arrow

Infancia clandestina

6,7
1.372
votos
Sinopsis
Después de vivir en el exilio, Juan, un niño de doce años, regresa con su familia al país, donde todavía ocupa el poder el régimen militar que les obligó a huir. Aunque es testigo de la actitud combativa de sus padres, intenta llevar una vida normal, en la que el colegio, las fiestas, las acampadas, las bromas y las risas con mamá también tienen su lugar. El principal apoyo del niño es su querido tío Beto (Ernesto Alterio) ... [+]
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
<< 1 2 3 4 5 >>
user-icon gonzafer85   capital federal (Argentina)
Notable
21 de Noviembre de 2012
4 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
La película se cuenta desde el punto de vista de un niño, Juan (en honor a Perón se dice) quien, en su regreso al país luego del exilio en Cuba, ahora debe llamarse Ernesto (en honor al Che). Clandestina por ser oculta, secreta, por ser una infancia que no se da según los requisitos necesarios de un niño, por ser una etapa en conflicto con la identidad. Juan cuidando a su hermana (un bebé) sin saber si sus padres volverán a abrir la puerta del escondite; festejando un cumpleaños falso; impedido de disfrutar el cariño de su abuela; viviendo situaciones y escuchando conversaciones de “grandes” (citando una típica frase de mis padres cuando no tenía que escuchar ciertas conversaciones de adultos); inmerso en un mundo de violencia, armas, disparos y miedo constante; huyendo de su identidad, sus amigos, su primer amor.

“Ya sos grande, no seas boludo” le exigen sus padres ante el berrinche típico un niño que no entiende una situación, que tampoco puede explicar. El propio Juan termina creyendo que “ya es grande” en esa dolorosa escena en el parque de diversiones donde pretende huir junto a María, un bolso y una cantidad de dinero de cuyo valor no tiene idea. Esta infancia también es clandestina por tener que ser superada, por servir como etapa donde se acelera la maduración (con las consecuencias que esto implica, lo vemos todos los días, en democracia y por otras causas) y por ser traumática (explicitado en un Juan que moja la cama y en sus sueños).

‘Infancia Clandestina’ tiene tanta carga emocional que, si bien no parece acorde al “tono” de la historia, la elección del estilo cómic para las escenas de violencia explícita parece adecuada y artísticamente interesante. La cámara subjetiva que simula la mirada de Juan, como un testigo oculto, se combina con la amplificación de la respiración para generar un ambiente de permanente tensión y suspenso. En otro costado, el film propone lugares de “descanso” mediante una tierna y encantadora historia de amor entre Juan y María, llena de nostalgia de su director, platónica pero sin abusar de la supuesta inocencia infantil y describiendo esa etapa de despertar sexual (o más bien erótico).

Seguir leyendo en http://www.quecinemirar.blogspot.com.ar/2012/11/infancia-clandestina-2012-argentina.html
gonzafer85
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon PepePalermo   Buenos Aires (Argentina)
Regular
15 de Septiembre de 2013
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hay películas que dejan un sabor amargo, en este caso esta película a mi. Me hizo sentir muy mal.

Puede suponerse que algo tiene que ver con lo que ocurrió, la película no entra en planteos sociales muestra la ceguera de los protagonistas, la ingenuidad de sus planteos y hasta lo imposible de su aventura.

Seguramente entendiéndola desde el "recuerdo" del muchacho se la valore un poco mejor.

Los pobres chicos metidos, sin pedirlo, en esto sufrían las consecuencias.

En lo que hace a la película en si misma me costó no ver una "representación". Se nota que los actores "actúan" que todo está guionado.

