arrow
Haz click aquí para copiar la URL

Hombre irracional

6,4
19.473
votos
Sinopsis
Abe Lucas, un profesor de filosofía en plena crisis existencial, llega a una nueva universidad. Allí se relaciona con dos mujeres: Rita Richards, una solitaria profesora que busca que la rescate de su infeliz matrimonio; y Jill Pollard, su mejor estudiante y muy pronto su amiga. Aunque Jill está enamorada de su novio, encuentra irresistible la personalidad atormentada de Abe. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 10 29 >>
20 de octubre de 2015
20 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Allen vuelve a repetir una idea ya explorada en "Delitos y faltas" o "Match Point" (una obra maestra en mi opinión): Una serie de circunstancias y enredos que llevan a planear la ejecución del crimen perfecto.

Un irreconocible Joaquin Phoenix interpreta a Abe Lucas, un profesor de filosofía atormentado, borracho, pesimista, deshecho interiormente, que contempla el crimen perfecto como una manera de encontrar sentido a su vida.

Abe podría ser un escritor de talento, pero en su lugar es un profesor desastroso que les enseña a sus alumnos que la filosofía es una chorrada. Obviamente Abe está desequilibrado. Y quien quiera que le contratara debería ser expulsado del campus junto con él.

Al igual que el clásico de Hitchcock, Extraños en un tren, la película da una perspectiva interesante sobre el crimen perfecto. Pero no desde un punto de vista policiaco. Se trata de una fabula del bien y del mal, de la emoción del hombre que trata de cometer tal crimen, y la facilidad con que se puede mezclar en nuestra sociedad.

Phoenix ofrece una magnífica actuación de un profesor universitario emocionalmente roto, que recuerda en cierta manera a su Theodore en la maravillosa 'Her'. Emma Stone - que parece haberse convertido en la nueva musa de Allen- está igualmente fantástica. Los dos actores se complementan y la química funciona.
Parker Posey es Rita, una profesora casada que se insinúa a Abe, y éste la deja entrar en su vida, principalmente porque no tiene la energía de echarla fuera de ella.
Entre tanto, Jill (Emma Stone), alumna de Abe, comienza a enamorarse de él antes incluso de conocerle en profundidad.

Sin embargo, Abe continúa siendo maleducado, odiándose a sí mismo y es incapaz de apreciar su capacidad intelectual, la atención de estas mujeres, su cómodo trabajo o incluso la belleza de la ciudad
Abe parece al borde de la autodestrucción - hasta que, por pura casualidad, se da cuenta de una terrible injusticia, y es ahí cuando concibe una descabellada solución: Cometer un asesinato, y al hacerlo, hacer que el mundo sea un poco mejor.

Hay bastantes cosas que atraen de 'Irrational man'. Por un lado, recuerda a una película de Hitchcock. La fotografía de Khondji es preciosa y la interpretación de los actores, -muy bien elegidos-. Allen narra la historia sin moralizar, permitiéndo reflexionar al espectador. Pero no es de sus mejores películas, tiene un ritmo algo lento y también es evidente que no llega al nivel de Match Point, drama criminal de similar temática, que en esta ocasión deriva hacia la comedia negra. Aunque no es una mala película, y merece la pena verla aunque sólo sea por ver su final, nada predecible, y distinto a sus otros films.
Anonymous
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de septiembre de 2015
25 de 36 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ya me duele decirlo pero la última película de Woody Allen es un rollo. Y es que es muy difícil aunque seas un genio hacer una película por año y que todas sean buenas (esta es la  cuarenta y cinco).
No se muy bien cual es el defecto, será  porque tiene una historia interesante pero no engancha; tiene dos buenos protagonistas pero con poca quimica entre ellos; hay una  historia de amor que no te crees en ningún momento; los actores de reparto pasan tan de lado que ni te fijas, el papel de Jamie Blackley es anodino y no hay ningún momento de sonrisa. Para rematar el final es engañoso motivado por la voz en off que lo va narrando.
Es de esas pelis en que Woddy Allen se aleja de la comedia y apuesta por la intriga y el amor pero aunque lleva su sello en el montaje, la fotogtafia, en el acierto de la banda sonora, no consigue conquistar ni a sus mas fieles seguidores.
PD: Además en la versión doblada a Emma Stone la han puesto una voz que no la corresponde y encima no casan los labios
Maria de las Mercedes
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 de octubre de 2015
14 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil
Creo que soy de la opinión minoritaria que cree que la obra de Woody Allen en el siglo XXI sigue siendo muy competente, quizá un tanto irregular, pero con puntos álgidos muy potentes (la trilogía británica, Blue Jasmine y la atinadísima, en mi opinión, You will meet a tall dark stranger, visualmente magnífica) y un nivel medio más que aceptable (cosas como "Si la cosa funciona", "Midnight in Paris" o "La maldición del escorpión de Jade" rayan a buena altura). Es un Woody Allen amargo y muy negro, negrísimo, hasta macabro y cruel (mucho más de lo que lo ha sido nunca con sus personajes), y desde luego nada condescendiente. Cosas de la edad, supongo.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
griffinjazz
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de septiembre de 2015
25 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
Woody Allen no es un pensador profundo ni un autor de dramas, es un hombre inteligente que hace buenas comedias, con un atractivo estilo muy personal, dignificando lugares comunes con agudeza, ingenio, crítica y humor, sin que importe demasiado la completa verosimilitud del desarrollo. A eso se añade que su presencia como actor añadía hasta hace poco intensidad, cercanía y ternura al personaje protagonista.
Esta película carece de verosimilitud, de humor, de ingenio y de su presencia. Es solo un pretencioso drama vulgar, increíble y sin interés. Es además una película muy aburrida.
Habrá que esperar tiempos mejores, o consolarse volviendo a ver algunas de sus mejores películas.
Becerreo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de septiembre de 2015
18 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
Desde luego es que los seguidores inquebrantables de Woody Allen vivimos con la lengua fuera, porque no somos capaces de asimilar tanta película como el neurótico director neoyorquino es capaz de gestar: un caso único de creatividad en todo cuanto abarcan las artes, en general, y el Séptimo Arte, en particular. Tan único como la ciudad en la que vive. Y lo peor es que cuando uno asiste al estreno de un largometraje de Woody es como las estrellas que vemos en el firmamento, pero que ya no están, sino que todavía nos llega su luz, aunque ya hayan desaparecido, porque es obvio que el último filme es pasado para él y ya está rodando el siguiente.

Nos llega así, Irrational Man (2015), etiquetada oficialmente como un thriller y que, de hecho, toma como base Extraños en un tren (1951), de Alfred Hitchcock, como es de sobra conocido, escena en el parque de atracciones incluida, en cuanto a la búsqueda del crimen perfecto por la falta de conexión entre la víctima y el asesino y, por lo tanto, de móvil. Pero no es éste el único guiño de la película de Woody a otras producciones clásicas, pues la doble relación simultánea de Abe, el protagonista, interpretado por Joaquin Phoenix, con Rita, una madura espléndida, y con Jill, una joven espléndida, ha de recordarnos necesariamente a El graduado (1967), de Mike Nichols, recientemente fallecido; la voz en off en primera persona que articula las acciones es un recurso propio del cine negro, magistralmente desarrollada (la voz en off) en Perdición (1944), de Billy Wilder; y las películas de asesinatos en un campus universitario son un clásico del cine norteamericano, del que tan sólo quiero mencionar Malicia (1993), de Harold Becker.

Como también es un clásico, sobre todo en los thrillers, el planteamiento de la acción como un desarrollo del conflicto entre Eros y Tánatos, pero aquí ya observamos un primer sesgo de la originalidad de Woody, pues si lo habitual es que Eros desemboque en Tánatos, en Irrational Man Tánatos conduce a Eros. Volveremos sobre esta cuestión, porque ahora me interesa destacar que no es la primera vez que un asesinato aparece en la filmografía del realizador de Manhattan, como es de sobra conocido en Misterioso asesinato en Manhattan (1993), con la desgarradora separación de Mia Farrow todavía caliente, Delitos y faltas (1989), en la trilogía londinense Match Point (2005), Scoop (2006) (inmortal, por cierto, la frase: “Tu novio es un mentiroso y un asesino, dicho sea sin ánimo de ofender”) y El sueño de Casandra (2007), y seguro que me olvido de alguna.

Podríamos considerar que en esas películas el asesinato se envuelve en un contexto de humor, como en Scoop, Misterioso asesinato en Manhattan, un análisis de la depravación humana, o lo que es aún peor: la aceptación social de la depravación humana; como en El sueño de Casandra; o una mezcla de humor y degradación, como en Delitos y faltas. Lo original en Irrational Man, es que el crimen se impone como una condición para la vida, lo que resume en la frase: “Actuar en vez de observar”. Ésa es la reflexión que desarrolla Woody en este filme, arropado todo ello bajo el imperativo categórico de Kant: actuar correctamente en cualquier circunstancia, puesto que la dinámica de la película gira alrededor de la idea de matar a un juez corrupto para que la humanidad sea infinitesimalmente mejor. Un asesino de moral kantiana es el de Juan Jacinto Muñoz Rengel en su magnífica novela El asesino hipocondríaco, una dolencia a la que no es ajeno el director neoyorquino. Pero el planteamiento no es el mismo, y quizá Woody no ha leído esa narración, puesto que en la obra del autor malagueño, lo kantiano consiste en cumplir un encargo por un asesino a sueldo, mientras que en el largometraje del neoyorquino, el asesinato es un deber ético para evitar que el juez asesinado siga haciendo daño.

Como ya sabemos, las mejores películas de Woody en su primera etapa, con Annie Hall (1977) a la cabeza, significan el punto de encuentro de los grandes traumas del director: la muerte, el sexo, la religión, el sentido de la vida. Recordemos por ejemplo el chiste con el que se inicia Annie Hall: “En este restaurante las raciones son verdaderamente malas. Sí, y además, son muy pequeñas”, como una metáfora de la vida con la que todos estamos a disgusto, pero nadie quiere que se acabe. Eso fue lo normal durante casi dos décadas en la filmografía del director que estamos comentando, pero en Poderosa Afrodita (1995) se produce una exégesis definitiva por la sencillez, lo que no es fácil en un director tan complejo como Woody, pero a partir de entonces sí que observamos que los planteamientos son menos trabados. Así, Un final made in Hollywood (2002) es una sátira de la industria sin arte del cine, Medianoche en Paris (2011) es una reflexión sobre el tiempo, A Roma con amor (2012) es una crítica de la estupidez social y, entre otros muchos ejemplos, Melinda y Melinda (2004) es una puesta en escena de la dualidad esencial del ser humano.

Pues bien, en Irrational Man Woody vuelve a conjugar varios de sus elementos favoritos: el judaísmo en las referencias a Anna Frank o en el nombre del protagonista: Abe Lucas, de donde Abe viene de Abraham, gran protagonista del Antiguo Testamento, y Lucas es uno de los evangelistas, cristiano, pero de origen étnico judío; la satisfacción sexual; la muerte, por supuesto; y el sentido de la vida: ¿habrá algo más existencialista que un profesor universitario de Filosofía que se atasca en un ensayo sobre Heidegger?
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Fco Javier Rodríguez Barranco
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 10 29 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Configuración de privacidad | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2019 Filmaffinity - Movieaffinity | Filmaffinity es una página de recomendación de cine y series basada en la afinidad entre sus usuarios.
Filmaffinity es un medio independiente, y su principal prioridad es la privacidad, mantenimiento y seguridad de los datos de sus usuarios,
información que no comparte fuera de la web con ninguna entidad y/o empresa, bajo ninguna circunstancia.
All Rights Reserved - Todos los derechos reservados