arrow

Críticas de: Luke_Cage

Ordenadas por:
45 críticas (Ver todas por título) Página: 3
<< 1 2 3 4 5 6 9 >>
Su valoración: Notable
20 de Junio de 2014
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Stuart Rosenberg director cuyo origen se encuentra en la televisión y que cuenta con dos grandes éxitos como son esa portentosa película que es “La leyenda del indomable” y la revisión del género negro con “Con el agua al cuello” (secuela de menor calado pero también recomendable de “Harper, investigador privado”) se acerca en esta ocasión al subgénero del drama carcelario, contando como actor protagonista con Robert Redford, colega, compañero inseparable y amigo, paradójicamente, de Paul Newman, protagonista de los dos films anteriormente mentados.

El guion es simple y correcto, directo a lo que se quiere contar, la lucha social por los derechos humanos de los presos, ante unas condiciones brutales y casi infrahumanas en la prisión donde acaba de llegar el alcaide Henry Brubaker (trasunto de Tom Murtom, personaje en el que basa la película).

Si bien contamos con varios momentos que han envejecido ciertamente mal, como pueden ser el principio y sobre todo el final del metraje, la historia deja muy buen sabor de boca, en especial por un Redford que sostiene la película con una interpretación magnífica, que cuenta entre las mejores de su trayectoria (y eso es mucho hablando de quien estamos hablando).

Como curiosidad apuntar que un casi desconocido Morgan Freeman tiene un pequeño papel secundario de esos que te dejan pegado a la butaca, no se lo pierda.

Dos horas de buen cine con un actor magnífico en su mejor momento interpretativo.
Luke_Cage
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
Su valoración: Notable
15 de Febrero de 2014
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
“Thor: El mundo oscuro” es un claro ejemplo de cómo tiene que ser una secuela, frente a cierto estatismo y lentitud en sus predecesora, aquí asistimos a un film de ritmo endiablado, casi sin lugar al respiro, con sorpresas, traiciones, alianzas imposibles, batallas multitudinarias y muertes sorpresa... ingredientes todos ellos que suman un blockbuster perfecto y sumamente entretenido.

La estética y el tono (más aún que en la primera parte si cabe) parecen sacados de la prodigiosa mente de Jack “The King” Kirby (dibujante de Thor y co-creador de gran parte del Universo Marvel, junto a Stan “The Man” Lee), una mezcla de futuro y clasicismo, de espadas, túnicas y rayos laser, de naves espaciales y cascos vikingos. Muy buena adaptación en ese sentido, refleja el Asgard de los comics a la perfección.

Todo se sostiene gracias a un guión sencillito que encadena escena espectacular tras escena espectacular, llevado a cabo con solvencia y cierta rigidez por Alan Taylor (conocido en el ámbito televisivo por filmar algunos episodios de los más interesantes de series como “Juego de Tronos”, “Los Soprano”, “Deadwood”...) y en gran medida a una plantilla actoral de muchísimos quilates entre los que destacan Chris Hemsworth, Natalie Portman, Renne Russo y Jaimie Alexander. Además en esta ocasión Idris Elba puede lucirse en varias escenas, lo cual siempre es algo positivo (más allá del despropósito que fue ser elegido para dar vida al guardián del Bifrost, Heimdall).

Con unos toques de humor muy propios de la productora que iluminan el metraje en ciertos momentos de tensión, Kat Dennings, siempre adorable, y su becario sobran. En el debe también se encuentra Malekith, un personaje algo desaprovechado en el film en contraposición con el comic, su fuente original, donde nos encontramos a un villano inolvidable.

Por supuesto, y una vez más, los verdaderos ganadores de la película han sido Anthony Hopkins (dando vida a un regio Odín, inflexible, autoritario y tremendamente humano como en los comics) y Tom Hiddleston el cual ya está completamente mimetizado con Loki, personaje al que lleva a nuevas e interesantes cotas en esta secuela con un impresionante final que pone sobre el tapete un interesantísimo juego de mentiras en Asgard para una más que posible tercera parte.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Luke_Cage
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
Su valoración: Buena
25 de Noviembre de 2013
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
De vez en cuando aparece una película que sin un gran nombre y sin hacer especial ruido se hace un hueco en las estanterías de cierto público, en el caso que nos toca “Siempre Locos”, conserva esa acidez tan propia del humor inglés y lo conjuga a las mil maravillas con una historia si bien algo tópica, realmente divertida, conformando así uno de esos “sleepers” de temporada que dejan muy buen sabor de boca, como en su momento lo fueron “Full Monty”, “Cuatro Bodas y un Funeral” o “Un Funeral de Muerte”, entre otras.

Strange Fruit es un grupo de rock retirado hace años ya de la primera plana que tocó las mieles del éxito por los años 70. Cuenta, como todo buen grupo que se precie, con una historia en la que los odios cruzados y la tragedia (la muerte del principal compositor) marcaron el destino final del grupo y su posterior disolución. Años después y aprovechando la ocasión los viejos roqueros deciden que ya va siendo hora de volver a tocar y darse a conocer a las nuevas generaciones (sus motivaciones son diversas, volver a sentir la música, el escapismo de una vida triste y gris, intentar salir de la bancarrota como último intento o simplemente, por qué no, echar un polvo). A cualquier fan del rock se le vienen fácilmente a la mente un puñado de grupos ingleses que llenaron estadios y se convirtieron en dioses en vida, para ser fagocitados por el movimiento Punk con los Sex Pistols a la cabeza: Free, Cream, Trapeze y sobre todo Black Sabbath y por supuesto, los legendarios Led Zeppelin, por lo que la historia no es nada nueva.

Sin embargo el enfoque del director Brian Gibson enriquece en muchos enteros a la película, ya que humaniza en grado sumo a los personajes y pinta algunas escenas desternillantes, además no cae en el error generalizado de este tipo de films y es que las escenas musicales son breves y concisas (para no quitar protagonismo a lo que de verdad importa, la historia).

Los actores están de sobresaliente, destacando el siempre comedido Stephen Rea, un muy potente Billy Connolly y el amo de la función (monopolizando como siempre las miradas del espectador) Bill Nighy que crea un personaje trasnochado, pasado de vueltas y por momentos ciertamente patético, dotándole de un poso humano y trágico-cómico que lo hacen único. Cabe destacar que años después compondría otro personaje, cantante y estrella del rock venido a menos en “Love Actually”.

Muy divertida, recomendable para formar un triple cartel con “Casi Famosos” (menos edulcorada y más cínica con el mundillo del rock si cabe) y “Radio Encubierta” (con la que comparte ese tono inglés que hacen que este tipo de cinta sean tan identificables).
Luke_Cage
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
Su valoración: Interesante
19 de Julio de 2013
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cualquier película que se centre en Alcatraz tiene el atractivo propio de jugar con un lugar legendario, con un icono de nuestros días. Si bien el resultado es dispar son múltiples los films que allí o sobre ella se han rodado: “La Roca”, “Fuga de Alcatraz”, “El hombre de Alcatraz”…).

“Homicidio en primer grado” cuenta la historia de Henri Young, un convicto en la mítica prisión por robar 5 dólares para poder dar de comer a su hermana ya que ambos eran indigentes sin ningún tipo de posibles. Tras un intento de fuga frustrado, pasa más de 3 años encerrado en una mazmorra sin posibilidad de ver el exterior excepto algunos minutos al año y siendo vejado y sufriendo todo tipo de agresiones por parte de sus carcelarios y en particular, por parte del alcaide adjunto Milton Glenn, hasta que un joven abogado defensor, James Stamphill se hace cargo del caso e intenta desvelar toda la verdad sobre “La Roca”.

Por lo tanto asistimos a un drama carcelario de primer nivel que se beneficia de un gran trabajo actoral por parte de sus protagonistas: Kevin Bacon se luce como el preso Young, en una de sus mejores interpretaciones para la gran pantalla, Gary Oldman da el tipo como el desalmado alcaide torturador y en especial Christian Slater quien por aquel entonces no había tirado su carrera a la basura. Otros nombres propios que aderezan el film son los de William H. Macy, Brad Dourif, R. Lee Ermey y las pequeñas pero destacables apariciones de Mia Kirshner (como Rosetta Young, hermana del preso) y Kyra Sedgwick.

El director Marc Rocco en su único film relevante (no ha vuelto a rodar desde entonces) realiza un trabajo delicado, con buen gusto, plagado de momentos emotivos que para no negarlo, buscan la implicación emocional del espectador, plantea una buena premisa pero sin embargo se embarra en la resolución de la misma con un tramo final algo redundante y en el que podemos tachar la película de un pelín maniqueísta y en que el nivel de moralina sube como la espuma.

Pese a que la intención es denunciar la tormentosa situación que se vivió durante años en la famosa cárcel de San Francisco, podemos poner en duda el fin mismo de la película, además de lo anteriormente expuesto, si buceamos un poco para recabar más datos sobre los personajes y la situación que en ella se narra: Henri Young fue un atracador de bancos violento y con rehenes, que en 1933 ya había estado encarcelado varias veces y además había cometido asesinato. Un tipo duro, un criminal convicto de la peor clase, no el personaje pacífico y atormentado que se empeñan en mostrarnos para que el espectador empatice con él y su situación.

Sí, efectivamente estamos una vez más ante una de esas cintas “inspiradas en hechos reales” en la que dicha inspiración reescribe la historia punto por punto dando a la luz un buen film pero una incorrecta aproximación histórica.

Recomendable pero con reservas.
Luke_Cage
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
Su valoración: Buena
8 de Junio de 2013
1 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando Arnold Schwarzenegger decidió volver todos nos pusimos en modo alerta. A estas alturas de la película (y nunca mejor dicho) un señor que ha pasado por el cargo de Governator en California y dejó a sus espaldas lo que probablemente sea la mejor carrera posible para un héroe de acción tenía todas las papeletas para acabar en fracaso.

Pero no, “El Último Desafío” es una muestra de cómo debería ser cualquier regreso de una estrella fulgurante (por lo menos para los que crecimos viendo sus obras maestras en los 80, sí obras maestras que “Conan”, “Desafío Total” o “Terminator” no son moco de pavo), al finalizar su visionado uno no puede evitar reprimir una sonrisa y pensar: “ha vuelto y por la puerta grande”.

Podríamos entender la película como un éxito más al estilo 80’s con el asedio a un tranquilo pueblo fronterizo por una banda de peligrosos criminales, como no podía ser de otra forma, el sheriff que se encarga de defenderlo es nuestro gran Arnold.

La cinta es espectacular, violenta en grado sumo, con un pulso narrativo impecablemente impuesto por Kim Ji-woon (gran director coreano entre otras de obras tan recomendables como la terrorífica “Dos Hermanas”, el colosal megamix “El bueno, el malo y el raro” o la multipremiada “Encontré al diablo”) con aromas western crepuscular al más puro estilo “Solo ante el peligro” (1952) o “Río Bravo” (1959).

En el reparto nos encontramos con nombres tan conocidos como Forest Whitaker, Peter Stormare, Luis Guzmán, Rodrigo Santoro, Harry Dean Stanton (un placer seguir viéndole en la gran pantalla), el incombustible y carismático Johnny Knoxville (que aquí es el recurso cómico en una versión más desquiciada de su papel en “Jackass”).

La pega queda en casa, el villano interpretado por Eduardo Noriega es algo descafeinado y no queda bastante logrado respecto al conjunto actoral. Además, en la versión doblada al castellano tiene doble delito ya que es él mismo quien pone voz al narco mexicano dando una muestra en todo detalle de cómo no se debe doblar en cine.

En definitiva, acción cafre y diversión a raudales, chistes, chascarrillos y violencia, explosiones tiros, más tiros y un raudal de frases molonas… sumémosle las TONELADAS de carisma que aún posee Schwarzenegger y obtenemos una cinta de acción 100% disfrutable.

Queremos más y mejor.

Gracias por volver.
Luke_Cage
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
<< 1 2 3 4 5 6 9 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados