arrow

12 años de esclavitud

7,4
29.047
votos
Sinopsis
Basada en un hecho real ocurrido en 1850, narra la historia de Solomon Northup, un culto músico negro que vivía con su familia en Nueva York. Tras tomar una copa con dos hombres, Solomon descubre que ha sido drogado y secuestrado para ser vendido como esclavo en una plantación de Louisiana. Solomon contempla cómo todos a su alrededor sucumben a la violencia y a la desesperación. Pero él decide no rendirse y esperar a que llegue el ... [+]
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
user-icon Ki___wi   Madrid (España)
Notable
20 de Diciembre de 2013
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Llamada a ser protagonista, y con merecimiento, ’12 años de esclavitud’ se percibe poco original ya que el racismo o el “cine de esclavitud” se desarrolla conforme a una estructura ya conocida que dificulta la sorpresa, el drama se ve ligeramente afectado ya que la cinematografía previa nos ha preparado. ‘El color púrpura’ (Steven Spielberg, 1985), ‘Criadas y señoras’ (Tate Taylor, 2011) o ‘El mayordomo’ (Lee Daniels, 2013) son parte de una lista con la cual comparte núcleo, pero que difiere por sus particularidades, aquellas que logran conformar un conjunto excepcional, bien manufacturado e interpretado.

Una de sus grandes particularidades viene de la mano de Steve McQueen, su director, quien le da el tono y pulso adecuado. Se muestra explícito pero no morboso, violento pero no demagogo, huye de la recreación vanidosa y en cambio muestra más de lo que ves. Un gran narración que exuda contexto, donde los fondos son parte protagonista, y los sentimientos de un ambiente, de una historia, se cuelan por todos y cada uno de los puntos del encuadre.

La trama narra como un hombre libre es capturado, vendido y tiranizado por la esclavitud y como su implacable compostura, no exenta de flaquezas, es indomable. Dos horas y cuarto en las que un potente Chiwetel Ejiofor se ve respaldado por una ristra de secundarios para nada superfluos. Cada aparición contribuye y aporta, destacando por orden de interpretación y protagonismo a Lupita Nyong’o (desoladora), Michael Fassbender (colérico), Benedict Cumberbatch (su última aparición es tremenda), Paul Dano (‘Prisioneros’ - Denis Villeneuve, 2013), Brad Pitt, Sarah Paulson, Paul Giamatti, etc., mención merecen todos.

El ritmo, al que el espectador más despistado podría tachar de lento, es un ejercicio magistral de pulso. La sensación de tensar un plano mediante la expansión de su duración, ligeramente más halla de lo que los estándares nos tienen acostumbrados, implica un impacto emocional, duro y directo, conecta. La fotografía luce en las sombras, y como todo el conjunto, contribuye en positivo. Como muestra entre otras, aquella secuencia en la que es apresado y donde la iluminación, las sombras, hablan por si solas.

’12 años de esclavitud’ es una buena historia magistralmente narrada, no juega a sorprender ni quiere, amparada frente y tras las cámaras se aleja del melodrama y la lágrima fácil, no da concesiones y aprieta hasta la consecución de un final catártico, redentor. Auténtico cine.

http://detenteencine.blogspot.com.es
Ki___wi
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Harold Angel   nueva york (Estados Unidos)
Buena
23 de Diciembre de 2013
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Igual que en los noventa Hollywood se congració con la nación india otorgando el Oscar de mejor película a Bailando con lobos y con el Holocausto hizo lo propio concediéndoselo a La lista de Schindler es muy probable que este año le toque el turno del reconocimiento al tema de la esclavitud. Sobre este asunto ya se habían hecho otras películas como por ejemplo las dirigidas por Steven Spielberg, El color púrpura y Amistad. La primera fue la gran derrotada del año en la ceremonia de los oscars del 86 y la segunda aunque estaba muy bien hecha y resultaba emocionante era también muy discutible en otros aspectos. Curiosamente el protagonista de 12 años de esclavitud, Chiwetel Ejiofor, debutaba con aquella cinta en el 97. Tampoco puedo olvidarme del tratamiento que hizo la televisión sobre el tema con la famosa teleserie Raíces.

La película de McQueen está basada en una historia real y cuenta la vida de un hombre libre de raza negra que es raptado y vendido como esclavo para trabajar en varias plantaciones del sur a las órdenes de varios amos blancos recogiendo algodón y caña de azúcar. Allí se pasa doce largos y penosos años trabajando duramente en condiciones infrahumanas sufriendo toda clase de abusos separado de su familia. Finalmente consigue la libertad después de hacer llegar una carta de auxilio a sus amigos del norte que acuden en su ayuda gracias al favor de un carpintero canadiense contrario a la esclavitud.

El director muestra de forma seca y realista las penurias por las que atraviesa el esclavo, músico de profesión, despojado de su dignidad y reducido a un mero animal de carga. Sin embargo no pierde la esperanza y lucha por sobrevivir dignamente en un ambiente hostil. McQueen emplea los efectismos justos sin recrearse en la sangre del látigo y apuesta más por mostrar las cosas como sucedieron tal y como las narra su protagonista en el libro que escribió relatando su cautiverio. No se trata de un drama clásico con final feliz remarcado por una banda sonora grandilocuente, ni las escenas más dramáticas están hechas para emocionar al espectador sino que más bien la película cuenta una historia dura y desagradable que indigna y conmociona a la audiencia. El director se toma su tiempo para contar los hechos y en algunos momentos quizá parezca algo lenta aunque quizás eso se deba a la intención de su creador de reflejar la dilación en el tiempo del cautiverio de su protagonista.

El reparto está muy acertado, los protagonistas no son muy conocidos pero son buenos actores sin embargo los secundarios están encarnados por actores conocidos como Paul Giamatti, Michael K. Williams (visto en The wire), Paul Dano o el propio Brad Pitt que también produce la cinta. El actor de moda Michael Fassbender que ya trabajó con McQueen en la polémica Shame vuelve a brindar otra excelente actuación, esta vez como alcoholizado terrateniente fanático religioso.

El único pero que le pongo a la historia es que la mayoría de los protagonistas negros son gente inteligente y espabilada. Como se trata de una historia real no se lo voy a reprochar, sin embargo lo normal no era así. La mayoría de los esclavos eran gente ignorante y primitiva. Yo no digo que no hubiese esclavos negros del norte con estudios y formación pero la inmensa mayoría provenían de África. En ningún momento les oímos hablar con ese marcado acento que tenían los esclavos que sí reflejaba El color púrpura, por contra los que aparecen en 12 años de esclavitud parecen salidos de Harvard.

En resumen con este film puede que Hollywood haga justicia al tema de la esclavitud negra de una vez por todas porque el asunto está de moda y más después de que un mulato haya alcanzado la presidencia. Después de que Tarantino lo mostrase en Django desencadenado en versión pulp ahora con Doce años de esclavitud toca ponerse serio y congraciarse con la raza negra. De todas formas mucho se habla de la esclavitud negra en América y no se hace mención al sacrificio de millones de chinos empleados en la construcción del ferrocarril como esclavos. Pero eso es otra historia y hoy no toca. Por eso creo que no se trata solamente de una cuestión de racismo sino de algo implícito en la naturaleza humana que lleva al hombre a querer explotar a sus semejantes.
Harold Angel
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon El Mexicano   mazatlan (México)
Notable
9 de Enero de 2014
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esperaba con grandes ansias esta película, y los premios y nominaciones no hacían más que aumentarlas.

Después de visionarla me quedo con la certeza de que por varios aspectos es una gran película que sin embargo me resulta fría y distante.

Y el principal culpable, creo yo, es el protagonista, siempre un paso atrás de todos los sufrimientos que lo rodean, siempre escapando de los abusos verbales y físicos a los que se enfrentan sus compañeros de reparto, algo en lo que sin duda ayuda la actuación de Chiwetel siempre contenido y estoico.

Si en algún momento logre conectar con la película fue debido a la sufridora y resignada actuación de Lupita Nyong’o, suyas son las mejores escenas, sus movimientos, sus miradas incluso cada una de sus lagrimas están perfectamente controladas y ejecutadas por la novata actriz, lo que me lleva al personaje mas aterrador del film y del que poco se habla, el personaje de Sarah Paulson es la maldad encarnada, un personaje dominado por los celos y el rencor que no duda en lastimar físicamente o en alentar a los demás personajes para que esto suceda, gran actuación de Paulson que en manos de otra actriz hubiera sido carne para la sobreactuación.

Sobre los posibles premios que pueda obtener este film, no me molestaría que le dieran los de Mejor Película, pero esta lejos de lograr la maestría en su dirección que si logra Cuaron. Incluso me atrevo a negarle a Chiwetel el oscar como Actor Principal, mas aun teniendo como contendiente al inmenso Ton Hanks en Capitan Phillips.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
El Mexicano
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon CarlosDL   Un lugar de La Mancha (España)
Muy buena
25 de Enero de 2014
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hablemos de dolor, rabia e ira. Hablemos de las veces que se han mostrado estos sentimientos en la gran pantalla y de la empatía nos ha hecho sufrir con cada uno de los protagonistas que nos han abierto sus entrañas para que podamos sentir un pequeño fragmento de lo que ellos sufrían. Hablemos de las maneras posibles de llevar esto a efecto sin caer en banalidades sentimentalistas que aprovechan lágrimas que puedan recorrer alguna mejilla sin demasiada dificultad. Hablemos del temor del hombre y del temor que el hombre inflige sobre su propio hermano. Sí, hablemos del episodio más macabro de la historia de "la tierra de las oportunidades" y hablemos de el mejor reflejo que se le ha dado hasta el momento; "12 Years a Slave".

En los últimos años ha nacido una dupla cinematográfica británica de esas que se ven en pocas ocasiones, que con dos únicos trabajos han conseguido conquistar a la mayoría de aquellos que se han atrevido con esas películas. Caracterizadas por interpretaciones cargadas de matices para personajes con alta carga psicológica y una dirección que destaca por su pulcritud, ponen al espectador en más de un apuro cuando se ve incapaz de reaccionar al ver su pecho encogido y su cabeza inquieta durante hora y media. Steve McQueen y Michael Fassbender tienen la culpa de películas como 'Hunger' o 'Shame', director y actor nos adentran en dos vidas muy diferentes; la de un preso del IRA dispuesto a morir de hambre por su causa y la de un adicto al sexo cuya vida da un vuelco cuando su hermana va a a vivir con él. Ambas son espectaculares y ambas nos preparan para ver lo que aún tiene que ofrecernos uno de los directores más prometedores que podamos ver ahora mismo.

Así llegamos a lo que, hasta ahora, no solo ha sido la mejor película de McQueen, si no tambien uno de los mejores documentos cinematográficos sobre la indecencia de un gran sector norteamericano que hace siglos no mostraba respeto alguno hacia los que consideraban inferiores cuando la única diferencia era la del color de su piel. Relato que adapta la autobiografía de Solomon Northup, un hombre libre esclavizado sin motivo alguno y vendido como ganado. Escalofriante y devastadora la sensación de impotencia que recorre la médula espinal cuando despierta sin saber que ocurre. En ese punto tú sabes perfectamente lo que sucede, estás ahí para ver cómo pasará sus próximo años como un esclavo, estás ahí para ver la deshumanización de una sociedad macabra e hipócrita que traficaba con humanos como si estos fueran simples máquinas, pero también estás ahí para percibir el sentimiento de aquellos que sufrían la ira injusticada de negreros sin neuronas y para ver el coraje con el que esa gente que luchaba por sus vidas.

Porque ante todo, y más que una obra sobre la propia esclavitud, la película es una obra sobre la experiencia del hombre, sobre el valor, el coraje y el amor de esos millones de personajes anónimos que sufrieron un genocidio y que son ahora un ejemplo de lucha y pasión por la vida mientras que aquellos que los sometían se han convertido en un despreciable ejemplo de los límites de la inmoralidad y la idiotez del ser humano.

Steve McQueen siempre ha sido consciente de lo que quería retratar en sus películas y eso demuestra su valía como director, en esta ocasión más que nunca. Su trabajo se vuelve más auténtico y visceral, si cabe, que antes. Un primer plano a una pastilla de jabón nunca había dolido tanto, los dedos gordos de los pies nunca se habían visto con tanta importancia y nunca habíamos necesitado tanto imágenes de sauces que calmasen nuestro interior aportando paz en una odisea de sensaciones sin límites. Controla la brutalidad y la calma, el tempo es el adecuado para que la película se deslice sin tropezar por los latigazos ni decaer por la felicidad limitada de alguna escena. Simplemente es una maravilla de dirección que sabe apreciar a cada uno de los actores en su momento justo. Todos, principales y secundarios, cumplen su cometido y nos hacen valorar la pasión de vivir que muestra Solmon -espectacular Chiwetel Ejiofor- con primeros planos que traspasan la pantalla ya sea cantando o mirando fijamente a un espectador que acabará realmente conmovido por una mirada de dolor indescriptible. Al igual que el protagonista, todos los demás han dado lo mejor de sí, desde Paul Dano, pasando por Benedict Cumberbatch o Paul Giamatti, hasta el demonio personificado en pantalla del cual se ha encargado un Michael Fassbender tan sorprendente como siempre o la delicada Lupita Nyong'o que en su primer papel en el cine ha marcado a fuego su nombre en producciones venideras.

Si consideráis esto pocos motivos para verla, no sabría que más deciros. Este escrito nace varios días después de haberla visto y aún me emociona pensar en más de una escena. Su relato de una nación que parecía nacida del mismo infierno choca con los testimonios de aquellos personajes encargados de autojustificar sus actos con una biblia en la mano; tu impotencia crece, la ética parecía haber desaparecido en ese episodio de la historia, y la película arrolla a cada minuto con escenas incómodas a la par que geniales. Apasionante y vergonzoso marco el que nos muestran, una película para sufrir y disfrutar (de alguna manera, supongo) del cine. Ojalá algo así nunca tuviera que haber sido contado.
CarlosDL
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Paco Garrido   Almería (España)
Notable
12 de Febrero de 2014
2 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una de las favoritas del año para conseguir los mayores premio del cine. En cabeza de todas las quinielas de cinéfilos y profesionales del sector para conquistar la academia de los oscars. Dada su conyuntura dramática estamos hablando de una cinta óptima para obtener el galardón de mejor película del año, ya que los mienbros de la academia de Hollywood se derriten ante una historia basada en hechos reales con trasfondos emocionales. El director inglés Steve McQueen (Shame, Hunger) realiza una cinta entusiasta, conmovedora, con toques de auténtica obra maestra y con un planteamiento emotivo (a veces exagerado) para plasmar en la retina del espectador una barbarie contra la esclavitud en el siglo XIX. Un relato épico con una fotografía sublime, unos actores sobresalientes, guión extraordinario y un desarrollo pausado aunque emocionante hasta el suspiro final.

Narra la dramática historia de Solomon Northup, un hombre de color músico y culto (y hombre libre), asentado en Nueva York. Después de entablar una extraña relación con dos desconocidos que se pasaban por hombres cultos, es drogado y asestado como esclavo. A raíz de estos sucesos comienza un cuento emocionalmente duro, sacando el don de supervivencia humana para sobrevivir en un terreno hostíl donde no debería estar. Chiwetel Ejiofor (Love Actually, American Gangster, Hijos de los hombres...) nos ofrece una interpretación de puro dramatismo, un personaje muy trabajado desbordando terror y lucha por los cuatro costados. A su altura en este melodrama está un inconmensurable Michael Fassbender (Jane Eyre, Malditos Bastardos, Prometheus...) inmenso en su papel de tirano. Otros actores de renombre actual como Benedict Cumberbatch (Sherlock, El quinto poder, Agosto...), Paul Dano (Prisioneros, Pequeña miss sunshine...), Sarah Paulson (American Horror Story, Mud...) o un fugaz pero necesario Brad Pitt (Sev7n, El curioso caso de Benjamin Button, Babel...). Una brillante Lupita Nyong’o es la sorpresa de la cinta, una interpretación a tener muy en cuenta. Un elenco de actores a la altura de la producción. El guión está escrito con elegancia, imponiendo la desgarradora historia con sobresaltos y con un intenso mensaje dramático en sus líneas. Música, efectos especiales y por encima de todo una magistral fotografía nos mete de lleno en la historia de Solomon.

Probablemente el mejor drama del año, plagado de momentos épicos, desgarradores, con un profundo mensaje de supervivencia, lucha inquebrantable contra la sin razón y la dominación. El momento histórico estadounidense acompañado de la historia real en la que está basada es un marco incomparable para narrar esta brutal y opresiva historia de esclavitud. A pesar de tener un final medianamente esperado, disfrutarás con un fascinante drama de época donde sus emocionantes escenas quedarán grabadas en la memoria de todo cinéfilo.
Paco Garrido
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados