Las ventajas de ser un marginado

7,2
20.070
votos
Sinopsis
Charlie (Logan Lerman), un joven tímido y marginado, escribe una serie de cartas a una persona sin identificar en las que aborda asuntos como la amistad, los conflictos familiares, las primeras citas, el sexo o las drogas. El protagonista tendrá que afrontar dificultades, al tiempo que lucha por encontrar un grupo de personas con las que pueda encajar y sentirse a gusto. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
añadir crítica ver por títulos
<< 1 2 3 4 5 6 7 10 20 30 >>
user-icon Juan   Buenos Aires (Argentina)
Muy buena
8 de Diciembre de 2012
11 de 14 usuarios han encontrado esta crítica útil.
Había leído el libro de Stephen Chobsky, que me pareció muy bueno, y tenía intriga por ver como su autor, devenido en guionista y director, efectuaba el pasaje al cine de su propio libro.
El resultado fue excelente. La película conserva lo más importante del libro, y al igual que éste "destila vida"-quizás porque es una autobiografía, pero sobre todo porque Chobsky, escribe muy bien, dando vida a sus personajes.
Una obra que trata los problemas de la vida, y que si bien se sitúa en una etapa de la existencia humana, nos sentimos identificados con la historia no solo porque todos fuimos muy jóvenes, sino también porque los problemas son comunes a todas las edades.
La actuaciónes de Logan Lerman, como protagonista, y Ezra Miller como actor de reparto, son antológicas, y, si la Academia que entrega los Oscars, es justa, ambos deberían ser nominados.
Lerman, aún en los momentos en que no habla, transcribe con sus gestos todo lo que pasa en ese momento en el alma de "Charlie", el nombre del personaje.
Miller con un desenfado, que nunca lleva a su personaje a la caricatura, da clase de como armar ciertos personajes sin caer en el ridiculo, como suele verse a veces.
La película es puro sentimiento, pero también análisis de los claros y oscuros de la vida. Análisis que Chobsky efectúa con inteligencia.
Emma Waston, cada día más bella y querible, tiene un muy buen desempeño, opacado solamente por los dos monstruos que tiene al lado, cuyas actuaciones son difíciles de igualar.
Con el agregado de Paul Rudd y Joan Cusak, en papeles interesantes , a los que ellos le dan vida estupendamente.
Película recomendable para todas las edades, pero indispensable para los jóvenes.
En la función a la que acudí, el público estaba formado por un 70% de personas menores a 25 años,y el resto de diversas edades. Al terminar la película, todos demostramos nuestro pensamiento sobre lo que acababamos de ver con un aplauso fuerte y mantenido.
Una película para reafirmar las ganas de vivir.
Juan
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
NO
  (información)
 
user-icon Caith_Sith   Gijón (España)
Buena
22 de Diciembre de 2012
10 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil.
En un mundo en el que lo más alternativo (en teoría) a la hora de abordar las historias sobre adolescentes en ambiente de instituto es "Glee" (Ryan Murphy, 2009-¿?) que llegue una película como "The Perks of Beign a Wallflower" es casi un milagro, por la lucidez que desprende su retrato de personajes en los límites, pero mostrándolos no sólo como unos frikis (ahí entraría la fantástica "Superbad" de Greg Mottola) o unos inadaptados felices de serlo (véase las más libérrimas "Easy A", "Detention" o "Mean Girls"), sino como seres humanos con sus dramas internos y problemas a los que hacer frente. Stephen Chbosky, que adapta al cine su propia novela, se apoya en tres buenas interpretaciones por parte del reparto principal (Logan Lerman, Emma Watson, Ezra Miller) para conseguir una textura de híperrealismo que no ahoga en absoluto el tono lúdico del film, que no busca dar grandes lecciones morales: va de frente, siendo como quiere ser, y le sale bien la jugada.

Así, se sigue la historia de un chaval (Lerman) que acaba de llegar al instituto y que se convertirá en el foco de las burlas de algunos de sus compañeros. Lejos de sufrir por ello en plan drama queen consigue salir adelante gracias a la ayuda de dos hermanos (Watson y Miller) que viven junto a un grupo de chavales en esa situación de marginados o invisibles, que alternan las clases con pequeñas fiestas cuando no representan de forma underground una especie de versión musical de "The Rocky Horror Picture Show". Efectivamente, son "alternativos" pero no al modo de Glee, donde los clichés se usan como un todo, prescindiendo de matizarlos, y es aquí donde el filme le gana la jugada: más maduro de lo previsto, pese a tratar un tema que generalmente está dado a la mueca más exagerada, a la comedia bufa, pero rara vez a darle densidad a los personajes, motivaciones y razones para actuar como lo hacen.

Dejando de lado las notables interpretaciones principales, y pese a cierta solución narrativa que se da bien avanzada la historia (todo lo que viene a ser el pasado traumático del protagonista y en lo que desemboca) se trata de una obra lúcida, mucho más cercana (coged esto con pinzas) a la nouvelle vague (francesa, claro) o a las películas influidas por ésta como "Soñadores" (Bernardo Bertolucci, 2003) pero sin la coartada: aquí no se pretende crear una obra total. Es un trabajo equilibrado, que puede entretener sin prescindir de ahondar en esas relaciones que se crean entre sus personajes. En cierto modo, recuerda además a otro film británico sobre tres adolescentes perdidos en su propio mundo, invisibles... "Never Let Me Go". Muy recomendable.
Caith_Sith
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
NO
  (información)
 
user-icon Danny   Manta (Ecuador)
Notable
26 de Diciembre de 2012
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil.
Es en sí misma, una película adorable. Stephen Chbosky construye una historia que inmediatamente conecta con el espectador logrando que éste forme parte de él. Las ventajas de ser un marginado es un film contado con amor, poesía, realismo, algo de fantasía y mucho sentimiento, relata las pericias de un joven cualquiera en un año trascendental de su vida e invita a seguirlo de cerca en sus aventuras.

Un relato magnifico sobre la amistad, sobre la adolescencia, sobre la familia, sobre cómo superar traumas del pasado, sobre cómo afrontar la soledad. Ezra Miller y Emma Watson encarnan a dos hermanastros que tratan de vivir su vida con la mayor de las libertades, y así y pese a todo se sienten de una u otra manera esclavos de su día a día; ambos realizan estupendas interpretaciones, pero es Logan Lerman el que nos entrega una apullante interpretación del "marginado" común que llega a narrarnos su historia. Lerman desarrolla su personaje con pericia y elegancia, de una forma sorprendente.

Punto aparte la banda sonora, y el gran guión que hacen más llevadera la cinta.

No se la pueden perder, es diferente a cualquier drama-comedia juvenil y merece el reconocimiento que está cosechando.
Danny
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
NO
  (información)
 
user-icon CarlosDL   Alcázar de San Juan (España)
Muy buena
13 de Enero de 2013
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil.
Hace tiempo que el cine independiente comenzó a tocarme la vena sensible. Títulos como "The Man from Earth", "Pequeña Miss Sunshine" o "Hacia Rutas Salvajes" abordaron mi cabeza, creándose un pequeño rincón para quedarse entre otras grandes películas. Grandes y, en muchas ocasiones, diferentes. Este cine deja poco a poco joyas que enmarcar, muchas de ellas centradas en la adolescencia, años difíciles y alejados de las típicas comedias universitarias americanas. Uno de esos títulos es la alabada "Juno", cuyos productores firman ahora esta fantástica adaptación cinematográfica de uno de los best-sellers mejor criticados de los últimos años.

'The Perks of being a Wallflower' (Las ventajas de ser un marginado) deja que su protagonista, Charlie, nos abra su mente y sus sentimientos siendo él mismo el narrador en off que nos llevará a lo largo de su primer año en el instituto. Charlie es un chico inteligente, pero poco sociable debido, en parte, a un pasado cargado de malas jugadas del destino que no podrá borrarse. Es un personaje inseguro, tímido y frío con el mundo que le rodea. Es un adolescente en toda regla, un chico que busca su lugar en el mundo, un sitio que sea para él y los que le importan.

Así es como el guión nos lleva a lo largo de un año en el que Charlie comienza a hacerse ese "hueco" entre el resto con una historia agridulce, pero con grandes momentos y una narrativa espectacular en la que los altibajos emocionales son llevados con delicadeza y pasión por Stephen Chbosky, un director novel que bien podría obtener algún galardón por su labor. Estos altibajos son el efecto causado por las reacciones de los protagonistas ante los problemas que abordan sus vidas, problemas que no se centrarán en juergas universitarias y alcohol sin medida, como en muchas otras películas de adolescentes, sino que serán tratados como parte esencial de la época de la vida que están disfrutando. El amor, la sexualidad, el pesimismo, las drogas y la amistad crean un cocktail de emociones que traspasan la pantalla logrando llegar al espectador, para emocionarle y hacerle disfrutar de la película. O, al menos, conmigo lo consiguió.

El trío de jóvenes actores que encabezan el reparto puede que sea una de las grandes sorpresas, incluso para la crítica que menosprecia el filme. Logan Lerman hace del protagonista una mezcla perfecta de inteligencia e inocencia, mostrándonos una evolución del personaje digna de un gran guión y una grandísima interpretación. Pero el protagonista no sería nadie sin sus mejores amigos; Emma Watson logra alejarse de una vez por todas del pedante e insípido personaje de Hermione Granger, firmando una actuación brillante y de gran fuerza, acompañando a Charlie en el metraje y aportándole lucidez y frescor al mismo junto a Ezra Miller, quien sale victorioso tras enfrentarse con un papel muy complicado que requería gran soltura para no manchar un personaje que resulta un pilar en la vida del protagonista.

Un audaz guión, una delicada y muy acertada dirección y unas muy destacables interpretaciones no podían estar acompañadas por una mediocre sintonía de fondo. Así pues la banda sonora hace otro de los platos fuertes que nos ofrece la película. David Bowie y The Smiths se codean por estar en las cintas de cassettes que pasan de mano en mano entre los protagonistas y llegan a nosotros junto a diálogos repletos de frases para enmarcar, creando un más que agradable lazo en cada escena. Me permitiré el lujo de destacar el homenaje a 'The Rocky Horror Picture Show', fantástico.

"Ves cosas, entiendes, eres invisible". Todos tenemos un lugar donde somos nosotros mismos o donde podemos hacernos invisibles al resto. Incluso el marginado del principio de la película, aquél que no parecía encontrarlo, logra tener un lugar en el que estar, un lugar que disfrutar, un hogar donde la vida le abrirá camino para alejar fantasmas de un pasado oscuro y sentirse feliz junto a los suyos.

No ha hecho más que empezar el año y puede que esta sea una de las películas que queden en lo más alto al final del mismo. Triste y abierta, a la vez que agradable y amena, Las Ventajas de ser un Marginado reafirma que el cine independiente es más fuerte que nunca y que hay muchísimos trabajos que merecen más ser conocidos de lo que son. Os recomiendo que no os perdáis esta maravillosa película, puede dejar una buena marca en los espectadores, y no dudéis en seguir descubriendo cine independiente, hay trabajos impecables escondidos tras el cine que llega a las grandes pantallas saturado de promoción.

CarlosDL
http://odiseaenelcine.blogspot.com.es/
CarlosDL
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
NO
  (información)
 
user-icon Edu16k   Madrid (España)
Notable
21 de Enero de 2013
6 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil.
Se estrena el 8 de febrero de 2013 en los cines españoles la adaptación al cine del libro de mismo título, cuyo director y guionista es el propio autor del libro en cuestión.

La historia se centra en la vida de un adolescente llamado Charlie (Logan Lerman), introvertido e impopular; el cual para superar sus problemas, decide escribir cartas a una persona sin identificar, describiéndole cómo se enfrenta a su nueva etapa en el instituto, donde conocerá a los hermanastros Sam (Emma Watson), y Patrick (Ezra Miller), que le aceptarán en su grupo de amigos, autodenominados “marginados”.

Nos encontramos ante una buena adaptación, asegurada en el hecho de que el propio autor es el que se ha aventurado a escribir y dirigir la cinta. Gracias a esto, la película mantiene la fuerza y la profundidad de los personajes, convirtiéndolos en más creíbles y más queribles por el espectador, llegando a empatizar con el trío protagonista. Pero esto es un arma de doble filo, puesto que a lo largo de la cinta se hace palpable la falta de oficio y más experiencia tras las cámaras, como en el montaje y en varios momentos con altibajos en cuanto a tensión y dinámica.

Pero dicha falta de oficio es claramente perdonable viendo el resultado final, puesto que consigue suplantar su inexperiencia tras las cámaras (sólo había rodado otra película, prácticamente desconocida, en 1995) otorgándole todo el amor y dedicación que sólo un autor sabe impregnarle a su propia historia y personajes; esforzándose en hacerlos creíbles. Este hecho consigue separarla y propulsarla del resto de películas ambientadas en institutos americanos, todas centradas en reflejar el aspecto cómico o popular de sus protagonistas. Aquí no, Chbosky cuida mucho que sus personajes puedan empatizar con el espectador, puedan ser queridos y lloren por ellos.

Es difícil encasillar el film, puesto que contemplamos un drama con tintes cómicos, pero a la vez es una comedia salpicada de momentos profundos y dramáticos. Ambas partes tienen un nexo común, esa parte de romanticismo, ese amor de juventud que siente el protagonista por el personaje interpretado por Emma Watson.

En cuanto a los protagonistas, Lerman deja atrás su papeles simples y superficiales en películas taquilleras (o, más bien, intento de serlo) como fueron ‘Los tres mosqueteros’ (2011) y ‘Percy Jackson y el ladrón del rayo’ (2010) para aceptar un papel difícil y profundo, dándole mucha entereza. Algo parecido puede decirse de Emma Watson, eterna Hermione en el mundo de Harry Potter, que consigue despojarse de la magia y encarnar a una dulce adolescente que a las puertas de la universidad decide encarrilar su irresponsable comportamiento pasado. Y por último, está Ezra Miller, que afianza lo demostrado en ‘Tenemos que hablar de Kevin’ (2011) y se convierte en la luz de la cinta, capaz de eclipsar al resto con su personaje cómico por fuera pero triste por dentro debido a un secreto que no puede revelar.

Destacar los papeles secundarios de actores conocidos como Joan Cusack (de la serie de TV ‘Shameless’) y Paul Rudd (‘Sácame del paraíso’, 2012); o también el homenaje de los protagonistas a la película de culto ‘The Rocky Horror Picture Show’ (1975).

El resultado final es una película llena de fuerza, que aúna con éxito el drama romántico y la comedia, dando realismo a la típica historia de adolescentes de instituto que intentan encontrar su sitio en el mundo.

Lo mejor: El trío protagonista, en especial un soberbio Ezra Miller que se come la pantalla.

Lo peor: Aunque nos encontramos ante una gran adaptación y un solvente guión, adolece de algunos momentos tediosos, los cuales no llegan a estropear un muy recomendable film.

Síguenos en Twitter: @cineralia y @EduQuintana16
Edu16k
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
NO
  (información)
 
<< 1 2 3 4 5 6 7 10 20 30 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados