arrow
Críticas de Soñador compulsivo
Ordenadas por:
33 críticas
1 2 3 4 7 >>
8
11 de enero de 2012
18 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Resulta fascinante la distancia y la objetividad del documental, que prefiere prescindir del maniqueísmo, con un posicionamiento neutral, donde no hay científicos egocéntricos, ni cuidadores ineptos, simplemente personas lidiando con una colisión entre especies, en tierra de nadie. Todas las perspectivas son razonables, todos los errores comprensibles.

Supongo que una de las lecturas más inmediatas es que el contexto, aunque determinante, nunca podrá suponer un salto cualitativo para el sujeto. Con o sin lenguaje de señas, fuera cual fuere su entorno social, Nim nunca dejó de ser un chimpancé. Su poderosa naturaleza no descansó ni un sólo momento.

Reaprendamos la lección: la naturaleza no es sobornable.
Soñador compulsivo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8
19 de octubre de 2015
15 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dios existe, es un borracho, egoísta, aburrido, malvado… a su imagen y semejanza hizo al hombre, y él, no es mejor que el promedio. Peor, si acaso. Y vive en Bruselas. La película de Van Dormael mantiene un pulso con sus propias pretensiones, rellenando la historia de continuos golpes de gracia, ingenio, encanto... Pide que se la lea como un mosaico de mensajes cínicos o geniales, y la mayor parte del tiempo cuela. Pero también juega con temeridad a exigir la metáfora y la lectura profunda, poco, afortunadamente, y sus aciertos son tantos y tan continuos, que nunca deja de ser encantadora. Llevada con genio, siempre sorprende con una idea más, con otro guiño y mucho buen rollo. La permea una extraña tristeza y una comedia muy inteligente. Encaja como el buen puzzle, cerrando sobre si misma con absoluta lógica surrealista. Y es meritorio en una ocurrencia que podría haberse desinflado con facilidad, y sin embargo, se mantiene a flote a base de fuerza bruta creativa, siempre acertando en su cinismo, con afilada mala uva. Es su inteligencia, la que evita el exceso de pretensiones y la aleja de la obviedad.
Soñador compulsivo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
6
12 de abril de 2013
12 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ya sabemos lo que, a priori, ofrece una película firmada por un gran estudio. Inercia hacia las convenciones, caminos ya transitados, buenos efectos especiales y algún personaje acartonado que dota de "profundidad" al conjunto. Oblivion consigue distanciarse en cierta medida del ridículo seleccionando a placer los elementos argumentales de otras películas, para desarrollar una especie de puzzle aceptable. Durante sus amenas dos horas, los guionistas han conseguido que todo se equilibre de tal manera que, además de no cometer los errores y excesos rutinarios, la película se anestesia a sí misma, eliminando cualquier oportunidad de aspirar algo más. Se siente medida, equilibrada, insustancial... Una película que está matemáticamente realizada, sin más ni menos. Los personajes tienen relativa profundidad, el ensamblaje de acontecimientos y sorpresas es satisfactorio, los efectos especiales son perfectos, la realización es pulcra y anónima...

Por todo eso, lo que queda es una película algo anestesiada. Tiene ideas, y posiblemente guste su ejercicio de reciclaje a quienes desconozcan las fuentes, pero también recuerda al tipo de producto que ha limado cualquier resquicio de organicidad, que intenta contentar a todos, que hace lo imposible por disminuir el riesgo, para dar como resultado una forma impersonal que pasa pronto y no explora sus posibilidades. A ciertos niveles funciona, es interesante, y consigue implicarte, pero también cansa este medido hijo de la reducción de riesgos. Todos nos sentimos tentados a enumerar errores cuando una película no nos gusta, o a ensalzar determinada forma de perfección en aquellas películas que nos maravillan. Películas como "Oblivion" recuerdan que la eliminación de errores o su probabilidad, obsesión de un mundo dominado por la estandarización, está mucho más cerca de la banalidad, que de la "perfección".
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Soñador compulsivo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9
20 de junio de 2011
10 de 11 usuarios han encontrado esta crítica útil
La música no es la estridente de un western convencional de la época.

El destino que cae sobre los personajes, impasible, es cruel y soñador a partes iguales.

El odio de la rival de Vanna nunca pudo ser más visceral.

La voz de Peggy Lee, a son de la canción de Johnny Guitar, transpasa el tiempo y el alma.

El personaje de mujer de inquebrantable dureza y confianza pocas veces ha sido tan convincente como el que aquí interpretó Joan Crawford.

La capacidad para perforar el muro del tiempo es otra, entre tantas razones, para considerar a Johnny Guitar como una absoluta obra maestra.
Soñador compulsivo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7
22 de octubre de 2011
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
La nueva película de Paranormal, es digna de estudio, no por su efectividad (que la tiene, sin duda), ni siquiera por la adrenalina que obliga a segregar cuando ese ente informe nos persigue, golpea, arrastra... Si no por que su fórmula, que viene intacta desde la primera película, ha resultado matemáticamente eficiente.

Que una película tan aventurada como Paranormal Activity, cuente con dos hijas de una efectividad no solo equiparable, si no completamente arrolladora, es algo contradice toda la lógica de secuelas. Esta tercera parte es descarada en su intento por exprimir la maquinaria del dólar, repite esquema y propuesta, (terror en lo cotidiano de orden creciente), y a pesar de conocer sus intenciones antes de que llame a la puerta, no es posible despegarse de ella, no es posible controlar los mecanismos fisiológicos del miedo más básico, que de forma natural desencadena esta bomba de tensión.

Han sido listos, la primera película dejó a parte del público frío (no fue mi caso, he descubierto que de bravo y valiente tengo bien poco), aderezaron la segunda película con inteligente reiteración y deliberada contundencia. Pero la división de opiniones fue similar. La nueva hija de Paranormal es meritoria en romper los tiempos muertos con ingeniosas ideas (lo de la cámara móvil es un prodigio de la tensión), a las órdenes de un montaje que es pura dinamita. A eso le añade una fenomenología mucho más obvia y agresiva y una cámara menos interesada en justificar su presencia, que en hacer las veces de montaña rusa de nuestras pesadillas. De hecho hay reminiscencias a la española “Rec”, en la cámara maldita que se adentra en esa oscuridad de la que queremos escapar, en las últimas escenas y en toda la parafernalia argumentativa (el elemento más pasado de rosca de la película, también el que menos me interesa, cuando la fantasía grotesca aplasta a la fenomenología paranormal... aunque el ensamblaje argumental no deja de ser ingenioso).

Las historias de fantasmas de la factoría siempre me han cargado un poco, sin embargo me absorve esta perspectiva del fenómeno físico, tan aplicable a cada uno de nuestros días... y sobre todo, a cada una de nuestras noches... y sí, esta es otra vuelta de tuerca. Ojalá fuesen así todas las vueltas de tuerca.
Soñador compulsivo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 7 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2016 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados