arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Costa Rica Costa Rica · San José
Críticas de Donaldheil
Ordenadas por:
10 críticas
1 2 >>
8
25 de julio de 2013
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
MUD tiene un estilo muy sobrio en su puesta en escena. Destaca por una narrativa tradicional al mejor estilo de las historias de Mark Twain (Tom Sawyer, Huckleberry Finn) que le sirven de inspiración. Y eso es algo bueno, pues da como resultado un filme que tiene una dirección segura, exenta de trucos visuales o narrativos tan comunes hoy en día. Es simple y llanamente, cine interesado en contar una buena historia, y hacerlo bien.

Nuevamente (después de TAKE SHELTER) Jeff Nichols logra extraer excelentes actuaciones de su reparto. Mucho se ha hablado (con justicia) de Matthew McConaughey interpretando al personaje que le da nombre a la película. Pero la carga recae sobre Tye Sheridan (casi desapercibido como el hermano menor en THE TREE OF LIFE) y no es cualquiera el que tiene tal protagonismo y sale tan bien librado. Ésta historia es básicamente sobre su personaje. La película debió haberse titulado "Ellis" (pero siendo justos, ese nombre carece del efecto y simbolismo que tiene "Mud").

Al igual que con TAKE SHELTER, mi mayor queja respecto a MUD sería que da un giro de más, que se siente forzado y afecta la plausibilidad del relato (responsabilidad del director, como guionista). Pero el efecto lo siento menos negativo aquí, de algún modo. Quizá para ambas películas vale decir que si el desenlace no es tan satisfactorio, todo lo que le antecede sí es altamente disfrutable, por las virtudes formales y las actuaciones.
Donaldheil
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
1 de julio de 2013
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
La película trata un tema delicado (muy controversial para su época) sin llegar a abaratarlo, presentándolo de un modo bastante maduro. Barny (Emanuelle Riva) quien recibió educación católica pero está alejada desde hace años de la religión, se acerca a la iglesia para jugarle una broma al sacerdote y divertirse. Sorpresivamente, el padre Morin (Jean-Paul Belmondo), sin inmutarse, le sigue la corriente, descubriendo de inmediato la posibilidad de recuperar una creyente que se ha alejado de la Iglesia. A partir de allí comienzan una serie de encuentros entre ellos, en donde su relación se va estrechando, y en donde inevitablemente el re-acercamiento a la fe para Barny se confundirá con la atracción que el sacerdote ejerce sobre ella.

La película se desarrolla lentamente, pero el resultado final es interesante, tomando en cuenta que trata una relación poco común entre dos seres humanos con ambigüedades.

Las actuaciones son muy buenas. Riva logra en forma muy sutil representar a una mujer confundida en busca de explicaciones. Belmondo personifica idealmente a un sacerdote con ideas progresistas, quien también tiene un cierto magnetismo físico, sin llegar a poseer una fisonomía digamos “perfecta” como para poner en riesgo la credibilidad del protagonista. En ninguno hay una nota de sobre actuación, luciendo muy naturales.

Quizá la mayor crítica a la película es que si bien es cierto se hacen muchas referencias a la vida de los civiles en tiempos de guerra y la invasión de tropas extrajeras, la falta de más representación visual (por restricciones presupuestarias, probablemente) contribuye con que la atmósfera no sea del todo convincente, de modo que no se percibe una amenaza constante.
Donaldheil
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
1 de julio de 2013
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tierno relato ambientado a finales de 1963. Eddie (Phoenix), un joven marine a punto de partir a prestar servicio, invita a Rose (Taylor) a un baile que no es más que un concurso-apuesta en el cual ganará el soldado que lleve a la pareja más fea. A partir de ahí la historia se desarrolla en forma predecible, pero no por eso menos interesante, al mejor estilo de BEFORE SUNRISE, en donde somos testigos de como se establece la relación amorosa entre dos sujetos sensibles en una sola noche, la última de Eddie en la ciudad. En donde falla el filme es en la trascendencia que le quiere dar a esa relación en un contexto más amplio, como es la guerra de Vietnam y la efervescencia social de esos años, temas que se insinúan como importantes pero que quedan casi como notas al pie. Particularmente, el preámbulo al desenlace se siente muy atropellado y torpemente representado (para lo cual no es excusa el bajo presupuesto). Pero a pesar de ello, deja su marca cuando se enfoca en la relación, sobre todo por la actuación de Lily Taylor, que fácilmente crea gran simpatía para su personaje. River Phoenix es convincente en su papel de adolescente que pretende jugar de macho y duro, pero que ya está comenzando a madurar. Buenos toques de humor y adecuada representación del periodo.
Donaldheil
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
1 de julio de 2013
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Asumí el visionado de esta película con cierto escepticismo. Primero, lo hice más por "obligación" que por convicción, ya que es un innegable clásico cuya existencia es imposible de ignorar, pero que aún así no había llegado a verlo.

Mis expectativas eran de una película de regular interés, anticuada en casi todos los aspectos. Cierto, aún mantiene su popularidad, como lo demuestra su permanencia entre las más altas calificadas en IMDB (el famoso top 250) pero pensé que probablemente era más por sentimentalismo que por virtudes duraderas, una forma en que el público (mayormente estadounidense) muestra un aprecio romántico por algo que significó mucho en su historia cinematografica.

La verdad hay un poco de todo eso, pero la película me sorprendió gratamente. Es cierto que se requiere de primera entrada una mentalidad amable para ver el filme, no solo por su antigüedad, sino además tomando en cuenta que es una película fundamentalmente infantil, y 50 % (?) musical. Pero habría que ser muy cínico para valerse de esos elementos como descalificadores. La verdad es que EL MAGO DE OZ mantiene su encanto. Difícilmente su carácter de "cuento con moraleja" ha pasado de moda, y aún se puede apreciar que su realización contó con mucho entusiasmo e imaginación, llevando esa indeleble "magia de hacer películas" que tienen los clásicos.

Ayuda bastante la presencia de personajes simpáticos, y me refiero al espanta-pájaros, el hombre de hojalata y el león cobarde. Viendo pedazos de la película, me había quedado la impresión de actores mal disfrazados que se esforzaban por tener encanto. Pero es diferente "llegar a conocerlos" y apreciar su personalidad. Al respecto, una de las grandes virtudes de la película es el maquillaje. Repito que al ver a esos tres personajes solo en escenas da una idea equivocada, y eso va también para las particularidades de los disfraces, que la verdad es que si no llegan a ser convincentes, sí son sobradamente adecuados.

Curiosamente, el único personaje que no me convence mucho es el de Dorothy, por la personificación de Judy Garland. Su voz grave y aspecto maduro no parecen ser adecuados en donde una niña más joven y dulce hubiera lucido mejor y hubiera provocado mayor simpatía. Quizá en esta opinión estoy solo, pero admito que tampoco llega a “arruinar” la película.

Desde el punto de vista técnico, esperaba más derroche de color, pero creo que el problema aquí es el formato (1:33:1) que hace que los encuadres se vean más limitados (a diferencia del “widescreen”) por lo que uno siente que la imagen pudo haber sido más espectacular (claro que el formato era el dominante en la época, por lo que eso no se puede señalar como defecto). El filme goza una edición adecuada y que no abusa en general del tiempo. Las canciones en general son propicias para describir los sentimientos de los personajes, y no se sienten cansinas o de relleno. Los vestuarios y decorados son elementos que destacan. En general los últimos no producen una gran sensación de profundidad, pero si son suficientes para recrear el mundo de fantasía en que se desarrolla la historia, inclusive exhibiendo características semi-impresionistas en ciertos momentos tenebrosos. Mención particular también para ciertos efectos visuales, que realmente mantienen su efectividad (y entre los que destaco la representación de un tornado al principio de la película).
Donaldheil
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
8 de julio de 2013
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
SHOOTING DOGS fué estrenada con cierta desventaja, pues se desarrolla en el mismo contexto histórico de la afamada HOTEL RWANDA, que le antecede por un año. Muchos habrán pensado que era "más de lo mismo", pero esa apreciación sería tan exacta como decir que SAVING PRIVATE RYAN y THE THIN RED LINE son lo mismo porque se desarrollan en el contexto de la segunda guerra mundial.

Podrían señalarse un par más de desventajas aparentes:
-El conflicto racial es casi apenas un marco de referencia para los personajes principales, en su mayoría blancos. A diferencia de HOTEL RWANDA, los protagonistas directos del conflicto quedan un tanto en el fondo.
-A pesar de que algunos de esos protagonistas principales están inspirados en personajes reales, en su mayoría se trata de personajes ficticios.

Quienes critican el predominio de personajes blancos, pierden un poco la perspectiva de la pelìcula. A diferencia de HOTEL RWANDA, SHOOTING DOGS se concentra en denunciar la ineficacia de la fuerzas de paz de las Naciones Unidas, presentes mientras el conflicto se desarrollaba ante sus propias narices, pero incapaces de actuar porque su misión era "monitorear la paz, no imponerla". A través de esa incapacidad expresada por los soldados en el lugar, se retrata la hipocresía occidental de simular interés enviando tropas, pero no el suficiente como para evitar el genocidio (eso sí, queda margen para proteger a los ciudadanos internacionales en el país, es decir, a los blancos). El llamativo título original de la película insinúa la ironía: las fuerzas pueden dispararle a los perros que se alimentan de los muertos y así evitar una crisis sanitaria, pero no actúan en contra de los victimarios en primer lugar (dicho título fue cambiado por BEYOND THE GATES en Estados Unidos, probablemente para evitar confusión sobre el tópico de la película).

Como consecuencia de lo anterior, surge la problemática de los refugiados locales, cuya integridad corre mayor peligro con cada día que pasa, y de quienes pudiendo huir (los "blancos" que convivían con los locales) deben tomar una decisión de vida o muerte. Su situación, y en especial la del personaje interpretado brillantemente por John Hurt, el padre Christopher (libremente basado en un sacerdote de origen Bosnio), es reminiscente de la situación que años después sería recreada en la película OF GODS AND MEN, cuando un grupo de monjes en Algeria debe decidir si huyen o si respaldan su fe y palabras con hechos.

En conclusión, SHOOTING DOGS es un fuerte drama que sirve de complemento a HOTEL RWANDA, y que de igual forma, gráficamente se reserva muy poco para representar los horrores de una matanza racial sin sentido, que como es esperable, proporciona e inspira muchas historias que deberían ser contadas, con la esperanza de que los horrores (y errores) no se repitan.
Donaldheil
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados