arrow

Noé

5,3
15.689
votos
Sinopsis
En un mundo asolado por los pecados humanos, Noé, un hombre pacífico que sólo desea vivir tranquilo con su familia, recibe una misión divina: construir un Arca para salvar a la creación del inminente diluvio. Todo comienza cuando, cada noche, Noé tiene el mismo sueño: las visiones de muerte provocada por el agua, seguidas de nueva vida en la Tierra. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
<< 1 2 3 4 5 10 20 30 35 >>
11 de abril de 2014
14 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil
Noé es una película que si bien ha sido recibida positivamente por la crítica, no por el público en general. Y es que Aronofsky no intenta hacer aquí una típica película épica-religiosa. Esta no es como La última tentación de Cristo, ni como La Pasión de Cristo, sino la evolución del carácter de Noé a través de la misión que le fue encargada por Dios. Aquí Noé no es un héroe, sino un padre y un sirviente de Dios.

Pero la advertencia que les quiero dar es ésta: vean ésta película como si nunca hubieran conocido antes el relato del Arca de Noé. Y es que ese es el principal problema por el cual la película no está siendo vista como es. Noé presenta la historia del Arca de una manera tan diferente a la que todos conocemos, la de la Biblia, que muchos sienten que Aronofsky la ha "profanado" yéndose al género de la Fantasía; pero tienen que saber que Darren Aronofsky es judío, sus padres son judíos masortí, NO CRISTIANOS. La literatura religiosa judía, el Tanakh, las tradiciones judías tienen una versión distinta de esta historia. Sólo busquen en Internet, en libros, donde sea. Los vigilantes, las criaturas de piedra que todos están comparando con un Transformer (¡qué sé yo de dónde habrán sacado eso!), pertenecen al libro de Enoc, un libro que no está en la Biblia ni es aceptado por el cristianismo. Tubal-cain también aparece en la biblia hebrea. Y la historia que cuenta Noé de la creación del mundo viene del creacionismo evolutivo, que cree en el relato de la creación, sin embargo cree que los "Siete días de la creación" son un simbolismo, y que todo aquello ocurrío en millones de años (es como una mezcla de ambas creencias). Así que si van a ver Noé, espero que sea sin prejuicios, y califíquenla sólo por su valor estético, artístico, narrativo, pero no religioso.
Brayan Jaimes
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7 de abril de 2014
28 de 46 usuarios han encontrado esta crítica útil
Creo que la Biblia es uno de los textos más enigmáticos escritos por el ser humano, y aunque mi lado lógico me hace pensar que todo lo que se cuenta en ella es mentira o es un simple cuento, soy de los que piensan que encierra pasajes basados en sucesos reales pero magnificados hasta el extremo.
Dentro de este contexto el director Darren Aronfsky, considerado por algunos (no por mí) un visionario, se acerca a las sagradas escrituras y más concretamente al Antiguo Testamento. Un tiempo oscuro de la humanidad repleto de cataclismos y situaciones sangrientas, con un Dios mucho más cruel que benévolo.
El problema de Aronofsky es la coctelera a la que ha sometido a la historia, aunque parte de la culpa de ello puede estar en los sucesivos montajes creados por la productora con el fin de contentar a todas las partes.
En la película podemos encontrar, elementos del creacionismo más rancio (Adán y Eva, la manzana, la serpiente, …) mezclados con la teoría de Darwin (que parece filmada por Terrence Malick), pasando por seres de piedra (“los ángeles caídos”) más propios de “El señor de los anillos” y sus secuelas, y escenas oníricas del jardín del Edén, con criaturas luminosas que parecen ser … extraterrestres. Sí, sí, lo habéis leído bien.
Un pastiche descomunal que encuentra el tono en muy pocos momentos y cuyo ritmo es en muchas ocasiones tedioso, como ya ocurría en aquella insoportable película titulada “Cisne negro”.
Y todo además en un intento de crear un contexto histórico totalmente anacrónico y a la vez realista, pero lleno de incoherencias, donde lo de menos es la historieta de los animales y el diluvio, con el fin de dejarnos atrapar en un discurso más propio de la Nueva Era, vestido de película épica postmoderna.
Además aquellos que se atrevan a verla descubrirán como de manera habilidosa se ha escondido de los trailers cualquier atisbo de personajes fantásticos, lo que revela una confianza dudosa para con el producto por parte de sus responsables.
Los espectadores se harán un sinfín de preguntas cuando la vean: ¿de qué se alimentan los protagonistas, del aire?; ¿qué se supone que es aquel incienso que hace dormir a los animales durante 40 días y 40 noches?; ¿cómo los alimentan, por vía intravenosa?; ¿cómo es posible que el villano se esconda en plan polizón sin ser descubierto?; ¿cómo van a repoblar el planeta o es que al final los hijos se acostaran con sus propias hermanas o madres?; ¿por qué Anthony Hopkins parece el abuelo cebolleta?
Aún así me quedo con su enigmática banda sonora y su ambientación, quizás de lo más logrado del conjunto.
En definitiva un producto completamente desenfocado.
Francisco Javier Millan
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
4 de abril de 2014
20 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
La verdad que cuando vi el título y el director pensé que había un error, el director del Cisne Negro, Réquiem por un sueño, Pi…, películas dirigidas con un sello muy personal y de repente nos encontramos con una película al más puro estilo de superproducción americana, algo no me encaja…este director se ha vendido.

Noé pretende ser un mito cinematográfico pero se ha quedado en un intento de superproducción ya que ni la acción transcurre con fluidez…todo es espeso y lento y lo peor de todo, sin gracia ninguna.

Esto se debe a que no es el estilo de director, Aronofsky es muy buen director pero este tipo de género no es lo suyo, admitámoslo, hay directores que son perfeccionistas en este género, películas que olvidarás muy pronto pero que vas al cine para pasar un buen rato.

Con esa intención fui el domingo al cine, para pasar un buen rato con una película en 3D pero ni a eso llegué, me aburrí como una ostra y eso porque esto no me encaja.

Película de acción o mito histórico, ese es el gran dilema del director…

A él se le dan muy bien los análisis psicológicos del ser humano, sus carencias y sus virtudes pero el cine histórico con esa “guinda” de cine fantástico…la verdad que no.

Demasiadas cosas se presentan…un Noé divino, un padre justo, un gran luchador, un buen marido…demasiadas cosas a tratar, además no te crees lo que estás viendo.

La acción es muy escasa y los diálogos son muy planos y vacíos, además, te esperas el final.

Sin más, muy aburrida, zapatero a tus zapatos, Aronofsky, este no es tu género.
manuel
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
5 de abril de 2014
29 de 49 usuarios han encontrado esta crítica útil
Qué lástima. Pensé que Aronofsky, cuya carrera es bastante sólida, podía en esta ocasión no solamente mantener a flote el mismísimo Arca de Noé, sino también combinar sus constantes metafísicas con el presupuesto de lujo. Y una vez más no ha sido así, como ya ha ocurrido en otras ocasiones en la historia del cine de Hollywood. Se ve que la maquinaria absorbe al creador (el director, conviene aclararlo ya que tocamos tema bíblico) dando como resultado un despropósito con ingredientes variados: batallitas mamporreras emulando el estilo y casi estética de “Conan” en cualquiera de sus derivaciones, gigantes de piedra a lo Transformers, toque religioso, aunque de lo más alejado del cine más logrado para rozar un tono casi pelum-telefílmico y ciertas licencias que las reservamos por si alguien, aún a pesar de la advertencia decide verla, pero que no benefician en absoluto a la película, y que en su último tercio sobre todo renquea a más no poder y se torna farragosa. No sé si el haber rodado “Noé” a lo De Mille hubiera sido más entretenido o más vistoso, pero a pesar de contar “Noé” con un presupuesto bestial no luce, aunque visualmente pueda ser “bonita” en ningún momento es rotunda, ni solemne ni visceral. Tiene exceso de trucos digitales y por ejemplo, destaco el tramposo diseño artístico del interior del arca que es confuso, no se sabe bien como es por dentro, ya que parece que es más grande que el Poseidón cuando a los guionistas les conviene. Creo que siento preferencia por el Noé que encarnó Huston en la versión que él dirigió titulada “La Biblia: en su principio” y de la que por ejemplo, tenía una de las más logradas bandas sonoras que se han hecho para el cine comercial- religioso, muy arriesgada, y que corría a cargo de Toshiro Mayuzumi. Aquí Clint Mansell hace una miscelánea musical que, como en las escenas de batallas, nos llega a recordar los compases que se utilizaban en los westerns más clásicos cuando atacaban los apaches. Y de colofón, una hermosa canción que cierra los créditos finales cantada por Patti Smith, aunque no pega ni cola. En su guión se apuntan intenciones todas ellas curiosas pero que se van desvaneciendo o no son aprovechadas, perdiéndose en vaguedades. Los actores, aunque discutible la elección de muchos de ellos, se ve algunos ponen intención en ciertos momentos, pero aún así no es suficiente. Ocasión perdida para el cine religioso- espectacular que es un género muy denostado, pero que creo que hoy día es imposible producir, ya que sería conveniente despojarlo de tanto efectito por ordenador, no digo rodarlo en Cinemascope, Todd- Ao o utilizando los 70 milímetros, pero sí que requiere un despliegue artístico y sobre todo técnico de “vieja escuela” que no se puede pagar y en el peor de los casos donde ya no quedan casi profesionales que lo pudieran desempeñar. Por cierto, como detalle de la represión actual que hay en el cine norteamericano, la versión de Huston, del año 1966, retrataba con elegancia los desnudos de Adán y Eva, y aquí se opta en una breve secuencia por poner a Adán y Eva fluorescentes, como si de dos extraterrestres se tratase. Salieron a imagen y semejanza del creador, pero será que ¡hemos cambiado tanto!
Maggie Smee
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
14 de abril de 2014
17 de 26 usuarios han encontrado esta crítica útil
Darren Aronofsky ofrece una meticulosa, elaborada y costosa interpretación del archiconocido episodio de Noé, desde su tierna y cándida infancia hasta llegar al inesperado pero siempre venerable estado de abuelo y patriarca de una estirpe elegida por Dios y bendecida por una lluvia que no por anunciada deja de tener su devastadora y apocalíptica congruencia narrativa. Podemos hablar de mero pretexto para revivir una época y unos personajes oscuros, maniqueos, taciturnos, fastidiosos y arbitrarios que tratan de sobrevivir en un mundo hostil, lleno de hambre, temor, injusticia y muerte. Tanto atroz episodio parece no tener fin en este grandioso espectáculo que nos lleva al comienzo de nuestra era como recordatorio de que el expoliar la tierra y socavar el equilibrio de la naturaleza nos aboca al inexorable cataclismo.

Tanta caída en desgracia, tanto nombrar a Dios (aún sin nombrarlo o parafraseándolo, para no ofender a nadie, como Creador), la evocación de ángeles caídos o espíritus custodios, de elecciones dolorosas por inhumanas o sobrehumanas, tanto sacrificio, renuncia y culpa acaban por saturar al espectador que no sabe si dejarse llevar por el mero espectáculo propuesto o si debe tomar partido por algún personaje (casi ninguno inequívoco y siempre al límite de sus posibilidades). Hay demasiada información, demasiados frentes abiertos, demasiadas propuestas y demasiados recursos como para dejarse arrastrar, sin más, por las imágenes. A cada rato hay un nuevo retruécano, un más difícil todavía, un desafío o combate aún más lacerante y desproporcionado, una bravata aún más desbocada y temeraria. Lo simple y sencillo parece anatema.

Se puede dejar a un lado prejuicios e ideas preconcebidas y disfrutar del puro espectáculo visual y de la repesca de personajes arqueológicos, pero interesantes e intensos… Pero cuesta obviar que todo ello no deja de ser un estéril ejercicio de estilo más ampuloso que logrado, más forzado que bien resuelto, más ruidoso que sutil. Hay un exceso de efectos visuales y un notorio déficit en la construcción de personajes y conflictos que vayan más allá de lo previsible o de la vulgaridad prepotente y adocenada. Como gran espectáculo descerebrado puede tener un pase, pero a poco atento que esté uno, sabe a poco y deja un indigesto regusto a comida basura: llena sin alimentar, satura sin deleitar, rebosa sin satisfacer.

La hemos visto antes, la hemos visto mejor y no apetece volver a verla nunca más. Decidan ustedes.
antonalva
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
<< 1 2 3 4 5 10 20 30 35 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2015 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados