arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Ángeles con caras sucias

7,5
3.486
votos
Año
1938
País
Estados Unidos
Director
Reparto
Género
Cine negro. Thriller | Mafia
Sinopsis
Un sacerdote presencia impotente cómo los niños marginados de su parroquia sucumben a las malas influencias de un criminal que fue compañero suyo de la infancia. Con el paso del tiempo, los dos hombres siguieron caminos muy diferentes: uno abrazó el sacerdocio y el otro se convirtió en un gángster. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 5 6
9 de noviembre de 2009
3 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Como por el simple hecho de correr más, un chaval acaba siendo un sacerdote y su amigo al correr menos acaba siendo un gangster, con este argumento se centra la historia de esta gran película de gangsters de la gran época del género en los años 30. Como lucha el sacerdote para evitar que los nuevos jóvenes del barrio no sigan los pasos del gangster, es con el dilema con la que juega el gran e infravalorado Michael Curtiz, pues el sacerdote tiene que elegir entre su amigo y los chavales. Y es aquí donde al film se le nota demasiado el tratamiento católico que su mensaje tiene y esto le resta algo de credibilidad al ser demasiado conservador en su discurso, porque quizás el castigo es muy severo. Pero este es el único pero que el film tiene, porque tiene un sentido visual magnífico con unos planos llenos de sentido subrayando esos planos contrapicados demostrando quien es el que está arriba del poder en cada momento, a veces es el gangster, (con respecto a los jóvenes porque para ellos es su héroe), otras el coro de una iglesia, (con respecto al gangster demostrando lo que se acabará imponiendo en el relato), y al final es el sacerdote, (con respecto a los jóvenes, porque ese es el camino que tienen que tener para su salvación). Tanto James Cagney, como Pat O'Brien están espléndidos en sus respectivos papeles y la fotografía es genial en especial en ese final tan expresionista. Estando por debajo de las grandes del género, es sin duda una muy buena película, de uno de los directores más versátiles de la historia del cine, el mejor de los artesanos sin lugar a dudas, Michael Curtiz.
john thorthon
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de diciembre de 2018
0 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
158/19(24/11/18) Bueno, aunque algo envejecido noir de gangsters realizado por el artesano húngaro Manó Kertész Kaminer, cuyo nombre artístico en USA fue Michael Curtiz (año prolífico el del director, pues en 1938 estreno cinco películas, Four Daughters, Four's a Crowd, En busca del oro, la vibrante Robin de los bosques, además de esta que comento), un relato que gana en la actuación de un titánico James Cagney, en las escenas de acción, en la ambientación de ese barrio peligroso con la juventud sedienta de referentes, pero pierde en su moralismo facilón con ínfulas crisitianas, que con el filtro del paso de las décadas ha quedado en rancio. Rowland Brown (“Blood money”) escribió la historia que guionizaron John Wexley (“Venganza”), y Warren Duff (“El misterio de una desconocida”), con añadidos de los no acreditados Ben Hecht (“Notorius”), y Charles MacArthur (“Cumbres borrascosas”), pone el foco en una reflexión sobre la juventud y de cómo el entorno marca las vidas, primero de cómo dos amigos en su adolescencia por azar siguen caminos distintos, uno hacia el mundo del crimen y el otro hacia el sacerdocio, y luego en otro nivel como alguien (el cura) intenta que otros jóvenes no sigan el camino fácil del hampa, y no veneren con Héroe a alguien con valores criminales. Hay que enmarcar el relato en el contexto de la Gran Depresión USA, donde la pobreza y los empleos precarios eran el caldo de cultivo hacer germinar la delincuencia que veía en el crimen la salida más rápida a su miseria. La pareja de amigos en la vida real James Cagney-Pat O’Brien se dan cita por sexta vez en una cinta, también aparece en un papel pre-star Humphrey Bogart, como un villano pusilánime. Destacar asimismo la aparición "estelar" del grupo de jóvenes actores descubiertos por el dramaturgo y autor de teatro Sidney Kingsley en su obra "Dead End Kids" (1935), de ahí su nombre artístico como "Dead End Kids" formado por actores como Billy Halop, Bobby Jordan, Huntz Hall, Charles Duncan, Bernard Punsly y Gabriel Dell. Film preseleccionado por el American Film Institute en 2008, fue votado en el 67º lugar en una lista de los "100 Mejores Noir de Cine de todos los tiempos" por la revista Slant en 2015. Fue nominado a tres Oscar (no ganó premio): Historia original de Rowland Brown; Director para Michael Curtiz; y Actor para James Cagney.

La acción se sitúa en el East Side, de Neva York, en los años 20. Tras quince años de ausencia del barrio, a causa de su reclusión en reformatorios y prisión, William Sullivan, alias Rocky, regresa para encontrarse con su mejor amigo de infancia, Jeremy Connolly, alias "Jerry" (Pat O'Brien), convertido en rector de la parroquia. Por diversas circustancias, Rocky se ve obligado a continuar su carrera criminal en colaboración, no exenta de graves tensiones, con su antiguo compañero James Frazier (H. Bogart), su jefe Mac Keefer (George Bancroft) y su banda. También se encuentra con Laury Martin, vecina de infancia, en la que halla el apoyo, la comprensión y la amistad, que tanto necesita. La influencia perturbadora de Rocky sobre los muchachos llega a ser tan grande en opinión del débil y meloso padre Jerry, que éste decide iniciar una campaña pública de denuncia del crimen en la ciudad y, consecuentemente, de su antiguo compañero.

Film que intenta demostrar que los errores de juventud se pueden arrastrar para siempre, marcando tu existencia, porque el supuesto epítome de esto, Rocky Sullivan, es mostrado como un tipo alegre y vitalista, sin traumas, decidido, valiente y leal a sus amigos, por lo que entiendo que la película se hace trampas a sí misma y más con su final (spoiler), con lo que su supuesto mensaje aleccionador queda torpedeado por sus ansias moralistas. Y es que también veo un defecto que no veamos más que un flash torpe una elipsis de tiempo entre el adolescente Rocky que entra en prisión y el que se convierte en adulto gangster, no hay transición, no vemos orgánicamente la transición a delincuente Enemigo Público, como no sabemos de donde ha sacado el dinero (los 100000 dólares), simplemente los tiene por imperativo del guión. Este salto narrativo nos hurta de información que hubiera dado más fondo al protagonista. De este modo su crítica social queda un tanto desvirtuada, acentuada por un ramillete de secundarios bastante arquetípicos, clichés más planos que una mesa, incluido en irritante sacerdote.

James Cagney el que eleva la cinta con una actuación majestuosa, épica, memorable en su gestualidad sacudiéndose los hombros y subiéndose los pantalones, transmite electricidad, energía, vigor, seguridad en sí mismo, su naturalidad y carisma desbordan la pantalla, hace de un tipo arrogante y pendenciero una persona con la que se empatiza. Para interpretar a Rocky, se inspiró en sus recuerdos de haber crecido en la sección de Yorkville de Manhattan (Nueva York), su inspiración principal fue un proxeneta (con cuatro chicas en su cadena, tipo alto con caro sombrero de paja y traje azul eléctrico) adicto a las drogas, estaba en una esquina todo el día subiéndose los pantalones, moviendo el cuello y repitiendo: "Qué has oído! Qué has dicho!" gestos volvieron para atormentar a Cagney, que años después escribió en su autobiografía: "Hice esos gestos tal vez seis veces en el film. Eso fue hace más de treinta años, y los imitadores lo han estado haciendo desde entonces". Otra inspiración de Cagney fue su amigo de la infancia, Peter "Bootah" Hessling, declarado culpable de asesinato y ejecutado por silla eléctrica el 21 de julio de 1927. La noche en que Bootah fue ejecutado, Cagney estaba actuando en una presentación de Broadway y lloró al escuchar de su muerte; Pat O’Brien carga con un papel repelente en su bonhomía quimérica, sacerdote Jerry Connelly, papel plano y sin aristas, una mera herramienta altavoz de un moralismo grimante…. (sigue en spoiler)
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
TOM REGAN
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
18 de marzo de 2019
0 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Michael Curtiz con mucho oficio y un buen guión rueda una de las grandes películas de todas las épocas de gánsters. Cómo no, son los años 30 y la Warner. Y está James Cagney, Rocky, una bestia en el papel de tipo duro de los bajos fondos.
Película con moralina. Pero moralina digna de digerir. ¿Trata de la amistad entre dos amigos que han escogido distintos caminos? Sí.
¿Trata del determinismo social de la juventud de las clases bajas? También.
Trata, de que por más implacable que sea el gángster, tiene corazón.
La presencia de los chicos de la calle (los llamados Dead end kids) que hacían su primera aparición en Dead end y que repetirían como pandilla de chicos de barrios bajos en varias películas es tan importante o más esta vez que la propia historia del romance del protagonista con la joven (Laurie) Ann Sheridan.
Por los nombres ya tenemos la presencia de mucha Irlanda tanto en el reparto como en los protagonistas. El barrio deprimido no da otra salida a los jóvenes que la delincuencia como camino fácil. La parábola de los dos amigos con el mismo origen humilde, uno en la cárcel toda la vida y otro sacerdote católico Jerry Connelly) como buen irlandés.
La película habla del camino ancho de la perdición y del estrecho de salvar la dignidad y el alma. Es por lo que digo que es una película con mucho mensaje moral que algunos les gustará y otros tacharán.
Rocky (Cagney) sale de la cárcel, su ex socio Frazier (Bogart) sudoroso y rastrero le traiciona, trabaja para peces gordos, la mafia y la policía que está comprada...(casi un siglo después la corrupción es equivalente ) Bogart ya no quiere más que eliminar a Rocky que se entera de sus planes.
Los jóvenes de la calle adoran a Rocky y éste conoce la influencia que ejerce con los chicos. Éstos le ayudan incluso en un golpe.

El final tiene un giro buenísimo de guión. Nosotros a estas alturas ya hemos empatizado tanto con el personaje que las mismas dudas que tiene, las sentimos como espectadores.¿Qué hacer? No perdérsela.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Imagomundisblog
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 5 6
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados