arrow

La ladrona de libros

6,6
19.613
votos
Sinopsis
Narra la historia de una animosa y valerosa jovencita llamada Liesel, que transforma las vidas de todas las personas de su entorno cuando la envían a vivir con una familia de acogida en la Alemania de la II Guerra Mundial. Para Liesel, el poder de las palabras y de la imaginación se convierte en una forma de escapar de los tumultuosos eventos que la rodean, tanto a ella como a toda la gente que conoce y quiere. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 5 6 10 20 22 >>
6 de febrero de 2014
13 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
“Todos los años hay dos o tres películas sobre judíos en un sótano”, pudimos escuchar el otro día en una conversación sobre La ladrona de libros. Ese es uno de los problemas a los que se enfrenta esta película. La reiteración en las propuestas cinematográficas sobre El Holocausto deriva en un cierto cansancio entre los espectadores. Y no hay que confundir conceptos. A estas alturas, casi todo el mundo, confiamos, está concienciado sobre el drama que vivieron los judíos durante la II Guerra Mundial. Otra cosa es que una parte del público se harte de películas que abusan de las mismas estrategias para sensibilizarlo.

Por otro lado, La ladrona de libros está basada en el exitoso libro de Markus Zusak del año 2005. Y aunque no lo hemos leído, nos tememos que la adaptación de Brian Percival (Downton Abbey) y Michael Petroni (Las crónicas de Narnia) no consigue su propósito. Para empezar, el asunto del narrador no queda suficientemente justificado durante todo el metraje. No sabemos cómo será en el libro, pero en la película resulta un recurso impostado y apenas coherente.

La ladrona de libros no es una mala película. Es una película más. Tal vez dentro de unos años sea pasada a las 4 de la tarde en algún canal y se convierta en un buen pasatiempo bajo la manta. Pero, a nuestro juicio no es más que eso. La presencia de Geoffrey Rush y Emily Watson salvan a la cinta de caer en lo anodino.

(...)

Las escenas familiares y los pequeños toques de humor en la relación del matrimonio Hubermann son los momentos más agradables de La ladrona de libros. ¿Y Liesel? Parece que la adaptación de la pareja Percival/Petroni ha querido abarcar demasiado y al final no acabamos de empatizar ni emocionarnos demasiado con la protagonista, a pesar de las estrategias de trazo grueso utilizadas. Su relación con la mujer del alcalde y el asunto del robo de libros no quedan muy bien perfilados. Y el personaje de Max tampoco es un derroche de originalidad.

No obstante, un diálogo que mantienen Liesel y Max es el instante más brillante de la película, que suponemos, estará tomado del libro. Lo reproducimos, en el spoiler.

Tal vez La ladrona de libros pueda ser disfrutada por un público adolescente no muy habituado a esta temática. Pero en nuestra opinión se trata de un proyecto muy irregular que se cierra, además, de forma un tanto irritante y tópica (también en spoiler).

Lo Mejor: Siempre eficaces, Geoffrey Rush y Emily Watson. La conversación aludida entre Max y Liesel.

Lo Peor: Tópica. Muy irregular en su desarrollo. El germanenglish del guión (O uno, u otro, amigos). Es como si Cristo en La pasión de Mel Gibson entona un sonoro "My God, My God, why have you forsaken me" en perfecto inglés estando en la cruz.
El pesado de John Williams, como es habitual en él, remarcando emociones, por si las moscas. La manzanita que se cuela sobre la bocina.

[crítica publicada en alucine.es]
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
david
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7 de septiembre de 2014
8 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Enésima película que trata el tema del Holocausto judío, con pocas novedades que aportar a estas alturas de la vida, y que no tiene nada que hacer ante joyas del calibre de "La lista de Schindler" o "La vida es bella". En esta ocasión, la acción nos lleva al año 1938, poco antes del inicio de la II Guerra Mundial. Liesel, la protagonista, una niña que no encaja al principio en esa nueva situación, consigue hallar una suerte de dicha al aprender a leer, al conocer la magia de las palabras que esconden los libros que "toma prestados" de casa del alcalde del pueblo.

La película, en sí misma, no es más que un refrito de otros elementos que ya hemos visto tropecientas veces en otras historias que tienen la temática de la Alemania nazi de fondo, con la única novedad de que ésta parece más enfocada en buscar dos cosas: la lágrima fácil del espectador y el Óscar a la mejor película, dos cosas que no consigue ni por asomo.

Liesel, pese a ser la protagonista, no despierta la menor empatía en el espectador. Es callada y sosa, con poca alma. Su relación con los libros, supuesto eje de la historia, no causa emoción ni comprensión. Por suerte, ahí está su amigo Max, el típico judío escondido que no puede faltar en una película de este tipo, para ayudarla a manejarse con las palabras que le producen curiosidad. Es una verdadera lástima que dicha curiosidad no se traspase también al espectador. Ciertamente, creo que a muy pocos nos han entrado ganas de coger un libro después de ver esta película.

La película, como no podía ser de otra manera, también está aderezada con los típicos personajes-que-no-pueden-faltar-en-un-drama-de-la-segunda-guerra-mundial: el amigo asombrosamente rubio que es el mejor amigo de la niña, el compañero de clase que ya se ve a la legua que va a ser un nazi recalcitrante, la madre sargento que después resulta que es buena, el padre calzonazos, el amigo judío, el alto cargo nazi que era amigo íntimo del padre hasta que se alistó en el ejército, la comprensiva esposa del alcalde... Los niveles de azúcar alcanzan su nivel máximo. Buf.

Por supuesto, las escenas "cumbre" de la película son las que contienen una alta carga emotiva que busca, claramente, la lagrimilla del espectador. Sin embargo, dichas escenas resultan absurdas, carentes de contenido, aburridas, vacías. Se nota tanto el edulcoramiento, la falsedad... que no provocan la menor emoción, ni siquiera a pesar de su gravedad (ver SPOILER). Los libros se convierten también en secundarios y se ven obligados a ceder su protagonismo a unos actores que dan vida a una historia lenta y poco interesante. Triste, porque podría haber dado para mucho.

Y, cómo no, no podía pasar por alto los gazapos de turno. Me parece estupendo que utilicen palabras en alemán para enfatizar según qué cosas (motes, expresiones habituales). Lo que me resulta más chirriante es que una niña, que hasta el otro día no sabía ni leer, de repente se aprenda cientos de palabras en inglés y lea en dicho idioma con una fluidez sorprendente. ¿Tan difícil era darle un libro escrito en alemán?

O Max, el chico judío, que le entrega a Liesel un ejemplar de "Mein Kampf" con una dedicatoria en hebreo, con el que la niña se pasea tranquilamente por su barrio sin ningún temor.

O el hecho de que pasen varios años y los niños no den señales de crecer. Como si les hubieran dado hormonas para retrasar el crecimiento.

O el típico numerito del agente nazi que entra en una casa para ver si hay judíos escondidos... y pase de largo. Por supuesto, no falta el clásico "¡Eh, un momento! (tensión) No deberías dejar tus cosas así tiradas, jajajaja!". En fin...

En mi opinión, no se merece la nota tan alta que se le ha dado. Es una película que, a pesar de sus pretensiones, no te cala, no te llega al alma y con la que no te sientes integrado en la historia. No se puede comparar con la emoción que nos hicieron pasar Spielberg o Benigni con sus obras maestras. Si queréis emocionaros de verdad con una historia sobre el Holocausto, entonces "La ladrona de libros" no es vuestra película.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Lalachan
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
11 de enero de 2014
17 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
La verdad es que la película está bastante bien, sin haberme leído el libro personalmente pienso que es una buena historia aunque la temática de la Segunda Guerra Mundial y del nazismo ya esté presente en algunas películas que son bastante mejores (El Pianista, La Lista de Schindler...) pero la película en sí, no está nada mal. Se puede ver y tiene algunas partes que mantienen bastante enganchado al espectador, aunque alguna otra pueda resultar bastante lenta e incluso en algún caso algo pesada.

El final es lo más impactante de la película y, la banda sonora es buena, aunque para las nominaciones que tiene a mejor BSO hasta el momento, en los Globos de Oro, los BAFTA y los Satellite Awards me la esperaba más presente en la película ya que quitando de un par de escenas, tampoco se deja mucho a oír. (Exceptuando ese momento del final).

Quizás la pega es "ese intento" de buscar el Óscar que crea un ambiente ya visto anteriormente en otras películas, que sumado al punto melancólico y el intento de hacer un drama general, en lugar de "ensalzar" de alguna manera la película, por el contrario la empeora.

Pero bueno, para ser de lo más nuevo del 2014 la película es interesante. Veredicto final: 6/10.
Bryan
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de enero de 2014
8 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
No puedo criticarla como adaptación, porque no he leído la novela. No obstante, como historia en sí, me parece que no profundiza todo lo que se podría de una historia que en sí, es conmovedora y dramática, al estar envuelta en un conflicto bélico muy cruel y que podría haber ocurrido perfectamente puesto que nos traslada a la Alemania nazi vísperas y durante la 2a guerras mundial. Además hay un elemento muy destacado en la película que no me gusta nada, el narrador. Yo para finalizar, diría que se trata de una película pasable de la cual esperaba mucho más.
Joaquin Corpus Maestre
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de agosto de 2014
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
La eterna fascinación del cine por el Holocausto reaparece una vez más en la cuidada transposición del best seller “La ladrona de libros”, donde predomina un tono cercano al cuento de hadas para contraponer la inocencia infantil ante el horror de la Alemania nazi. Se ha colocado al frente del elenco a la joven y desconocida Sophie Nélisse (quien ya había intervenido con anterioridad en “Profesor Lazhar”), en el papel de Liesel Meminger, una niña analfabeta de 9 años, con poco de ladrona y mucho de encanto, que no se profundiza en los libros que atesora pero tampoco se justifica demasiado el desmesurado interés que siente por ellos. El relato se orienta desde el punto de vista de la infancia de la pequeña huérfana enviada a vivir con padres adoptivos y que pronto desarrollará una fascinación por los libros y las palabras que sostendrán la luz de la vida, a medida que se intensifica el horror de la guerra.
En todo momento, se prioriza la historia familiar, de amor y amistad. Allí caben menciones especiales para los eximios actores Geoffrey Rush y Emily Watson en la entrañable caracterización de los padres adoptivos de la niña. La fotografía y la banda sonora transitan por un nivel de excelencia al igual que el vestuario, el diseño y la ambientación, tal como podría esperarse de Brian Percival, un director con notable dominio en la recreación histórica, proveniente del mundo de la televisión.

La película resulta una buena elección para quienes gusten de las historias de superación protagonizadas por héroes honrados y sencillos que devuelven la esperanza en el género humano, aunque el relato sea demasiado convencional, en el sentido de previsible y poco sorpresivo.
Responde a un guión poco arriesgado que, al ofrecer al público lo que sabe con antelación que funcionará, apuesta siempre sobre seguro. Existen muchos personajes desaprovechados, como el del joven judío perseguido que entabla una relación especial con la niña. Tampoco resulta una buena elección la inclusión de una desagradable voz en off que con su omnisciencia presenta y cierra la historia, invadiendo una narración que ganaría mucho sin su intervención.
Luego de la aparente crudeza de algunos momentos, en el trasfondo de la terrible historia se nos presentan unos cantos a la alegría de vivir que no hacen sino dejar un regusto muy agradable pero excesiva azúcar, conformando un cuento “a lo Disney” que no pasa del elogio de las buenas intenciones. El principal objetivo es transmitir con oficio una historia edificante que sólo refleje indirectamente la realidad, manteniéndose alejada de cualquier incomodidad. La película insiste en su ejercicio de caligrafía académica donde peca de exceso de pulcritud, porque aunque a la heroína la llaman cariñosamente “Cochina”, apenas se despeina y está siempre impecable o el episodio del libro que cae en el agua congelada y el perfecto niño rubio logra rescatarlo sin problemas. De esta forma, la búsqueda de la virtud lleva a otros defectos.

Entretenida, con pasajes agradables y memorables, se trata de una película hecha para gustar, donde todo está milimétricamente calculado y generalmente funciona mediante un guión complaciente que el director maneja hábilmente sin dar nunca un paso más allá. Así, “La ladrona de libros” es un buen film pero está lejos de ser una magnífica película.
Adela Hache
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 5 6 10 20 22 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2016 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados