arrow

Las brujas de Zugarramurdi

5,6
36.466
votos
Sinopsis
Dos parados (Mario Casas y Hugo Silva) cometen un atraco y huyen perseguidos por la policía (Pepón Nieto y Secun de la Rosa) y por la ex mujer de uno de ellos (Macarena Gómez). Así, se adentran en los bosques impenetrables de Navarra y caen en las garras de una horda de mujeres enloquecidas que se alimentan de carne humana. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 4 5 6 10 45 >>
23 de octubre de 2013
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Empieza de forma entretenida, con buen pulso narrativo y diálogos irreverentes pero después se le va de las manos una historia que sobre papel prometía. Señor De La Iglesia, (mal)meter con calzador cuatro signos identificativos del folclore vasco (como "lauburuak", "Joaldunak eta Ziripot", una canción de Mikel Laboa y otra de Fermin Muguruza, y hasta un concierto de... ¡¡¡"Irrintziz"!!!!) y hacer de un aquelarre una fiesta "after" no te hace ser original... En serio, la estética del film es para hacerse el "Hara-kiri". Toda la parte final es el anticlímax, y resulta bochornosa e infumable (¿iba en serio lo del sacrificio?) por momentos. Hasta un pueblo tan bonito como Zugarramurdi parece anodino (!!!!!!). Y repito que es divertida, pero yo creo que podría haber logrado una película bastante potable y no es el caso. Los actores no desentonan demasiado, salvo una insoportable Carolina Bang, realmente atroz en su intento de parecer actriz. Larga vida a Terele Pávez, sin duda lo mejor del film y la que mejor se lo pasa (pese a esa estúpida escena final). Otra para ver y olvidar.
Sirope
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de enero de 2014
8 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Yo alucino con el nivelazo que ha conseguido éste engendro. Que si buenas críticas, que si nominaciones.... Que pasa, que a Álex de la Iglesia se le aplaude todo? Es que no lo entiendo..

La primera parte es pasable... vamos, pasable por ser española, que sinó ni eso. Y que conste que hay cine español muy bueno...pero éste no es el caso (y sinó que me lo cuenten).
Pero a partir de la segunda mitad, la cosa va de mal en peor. Y los ultimos 20 minutos.... madre del amor hermoso...pero que se fumó éste tío?? Verguenza ajena es lo más respetuoso que se me pasa por la cabeza cuando pienso en ello. Pasen y vean señores, que no tiene desperdicio.

En fin, aplaudir a Mario Casas por interpretar un papel que le pega bastante más que el de chulo de barrio (por fin una actuación suya no me obliga a vomitar) y al señor de la Iglesia por tener tanta influencia en el mundillo del cine.
Me quedo con los recuerdos de "La comunidad" y "Muertos de risa", porque como me siga acordando del ridículo aquelarre brujil que nos ocupa o de la triste trompeta de hace ya un tiempo....
Fargo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
3 de febrero de 2014
11 de 15 usuarios han encontrado esta crítica útil
En esta película sólo faltaba "Martes y Trece", "Chiquito de la Calzada" y Mariano Ozores Boys (Pajares, Esteso, Juanito Navarro...), tías desnudas y alguno corriendo en calzoncillos. ESTÁ NOMINADA A 10 GOYAS. No digo nada más.
El Indeseable
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de septiembre de 2013
28 de 50 usuarios han encontrado esta crítica útil
Que Alex de la Iglesia es uno de los mejores realizadores de toda Europa está fuera de duda: tiene oficio, pulso, ritmo, fuerza y un concepto visual muy logrado con influencia de lo mejor del cómic. Además es capaz de sus actores lo mejor, creando un clima especial en sus películas. De hecho, en toda su obra -en algunos casos, desigual- siempre hay hallazgos que merecen la pena por sí mismos -el arranque de "Balada Triste de Trompeta", los créditos iniciales de "Muertos de Risa", la secuencia de la azotea de "La Comunidad", el épico paseo a caballo de Sancho Gracia en "800 balas", el apoteósico final (nunca mejor dicho) de "El Día de la Bestia", la boda friki de "Acción Mutante"...-, y hay una serie de lugares comunes que se repiten en la filmografía de este director, que lejos de convertirse en un lastre, componen una personal forma de hacer cine, y esto son lentejas: o te gustan, o no te gustan. A mí personalmente me gustan, y creo que si hubieran más directores como él en España, seguramente nos iría muchísimo mejor en esto del cine.

Y otro elemento importante en el film es la vuelta a la colaboración entre De La Iglesia y su habitual guionista, Jorge Guerricaechevarría, que ha resultado harto fructífera a la hora de este desquiciado mosaico en el que se mezcla misoginia, comedia, la famosa crisis a nivel mundial, magia negra... y por supuesto, las brujas. Muchísimas brujas. Vamos, casi un recorrido histórico de brujas desde los títulos de crédito, con varios guiños de lo más cómico que hacen reír a toda la sala desde su arranque: en esta sociedad llena de desahucios, separaciones con padres arruinados por la pensión compensatoria, desesperadas situaciones económicas y vida extrema, un grupo decide cometer un atraco en un local donde se empeña oro. Como son unos auténticos desastres, las cosas salen infinitamente peor de lo que habían planeado y terminan huyendo hacia la frontera francesa montados en un taxi. Pero antes de llegar a la frontera tendrán que pasar por Zugarramurdi, un apartado pueblo vasco donde al parecer se originaron nada más y nada menos que todas las brujas del mundo...

Una vez tuve oportunidad de entrevistar a Alex de la Iglesia, y me comentó que no le gustaba encajar sus películas en un sólo género, que le gustaba jugar con el espectador, desconcertarlo haciéndole sentir comedia, y luego terror y luego suspense. Esta fórmula ha ido perfeccionándose en su filmografía, hasta llegar a esta delirante historia de brujas, donde ha llegado a su máxima expresión, aunque la película escora todo el tiempo a una desternillante comedia, básicamente protagonizada por la pareja de guapos protagonistas, que consiguen la carcajada de todo el público casi durante todo el tiempo. Especial mención merece Mario Casas, que con su descerebrado personaje compone el mejor papel de toda su carrera, con gran diferencia: heredero de toda la mejor tradición cómica cinematográfica, logra sorprender casi a cada palabra -¡¡¡que ahora se le entienden!!!- y añade un gran valor a todo el desarrollo de la trama. Pero seamos justos, ya que Hugo Silva también llega bastante alto. Ni siquiera el carisma de Carmen Maura, la veteranía de la monumental Terele Pávez o la exuberancia de Carolina Bang consiguen empañar ni por un momento ese dúo protagonista que se ve metido sin comerlo ni beberlo -o mejor dicho, metidos por justicia después de un brutal atraco- en uno de los mayores Aquelarres de la historia de la humanidad. Ahí queda eso.

Pero después de haber disfrutado de lo lindo de esta película, un producto ejemplarmente rodado, producido, destilado, empaquetado y servido, me pregunto dubitativo ¿por qué no se hacen más películas como esta en el cine español? Es decir, no hablo ya de brujas, ni de comedia, ni de acción... ni siquiera de género. Quiero decir, que al ver esta película no tiene uno la sensación de que los que la han hecho no lo han hecho a la espalda del público, sino más bien todo lo contrario: contando con el público para hacerlos partícipes de un divertimento, de un espectáculo, de una experiencia que te traslada durante 112 minutos a una singular historia llena de sorpresas, intrigas, comedia... Cuánto he echado de menos este tipo de cine en la producción de nuestro país, donde todo parece hacerse porque le da la gana un director iluminado, que únicamente intenta llevarse la pasta y plasmar en pantalla los traumas de su infancia. Y lo peor es que no lo hace de un modo que todo el mundo lo pueda entender, sino más bien para que solamente él y sus amigos puedan hacerlo. Y así nos ha ido y nos sigue yendo en el cine español. Ojalá productores y directores se den cuenta de que este y no otro es el camino para que el público se reconcilie con una ¿industria? que aunque está casi extinta, continúa aferrada a unas estructuras que ya no tienen sentido, más que nada porque no interesan a nadie. Bien por De la Iglesia y por su honesta reivindicación de un cine espectáculo que nunca debería haber desaparecido de nuestro país. E insisto, no se trata de que haya tiros (que los hay), ni que haya persecuciones (que las hay y tan espectaculares como las de Hollywood, créeme), ni de que estén la pareja de guapos oficiales del cine español como protagonistas (que ahí están Casas y Silva...), ni nada de eso, que no son más que elementos puramente estructurales. Se trata de contar algo que interese a la gente, aunque sólo sea para entretenerles un rato. Y una vez que tengamos su atención, ya habrá tiempo de colarle mensajes más profundos (que también los hay, disfrazados de un agudo e ingenioso sarcasmo que seguro que consigue ofender a muchas mentes dogmáticas, pero que están ejemplarmente ubicados y destilados en los momentos justos).

Creo que es la mejor película de De la Iglesia, superando incluso a "El día de la Bestia" (hasta ahora mi preferida con diferencia) y con una capacidad de disfrute exponencialmente superior a la mayoría de su obra. Realmente muy recomendable.
Federico_Casado
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
25 de febrero de 2014
14 de 22 usuarios han encontrado esta crítica útil
Antes de ser estudioso del cine y sus técnicas, soy espectador; del mismo modo en que, antes de ser escritor de novelas, soy lector. Filmaffinitty es un punto de referencia para todo aficionado al cine, que desea saber si una película merece o no la pena, a pesar de que opiniones las hay como estrellas en el firmamento. De buena a mala, o simplemente pasable, la película que nos ocupa merece el calificativo de: MUY MALA.
Cuando veo un producto así, mi nacionalismo se resiente. He aquí una viva muestra del por qué nuestro cine no evoluciona y sufre pérdidas en taquilla. Estamos aquí, una vez más, ante un humor desfasado, muy en boga en los setenta; pero sin la gracia que pudo tener entonces. Chistes del todo desfasados, gags repetitivos y sin gracia, exceptuando algún pequeño destello, y un sinfin de tontadas made in spain. Ya el tiroteo preliminar en medio de una plaza atestada de gente te hace ver el tren de la bruja en el que te acabas de subir. Si la película aguanta a duras penas el primer tramo, desde que entran en la casa de las brujas, la cinta se hace del todo insoportable. Y aquí va a parar nuestro dinero, el de esas subvenciones destinadas a sufragar el mal hacer de los cineastas de turno, que ya sabemos todos quiénes son. Un tinglado muy bien montado, sí señor. Al igual que los vergonzosos Goya, llenos de politiqueo y abierta vulgaridad. Y lo peor es ver que la crítica especializada, aun cuando sus análisis son acertados, no altera en nada la calificación de la película, siempre tachada de muy buena. ¿No es increíble?
Jose Ramon Sales
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 4 5 6 10 45 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | All Rights Reserved - Todos los derechos reservados