Entiendo que haya personas a las que les haya gustado pero a pesar de que lo intenté, recordé la realidad y me chocó la película.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
PepePalermo
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon ELZIETE   MADRID (España)
Muy buena
30 de Agosto de 2013
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hermosa y durísima película, cuya carga política permanece como un opresivo telón de fondo para centrarse en ese niño adolescente que ve como su infancia se desarrolla en un incomprensible laberinto heredado de sus mayores y cuyos platos rotos va a tener que pagar.
Coincido plenamente con Llopart de La Vanguardia en que el acierto del film es el punto de vista exclusivo de ese niño ejemplo de tantos otros cuyo día a día se ve frustrado y modificado por algo que aún no entiende y cuyas razones nunca estarán por encima de su derecho a ser niño y vivir su infancia en libertad.
Consigue Ávila momentos realmente emotivos y desgarradores difíciles de describir sin desvelar la trama. ¿Hasta que punto es licito luchar por el futuro de nuestros hijos a costa de sacrificarlos a ellos mismos?.
El mundo aún virgen y moldeable del chaval choca brutalmente con una realidad que le impide seguir soñando con un mundo donde todo es hermosos y todo está por descubrir.
"Kamchatka" de Marcelo Piñeyro en el 2001 ya mostraba idénticos planteamientos. El elenco fantástico sigue demostrando que el nivel actoral argentino está entre los mejores del mundo. Fue elegida para representar al cine argentino en los Oscars sin ser seleccionada. Ellos se lo pierden.
ELZIETE
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon Xavier Vidal   Amposta (España)
Buena
3 de Enero de 2013
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Infancia clandestina desprende rabia, verdad. Algo muy poco frecuente. Y no es para menos, porque el cineasta Benjamín Ávila, en un ejercicio de cine personal o 'película exorcismo', ha contado su propia historia. La suya y la de otros tantos. La de toda una generación de hijos de guerrilleros que pasaban de pueblo en pueblo, de colegio en colegio, cambiando de nombre y perdiendo a cada paso aquello tan preciado que es la infancia. A esa infancia secuestrada, retenida, robada, dedica Ávila una película que parece escupida y filmada desde los adentros. Lo hace en sus planos iniciales, imágenes manga con los que el director nos pone en situación y nos cuenta los antecedentes históricos de su trama. Lo hace con la delicada mirada del niño protagonista, de forma que podamos sentir desde el otro lado del espejo sus miedos, sus dudas, sus pulsiones, las conversaciones de los mayores cogidas al vuelo y a escondidas, el primer amor de adolescencia. Y lo hace cuando su irremediable resolución llega con toda su crudeza.

Ávila ha parido un film histórico moderno, en primera persona pero con la suficiente inteligencia para impedir que la voz narradora acabe con la poesía y la reflexión. Infancia clandestina tampoco es una película obvia, porque deja suficiente espacio para la libre interpretación, para la crítica, para el matiz. Pocas películas son tan certeras, tan delicadas e impactan a tal punto como Infancia clandestina, cuyo clave está en un reparto excelente, encabezado por el tío que da vida Ernesto Alterio. Una película que seguramente para su firmante habrá supuesto una tirita para la herida que venía arrastrando desde demasiado tiempo. Los compañeros chés pueden estar muy contentos de su representante a los Oscar, una propuesta arriesgada estrenada por desgracia casi de tapadillo entre nosotros. Clandestinamente, valga la redundancia. Hay que reivindicarla.

@Xavicinoscar, Cinoscar & Rarities
http://cachecine.blogspot.com
Xavier Vidal
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon Inaki Lancelot   ALCALÁ DE HENARES (España)
Interesante
6 de Noviembre de 2012
3 de 4 usuarios han encontrado esta crítica útil
La autobiográfica primera película del argentino Benjamín Ávila contiene dos tramas. La primera, la interior, aborda un amor preadolescente. La segunda, el contexto histórico en el que tuvo lugar: Argentina 1979, una sociedad militarizada.

Este segundo aspecto, ocupando un menor metraje, es junto a la reseñable actuación de Ernesto Alterio, el más interesante. La clandestinidad está muy bien ambientada, con el miedo como permanente compañero.

El dilema que el director plantea es la validez de elegir la proyección social, aquí representada por los montoneros, la guerrilla de la resistencia, frente a la atención a los cercanos.

Los militares abandonaron el poder oficialmente en 1983. Treinta años después, el tema sigue candente. El interés suscitado ha provocado un muy buen resultado en taquilla en aquel país y la nominación del film a los Oscar.
Inaki Lancelot
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
<< 1 2 3 4 5 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados