arrow

Una historia verdadera

7,8
36.447
votos
Sinopsis
Alvin Straight (Richard Farnsworth) es un achacoso anciano que vive en Iowa con una hija discapacitada (Sissy Spacek). Además de sufrir un enfisema y pérdida de visión, tiene graves problemas de cadera que casi le impiden permanecer de pie. Cuando recibe la noticia de que su hermano Lyle (Stanton), con el que está enemistado desde hace diez años, ha sufrido un infarto, a pesar de su precario estado de salud, decide ir a verlo a ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 51 >>
17 de agosto de 2006
175 de 207 usuarios han encontrado esta crítica útil
La historia real de Alvin Straight, un anciano de 73 años, que decide recorrer en su pequeña segadora los más de 400 kilómetros que le separan de su hermano enfermo, con quien no se habla desde hace diez años.
Con semejante y apabullante sencillez, David Lynch logra una obra maestra indiscutible, un film literalmente maravilloso y perfecto, que además no tiene absolutamente nada que ver con su cine previo (a veces brillante, otras irregular, siempre regado por una atmósfera perversa, malsana, inquietante), lo que la hacen ser todavía más, una obra de arte para la Historia del Cine.
"The Straight Story" es una impagable, conmovedora, profunda pausa en la prisa alocada que nos circunda; una grandiosa pequeñez en la absurda e inservible grandiosidad que nos rodea; una enorme gota de agua entre el desierto de falsedades y cosas prescindibles de este mundo; un huracán de lo que es la vida, el perdón, el orgullo, la personalidad, el sentido final de vivir y existir, la sensación de haber vivido.
Con una puesta en escena verdaderamente maravillosa, de un clasicismo torrencial y perfecto con el que Lynch se consagra eternamente, y un guión soberano, sensacional, de Mary Sweeny y John Roach, hay 2 elementos que la hacen ser definitivamente imprescindible: la extraordinaria, serenísim, grandiosa interpretación minimalista de un Richard Farsworth en estado de gracia; y la emocionante, memorable música de Angelo Badalamenti.
Son las dos guindas a una obra maestra, a una obra de arte, a un regalo para poder seguir abriendo los ojos y mirando, sintiendo, auscultando nuestra vida, nuestros corazones. Gracias, David.
kafka
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
7 de mayo de 2007
83 de 103 usuarios han encontrado esta crítica útil
Música y fotografía excelentes son el complemento perfecto para una historia con una fuerza emocional enorme; una historia que sucedió de verdad y de la cual se desprenden ideas tan sencillas pero profundas, tan humanas, que la hacen universal.

Qué grande es David Lynch... Hacía mucho tiempo que no ponía un 10 (unos 7 meses), pero creo que esta obra lo merece.

Esta película es como una voz cansada pero rotunda, que habla desde la sensatez y el conocimiento que aporta toda una vida; su ritmo pausado y la bondad natural que nos brinda son gratificantes.
Esta película es como una imagen suspendida en el tiempo, que muestra toda su belleza crepuscular; justo cuando el final es inminente.
Es como una melodía que traspasa tus tejidos hasta el más profundo interior, llegando a la esencia de uno mismo.
Y todo junto... esa voz, esa imagen y esa melodía, conforman una historia verdaderamente magistral.


Algunas curiosidades sobre la película, extraídas de Wikipedia:

· Está basada en un hecho real. El verdadero Alvin Straight vivió entre 1920 y 1996, falleció tres años después de hacer el viaje en el que se centra el film.
· Fue la última película de Richard Farnsworth, en la que por cierto fue nominado al Oscar como mejor actor.
· Es la primera película de David Lynch en la cual aparecen sus padres.
· No hay ningún tipo de extra en el DVD, únicamente el trailer de la película. Tampoco existe la posibilidad de seleccionar escenas, ya que David Lynch quería que la película fuera una única y completa experiencia.
art7
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
29 de febrero de 2008
64 de 78 usuarios han encontrado esta crítica útil
Una historia pequeña, con personajes insignificantes, en la que apenas pasa nada. Una road movie agropecuaria, sin estridencias, con abuelo cebolleta en plan “Quién sabe ande”. Paisaje salpicado de personajes variopintos, pero verdaderos. La peor parte se la lleva el ciervo. Gente sencilla, un viaje crepuscular, insólito. Fino humor. Mucha filosofía de pueblo que tumba de un plumazo a toda la retórica de los grandes pensadores, porque no está guiada más que por la humildad, la bondad y, en definitiva, el sentido común. “Easy Rider” de geriátrico a lomos de tractor de juguete. Una película que no tiene nada pero que lo tiene todo, o se odia o se ama. Yo no la odio. El impagable vejete y su ajado motocultor, el entorno natural, la banda sonora, el lento avance de las imágenes, las reflexiones sobrias y certeras. Miradas que lo dicen todo. Relaciones humanas. Francamente, una gran película.
Shinboneniná
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
9 de noviembre de 2007
56 de 68 usuarios han encontrado esta crítica útil
David Lynch es un artificiero del cine: bombardea áreas inexploradas y las adorna con un lenguaje especial, desmenuza la narración con tratamientos diferentes y siempre con el objetivo de huir de lo políticamente correcto. Sus comienzos son tenebristas, con películas en donde explora la mente humana en busca de respuestas, como Cabeza borradora y El hombre elefante, aunque no por ello deja de convertirse en uno de los cineastas más singulares de Estados Unidos. No sólo porque sus películas tienen siempre un tono de surrealismo sutil y obedecen a pretensiones rupturistas con moldes de todos conocidos, sino también porque Lynch se las arregla, nadie sabe a ciencia cierta cómo, para ofrecer puntos de vista alternativos a historias singulares. Es un director único, astuto emprendedor, sagaz guionista y sensacional hombre de negocios, aunque en los últimos tiempos parecía atravesar un largo periodo de infertilidad cinematográfica.

Pero este periodo se rompió en el año 1999 en el Festival de Cannes, donde Lynch estrenó Una historia verdadera entre la perplejidad de sus incondicionales, que no encontraron en la pantalla las huellas de su profeta, y el asombro de sus detractores ante el abandono del director de su busca a cualquier precio de la originalidad. A cambio, el cineasta daba lecciones de hondura, de humildad y de plena inteligencia, elaborando sobre un vibrante y sólido guión ajeno una de las películas más elegantes y conmovedoras del último cine estadounidense.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Baxter
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
20 de septiembre de 2007
44 de 55 usuarios han encontrado esta crítica útil
Ellos solían hacerlo en las agradables noches de verano. Quizá sea este el gran mensaje que este hombre envió al mundo: miremos más las estrellas, vivamos lo que realmente importa.

En cierto modo, podría clasificarse este film en el género de aventuras, pues el tema central es el viaje que emprende un anciano en su viejo cortacésped, teniendo problemas de cadera y falta de visión, llegando a superar los 500 km de trayecto. Durante el recorrido, vamos conociendo mejor a Alvin Straight, lo duro de sus vivencias, lo triste de la vejez, lo banal de las discusiones cuando ya no queda tiempo para seguir viviéndolas; el triunfo de lo fraternal por encima de todo.

Un viaje, una metáfora. Una distancia que empequeñece comparada con los años que no han pasado por ella, cuyo único medio de transporte es la representación del tiempo en letras mayúsculas, en lo lento de su discurrir cuando es el perdón la meta. Una reflexión sobre la familia, la juventud y las personas. La serenidad que transmite: la exaltación de la paciencia, que en esta película se le exige al espectador para que descubra el corazón de un pobre viejo loco, que de no ser por su valentía y persistencia hubiera sido uno más, sentado en su casa viendo la tele y con las lágrimas brotando en el anhelo de su pasado.

Una obra sencilla, desgarradora, con pocos escenarios y diálogos. Se dice poco para decir mucho, pues los sentimientos rara vez necesitan de palabras. Se puede hacer algo larga a ratos, pero también fue largo el viaje de Alvin, y consiguió lo que David Lynch de todos nosotros: una lágrima en el reencuentro.
Una_de_ellos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 51 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | All Rights Reserved - Todos los derechos reservados