Don Gato y su pandilla

4,6
180
votos
Año
2011
País
México
Director
Alberto Mar
Reparto
Animation
Género
Animación. Comedia | Gatos. 3-D
Sinopsis
El clásico personaje de Hanna-Barbera cobra vida en una nueva película. Don Gato y su Pandilla se enfrentarán a Lucas Buenrostro, el nuevo jefe de policía, que no está nada contento con el trabajo de Matute para frustrar las estafas de Don Gato. Lucas, que tiene un sinfín de recursos tecnológicos, lo que pretende, en realidad, es apoderarse de la ciudad e imponer sus absurdas leyes. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
añadir crítica ver por títulos
user-icon rouse cairos   santa fe (Argentina)
Interesante
19 de Octubre de 2011
15 de 17 usuarios han encontrado esta crítica útil.
Con encanto "retro" pero incorporando los efectos de la tecnología 3D, el famoso gato callejero de los años sesenta vuelve junto a sus inocuos amigos pandilleros y su enemigo íntimo, el bueno del oficial Matute, sumándose a la tendencia de recobrar dibujitos clásicos de los sesenta, como la reciente irrupción de Los Pitufos. Ahora le ha tocado el turno a Don Gato y su pandilla, que se reestrena en 3D. A medio siglo de su creación, estos simpáticos felinos ingenuamente transgresores están de vuelta en su callejón de Manhattan y continúan manteniendo su eterna relación amor-odio con el oficial Matute, que no les pierde pisada aunque sin poder evitar que lleven a cabo sus picarescas fechorías.
Al estilo de los policiales urbanos, la historia introduce un villano irónicamente llamado Buen-rostro y una felina-fatal (Trixie), dueña de una seducción totalmente gatuna. El rival será la contracara del ingenuo Matute. Al "honesto trabajador de derechas" (como se autodefine) se le opondrá un nuevo jefe de policía: Lucas Buenrostro quien se vale de recursos tecnológicos intrusivos para manipular al estilo "Gran Hermano" a los mismos ciudadanos que creyeron en sus
promesas de orden y bienestar. Sus despiadadas medidas abarcarán incluso a quienes originalmente contribuyeron a encumbrarlo y causarán amarguras a Don Gato y sobre todo a Matute que se verá desplazado y humillado a una servidumbre incondicional.
Más latinos que yanquis, estos personajes creados por la ingeniosa dupla William Hanna y Joseph Barbera, Don Gato y su Pandilla (Top Cat en la versión original estadounidense) duró muy poco tiempo en su país original, apenas 30 episodios emitidos entre 1961 y 1962, pero en Latinoamérica la serie alcanzó inesperados niveles de adhesión, por lo cual no es casual que esta flamante adaptación cinematográfica sea una coproducción argentino-mexicana.

La película supera intentos recientes como El Oso Yogui o la promocionada versión de Los Pitufos, porque logra una historia coherente con una aceptable densidad conceptual.
Con gags simpáticos y un respeto real por la clásica tira, el film no sólo nos acerca la esencia de Don Gato, Benito, Cucho, Demóstenes, Espanto, Panza y el Oficial Matute, sino que además actualiza la propuesta a los tiempos que corren, introduciendo la grotesca figura del villano tecnócrata Buenrostro (andrógina mezcla de la narcisista madrasta de Blancanieves con los políticos que basan sus campañas en demagógicos estereotipos publicitarios) quien reemplaza los recursos humanos por robots sin alma.

Aunque la película utiliza a su favor los beneficios del 3D, respeta al mismo tiempo la estética y los personajes con su contorno negro en las figuras, como los dibujos bidimensionales originales. El guión recurre a algunos clichés sin perder el encanto que hizo tan entrañable a esta peculiar fauna del callejón.
(El resto de la crítica puede contar partes de la película) Ver todo
rouse cairos
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
NO
  (información)
 
user-icon QFB Avalos   Tepic (México)
Interesante
16 de Septiembre de 2011
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil.
Fue interesante volver a ver a Don Gato con aventuras adaptadas a nuestra época, además de una ambientación muy a lo Hanna-Barbera (aunque uno que otro personaje no parecía), considerando que es una película hecha en México por los estudios "Ánima", los que ahora nos ofrecen al Chavo del ocho animado.

Ésta serie no tuvo éxito en USA por lo que sólo se hicieron 25 episodios, pero en Latinoamérica fue tanto el éxito que casi es parte de nuestra cultura, su éxito fue debido al doblaje, y en esta ocasión puedo decirles que escuchar a Benito Bodoque en la voz de Jorge Arvizu fué una experiencia muy agradable, un ingrediente que hace que la película sea rescatable, tal vez porque acá en México éste actor es verdaderamente entrañable por su trayectoria y demás doblajes. Volvimos a ver al Maharajá de Pocajú, al violinista Lazlo Lozla y varios gags más, lo que en cierta forma nos transportó a muchos a nuestra niñez.

La película en sí no creo que vaya a ser todo un éxito taquillero ya que algunas situaciones están muy focalizadas al ámbito Mexicano y la historia en ratos resulta muy simplona, pero sí resulta entretenida y tiene muchos momentos que nos arrancaron risas a los asistentes. Los niños salieron de la sala muy contentos.

Es de resaltar que el único actor de doblaje que queda vivo de cuando originalmente se transmitió la serie es Jorge Arvizu "el tata", pero la selección que se hizo para las demás voces suena bien y bastante acertada, aunque con Panza me queda cierta sensación de que no logró captarse.

Sí es Don Gato, sí sigue haciendo de las suyas y sí se pasará un rato agradable, no sé qué tanto lo conozcan nuestros hermanos Españoles y si vaya a llegar allá.
(El resto de la crítica puede contar partes de la película) Ver todo
QFB Avalos
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
NO
  (información)
 
user-icon Maldito Bastardo   Raccoon City (Estados Unidos)
Mala
2 de Julio de 2012
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil.
La nostalgia siempre ha sido ese oscuro objeto del deseo que se aferra más al corazón que a la mente. Que personajes de Hanna-Barbera pasen por la gran pantalla en su formato original se convierte en una gran noticia después de decepciones con los filmes de Scooby-Doo, Los Picapiedra o el Oso Yogui. Otra cuestión es si esa nostalgia se encuentra ‘adaptada’ a los tiempos que (re)corren la animación de nuestros días. “Don Gato y su pandilla” ha decidido consumar una película para los más pequeños, sin guiños ni frases con dobles sentidos para los adultos pero aunando la nostalgia como vía de atracción y unión entre generaciones.

Desde el uso del 2D integrándole al 3D, con añadidos muy orwellianos en la onda de “Phineas y Ferb” y defendiendo la amistad como valor universal, la película de Alberto Mar busca cierto aire a lo Cartoon Network, donde han trabajado sus guionistas, con cierto humor y basándose en las voces de José Corbacho y Chikilicuatre como reclamo en nuestro país. Parece que no han dejado hueco a la improvisación como fidelidad y respeto al original. Yo no entiendo que en ese mundo de humanos, perros y gatos parlantes se haya establecido un código penal y carcelario conjunto, aunque cada especie (y sexo) en una cárcel… En estos tiempos de crisis y recortes es un gasto triplicado inconsecuente y absurdo ya que los perros y los gatos no pueden acceder a cargos de la administración pública. Digamos que sus condiciones pasan por ser empleados en empresas privadas (y si tienen estudios, claro), como la bella Trixie, o vivir en la mendicidad como el resto de protagonistas.

Preferimos pensar que ese sistema democrático (el norteamericano) no ha impuesto la esclavitud (o un apartheid) en esos animales de compañía que entendemos tendrán derecho a voto…

Otro punto de desencuentro es la sexualidad de ese ejército policial robótico que ha comprado (seguramente en China por la predisposición de su libro de instrucciones) el villano del filme, Buenrostro… que toma Nueva York sin que intervenga el poderoso ejército de los EEUU o al menos se personen allí agentes federales. Buenrostro no para de repetirnos la perfección de su ejército de robots y su incapacidad de cometer errores humanos. ¿Perdona? Ni en las siete partes de “Loca academia de policía” ni en todos los capítulos de su serie se ha mostrado tan semejante cúmulo de ineficiencia e imperfección. Otro punto es la sexualidad de los androides, ya que en principio tendrían que haber sido programados sobre la asexualidad pero observamos su fijación libidinosa con máquinas de refrescos, e incluso su atracción eréctil es notable cuando una hembra robot aparece en escena. Esperamos que en su edición en DVD hagan una actualización de firmware. La película prácticamente se cierra con un chiste sobre zoofilia… que lo hagan en “Las aventuras de Tintín: El secreto del Unicornio” tiene sentido, pero en algo tan infantil como “Don Gato y su pandilla”…
Maldito Bastardo
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
NO
  (información)
 
user-icon Daniel Quintero   Caracas (Venezuela)
Floja
2 de Noviembre de 2013
0 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil.
Hoy me dispuse a ver esta película con la compañía de un primito de 10 años y me dije, dependiendo si le gusta o no, la valoraré y al final mi primito dijo que le gustó pero no le creo, no estuvo pegado viéndola como ocurre con otras, con esta se distraía muy seguido y no la miró completa y es que se entiende, es una cinta bastante flojita, será porque ya estoy medio viejo o que pero me pareció aburrida, repetitiva y sin nada de gracia.

Está llena de clichés hasta la saciedad, no es original en nada, el oficial Matute no se parece al de la serie y las voces de algunos personajes no me gustaron. Si una película animada no gusta del todo a un niño, es porque no es buena.
Daniel Quintero
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
NO
  (información)
 
user-icon reporter   Barcelona (España)
Pasable
21 de Junio de 2012
0 de 2 usuarios han encontrado esta crítica útil.
Una de las experiencias más vergonzosas que nos tiene reservada la vida es sin duda la de revisitar ciertas películas a las que teníamos aprecio cuando éramos pequeños. No me refiero al típico clásico imperecedero de la Disney, cuyo revisionado acostumbra a ser un placer, sin importar la edad en la que éste se lleve a cabo. Me refiero más bien a aquellas cintas el título de las cuales ha ido borrándose con el paso del tiempo; aquellas que, para reencontrarlas, ha tenido que llevarse a cabo un minucioso proceso de investigación... que nos lleva al horror. Hablemos por ejemplo de un filme tan asquerosamente noventero como 'Tres pequeños ninja', en el que se narraba precisamente esto: la historia de tres chavales que a penas debían haber aprendido a multiplicar... pero que, cosas de la vida, eran temibles maestros de artes marciales que además resultaban ser el principal motivo de insomnio de una banda criminal.

Más increíble que la sinopsis fue el hecho de que aquella cinta de video (cuánto las echo de menos...) acabara sacando humo debido al abusivo número de sesiones que programé con ella junto a mis amigos de infancia. Los padres también contribuyeron a dicho sobrecalentamiento, al ser éstos plenamente conscientes de que al más mínimo indicio de que íbamos a darles el coñazo, solamente tenían que pedir socorro a los 'Tres pequeños ninja' para que sus pequeños monstruitos se sentaran babeando delante del televisor sin molestar al personal. Magia. La pregunta de ''¿Por qué papá/mamá nunca mira la peli con nosotros?'' (a veces lo intentaban, pero se quedaban fritos en el sofá a los diez minutos) no encontró respuesta hasta que los críos llegaron a la mayoría de edad.

En aquel horrible momento en el que se disponían a disfrutar de un magnífico revival para reencontrarse con el niño que llevan dentro, descubrieron que éste quizás había muerto... o lo que es lo mismo, se había hecho mayor. Entonces el enigma fue ''¿Cómo pudimos dedicarle tantas horas de nuestra vida a... esto?'' La solución a dicho acertijo es tan tópica como cierta: ''Éramos jóvenes, no sabíamos lo que hacíamos.'' Hay gente que se escuda en esta excusa para justificar los experimentos sexuales o el consumo abusivo de narcóticos durante, pongamos, sus años universitarios... otros nos amparamos en ella para explicar, por ejemplo, cómo demonios llegamos a ver 'Tres pequeños ninja' una cincuentena de veces, tirando por lo bajo.

El caso es que la industria cinematográfica sigue guardando un espacio para productos cuyo consumo está exclusivamente pensado para los más pequeños de la casa (para las fábricas de mocos, se entiende). Exclusivamente. Así pues, no hablamos de la animación de Pixar, en la que los renacuajos se lo pasan bomba y los adultos se emocionan; ni de los mejores exponentes de los trabajos de DreamWorks Animation, en los que menores y mayores de edad se ríen de lo mismo.
(El resto de la crítica puede contar partes de la película) Ver todo
reporter
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
NO
  (información)
 
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados