arrow

La conversación

7,4
10.995
votos
Sinopsis
Harry Caul, un detective cuyo prestigio como especialista en vigilancia y sistemas de seguridad es reconocido por todos sus colegas, es contratado por un magnate para investigar a su joven esposa, que mantiene una relación con uno de sus empleados. Deberá escuchar todas sus conversaciones. La misión, para un experto de su categoría, resulta a primera vista inexplicable, ya que la pareja no ofrece ningún interés fuera de lo común. ... [+]
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
1 2 3 4 10 14 >>
user-icon Servadac   Madrid (España)
Notable
22 de Septiembre de 2007
143 de 160 usuarios han encontrado esta crítica útil
1) Cine y espacio

Señala José Manuel García Roig, en su libro ‘Mirada en off (Espacio y Tiempo en Cine y Arquitectura)’ la distinción que hace Manny Farber de los tres tipos básicos de espacio que encontramos en el cine, a saber:
- El campo de la pantalla
- El espacio psicológico del actor
- El área de experiencia y geografía que abarca la obra cinematográfica

Pues bien, a mi entender, ‘La conversación’ es uno de los más acabados y cumplidos ejemplos de buen uso del segundo tipo de espacio. No podemos evitar la sensación de que continuamente hay algo o alguien que vigila, dentro y fuera del encuadre.

Desde el zoom inicial hasta los planos de la casa desollada, sentimos en la piel la claustrofobia.
===

2) Diálogos vs. Efectos de sonido

Todo sucede a través de los oídos de Harry Caul (Gene Hackman). Los sonidos nos ayudan a reconstruir la realidad subjetiva del personaje, cuyo punto de vista nunca se abandona, tanto si lo que vemos queda al alcance de sus ojos como si no. Ahí está el milagro de la cinta.

Mediado el metraje, “la película se vuelve muy parca en el uso de los diálogos. Creo que eso induce al espectador a escuchar los sonidos como si se tratara de palabras. Es decir, empieza a buscar significado en la banda sonora porque no hay palabras «en primer plano» que le distraigan. No hay gran diferencia entre los efectos de sonido de la primera mitad y los de la segunda. Lo que sí es diferente es la evaporación gradual del diálogo, que al final queda reducida a «la conversación» en sí y a los efectos de sonido.”

Esa manera magistral de concebir los aspectos sonoros de la historia, recuerda vagamente a lo mejor del dúo Lynch-Badalamenti.
===

[No desvelo nada de la trama en el spoiler]
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Servadac
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Fej Delvahe   Ladera del Monte Titano (San Marino)
Muy buena
28 de Julio de 2008
48 de 54 usuarios han encontrado esta crítica útil
«Cuando veo a uno de esos pobres viejos, siempre pienso lo mismo: pienso que una vez fue un niño pequeño, que tendría un padre y una madre que le querrían mucho. Y ahora, mírale derrumbado en un banco callejero. ¿Dónde está ahora su padre, su madre, su familia?»

Este comentario es el centro, la enjundia, la esencia y lo crucial del presente filme. Se repite una y otra vez por medio de una voz muy dulce, dulcísima, de la protagonista femenina de la película. Con esa dulzura se va embadurnando melifluamente al espectador-oyente hasta embaucarlo, infantilizarlo, hipnotizarlo, dejarlo listo para arrojarle sobre el rostro, cuando menos se lo espera, la realidad sorprendente e imposible de imaginar. También el citado comentario es toda una descripción indirecta del personaje principal Harry Caul, interpretado por un magnífico Gene Hackman, un hombre cuya vida aparentemente es de éxito, de ser el mejor en su profesión concreta, pero que en el fondo resulta un clamoroso fracasado en el amor, en las relaciones sociales, un tipo sin familia, arrumbado triste y amargamente en un rincón de la vida, cuya inteligencia y existencia no está siendo vivida al servicio de la satisfacción, el bien o la felicidad sino al servicio del mal, los cabrones y la negativa infelicidad que ronda por doquier en este mundo. He aquí el quid de la cuestión, el quid de esta película.

Excelente trama, excelente ejecución de filme intrigante y anidador de enorme intriga. Por algo es considerada con toda lógica, "La conversación", como una de esas películas magistrales que ningún aficionado al cine debería perderse entre todas las produciones que pueda ver a lo largo de su vida.

Sorprendente es también el papel secundario y corto del entonces un desconocido Harrison Ford, haciendo de gran ejecutivo empresarial cuya imagen a exhibir es una mezcla de belleza y de misterio.

Fej Delvahe
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Fej Delvahe
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Taylor   Terrassa (Polonia)
Muy buena
19 de Enero de 2009
47 de 56 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando se te agotan los adjetivos, la única palabra capaz de condensar y hacer justicia a lo que una peli te ha transmitido es CINE. En mayúsculas. Así de claro. Así de simple. Así de rotundo.

Sin embargo, consciente como soy de mis incuestionables limitaciones cinéfilas y literarias, me siento completamente incapaz de añadir nada a lo que ya han aportado dos monstruos como Servadac y Bloomsday en sendas críticas. Me conformo, pues, con que veáis “La conversación” y, a posteriori, leáis detenidamente lo que de ella han escrito mis colegas. Sólo así comprenderéis por qué siento devoción por Ford Coppola. Uno de los diez mejores directores de la historia del cine. No sólo la trilogía de “El Padrino” o la mayestática “Apocalypse Now” lo certifican. Joyas de menor renombre como “Rumble fish”, “Cotton club” o “La conversación” lo ratifican con creces.

Un último ruego. Meteos en la piel de Harry Caul. Escuchad esas grabaciones. Rebobinadlas cuantas veces sea necesario. Compartid con Harry su obsesión por el trabajo, su sentimiento de culpabilidad, su traumática infancia, sus pesadillas, su angustia, su tremenda soledad...

No os costará demasiado. Palabra. Francis y Gene os lo ponen a huevo.

Vaya dos.
Taylor
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Sersolo   Brighton (Reino Unido)
Notable
10 de Octubre de 2007
33 de 39 usuarios han encontrado esta crítica útil
Francis Ford Coppola terminó "La conversación" en medio de sus dos obras maestras "El Padrino I y II" y se siente tan orgulloso de esta gran obra de suspense y espionaje como de la reconocidísima saga de la mafia.

"La conversación" comienza como un film de intriga. Harry Caul (Gene Hackman) y su equipo de escuchas graban la conversación de una pareja que da vueltas alrededor de un ajetreado parque. Poco a poco Caul se obsesiona con esta grabación y comienza a verse cómo es el personaje que interpreta Hackman. Una persona torturada y arrepentida de sus actos pasados, que intenta resolver un caso de conspiración para poder perdonarse a sí mismo por lo que hizo tiempo atrás.

Un ser humano culpable de sus actos, solitario, tímido y desconfiado que se siente más cómodo escuchando conversaciones ajenas que en una conversación propia con sus amigos. El film se convierte en el retrato de una persona perturbada. El final es simplemente estremecedor, una imagen perdurable en la memoria.
Sersolo
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Favio Rossini   http://cinemaadhoc.info/ (España)
Notable
12 de Marzo de 2009
28 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dice Walter Murch, montador del film, en el libro de conversaciones con Michael Ondaatje (que ya nombra el gran Servadac en la primera crítica de esta película) que no se rodó el material de por lo menos diez días de rodaje. No quedaba ni tiempo ni dinero. Así que no se podia estructurar la película de la forma que exigía el guión por lo que Mister Murch tuvo que reinventarse las escenas a medida que montaba. Desde la secuencia onírica en la que Harry sueña con la mujer que el cree amenazada de muerte, que un principio iba a ser real, hasta hacer que la explosiva Meredith fuera un agente de la corporación.

Y lo clavaron a base de un montaje rápido y repetitivo (algunas tomas de la conversación de la plaza son utilizadas más de diez veces) que ayuda a crear ese ambiente de obsesión en el que vive Harry Caul. A esto también colabora la ambientación creada por Coppola a base de zooms y planos imposibles que hace que el espectador sufra la tan buscada identificación con el protagonista, sintiéndose tan espiado como se siente él.

Nota aparte para el diseño de sonido, la verdadera especialidad de Murch, que es lo que lleva realmente el ritmo de la película. ¿O qué podía ser sino en una película que trata sobre escuchas?

Y todavía le dio tiempo al gordito a hacer “El padrino II” ese año. Y yo que no soy capaz ni de comprar el pan y el periódico el mismo día...
Favio Rossini
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
1 2 3 4 10 14 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados