arrow

La teta y la luna

4,9
2.828
votos
Sinopsis
Tete (Biel Durán) es un niño enigmático que se siente desplazado con la llegada de su hermano y no puede ver como el bebé se alimenta de la leche de su madre. Le gusta hablar con la Luna, pero siente un profundo terror en trepar a los "castells" (torre humana típica de Cataluña), pese a que es un "anxaneta" ( niño que se sube a la cima de los "castells"). Cuando llega a la ciudad un espectáculo ... [+]
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
1 2 >>
user-icon Miquel   Palma (Mallorca) (España)
Interesante
12 de septiembre de 2006
25 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Tercer film de la "trilogía ibérica" de Bigas Luna. Se inspira en recuerdos autobiográficos. Se rodó en exteriores de Barcelona, Reus, Torredembarra, Valls y Creixell. Ganó un premio de Venecia (guión). Producida por Vicente Andrés Gómez, se estrenó el 10-VII-1994.

La acción tiene lugar en una localidad catalana no identificable, a lo largo de unos meses. Narra la historia de Tete (Biel Durán), un niño de unos siete años, que descubre el mundo a través de su mirada limpia, ingenua e innocente. Ante él desfila un universo adulto lleno de sensualidad, machismo, infidelidades, impotencias, apetitos sexuales, cópulas, fantasía, canciones, nacimientos y muerte, que entiende a medias, relaciona con limitaciones y asume con dificultad.

El autor recurre a sus temas preferidos: la sensualidad del cuerpo humano y la pasión por el buen yantar. La leche que el bebé succiona de los pechos de la madre (Laura Mañá) obsesiona a Tete hasta tal punto que se siente desatendido por los padres, de los que trata de huir en busca de otros pechos de los que alimentarse. Con el abuelo comparte comidas frugales, de propiedades sorpendentes, ya que alimentan y, a la vez, otorgan facultades singulares (imitar las flatulencias de "Petman"). Las limitaciones de comprensión del niño le llevan a tejer explicaciones deliciosamente infantiles sobre el apareamiento, la génesis de la leche materna, su poder nutritivo y el placer de su ingestión. Sus esfuerzos por entender hacen que complemente lo que oye de los mayores, en especial del padre, con imágnes fantasiosas que el expectador percibe como surrealistas (pelotón de romanos). Explica que la música es capaz de modificar la conducta humana y los sentimientos. El flamento que Miquel (Miguel Poveda) dedica a Estrellita (Mathilda May) hace que ésta detenga su marcha y la enamora más allá de su voluntad. Tete no entiende las órdenes del padre que le reclama a gritos valentía. Las tetas de la madre y de Estrellita provocan lo que no consiguen los aullidos del padre. Se incluyen referencias iconográficas de Cataluña, como la barretina, las alpargatas, los anxanetas y, sobre todo, los calçots, el porrón y los castells. El film es un homenaje a la tierra ibérica donde nació, a la infancia, a la inocencia y a la maternidad.

La música, de factura sencilla, oscila entre los aires líricos y los burlones. Añade canciones de Edith Piaff ("Les mots de l'amour") y otros. Es sorpendente el duelo propuesto entre el flamenco y la canción de Piaff. La fotografía crea composiciones de gran belleza plástica, con claroscuros bien contrastados y la devoción por el Mediterráneo. El guión destila sutilezas y recuerdos de calidez contagiosa. La interpretación de Biel Durán es rica en naturalidad. La dirección crea una apasionada disgresión sobre los recuerdos de infancia y el apego a una tierra entrañable.

La película combina fantasía y realidad, sensualidad y erotismo, surrealismo y sueños.
Miquel
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon Mastorna   Madrid (España)
Muy mala
20 de mayo de 2010
19 de 30 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una película vergonzante en todo momento, una aberración al buen gusto y al sentido común. Otros títulos del cine español como "Ja me maten" merecen más respeto que esta basura, porque por lo menos piensa en el espectador un mínimo, no como La teta y la luna, que toma a todo aquel que se sienta a verla por un imbécil haciendo pasar por película esta cadena de perversiones y fetiches filmados de ese personaje que es Bigas Luna y que debió retirarse en los 80. Una película machista, en la que, cómo no, priman las tetas, y se vende todo como muy apasionante, pero vamos, que me deja más frío que la calva de su director. Tetas, leche, tías que comen baguetes igual que si fueran pollas... qué creativo, señor Luna, de verdad... ¡usted es una sorpresa continua!
Viendo La teta y la luna solo siento pena, asco, aburrimiento y vergüenza ajena: pena por el niño protagonita, porque le estropearon la infancia y le corrompieron; asco por ese motivo recurrente en el cine del señor Bigas que es la comida, asco por actrices como la que hace de la profesora, asco por el guión: motoristas que se tiran pedos, tías que se sacan las tetas y beben lágrimas... (todo taaan interesante....); aburrimiento porque como ya he dicho la película no cuenta una historia, se limita a presentar escenas muy traídas por los pelos para ofrecer primeros planos de tetas y ranas y estupideces; vergüenza ajena por la suma de todo esto, porque si yo fuera director no tendría las narices de pedir a todo el equipo de personas que trabajaron o fingieron trabajar en este filme que se embarcaran en un proyecto semejante... ¡¡Sale hasta Miguel Poveda, cantando coplas, lo cual pone muy cachonda a la tetuda de turno y es por eso que se saca los pechos una y otra vez....!!
En fin... siento vergüenza y rabia también por el productor, Andrés Vicente Gómez, que con películas como esta consiguió en su día mantener el cine español en el hoyo en el que se hallaba tras la transición y le dotó de la fama que tiene de cine de escasa calidad, obsesionado con el sexo y demás... Si luego nos quejamos de que los nuevos públicos no tienen interés en el cine patrio es porque en los 80 y los 90 odas a la zafiedad y a la miseria humana como ésta sentaron un precedente, y ahora no hay quien nos quite la mala sombra de encima para muchos... El cine de Bigas Luna (salvo alguna excepción) y el de directores similares, fue (porque lo que haga ahora ya no tiene mucho interés) una gonorrea que pasamos todos los españoles, pero que gracias a la nueva sangre de los jóvenes realizadores nos estamos curando: los nuevos directores son el antibiótico que nos hacía falta.
No dejaré de alegrarme siempre que un crítico apedree la obra de este infame don nadie, este obseso patatero cuyo "legado" ya se está perdiendo en la memoria colectiva, ya se está borrando de nuestra historia.
Mastorna
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon Halcombe Norilsk   Zaragoza (España)
Mala
30 de marzo de 2012
6 de 9 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bigas Luna es un director reconocido que ha ganado premios y tiene una sólida carrera a sus espaldas pero no me convence. De hecho, ésta película es de lo peor que he visto en mi vida.

Es un retrato de Cataluña en el que un niño pequeño habla de la vida y cuenta su historia y se enamora de una mujer muy exuberante que trabaja en un circo.

Hay alguna escena que me parecieron muy desagradables, quiere hacer gracia pero a mi no me convenció.

Lo siento Bigas Luna, su obra es original pero me resultó mala.

Mala
Halcombe Norilsk
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon John Dunbar   Gijón (España)
Mala
23 de julio de 2012
4 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Bigas Luna es un director muy particular; es evidente que no es apto para todos los gustos. A mí particularmente no me da más y si tuviera que elegir no me quedaría con su cine, aunque tiene alguna película digamos... salvable.
Sus particulares gustos por la sordidez humana, sumado a su reconocido fetichismo y gusto por todo lo escatológico, alcanzan en esta película su máximo nivel seguramente.
No me han gustado ni la historia ni los personajes que salen en ella. Por mucho que se nos cuente desde la visión de un niño, la supuesta candidez, la supuesta inocencia, aparece tan solo cuando a su protagonista le entran los celos porque a su recién nacido hermano su madre le da el pecho y a él ya no. A partir de aquí, da origen a toda la historia, historia que como ya he dicho no me interesa nada, no siento ningún tipo de empatía ni por ella ni por sus personajes.
Y luego el padre del niño... ¡qué coño es eso de trabajar vestido de romano en una gasolinera!. ¿Alguien lo entiende?. ¿Y todo para qué?, ¿para hacernos entender mejor la analogía que hace el personaje entre la cultura romana y el mundo actual?. De verdad que no lo pillo.
Eso sí... vaya tetas que tienen "la portuguesa" (Mathilda May) y la madre del niño (Laura Mañá). ¡Ole... ole... y ole!. Al menos el casting por ese lado ha estado espléndido.
John Dunbar
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
user-icon JBJB   JEREZ (Gabón)
Excelente
12 de abril de 2013
1 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Maravilloso y mágico film de Bigas Luna, peculiar director catalán con un cine lleno de sensualidad, imaginación y, en este caso, ternura.
A través de la visión de un niño -Tete- somos partícipes de su descubrimiento del amor y el erotismo. Entiendo las críticas sobre la presencia de cuerpos desnudos delante de un menor... entiendo que los fachas de siempre lo encuentren indecoroso. A mí me parece natural.
Dicho ésto, en todas las infancias del mundo ha habido un momento de descubrimiento de la sensualidad y del amor. La visión de Tete hace posible que el mundo de los adultos se convierta en un mundo mágico, donde aparecen romanos y tetas que dan leche (el realismo mágico no es propiedad exculisiva de los latinoamericanos, lo digo con cariño)
Magnífico film universal y una oportunidad para conocer la cataluña real, con sus tradiciones y su mezcla cultural.
JBJB
i
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
 
 
1 2 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados