arrow
Haz click aquí para copiar la URL
Rusia Rusia · Stalingrado
Voto de Ferdydurke:
6
Comedia. Romance En 1911, embajadores de toda Europa acuden a Londres para asistir a la coronación de George V y la reina María. Uno de estos enviados pertenece a la embajada del reino de Carpatia y no es otro que el propio regente del país, el Gran Duque Carlos. En su primera noche en la capital británica, el Gran Duque decide visitar el Coconut, un cabaret en el que actúa como corista la señorita Marina. (FILMAFFINITY)
29 de julio de 2015
2 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Las imperiales, suntuosas, serenísimas, altísimas, reales y ducales carnes rubias de la Monroe son el tema y recreo de la función en cuestión.
El resto, excusas. Tanto la obra teatral de Rattigan (inteligente aunque un tanto anquilosada) como el enamorado, y ridículo, Sir Laurence Olivier (tiene sentido del humor, no lo vamos a negar), como los decorados y demás personajes y fanfarrias que acompañan esas curvas imposibles, ese caderío abismal, esa sensualidad animal, esa sexualidad criminal, ese culo infinito, tan rotundo (en el que se pierde con fruición, y toda la razón, la viciosa cámara del cachondo director-actor inglés, y con él todos nosotros, anegados de placer y posibilidades, amparados, resguardados, cobijados, como fugitivos de una vida que es solo una burda imitación, un escuálido reflejo, en comparación) y glorioso como el sol..., subimos a por aire, ese canalillo diabólico, apretujado a mala idea, esa cara de muñeca sabia y hastiada, ese ser humano tan único, esa mujer tan absurdamente apabullante, ese símbolo tan manoseado y corrompido y lastrado y perdido.
Puestos a ¿¡criticar!? (es lo que toca), diría que se deja ver; con humor elegante, buenos diálogos, ingeniosas frases, algo de mala uva y chanza sobre los grotescos protocolos reales. Vamos, que cumple con su cometido, da un resultado leve, llevadero.
Pero, lamentablemente, queda en poca cosa, ese tono de cuento (Cenicienta de fondo, faltaría más) infantil, simplón, ese afán de meter el amor a presión, convierten el pasatiempo educado en un espectáculo demasiado trillado y manso, sin valentía, riesgo ni fuerza, más bien romo y pacato finalmente, a pesar de una trama sórdida, casi tanto como el comienzo de la guerra (estamos en 1.911 y ya se veía en el horizonte la primera mundial; se hacen alusiones al revoltijo centroeuropeo, ese polvorín a punto de estallar; hasta se habla de anarquistas y demás); con un regente putero, desalmado y cenutrio sin par, una corista ducha (demasiado) en el tráfico de carne, unas clases dirigentes que pagan en especias (medallones y estandartes al por mayor) y un petimetre inglés, y embajador, como esclavo zascandil y metomentodo (sus apariciones convertidas en chistes, pasa sin remedio de mamporrero a intrigante melifluo).
Como un toro fiero y muy astado al que liman antes (y después) de salir para que no haga daño verdadero; mantendrá la imponente imagen, la apariencia de peligro y hermosura, pero en el fondo todos sabrán que es un negocio amañado, balas de fogueo.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Ferdydurke
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2021 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de películas y series, y es un medio totalmente independiente cuya principal prioridad es la privacidad y seguridad de los datos de sus usuarios.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados