arrow
Críticas de Luke_Cage
Ordenadas por:
67 críticas
<< 1 2 3 4 5 6 10 14 >>
6
2 de junio de 2014
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Mítico documental (en los tiempos de las cintas piratas, casi casi una leyenda) en el que se desgrana los pormenores de una gira norteamericana de la banda de rock más grande de la historia (en concreto la de 1972).

Curioso rascar un poco en la historia y descubrir cómo Robert Frank, el director, usó premeditadamente cintas en super 8 y material de baja calidad para dotar al film de una pátina de “auteurismo” que la valiese el visto bueno de la crítica.

La historia no podría distar más de lo pretendido, realmente contamos con una sucesión inconexa de imágenes del grupo en sus momentos relajados entre conciertos, alguna grabación en directo (sin mucha chicha, las hay muchísimo mejores) y algún que otro cameo de personajes famosos, como el de Truman Capote, sin ir más lejos.

Donde verdaderamente gana enteros el documental es en la visión “party rock animals” que tenían los groupies y acompañantes de los Stones, que si ahora me chuto jaco ante las cámaras sin ninguna preocupación, que si montamos una orgía en pleno vuelo (con imágenes totalmente explícitas), que si coqueteamos con ese lado tan salvaje del mundo del rock y del que los Stones son (han sido) uno de los pilares más reconocibles… desgraciadamente, todo se queda en eso, en actitudes totalmente desfasadas de desconocidos y “satélites” del grupo.

Da que pensar que el film haya estado prohibido durante tantos años, quizá los músicos ingleses no querían acrecentar su ya de por sí inmensa leyenda negra.

Recomendable para fans del grupo, el resto mejor abstenerse.
Luke_Cage
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
25 de noviembre de 2013
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
De vez en cuando aparece una película que sin un gran nombre y sin hacer especial ruido se hace un hueco en las estanterías de cierto público, en el caso que nos toca “Siempre Locos”, conserva esa acidez tan propia del humor inglés y lo conjuga a las mil maravillas con una historia si bien algo tópica, realmente divertida, conformando así uno de esos “sleepers” de temporada que dejan muy buen sabor de boca, como en su momento lo fueron “Full Monty”, “Cuatro Bodas y un Funeral” o “Un Funeral de Muerte”, entre otras.

Strange Fruit es un grupo de rock retirado hace años ya de la primera plana que tocó las mieles del éxito por los años 70. Cuenta, como todo buen grupo que se precie, con una historia en la que los odios cruzados y la tragedia (la muerte del principal compositor) marcaron el destino final del grupo y su posterior disolución. Años después y aprovechando la ocasión los viejos roqueros deciden que ya va siendo hora de volver a tocar y darse a conocer a las nuevas generaciones (sus motivaciones son diversas, volver a sentir la música, el escapismo de una vida triste y gris, intentar salir de la bancarrota como último intento o simplemente, por qué no, echar un polvo). A cualquier fan del rock se le vienen fácilmente a la mente un puñado de grupos ingleses que llenaron estadios y se convirtieron en dioses en vida, para ser fagocitados por el movimiento Punk con los Sex Pistols a la cabeza: Free, Cream, Trapeze y sobre todo Black Sabbath y por supuesto, los legendarios Led Zeppelin, por lo que la historia no es nada nueva.

Sin embargo el enfoque del director Brian Gibson enriquece en muchos enteros a la película, ya que humaniza en grado sumo a los personajes y pinta algunas escenas desternillantes, además no cae en el error generalizado de este tipo de films y es que las escenas musicales son breves y concisas (para no quitar protagonismo a lo que de verdad importa, la historia).

Los actores están de sobresaliente, destacando el siempre comedido Stephen Rea, un muy potente Billy Connolly y el amo de la función (monopolizando como siempre las miradas del espectador) Bill Nighy que crea un personaje trasnochado, pasado de vueltas y por momentos ciertamente patético, dotándole de un poso humano y trágico-cómico que lo hacen único. Cabe destacar que años después compondría otro personaje, cantante y estrella del rock venido a menos en “Love Actually”.

Muy divertida, recomendable para formar un triple cartel con “Casi Famosos” (menos edulcorada y más cínica con el mundillo del rock si cabe) y “Radio Encubierta” (con la que comparte ese tono inglés que hacen que este tipo de cinta sean tan identificables).
Luke_Cage
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
19 de julio de 2013
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cualquier película que se centre en Alcatraz tiene el atractivo propio de jugar con un lugar legendario, con un icono de nuestros días. Si bien el resultado es dispar son múltiples los films que allí o sobre ella se han rodado: “La Roca”, “Fuga de Alcatraz”, “El hombre de Alcatraz”…).

“Homicidio en primer grado” cuenta la historia de Henri Young, un convicto en la mítica prisión por robar 5 dólares para poder dar de comer a su hermana ya que ambos eran indigentes sin ningún tipo de posibles. Tras un intento de fuga frustrado, pasa más de 3 años encerrado en una mazmorra sin posibilidad de ver el exterior excepto algunos minutos al año y siendo vejado y sufriendo todo tipo de agresiones por parte de sus carcelarios y en particular, por parte del alcaide adjunto Milton Glenn, hasta que un joven abogado defensor, James Stamphill se hace cargo del caso e intenta desvelar toda la verdad sobre “La Roca”.

Por lo tanto asistimos a un drama carcelario de primer nivel que se beneficia de un gran trabajo actoral por parte de sus protagonistas: Kevin Bacon se luce como el preso Young, en una de sus mejores interpretaciones para la gran pantalla, Gary Oldman da el tipo como el desalmado alcaide torturador y en especial Christian Slater quien por aquel entonces no había tirado su carrera a la basura. Otros nombres propios que aderezan el film son los de William H. Macy, Brad Dourif, R. Lee Ermey y las pequeñas pero destacables apariciones de Mia Kirshner (como Rosetta Young, hermana del preso) y Kyra Sedgwick.

El director Marc Rocco en su único film relevante (no ha vuelto a rodar desde entonces) realiza un trabajo delicado, con buen gusto, plagado de momentos emotivos que para no negarlo, buscan la implicación emocional del espectador, plantea una buena premisa pero sin embargo se embarra en la resolución de la misma con un tramo final algo redundante y en el que podemos tachar la película de un pelín maniqueísta y en que el nivel de moralina sube como la espuma.

Pese a que la intención es denunciar la tormentosa situación que se vivió durante años en la famosa cárcel de San Francisco, podemos poner en duda el fin mismo de la película, además de lo anteriormente expuesto, si buceamos un poco para recabar más datos sobre los personajes y la situación que en ella se narra: Henri Young fue un atracador de bancos violento y con rehenes, que en 1933 ya había estado encarcelado varias veces y además había cometido asesinato. Un tipo duro, un criminal convicto de la peor clase, no el personaje pacífico y atormentado que se empeñan en mostrarnos para que el espectador empatice con él y su situación.

Sí, efectivamente estamos una vez más ante una de esas cintas “inspiradas en hechos reales” en la que dicha inspiración reescribe la historia punto por punto dando a la luz un buen film pero una incorrecta aproximación histórica.

Recomendable pero con reservas.
Luke_Cage
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
2 de febrero de 2013
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
"Serenata Nostálgica" narra la historia de una pareja desde sus inicios, románticos, dubitativos, inciertos… pero siempre con el amor como bandera, hasta sus momentos más oscuros, cerca de la ruptura y con todo lo construido echado a perder.

Contamos con la sólida realización del gran George Stevens (director entre otras joyas de Un Lugar en el Sol, Raíces Profundas, Gigante, Gunga Din o el Diario de Ana Frank) y un papel protagonista para una de las bellezas clásicas más atractivas de Hollywood, Irene Dunne que lleva el peso de la película con una tremenda solvencia y saber hacer, luciendo elegancia y una preciosa melena pelirroja.

Su contrapeso en el film y parte masculina de la relación, recae sobre Cary Grant a quien no vamos a descubrir a estas alturas, uno de los más grandes actores de la historia del cine y el tipo que mejor sabía llevar trajes de cualquier film rodado o por rodar. Aquí, además, hace gala de su repertorio característico de registros para pasar de la comedia al melodrama en cuestión de segundos, genial trabajo, tanto es así que estuvo nominado a los Oscars de 1942 como mejor actor (junto a otros colosales genios del séptimo arte como Orson Welles por "Ciudadano Kane" y Gary Cooper por "El Sargento York" que finalmente se alzó con el premio).

Film que pasa constantemente y de manera casi imperceptible de la risa al llanto, con momentos de comedia clásica deliciosos y otros de melodrama acongojantes, que en queda deslucido en su recta final por tener un final feliz marca de la época que no hace sino tirar por tierra gran parte del efecto conseguido en el metraje anterior.

No obstante es una película muy recomendable para amantes del cine clásico, pero mejor abstraerse modernillos y personas que busquen otro tipo de vivencias y sensaciones cuando se sientan frente a una pantalla.
Luke_Cage
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
2 de febrero de 2013
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Lo primero que uno se espera cuando hablamos de "La Balada de Cable Hogue" es un western al más puro estilo Peckinpah es decir, una película de duros vaqueros, violencia desmedida y testosterona a raudales, y en parte tenemos algo de ello, pero presentado de una manera totalmente diferente y original, hasta cierto punto entrañable.

"La Balada de Cable Hogue" curiosamente es una de las películas favoritas del director cuando le preguntaban por su trayectoria y no es de extrañar ya que desprende humor, saber hacer y cariño por el western y todos sus elementos. Además usa el film como auténtico vehículo de experimentación con pantallas partidas, usos de animación, slapsticks y otros recursos más propios del cine mudo, y sí, incluso canciones cantadas por los actores al más puro estilo musical de Broadway.

Respecto al elenco de actores destacar a un INMENSO Jason Robards (pero qué bueno era este tipo por Dios) como Cable, una sensual y voluptuosa Stella Stevens (como Hildy la prostituta que enamora al protagonista) y sobre todo David Warner que se hace casi el dueño de la función con el que es el personaje más divertido del film, el "padre" Joshua.

En fin, "La Balada de Cable Hogue" es un film muy recomendable para ver la cara más socarrona de Sam Peckinpah por lo que puede interesar a cualquier fan del director, que cuenta con una primera mitad excelente y una segunda algo más floja e imprecisa donde pierde fuelle.

Huelga decir que me lo pasé pipa.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Luke_Cage
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 5 6 10 14 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2016 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados