arrow

Ágora

6,5
61.354
votos
Sinopsis
En el siglo IV, Egipto era una provincia del Imperio Romano. La ciudad más importante, Alejandría, se había convertido en el último baluarte de la cultura frente a un mundo en crisis, dominado por la confusión y la violencia. En el año 391, hordas de fanáticos se ensañaron con la legendaria biblioteca de Alejandría. Atrapada tras sus muros, la brillante astrónoma Hypatia (Rachel Weisz), filósofa y atea, lucha por salvar la sabiduría del ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 99 >>
9 de octubre de 2009
320 de 391 usuarios han encontrado esta crítica útil
"Mira ese punto. Eso es aquí. Eso es nosotros. En él se encuentra todo aquel que conoces, o del que has oído hablar, cada persona que existió y vivió su vida. La suma de nuestra alegría y sufrimiento, miles de religiones, ideologías y doctrinas, cada héroe y cobarde, creador y destructor, rey y campesino, cada pareja enamorada, madre y padre, niño, inventor y explorador, cada maestro de moral, cada político corrupto, 'superestrella', 'líder supremo', cada santo y pecador en la historia de nuestra especie vivió ahí, en una mota de polvo suspendida en un rayo de luz del sol"

(Del libro "Un punto azul pálido", Carl Sagan, 1994)

.....

La primera vez que supe de Hipatia de Alejandría fue leyendo "Cosmos" de este magnífico divulgador científico y astrónomo. Idealizaba a dicha filósofa como un atisbo de razón antes de que la sinrazón humana nos trajera siglos de Edad Media y oscurantismo. Por tanto, sin saber que el director había declarado la influencia de la obra del científico en su película, este hecho no me era ajeno. Faltaba averiguar si el espíritu del fallecido Sagan pervivía entre los fotogramas, pues decía Amenábar que hubiese deseado que viese "Ágora" porque le hubiera gustado.

No me cabe duda. La película refleja con imágenes la cita inicial de esta crítica. Cada secuencia del espacio, de la cámara sobrevolando el mundo mientras bulle el hormiguero humano abajo, de esa bola azul que es nuestro planeta..., no nos habla de otra cosa. Bello a la par que original planteamiento para sirviéndose de un peplum que tiene poco que envidiar en factura técnica a títulos como "Gladiator", "Espartaco", "Cleopatra", "Ben-Hur"..., trasladarnos al Egipto del Imperio Romano allá por el siglo IV. Con su mezcla de culturas y religiones, sus dioses paganos, cristiano y judío, sus conflictos de convivencia, revueltas, luchas de poder, su biblioteca, sus templos, su faro...

Ágora teje una interesante amalgama de circunstancias sociales y políticas para intentar contarnos de modo más o menos fiel a la Historia -aunque con alguna que otra licencia dramática- unos hechos que pivotan entorno a la protagonista, interpretada con sentimiento y credibilidad por una Rachel Weisz cada vez más en alza. Y el resultado es más que bueno. Eso sí... No es probablemente película para satisfacer a todos, pues quienes no frecuenten la admiración por el pensamiento lógico y científico -motor vital de Hipatia- probablemente sientan aburrimiento en lugar de emoción, y no faltarán quizá quienes consideren atacadas sus creencias y rechacen por ello lo que les están contando.

Mientras la introducción con letras superpuestas a las estrellas, homenajea en cierto modo la historia de otro famoso Imperio cinematográfico -galáctico en este caso-, la conclusión es una oda a lo perdido, y una reflexión que bien podría aplicarse a la humanidad incluso dos mil nueve años después de Cristo. Pues aquí seguimos, dibujando juntos en el espacio una elipse al compás de la luz del sol.
Pedro
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de octubre de 2009
348 de 460 usuarios han encontrado esta crítica útil
Leyendo críticas, veo un montón de desconocimiento sobre el tema, sobre todo en lo histórico. Lo incluyo en spoiler para no destrozar la película a nadie.

Antes de nada avisar que no es una película divertida, ni de acción, ni de género clásico ni nada. Es divulgativa y bastante personal. Vamos, que es lógico que a mucha gente le parezca mediocre si disfrutan más viendo cine de Hollywood que cine de autor, por ejemplo. No esta hecha la miel para la boca del asno, añadiría.

En cuanto a lo técnico es espectacular, incluso en algunas escenas roza lo innovador. Ha hecho lo que le ha dado la real gana, sin importar si es comercial o no, cosa que yo personalmente le agradezco.

Sobre el guión, se ha centrado al final en Hipatia y el momento oscurantista de Alejandría como sede de uno de los movimientos cristianos más importantes de la época y el poder del emerente clero de ese momento como eje destructor del conocimiento antiguo. Los personajes tienen su relevancia, pero lo realmente importante es la historia en si, lo que te cuenta.


Ambientación, de auténtico sobresaliente, sin más. Se nota la enorme documentación que trae esta película tras de si.

Los actores de notable, ya que no destaca ninguno por encima de Hipatia, único personaje "protagonista", por llamarlo de algún modo.

Resumiendo rápidamente, dos horas de gran cine, que demuestran una vez más el increible director que es Amenábar.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
MiguelGMacho
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
2 de octubre de 2009
278 de 461 usuarios han encontrado esta crítica útil
Da la sensación de que cuando todo lo rodado llegó a la sala de montaje, a Amenabar le entró pánico. Eso explicaría dos cosas, primero el brutal retraso del estreno de la película. Segundo, que por miedo a que no se entiendan las cosas se empeñase en acabar no centrándose en nada. Puede que ese sea el motivo de la falta de emoción. En mi opinión, lo es. La otra explicación sería que Amenabar realmente no es tan bueno. Ojo, hablo tan bueno como para conseguir contar todo lo que esta película pretende abarcar. El problema es que falla como película de entretenimiento, porque tiene bajones de ritmo. Al fin y al cabo, no tiene acción suficiente para ser un Gladiator (por poner un ejemplo). En lo social, no profundiza tanto como para que funcione el alegato feminista, y tampoco funciona el relato como crítica a la intolerancia religiosa. Provoca de vez en cuando impotencia, pero explica poco. La parte astronómica en realidad te importa poco, e incluso llega a molestar la obsesión de la protagonista con el tema. Eso deshumaniza al personaje de Rachel Weisz, y te aleja de ella. Es tan maravillosa y pura, tan fría, que cuesta empatizar con ella, pese a estar ella en lo cierto. Por otra parte, lo más interesante, todo lo referente a la biblioteca, lo obvia completamente. Es una lástima, porque ahí estuvo cerca de atraparme. Pero parece que se olvida. Llega un momento en que los personajes te dan igual, pero los libros no, y Amenabar se olvida de ellos rápido.

Tiene más problemas. Apuestas cinematográficas extrañas en momentos de clímax que no funcionan y te sacan de la película (más en spoiler). Actores muy al borde, incluso algunos malos. Un compendio de acentos extraños, es decir, cada uno habla un ingles diferente. Detalles históricos de los que tengo algunas dudas. Música abusiva.

Ahora, es difícil suspender esta película. Primero porque el proyecto es valiente, y eso siempre suma puntos. Segundo porque Amenabar sabe hacer cine, y el hecho de que falle en sus propósitos es simplemente porque querer abarcar demasiado. Si le sale podía haber sido una gran película. Cinematográficamente, salvo algunos peros, en general suele ser intachable, quizá previsible, pero técnicamente eficaz. Con algunos temas es fácil empatizar, y quizá eso se lo reprochas, lo tenía fácil con esos temas ganarse al público y no siempre lo consigue. Y Rachel Weisz está bastante bien. Auguro una candidatura al Goya.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
sankmanda
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
11 de octubre de 2009
93 de 120 usuarios han encontrado esta crítica útil
Conocia antes de la pelicula la figura de Hipatia, lo que no se si me habrá condicionado. Sabía de su importancia histórica que ha llevado a muchos a considerarla a Marie Curie de la Antigüedad.

"Ágora" me parece un cúmulo de aciertos y como dicen que la elegancia se demuestra andando, Amenábar demuestra que sabe hacer cine con una buena película. En ella confluyen con acierto: trama, guión, fotografía, música...y todo sin más pretensiones que la de hacer una buena película.

Es interesante el tema de las pretensiones de la película pues Amenábar podía a ver caído en tentaciones de hacer de Hipatia un personaje más cinematografico y simplemente nos lo presenta como fue: Una mujer que entregó su vida a su trabajo y trabajo sin el cual hoy las matemáticas probablemente no existirían como han coincidido muchos autores.

Subrayo la fidelidad a la historia real con excepciones como el personaje ficticio del esclavo Davo y la cercanía de Orestes a Hipatia que no fue tal. También algún que otro anacronismo como los romanos vestidos como romanos clásicos a pesar de estar a un paso de la EDAD MEDIA.

Los actores están elegidos con acierto, destancado el trío protagonista. El guión es de libro, con grandes perlas de la filosofía y la astronomía, temas delicados y que tratados mal podrían llegar a aburrir, cosa que no sucede.
"Si dos cosas son iguales a una tercera, todas son iguales entre sí. Es más lo que nos une que lo que nos separa. Pase lo que pase en las calles, somos hermanos."

La BANDA SONORA ORIGINAL correcta. Dario Marianelli ya demostró con "Expiación" de lo que era capaz y aquí se atreve a deleitarnos con instrumentos nuevos, música de la época con el riesgo de que muchos no la entiendan, aunque como ya he dicho, no tiene nada que demostrar.

Me quedo con toda la película pero sobre todo una de las escenas finales con la elipse en la bóveda de aquella biblioteca de Alejandría cuya conservación nos hubiera proporcionado un desarrollo tal, que el hombre, ya hubiera conquistado el Universo. Por que el hombre es un pequeño punto de un pequeño punto de un pequeño punto, perdido en el Universo. En ocasiones alguien es consciente de ello y no siempre es bien visto su cordura y mucho menos si es una mujer.

La historia de una mujer en tiempos de hombres. Nació, se crió y educó en Alejandría. Cuestiono aquello que sabia e invitaba a hacerlo.

Disfruta del buen cine. Te sorprenderá ¿verdad?.
Arkangelrl
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
8 de octubre de 2009
109 de 155 usuarios han encontrado esta crítica útil
Acabo de ver Ágora y he de decir que me ha gustado bastante, aunque no es ninguna maravilla del séptimo arte. También admito que Amenábar ha querido mostrar un film demasiado grandioso y se le ha ido un poco de las manos. Es mejorable, claro que sí, pero tiene elementos que la hacen digna de ser vista.

A su favor tenemos la historia: Ágora no es sólo la historia de Hypatia, sino de toda la ciudad de Alejandría durante los turbulentos años que siguieron a la implantación de la religión cristiana por parte del emperador Teodosio, la decadencia de la ciencia y la libertad de expresión frente al fundamentalismo que imponen los cristianos. Aunque, si bien es cierto que los cristianos son, en cierto sentido, los “malos” de la película, también se muestra que ayudan a los pobres y a los necesitados, cosa que no hacían los avanzados y cultos romanos.

Luego tenemos la espectacular ambientación histórica de la ciudad: cada detalle de cómo vivían tres culturas, cristiana, romana y judía, los templos romanos mezclados con los edificios egipcios, todo está bien montado. Una cosa que me sorprendió del rigor histórico es que las estatuas y los bustos aparecen, en su mayoría, policromados (que era como estaban en la antigüedad. Para alguien que estudia arte y es fanática de la Historia, eso es casi un regalo a la vista). Además, el pésimo estado que muestra la biblioteca después de su toma y posterior conversión en iglesia es verdadero: las imágenes paganas fueron borradas y sustituidas, los escritos quemados, en fin, lo que hace la intolerancia.

En su contra están algunos planos que no sé a santo de qué vienen y escenas que parecen hechas por aficionados. Por ejemplo, el plano aéreo de la toma de la biblioteca, donde se ve (a cámara rápida, lo cual es la recoña en bicicleta porque los cristianos parecen hormiguitas) a los cristianos destruir el edificio parece la toma de unos niños de primaria saliendo del colegio un viernes por la tarde. ¿Dónde estaba Amenábar mientras se rodaba, en el váter? Otra son los planos de la ciudad, plagados de efectos especiales y retocados tanto que parecía que estuviera jugando al Imperium.

En resumen, Ágora no es una maravilla ni un clasicazo, pero sí una buena película digna de ver. Cierto es que Amenábar podía haberlo hecho mucho mejor, de eso no ha duda, pero puedo asegurar que tiene más virtudes que defectos.
Chidori
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 99 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | All Rights Reserved - Todos los derechos reservados