arrow

El triunfo de un sueño (August Rush)

6,4
6.210
votos
Sinopsis
Un joven guitarrista irlandés (Jonathan Rhys Meyers) y una violonchelista (Keri Russell) pasan una romántica e inolvidable noche de verano en Nueva York, pero el azar los separa. De su breve encuentro nace August (Freddie Highmore), un niño que, por un destino fatal, va a parar a un orfanato, donde pasa una dura infancia. Con sólo once años, se gana la vida como músico callejero, bajo la tutela de un siniestro y dickensiano personaje ... [+]
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 10 13 >>
5 de febrero de 2010
6 de 7 usuarios han encontrado esta crítica útil
Se dice que los perfumes vienen en frascos pequeños y la colonia en frascos grandes.

Esto es lo que ocurre con esta pelicula, la idea es buena, hay suficiente sensibilidad para la creación, hay de todo... pero en exceso.

Una verdadera lástima de film, porque podría ser una pelicula de culto y al final se queda en una película para pasar una tarde que estemos aburridos.

Por este tipo de cosas las tartas tienen bizcocho, porque si fuesen solo de nata nos "empalagosarían".
llamas
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de diciembre de 2007
14 de 24 usuarios han encontrado esta crítica útil
Temo la Navidad por los subproductos cinematográficos que se estrenan. Algunos directores deben pensar que estos tiempos de amor y paz es sinónimo de películas cursis, inútiles o, en el mejor de los casos, de tonto entretenimiento. Por suerte no es el caso de August Rush. Es cierto que la combinación de "niño abandonado buscando la reconciliación de sus padres" tenía todos los ingredientes para pertenecer a ese grupo de películas infumables; pero Kirsten Sheridan ha logrado una película digna, entretenida y muy emotiva. Además el elenco de actores es estupendo y la realización impecable. Si a esto se suma una banda sonora, sencillamente, magnífica estamos ante un film que tiene todas las papeletas para lograr algún premio. Enhorabuena a los niños y adultos. Es seguro que la disfrutarán.
Karmenchu
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
11 de mayo de 2009
8 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Menudo subidón de azúcar, tengo la sangre casi almibarada después de tragarme este bodrio sin parangón, ¿de que va la historia? las peripecias de un Mozart mutado con Marco ¡muy dulcemente! Y es que claro, una película de un niño que toca y toca y sus padres ni aparecen se haría aburrida asi que... ¡la magia es real! ¡los sueños se cumplen! y si no: da igual, la cuestión importante aquí es que cale el mensaje: ¡Fe hijos míos fe! y claro recaudar todo el dinero que sea posible mientras las ovejas balan/babean y no se enteran de que van camino al matadero/boletería, da igual la inverosimilitud, no importa, total esto es un cuento de hadas ¿no? podemos tomarnos "licencias", ¿la historia? no importa, lo que importa es el “happy end”, ¿los personajes? mas de lo mismo, en una película in-creíble solo necesitamos que nadie los pueda comprender ni lo mas remotamente, desde el abuelo hasta el nieto pasando por toda la familia...en fin, que si te gusta el almíbar extra dulce, los cuentos chinos, si te crees lo increíble y no te paras ni a analizarlo, si te gusta esa frase de "la fe mueve montañas" y eres devorador de telenovelas y TV del corazón ¡corre al cine! ¡esta es tu película! ahora bien, si el almíbar hollywoodiense no es de tu gusto, esta es una advertencia: cuidado con algunas criticas, ¡no te dejes engañar! esto es una estafa, un timo, un montón de galletas de chocolate ya masticadas que te inyectan al cerebro, en fin una mediocridad o siendo mas sincero: un monton de heces, pero eso si: con acordes y dos kilos de azúcar por encima ¡a comérsela!.
Ah y por cierto: me gustan las películas fantasiosas es muy buen genero, pero esto de "August Rush" me sigue pareciendo bastante escatológico digerirlo por mucho dulce que le pongan...solo una sugerencia: en vez de pensar tanto en el dinero y en la fe señores Kirsten Sheridan, Freddie Highmore, Keri Russell, Jonathan Rhys Meyers, Robin Williams, Leon G. Thomas III, Terrence Howard piensen también un poco en la dignidad porque hay que tener muy poca para vender este producto.
Aquí me despido, y por favor no me vengan con el cuento de que esto es un cuento, yo al menos me he molestado en leer algunos y la comparación ya de por si odiosa se transforma en insoportable con esas excusas, y si les molesta mi "vomito"/critica...a ver si August Rush me escucha y compone sobre ella un Adagio, con todo el azúcar y la dulzura que tiene seguro que muchos se lo devoraran y dirán que es lo mejor que han comido/visto en su vida....en fin, sobre gustos no hay nada escrito asi que ¡buen apetito!.
Paquito Tarantino
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de agosto de 2009
7 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
No puedo negarlo. Esta película me sensibiliza, me toca el alma, me conmueve las entrañas y logra que unas corrientes de ternura, de admiración y de acercamiento a lo grande de la existencia, circulen por todo mi ser.

Me llega hondamente la manera como ese prodigioso niño, nacido como Evan Taylor y renombrado como August Rush, va descubriendo la música en todo lo que se mueve en el mundo. Me atrae la manera como el oportunista “Mago”, dejando cada tanto de lado su afán explotador, consigue conectarse con su polo edificante, logrando transmitir a su pupilo la interrelación y la armonía que existe en el universo; y me hace sentir enaltecido como ser humano, el ver como fluye la solidaridad y el afecto en tantos y tan disímiles personajes.

Lyla y Louis, la romántica pareja cuyas vidas las separa una fuerza que los conmina a luchar indeclinablemente; Richard Jeffries el asistente social con plena conciencia de su tarea en el mundo; el reverendo James, sensible y comprometido con el talento; Hope la pequeña cantante con vocación de ángel; Arthur X, el cantante callejero que siempre opta por lo que es correcto… y hasta Ronald Guttman, el profesor de la escuela Julliard, brillan como ejemplos enaltecedores de una existencia que estaríamos a un paso de convertir en paradisíaca. Es sólo la decisión individual de ver en cada ser humano una magnífica ocasión para fluir nuestra grandeza.

El melodrama es un género cinematográfico tan válido como cualquier otro o tan insulso según quien lo asuma. Hay obras maestras melodramáticas como "El Suplicio de una Madre" de M. Curtiz o "Imitación de la Vida" de D. Sirk, y tan interesantes como "Un Verano en Louisiana" o como esta "AUGUST RUSH (EL TRIUNFO DE UN SUEÑO)", versión actualizada del inmortal "Oliver Twist" de Charles Dickens, y que ya fuera adaptada al cine con claro acierto por David Lean.

No veo mérito alguno en la insensibilidad y, en lo que a mi respecta, si una película me acelera el corazón y me despierta ternura y emotividad, la apruebo sin restricciones.

A “AUGUST RUSH” la sentí como un manantial de calidez, de humanidad lúcida, de solidaridad y perseverancia... Tiene una música que te circula por toda la piel en más de una ocasión y, en algún momento, te hace brotar un par de sentidas lágrimas que te recuerdan que estás vivo y que quizás estás dando a los demás muy poco de ti mismo.

Siempre aplaudiré una película que reviva la esperanza. A fin de cuentas, la verdadera misión del cine es mostrar a los hombres todo camino que les permita encontrar la Unión. Y esta película da un firme paso adelante.

Bien por la directora Kirsten Sheridan. Me complace que las mujeres vayan ganando terreno en su labor tras las cámaras.
Luis Guillermo Cardona
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
21 de junio de 2009
6 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Poco o nada nuevo ofrece esta cinta. Posee todos y cada uno de los ingredientes argumentales de telefilme de sobremesa, aderezados con una notable fotografía y con una banda sonora que, por momentos, es destacable.

Freddie Highmore hace de niño corto que siempre luce cara de gilipollas. Es decir, que con otro niño en su papel quizá la cinta hubiese ganado enteros en "entrañabilidad". Dicho niño vive una historia de desarrollo muy ramplón, empalagosa y almibarada en demasía que, sí bien tiene momentos destacables en los que Kirsten Sheridan consigue captar la esencia de la música y su magia, se queda en el aprobadillo.

Poco o nada más hay que decir. Quizá sea de rigor comentar algo sobre el papel de Jonathan Rhys Meyers, que se pasa toda la peli con cara de sentimental introspectivo que no es capaz de abandonar sus problemas ni un sólo segundo, en todo momento al borde de la lágrima sensiblera, típico personaje que vuelve locas a las mozas adolescentes que tanto disfrutan con películas de esta clase.

Y, por supuesto, hay que comentar lo de El Brujo. Porque parece que va a haber que contratar a los guionistas de Perdidos para sacar adelante una historia de niños en la que no aparezca el personaje, que más que personaje ya es simplemente topicazo manido hasta lo calificable de tomadura de pelo o tocamiento de pelotas, interpretado por Williams.

Lo de aporrear una guitarra y que te salga una canción ya es otra historia.
AGF
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 10 13 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2016 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados