arrow

El soplo al corazón

7,7
2.078
votos
Sinopsis
Francia, años 50. Laurent Chevalier es un chico de catorce años que comienza a descubrir la vida. Su padre lo ignora, su madre lo venera y sus hermanos combinan gestos de cariño con el abuso propio de los mayores. En poco tiempo, Laurent pasa de ser virgen a tener una experiencia frustrada con una prostituta y a sufrir los intentos de seducción de un cura. Cuando se le detecta un soplo al corazón, Laurent, acompañado de su madre, ... [+]
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 >>
15 de junio de 2009
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una de las cintas de Louis Malle que más me han entusiasmado. Claro homenaje a Marcel Proust, se huele desde el principio influencias de la "Recherche du temps perdu": el amor maternal, la figura del padre, la homosexualidad (aunque tratada muy de pasada, no como en "Sodoma y Gomorra"), el balneario y la enfermedad de Lucien, el amor adolescente por una muchacha, la burguesía...
Aun así encuentro errores en el planteamiento de la figura de Lucien, que a sus 15 años ya ha leído a Albert Camus (su "El mito de Sísifo"), que sinceramente es un libro harto complejo de entender, así como al propio Proust. Y la excelente banda sonora de Charlie Parker, nombrado en la película, pero que a veces no acaba de encajar.
Una película excelente al fin y al cabo.
inmoralista
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de junio de 2013
8 de 13 usuarios han encontrado esta crítica útil
Vaya retrato de la adolescencia. Será en Francia, y aún así cuando he estado allí no me ha dado la sensación de que estuviesen más trastornados que nosotros. Pero algunos directores sí, porque ya hay que tener hormonas metidas en el cuerpo como para hacerle a este niño pasar por un incesto, soportar a un cura pesado y a unos hermanos rastrerillos. Y todo como si fuese lo más guay y lo más normal del mundo. Oiga, basta ya. Está bien que el cine nos presente historias extraordinarias, poco comunes y de las que suele aprenderse algo, incluso cuando está en medio Bruce Willis, pero este tipo de fantochada entre madre sexy e hijo salido mostrado como si fuese una tierna historia de amor me parece igual de bonito que si la protagonizasen la Pantoja y Paquirrín. A la hora de ser guay vale todo, inventar y reverberar la mayor idiotez que se nos ocurra y echarle un brochazo de barniz sentimental y filosófico y hale, toma clásico. Viva Francia, pero esto no, leñe.
SunshineReactor
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 de febrero de 2011
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Impactante y transgresora película, bien realizada y escrita por Louis Malle.
El encanto de "El soplo al corazón" reside en su marcado carácter desenfadado, en su tono provocador, y como no, en la inspiración creativa de Lea Massari, que da vida a la idea de "madre" que todos idealizamos en nuestra cabeza (con múltiples divergencias claro está, pero en general ese es el concepto). Merveilleuse!!!

Singular argumento que nos embarca en la vida de un chiquillo con inquietudes que no corresponden (según las leyes morales) a un niño de su edad. El sexo, las drogas, la muerte...
Todo tiene cabida en una cabeza despierta y atenta a cualquier posible respuesta de la vida.
No llegaría a notable, si no fuera por la fuerza que termina por adquirir la relación con su madre al final del film. Realmente conseguido el tramo final de "Le souffle au coeur", que consigue transmitir el amor que reside en los corazones de sus dos protagonistas, y la lealtad que se profesan sus respectivas existencias. En definitiva, la imperativa necesidad que tienen el uno del otro.

"El soplo al corazón" se debe visionar con la mente y el corazón abiertos, para que momentos que podrían provocar aversión puedan provocar empatía, y momentos que podrían familiarizarse con nosotros nos permitan ver la absurdidad y la hipocresía de ciertas situaciones cuotidianas.
No todo es "oro" en la obra de Malle, y hay ciertos momentos en los que su tendencia incendiaria pone a prueba su equilibrio emocional, que parece en todo momento caminar por la cuerda floja.
Pero de alguna manera, nunca decae y sigue manteniendo el compás de su avance, haciendo del riesgo de su apuesta, su mayor virtud.
yidun
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
14 de abril de 2011
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un Malle muy bueno, como casi siempre. De Malle queda mucho, de otros "nouvellevagueros" menos. La interpretación del joven es natural y la presencia de Lea Massari casi turbadora. La escena hacia el final entre ellos, sin culpabilidades ni traumas está "puesta en escena" de un modo cómo para comentar tras ver la película.

Transmite vida y su transgresión queda para los espectadores. Para mí una obra cinematográfica de "arte mayor" queda en el recuerdo porque deja huella. Desde1970, este film y luego "Lacombe Lucien" y "Adios Muchachos", marcan para mí una especie de trilogía genial de la que todos, y en especial los franceses adultos y jubilados, deben revisar. En este caso, una vez más, Louis Malle es Louis "Bien". Más que recomendable.
walterneff
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
15 de noviembre de 2013
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una película claramente diferenciada en dos partes.

En la primera, vemos a tres adolescentes insoportables (¿puede ser de otra manera?), hermanos en plena explosión hormonal y comparaciones sobre longitud del pene, las primeras aventuras sexuales y otras actividades tan lúdicas. Laurent es el preferido de mamá (Léa Massari), el padre es ginecólogo, severo y distante con los hijos.

Educación católica, con confesiones obligatorias, rezos y algún padre que se insinúa más de la cuenta… El ambiente de una familia de provincias está bien recreado, con un punto exótico, por el origen italiano de la madre. Sin embargo, la acción se hace algo repetitiva, pues una vez visto el ambiente que reina en esa familia, las escenas entre los hermanos o entre Laurent y la madre que no para de mimarle, se repiten.Un día, a Laurent le diagnostican un soplo al corazón.

Aquí es cuando empieza la segunda parte. Madre e hijo acuden a un balneario para que él siga una cura. Madre e hijo comparten habitación, confidencias y mucha mucha cercanía. Ella es joven aún, guapa, liberal y extrovertida; él es el preferido de mamá y, además, está descubriendo los afectos y el sexo. La relación que se teje entre los dos roza el incesto.
Esta es la parte más interesante, tratada con delicadeza, mezclando la ternura y la sensualidad, hasta llegar a...

A finales de la década siguiente, Malle recreará el mundo adolescente en otro contexto histórico. Adiós muchachos (Au revoir les enfants, 1987), retrata un grupo de escolares en la época de la Ocupación; los curas esconden a un alumno judío que traba amistad con uno de los alumnos, hasta que una denuncia provoca la llegada de las Milicias…

Como trasfondo de El soplo..., y es tema de conversación en varios momentos entre los adultos, la guerra de Indochina (1946-1954), la guerra precursora del conflicto de Vietnam (ver mini-resumen más abajo).

Si en Ascensor para el cadalso, Louis Malle había acudido a Miles Davis para firmar la música, creando ese ambiente negro, sensual y sugerente, en esta cinta las imágenes se despliegan sobre un fondo de jazz de Charlie Parker, que se menciona, además, en varias ocasiones. Aprovecho entonces para dar el salto a otra película impresionante: Bird, de Clint Eastwood (1988), sobre la vida del músico maldito, muerto joven.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Francesca
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2015 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados