arrow

La ladrona de libros

6,6
20.381
votos
Sinopsis
Narra la historia de una animosa y valerosa jovencita llamada Liesel, que transforma las vidas de todas las personas de su entorno cuando la envían a vivir con una familia de acogida en la Alemania de la II Guerra Mundial. Para Liesel, el poder de las palabras y de la imaginación se convierte en una forma de escapar de los tumultuosos eventos que la rodean, tanto a ella como a toda la gente que conoce y quiere. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 22 >>
12 de enero de 2014
49 de 67 usuarios han encontrado esta crítica útil
Nunca vayáis a ver una película basada en un libro que os guste. En serio, sólo conseguiréis amargaros. A la gente que había leído "La ladrona de libros" parece que no le ha gustado en exceso esta adaptación más lacrimógena que la verdadera, que parecía que tenía más ironía y menos de folletín. Bueno, yo no he leído el libro, nain nain nain, por tanto no me ha parecido tan mal.

La historia más que trillada ya de la Segunda Guerra Mundial y de Hitler nos viene ahora de la mano de una niña cuya madre es comunista y que tiene que ir a vivir a un pueblecito de Munich (ay, pero qué bonita es Alemania) con un padre postizo simpático que toca el acordeón, una madre postiza y dura como una piedra, un amigo rubito 100% alemán al que le gusta correr como a Jesse Owens, y, lo más importante, un joven judío perseguido que le enseñará la importancia de la lectura y con el que entablará una relación muy especial.

Con ciertas reminiscencias de El Lector (aquí a los protagonistas también les une el amor por la lectura y las historias, y están en la misma época) y una fotografía especialmente bonita la historia no está mal, aunque tampoco dice nada nuevo, y creo que ese es el problema... la película es fácil de ver, aunque no suceden demasiadas cosas (por lo menos hasta la mitad) pero tampoco añade nuevas cosas. Ideal para los Globos de Oro o algo parecido. Geoffrey Rush y Emily Watson le añaden puntos, obviamente, y los niños protagonistas son muy monos. El único inconveniente que le veo es que deberían haberle dado mucho más juego a dos personajes que me parecen fundamentales: Max, el judío, y la mujer del alcalde.

Por cierto ¿desde cuando los alemanes aprenden a leer en inglés? Y, ¿por qué coño tienen que repetir cada dos por tres "ja" "nain" y chorradas de ese tipo? ¿Por si se nos olvida que son alemanes? Tranquilos señores productores, que en ningún momento voy a pensar que Hitler fuera español/inglés aunque los niños hablen en español/inglés en la película...
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Ada Nb
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
16 de enero de 2014
36 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta película es muy, muy bonita. De hecho, es "demasiado" bonita. Gustará a cualquiera que la vea, como La vida de Pi, como Slumdog Millionaire, como La vida es bella... Es de ese tipo de películas de esperanza y amor que tan bien venden, y que sí, que están muy bien dirigidas, escritas, actuadas, ambientadas, pero que no dejan de ser una especie de falsa obra tan estéticamente labrada y tan masticada que se nota demasiado su intención. Y por lo menos a mí me molesta un poco que me redirijan tanto, que tenga que sentir esperanza en un momento dado, o que suenen unas notas de piano o una melodía de violín en el momento en que debo llorar.

Tras la aparente crudeza de algunos momentos, en el trasfondo de la terrible historia de todos conocida, se nos presentan unos cantos a la alegría de vivir que no hacen sino dejar un regusto muy agradable pero como en exceso pasteloso. Tiene así, más que nada, la forma de un cuento. Y si esa es la intención, y si eso es lo que quiere ver la gente, la película es redonda. Pero no pasa de ser la peli de ''las buenas intenciones'' del año, llena de estética, de magia, y de almíbar.

De todo tiene que haber... eso es bueno. Lo importante es no engañarse al ir al cine...
DPD
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de septiembre de 2014
24 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
No soporto la insondable cretinez manipuladora de los guionistas y directores que usan el idioma alemán como si fuese un esputo amenazante o una maldita jerga fascista que se puede dejar sin traducir según convenga. Y no la soporto ni aunque venga del venerado Spielberg ni de su sobrevalorada Lista de Schindler...

Alucino con los votantes que ponen como buena esta ladrona colección de tópicos, imposturas, sentimentalismo huero y ridiculeces (lo de la "borriquita como tú que no sabes ni la u" -literalmente- convertida en un plis plás en gran lectora, es algo completamente idiota). Mi mujer se ha reído conmigo viendo como me escandalizaba progresivamente, sobre todo por lo dicho, por verme de nuevo ante esa aberración tan tendenciosa, que sabe que detesto, sobre el uso del idioma: en una película anglosajona sobre alemanes de Alemania -en Germany, sí- donde cualquier diálogo está, lógicamente, en el inglés de la película (o en el doblaje que corresponda) ¡dejan que los actores nos hablen en alemán sin traducir cuando son nazis, cuando son soldados... o cuando son tontos! Tratándonos a nosotros como tales. No, claro, nein, a los putos nazis no hay que doblarlos, nein, sino que hay que dejarlos escupir en alemán de vez en cuando (¡como si lo odioso fuese su acento y no su ideología!). Y esta película es tan boba que riza el rizo y los protagonistas conservan el alemán en cada “no” (“nein”) y en cada “sí” (“ja”)... ja, ja, ja... sin haber aprovechado, ya puestos, para darnos unas clasecillas gratis de prusiano ¡que va! ni tan siquiera con un simple “guten Morgen”, ni con un “guten Tag”, ni con un triste “Auf Wiedersehen”... con el que olvidar esta chorrada y mandarlos burlonamente a la “Scheiße”.
Yanpol64
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de marzo de 2014
28 de 38 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una de las críticas más acertadas que he leído sobre esta película acaba diciendo que no dan ganas ni de leer la novela. No solo estoy de acuerdo sino que añadiría que no dan ganas de leer ninguna novela. Y esto viene al caso porque esperaba que “La ladrona de libros” desprendiera verdadero amor por la literatura, que salieras de cine ansioso por devorar cualquier libro que cayera en tus manos. Y desafortunadamente no es así. La película de Brian Percival se muestra como una simple crónica infantil sobre un determinado momento de la historia de Europa, tan blanda, vacía y previsible como un capítulo de “La casa de la pradera”. No solo es que los personajes secundarios sean meros estereotipos, es que incluso Liesel, el personaje principal y sobre el que gira todo el relato, no despierta la más mínima empatía, mostrándose excesivamente azucarado y falto de matices. Fiel reflejo de una película de difícil digestión, demasiado infantilizada en su desarrollo para llegar a cautivar a cualquier sector de público que no comulgue con los relatos juveniles. Sin un ápice de poesía, de magia o de creatividad en la dirección, “La ladrona de libros” parece caer víctima de sus bajas pretensiones y de su propia incapacidad para captar el espíritu de la historia.

Lo mejor: la delicada banda sonora de John Williams.

Lo peor: que sea tan plana de principio a fin.
AMQE
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
12 de enero de 2014
28 de 42 usuarios han encontrado esta crítica útil
Siempre que un filme trata hechos históricos tan fuertes y angustiosos como el régimen nazi en Alemania y a nivel internacional, la II Guerra Mundial, la figura del Führer Adolf Hitler y, en concreto, aquellos años 30 y 40, en los que transcurre precisamente esta cinta, es cuestión de tomárselo con tacto, calma y reflexión, ya que suele impactar bastante y tiende a desprender o despertar profundos sentimientos en los espectadores. Aparte de ello, claro está que también aprendes y observas hechos, o incluso "versiones", que antes no sabías.

"La ladrona de libros" propone una visión desde el punto de vista de los niños o infantes de aquella época, y evidentemente la parte sentimental y "curiosa" se ve aumentada exponencialmente, ¿por qué? pues por la inocencia, la pureza, la virginidad, de estos. Ellos, o mejor dicho ella, Liesel, la protagonista, son más de la mitad de la gracia de esta historia, son, en parte, el motor. Jovencitas como Liesel tienen curiosidades, incertidumbres, que se ven lapidadas debido al régimen que hubo en Alemania, pero como chica menor inteligente que es, a través de los libros, las relaciones sociales en la calle, en casa, con los judíos, etc. acaba comprendiendo que el contexto, las fuerzas y poderes bajo las que le ha tocado vivir son un infierno. Ella, con alguno de los amigos que hace en el pueblo de Münich en el que es adoptada, protagoniza algunas escenas con mucho desparpajo (dicho para bien), fuerza libertadora, pura verdad y sentimiento, además de escenas más normales y cotidianas en su nueva casa con sus nuevos padres, en la calle jugando con Rudy, leyendo y aprendiendo a leer, entre otras, que ayudan a empatizar, y mucho. Parte de la culpa de que nos encariñemos con unos u odiemos a otros son las sublimes, sobresalientes, actuaciones: Sophie Nélisse, en esta, una de sus primeras películas, lo hace perfecto; Geoffrey Rush, de pirata a una extraordinaria actuación como padre; Emily Watson, a la par que Geoffrey Rush, genial; y no nos extendemos más, aunque, si fuera posible, ya podrían nominarlos o premiarlos a todos por las interpretaciones. Magníficas, de verdad; también acompaña mucho el buen doblaje. La banda sonora, a cargo del gran John Williams (bso de "Tiburón", "Star Wars" y muchas otras conocidas), es igualmente notable -no será la mejor de las que ha parido, pero es muy buena-.
La historia, que narra desde los años 30 cuando Liesel llega al pueblo hasta aproximadamente el 45 con el fin de la Segunda Guerra Mundial, es bonita, interesante, inteligente, y aporta bastantes hechos y datos sobre el contexto y la vida -sobre todo pueblerina- de la época. El vestuario, la atmósfera creada, el diseño, la ambientación: estupendos.
El ritmo del filme es lento, o sea, correcto teniendo en cuenta que es un drama "familiar". Personalmente, una vez finaliza, sí veo justificadas las dos horas que dura.

Pues, tenemos entre manos un drama que se contextualiza en los años 30 y 40, con la Segunda Guerra Mundial, años que fueron bastante caóticos para la humanidad, pero que en "La ladrona de libros" se les sabe sacar alguna sonrisa ante tanta "guerra" y penuria, algunas lágrimas también, y que narra una poderosa trama familiar, de amor, amistad, desde una parte más inocente, más infantil, protagonizada por una humana, preciosa y sencilla niña llamada Liesel (Sophie Nélisse).

En fin, opino que la película como tal es notable -de 7 u 8-, pero personalmente me ha encantado, es un diamante en bruto. Sobresaliente.
DavidTC
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 22 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2016 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados