de altura para el Día de la Vida". Bueno, en el fondo se las apañaron bastante bien solo con palos y piedras...

(CONTINÚA EN SPOILER POR FALTA DE ESPACIO)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Delushi Kong7
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5
19 de junio de 2020
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un cumpleaños me regalaron un libro teórico sobre Diseño de Personajes, en el que hablaban parcialmente de los dibujos y sobretodo se centraban en explicar cómo desarrollar personajes, sus papeles en la historia, sus personalidades variadas, sus relaciones... era un libro sobre diseñar personajes dentro de una historia, y aún lo guardo con mucho cariño porque me llegó a servir en mis humildes intentos de inventar historietas (que o bien se perdieron en el olvido de mi memoria o en un cuaderno viejo y podrido al fondo de un cajón, pero eso no viene a cuento). Para presentar estos tipos de personajes el libro incluía diversos ejemplos de distintos autores, con muchos estilos de dibujo e historias totalmente distintas. Aparentemente todos vienen de novelas gráficas, cómics e incluso cortometrajes reales, pero lo cierto es que no he encontrado apenas información de ellos por Internet. Salvo sobre un personaje llamado Oran, un musulmán que recibe una misión filosófica unido a otros tres héroes anónimos. Ese fue mi primer acercamiento a "Broken Saints".

"Broken Saints" es una serie de 24 episodios en formato motion comic que narra la revelación que reciben cuatro personas completamente diferentes y que les unirá en una lucha simbólica y religiosa para evitar el fin del mundo. Además de Oran se nos presenta a Raimi, un informático fracasado sin un futuro, a Kamikura, un monje japonés que ha perdido todo, y a la auténtica protagonista, Shandala, una adolescente criada por una tribu de una isla perdida en el pacífico y que se convertirá en el eje central de la historia. ¿De qué historia? Bueno... siento deciros que ahora llegan los problemas de la serie.

Aparentemente existe un complot de una organización tecnológica que se ha unido al ejército para subyugar a sus enemigos con una tecnología revolucionaria, pero también es posible que todos estén siendo manipulados por una fuerza superior desde las sombras que pretende instaurar un nuevo orden. Si esto os parece confuso, esperad a escuchar los profundos diálogos con el que cada uno de los personajes se empeña en soltar. Salvo algunas sutiles conversaciones entre los protas, nadie quiere hablar como un ser humano, sino como un profeta cargado de mensajes simbólicos, de críticas contra la sociedad y de pretenciosas ideas que se creen la nueva religión del mundo. Así que a menudo es difícil de seguir el hilo de la historia si te distraes un poquito de la pantalla, por lo que te fuerzan a no despegar los ojos de los bocadillos para no perder detalle, por minucioso que sea, de lo que se te quiere contar.

Esto funciona muy bien en un cómic, pero eso es porque cuando has leído un bocadillo que te ha parecido algo confuso lo relees automáticamente para ver si lo vuelves a entender. El motion comic, en movimiento constante, te fuerza a entenderlo todo a la primera a menos que quieras rebobinar la cinta, y eso puede ser molesto especialmente si crees que puedes verlo en compañía. Y no es así. "Broken Saints" confía demasiado en que sus diálogos te hipnoticen y descuida otros aspectos menos importantes, como el dibujo. Aunque la animación es correcta, asimilando rápidamente las limitaciones del motion comic e ingeniándose escenas que funcionen con dichos movimientos, el dibujo en sí mismo es muy inconsistente, con las caras demasiado diferentes entre planos. Y cuando hay algo de acción tampoco entusiasma demasiado.

Y si hay un problema mayor es la duración. El motion comic de "Superman: Hijo Rojo" necesitaba más duración para adaptar correctamente la profunda obra de Mark Millar, pero a "Broken Saints" sin embargo le sobran muchísimos minutos de metraje. 12 horas de duración que a menudo se sienten eternas cuando podría haber sido igual de filosófico y de entretenido con 4 horas menos. Por desgracia, Brooke Burgess se empeñó en incluir muchísima filosofía sobrante de relleno, que no solo acaba aburriendo sino que opaca al desarrollo de la historia y, lo que es peor, de los personajes. Salvo por los 4 o 5 primeros episodios no hay apenas desarrollo de la personalidad de los protagonistas, así que es imposible empatizar con sus problemas.

Así que esto es lo que hay. "Broken Saints" tiene un potencial interesante que sufre por la pretenciosidad de su autor. Creo que se empeña en intentar demostrar que la religión que ha creado es la verdadera, la superior y la que todos deberían seguir, antes que en contar una historia que valga la pena visualizar. No puedo negar que algunos escasos capítulos fueron disfrutables, y que al principio logró captar mi interés, pero rápidamente se desinfló y dio lugar a una larga y pesada serie que, si bien no me arrepiento de haber visto, no siento que pueda recomendar. En otro orden de cosas, "Diseño de Personajes" de Chris Patmore me parece muy recomendable para todos aquellos que quieran escribir una historia fantástica. Irónicamente, es más recomendable que las obras incluidas como ejemplo.
Delushi Kong7
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
17 de mayo de 2020
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
"Broken Age", la última aventura gráfica de Tim Schafer ("Day of the Tentacle", "Full Throttle", "Grim Fandango"), supuso una revolución en todos los aspectos imaginables. La primera aventura de uno de los maestros de Lucasarts en 14 años, una historia fantástica, tierna y carismática llena de personajes memorables, una belleza a nivel musical y sobretodo artístico, con diseños creativos y animación deslumbrante... Para mí es increíble, sentí lo que llevaba sin sentir con una aventura gráfica, mi género de videojuegos favorito, desde que me enamoré de "Thimbleweed Park", obra del otro maestro Ron Gilbert ("Maniac Mansion", "Monkey Island").

Pero no estoy aquí para hablar del gran juego, sino del auténtico motivo por el que se hizo famoso: su campaña de financiación. Todos los increíbles juegos indie que pudieron salir a la luz gracias a las donaciones de los fans o 'backers' ("Mighty Number 9", "Undertale", "Shenmue III", "Thimbleweed Park" también) le deben algo a la popularidad de la aventura sin título que Tim Schafer intentó financiar por Kickstarter, y que para su sorpresa alcanzó 8 veces el presupuesto que pedían. Todas sus expectativas crecieron con tal muestra de apoyo, y para demostrar en qué se invertía el dinero el estudio de Schafer, Double Fine, decidió contratar a 2 Player Productions para que rodasen un documental que filmase todo el proceso de desarrollo.

Como "Avatar Spirits", el resultado final no es tanto un buen documental sino una carta de amor espectacular, tanto para los 'backers' para los que se hizo el documental en primer lugar como para cualquier persona que aprecie el trabajo del creador, que le deba algo a Lucasarts por haberle ayudado a crecer y disfrutar de la infancia (como un servidor, admirador hasta el final de la saga de "Monkey Island"). La diferencia con dicho mediometraje es que aquí tenemos 20 episodios de puro amor, de puro cariño, de puros detalles... pero también de algo mucho más profundo y relevante.

Y es que no soy diseñador de videojuegos, abandoné mi carrera de programador hace mucho tiempo, y no me podía imaginar lo auténticamente duro que es crear un videojuego, y menos en un estudio tan pequeño y que realmente no cuenta con tanto presupuesto como es Double Fine. Hay problemas financieros, hay problemas con los retrasos y las fechas de salida del juego (que tuvo que ser dividido en dos partes para calmar las exigencias de los fans), hay problemas de comunicación... y todo ello se documenta en esta serie. No estamos ante una alabanza al negocio de los videojuegos, estamos ante la dura realidad. Los trabajadores son seres humanos, tienen problemas, enferman, tienen vidas... Es una pasada.

Por supuesto que hay muchos detalles que harán las delicias de los que amaron el juego. Los capítulos de la banda sonora, de la grabación de las voces, de los diseños del mundo y los personajes... todos esos son cremita, y adoraba cuando empezaban a hablar acerca de cómo desarrollar correctamente el planteamiento de un puzzle, por ejemplo. Pero creo que es muy acertado centrarse en los problemas internos, en las vidas privadas de los trabajdores de la compañía. Sin un capítulo tan bonito como es el tercero, donde al final el equipo de trabajo va a descansar a un bar para elegir el nombre clave del proyecto mientras trabajan en él, luego un capítulo tan duro como el 19 no tendría tanto efecto (un capítulo donde se cuenta que la compañía tuvo una cancelación y hubo de despedir a muchos empleados).

Creo que nunca había visto un documental de videojuegos que hablase tan a fondo del desarrollo de un producto, y mucho menos de una compañía relativamente pequeña como es Double Fine. Y eso es lo que me hace amar este documental, que parece difícil de recomendar a quienes no estén tan al corriente de este mundo debido a su extensa duración, pero que me parece espectacular en cuanto a nivel de detalle y de humanidad. Si de verdad quieres saber lo qué supone realizar un videojuego, "Double Fine Adventure" es posiblemente la serie online de fácil acceso que mejor explica este mundo. No os lo perdáis y apoyad el género de las aventuras gráficas que, como más de una vez recuerdan en el documental, no está muerto. Y esperemos que sea así en años venideros. Si a muchos nos hicieron vivir la auténtica magia en nuestra infancia, es justo que en el futuro los nuevos jugadores tengan la oportunidad de vivir esta experiencia tan única, tan maravillosa, tan genial.
Delushi Kong7
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4
3 de abril de 2020
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
¿Qué puñetas acabo de ver? No es difícil encontrar por ahí perdido este mediometraje anime que a priori puede parecer interesante: una aventura espacial con naves espaciales y alienígenas variados. Pero si el sensual y provocativo póster no te ha dado una idea aproximada de lo que te vas a encontrar realmente, el visionado de sus 47 minutos te lo confirmará. Esto no es más que una fumada de un japonés calentorro que soñaba con tirarse a su personaje de videojuego espacial favorito, y el valor final es absolutamente nulo.

Por un lado tenemos una trama simple no, lo siguiente: para salvar al planeta Tierra, una princesa alienígena tiene que casarse con un humano. Para que no te quejes de que has oído mil millones de veces una historia parecida, añadimos el giro sexual que toda producción anime que se precie debería tener: solo consumando su amor y desvirgando a la princesa se completará el ritual o algo así. Por lo que sí, aparentemente esto se ha convertido en un hentai en 5 minutos, lo que nos lleva al problema principal del OVA. El argumento parece demasiado infantil, pero claramente hay un componente sexual explícito que impide que nadie salvo los adultos lo vean, pero como el argumento es tan soso no podrían ni encontrarle el gusto por eso. Ni siquiera a los pajilleros adolescentes les gustará, porque aunque tenemos algunos planos sin censura del cuerpo de las mujeres tampoco es algo para tirar cohetes. Entonces, ¿a quién le puede gustar este mediometraje?

Quizá a los fans del manga original. Como muchos OVAs, "Outlanders" está basado en el manga del mismo nombre que por cierto se llegó a editar en España. Así que en cierto modo esto podría ser un piloto para una potencial serie, pero visto que el OVA es de 1986 y a fecha de hoy seguimos sin adaptación completa diría que dichos planes cayeron en el olvido. Y por un buen motivo, claro está. No sé si el manga tenía el mismo guion predecible, los mismos personajes planos y sin desarrollo, los mismos diálogos acartonados y recitados por un ordenador sin alma, el mismo lore con interés pero sin explicación ninguna (es decir, hay una gran variedad de diseños para los alienígenas, pero no sabemos nada de cómo funciona su sociedad, por qué los hombres lobo pueden acostarse con las mujeres gato, la distinción entre la prota, su consejero, su padre y los minions irritantes de turno...)... lo único que sé es que o bien el manga era igual de malo, o encima es una adaptación terrible.

Y para colmo, ni siquiera los amantes de la animación le podrán encontrar interés. Vale, la animación no es mala especialmente en algunas escenas de pelea, y los diseños son decentes para el género shonen, pero la película tampoco destaca en nada. No es la gran revolución de la animación de los 80, a veces abusan de los planos estáticos, y la breve duración hará pensar que no es más que un doble episodio de un anime genérico y olvidable de la época. Habría que juzgar el presupuesto, pero igualmente no vale la pena.

Así que nada, ahí está. Supongo que sigue pululando por YouTube y con subtítulos, así que podéis darle una oportunidad si no tenéis nada que hacer o sois, como llaman al chico de este anime de vez en cuando, unos "¡HENTAI!". Pero os puedo asegurar de que si tengo acceso al manga original no le echaré un vistazo, a menos de que encuentre garantías de que habrán más explicaciones al lore y menos desnudos sin necesidad. Y por desgracia, lo dudo mucho.
Delushi Kong7
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
The Stanley Parable
7,8
184
Animación
8
2 de abril de 2020
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
No seré quien para juzgar la creación de este nuevo TOPIC en FilmAffinity, el de "Películas Interactivas". Más que nada porque, aunque imagino que se ideó para esos episodios directos a Netflix donde los niños pueden elegir qué camino seguirán los protagonistas (como Carmen Sandiego, el Gato con Botas o los niños del Capitán Calzoncillos) o incluso para películas experimentales como "Bandersnatch" de Black Mirror, muchos usuarios (o el equipo técnico de la web, no lo sé con certeza) han aprovechado la oportunidad para sugerir una serie de videojuegos que 'técnicamente' entran en esta categoría. Aun comercializados como juegos, estrenados en PC, PlayStation o Switch, siguen esa estructura narrativa digna de Hollywood, con personajes carismáticos a los que quieres ayudar en sus decisiones a lo largo de su historia, eligiendo si dejarles con vida o salvarlos a coste de otros. Muchos juegos famosos por sus innovadoras mecánicas como "Detroit: Become Human", "Life is Strange", "Heavy Rain", "Beyond Two Souls" o las aventuras interactivas que hizo Telltale basadas en "The Walking Dead", "Batman" o "Game of Thrones" han sido incluidos (¿Qué criterio se usa para incluir unos juegos u otros? Eso es lo que a mí me escama, pero al menos he tenido la oportunidad de votar la preciosa obra maestra de Freebird Games, "To the moon", así como sus secuelas). Se abre un nuevo mundo de fichas para FilmAffinity.

Aquí entra el juego/película que aquí nos ocupa. "The Stanley Parable", un juego independiente de Davey Wreden, es otra aventura más de este estilo, pero que va más allá. Juega con las expectativas creadas para las Películas Interactivas, juega con las expectativas esperadas en un videojuego de este género, y juega con las expectativas de cualquier persona que decida ayudar a Stanley en su viaje a lo largo de su oficina. Porque la historia es extremadamente sencilla: un oficinista llamado Stanley, del que no sabremos nada a lo largo del juego, descubre que algo muy extraño pasa en su oficina, y por primera vez en su vida decide salir de su minúsculo despacho y descubrir el secreto que todos estos años ha estado conduciendo su vida...

Sí, peca de una historia simplísima, nada que realmente innove o descomponga las leyes de los videojuegos. Muchas otras fichas con este TOPIC seguramente le den mil vueltas en cuestión narrativa. Pero como triunfa es como la mejor Película Interactiva que se haya hecho, y puedo decirlo prácticamente con toda la seguridad del mundo. Pues el objetivo principal de estas películas/juegos es la libertad, la libertad de elegir, una sensación de que realmente seas tú el que elige el camino a seguir del protagonista de la historia, la sensación de que TÚ eres el protagonista. Y nadie juega con ese concepto de la misma manera que lo hace "The Stanley Parable".

Un narrador cuenta la historia de Stanley. Es la única voz que oiremos en el juego, un narrador omnipresente sin rostro que nos cuenta los pasos que sigue Stanley. "Stanley salió de su despacho", "Stanley cruzó la puerta de la derecha", "Stanley subió por las escaleras hasta el segundo piso", "Stanley dio media vuelta"... Lo que el jugador espera es que estas instrucciones lleven al camino correcto. Un final del juego consiste en obedecer continuamente estas instrucciones, llevando a una ironía brutal donde el narrador nos cuenta que "Stanley había huido de su mundo, y por fin era libre..." tras haber seguido paso a paso unas instrucciones pautadas, unas órdenes sencillas y sin ningún tipo de libertad.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Delushi Kong7
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 5 10 16 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2020 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados