arrow

La soledad de los números primos

4,7
1.174
votos
Sinopsis
En la escuela, Mattia había estudiado que entre los números primos (los que sólo son divisibles por sí mismos o por la unidad) hay algunos muy especiales, a los que los matemáticos llaman números primos gemelos: son parejas de números primos que están casi juntos, pues entre ellos sólo se interpone un número par. Son números como el 11 y el 13, el 17 y el 19, o el 41 y el 43. Mattia pensaba que Alice y él eran así, dos primos gemelos, ... [+]
Críticas ordenadas por:
1 2 3 >>
13 de enero de 2011
31 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Caos. Sí, esa es la palabra para definir esta película. Y es que realmente cuesta creer que el propio Paolo Giordano, autor de la novela, haya participado en este guión sin sentido.
Tras el estupor inicial por pensar que en los diez minutos iniciales habían dado por concluida la niñez y adolescencia de los protagonistas, respiré algo más tranquila cuando comprendí que la cosa iba a avanzar a base de flashbacks y que, por tanto, volverían a estas etapas. Sin embargo, poco duró la alegría... concretamente unos cinco minutos, cuando con tanto salto al pasado – más pasado aún – futuro no muy lejano (ríete tú de Doc y Marty) ya no recordaba dónde me había quedado en cada tramo de la historia.
Quien haya leído el libro, sabe que ésta no es una historia para contar a saltos, y mucho menos de esta forma tan desordenada. Mattia y Alice son unos personajes estupendos, pero sólo si se sigue su historia, si se comprende por qué son como son. En la película descubrimos los hechos que cambiaron sus vidas bien pasada la mitad del metraje, de modo que hasta entonces es imposible comprender nada de lo que hacen, dejándolos rebajados al nivel de un par de freaks (siendo bastante amable).

Adaptación aparte, la película en sí tampoco brilla especialmente. Creo que se le ha intentado dar un aire demasiado lúgubre e inquietante que no sólo no cuaja con la historia sino que la ralentiza sobremanera. Obviamente no podía salir una comedia romántica de todo esto, pero algo más de dinamismo no habría venido mal.

Por no decir sólo lo malo, saquemos el punto positivo: el reparto. Aparte del placer que supone ver a Isabella Rossellini aunque sea en un papel secundario, buenísima elección de la últimamente pluriempleada Alba Rohrwacher (conocida internacionalmente por 'Io sono l'amore') para el papel de Alice, y también bastante correcto Luca Marinelli en su debut cinematográfico (aunque una no deja de pensar que de haber sido finalmente Riccardo Scamarcio el protagonista habría disfrutado algo más). Jugosos papeles bien interpretados que probablemente no pasen desapercibidos en los David de Donatello de este año, o eso espero.


En fin, película pasable para los admiradores más acérrimos de la novela que sepan y quieran buscar a esta especial pareja en medio del desorden, no tanto para el resto.
Anny
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de marzo de 2013
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
No. Mira que cuando me enteré que iban a adaptar la tristísima historia de amor inocente y loco de Mattia, uno de los bestsellers que de verdad me han gustado, el de Paolo Giordano, ya me temía lo peor. Pero lo que ha perpetrado Saverio Costanzo, que tiene nombre de ligue de verano, es un bochorno. Por lo tibio, frío y alejado de la capacidad de inmiscuirse en lo más profundo del sentimiento del lector que tenía la novela, que se ve convertido aquí en espectador ajeno de algo que ni le va ni le viene.
La siempre reconforfontante presencia de la Rossellini aquí no sirve para nada y se desaprovecha con una fotografía fea, un montaje inconsistente y unas interpretaciones como conscientes de que van a optar a premios internacionales, hacen de La soledad de los números primos-¿no es de los títulos más bonitos?-un bluf como la copa de un pino.
Lo mejor: Si no tienes ni idea de lo que vas a ver, igual hasta te medio convence.
Lo peor: Saber lo que se va a ver.
javieritos
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
14 de julio de 2011
7 de 10 usuarios han encontrado esta crítica útil
'Mis hijos me han arruinado la vida', dice el personaje de Isabella Rosselini en un momento de La soledad de los números primos. Uno espera que tras esa aseveración haya un dramón de tomo y lomo, pero no es así. Estamos ante la adaptación cinematográfica del best seller de Paolo Giordano, un libro que en su día no leí. Por eso me esperaba que la película fuera una historia de amor más o menos convencional, que la cinta discurriese por caminos conocidos tal y como apuntó la crítica del pasado Festival de Venecia. Será mi total desconocimiento de la novela original pero el film me ha parecido más rebuscado de lo normal. No puedo valorar si es una buena traslación en imágenes de la historia de Giordano, pero sí se vé que no es la típica película que quiere llevar a las salas a los lectores de la novela.

La soledad de los números primos es una cinta misteriosa, la historia de encuentros frustrados entre dos marginados sociales que se esconden en sus caparazones. No hay besos, más bien susurros o caricias entre dos amantes que nunca estuvieron hechos para ser amados. Es difícil analizar la película cuando sus personajes, en sus diferentes edades, son como dos incógnitas matemáticas y cinematográficas (o, siguiendo el juego, dos números primos gemelos no divisibles por nadie y separados por un número par). La película también aspira a ser una 'x' inconclusa, una ecuación sin resultado. Hay momentos en los que cede al romance adolescente como en la escena de la discoteca. Hay otros en los que se intentan agregar insertos líricos como esa mujer esquiando. Y hay minutos totalmente desquiciados, con una atmósfera turbia, como ese inicio en el teatro infantil o la parte que concierne a la Alice adulta, corriendo entre selvas imaginarias y desmayándose en un supermercado. En todo caso, no veo en La soledad de los números primos nada que justifique esa frase de Rosellini tan contundente, tan fuera de contexto, tan impostada.

El drama que se esconde en el corazón de la película no da sentido a los silencios y desaires de los personajes. Pero es innegable que la película tiene un algo extraño que me atrapa y que hace que soporte sus dos horas de duración sin plantearme que la historia no se sostiene por ningún sitio. No quiere ser una película polémica, pero seguramente será criticada por muchos frentes. Si hay que posicionarse, la apoyo aún a sabiendas de su frágil estructura. ¿No se trata de simpatizar con esos personajes suicidas de acciones y actitudes tan tan incomprensibles? Pues eso.

Xavier Vidal, Cinoscar & Rarities, http://cachecine.blogspot.com
Xavier Vidal
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
26 de marzo de 2013
4 de 5 usuarios han encontrado esta crítica útil
Nacer. Crecer. Actuar como un niño pensando como un adulto. Ser adolescente sabiéndose diferente. Obligarse a ser adulto aún cuando la emancipación sentimental del ser amado es inevitablemente dolorosa. Vivir conectado a otro individuo cuando resulta imposible conectar con nadie más. Y desde el principio, dolor. Saverio Constanzo adapta la novela homónima de Paolo Giordano como su tercer largometraje, en el que repasa las fases de crecimiento del amor, la desesperanza y el odio más infantil.

Son dos los personajes sobre los que gira esta historia: una chica con una cicatriz física y traumática (Alba Rohrwacher) y un joven de mirada tímida con un secreto bien guardado (Luca Marinelli). Se conocen en el colegio pero su unión durará pese a la madurez y los malos tiempos en que deban distanciarse. Ambos se perciben especiales, con un halo de dolor en sus sonrisas casi inexistentes, con penumbra en sus gestos mortales. Ambos serán apoyo indispensable para el otro. Aunque también duela, eso será el amor.

Constanzo consigue explorar 20 años de la vida de estos dos protagonistas con el mismo contenido que en la novela pero de una manera diferente, novedosa, para que el que ya la conozca pueda revivirla y resentirla de todas las maneras posibles. Los traumas infantiles y las relaciones paterno-filiales se descubren ante unos actores infantiles realmente convincentes (Martina Albano y Tommaso Neri). A pesar de las tres épocas se cuentan de forma paralela en el filme, la de la edad adulta roba más protagonismo actoral, con unos transformados Rohrwacher y Marinelli que transmiten fielmente angustia, desidia y una contrastada felicidad mientras se percibe un uso del propio cuerpo como transmisor del mensaje, de las sensaciones, de la peregrinación psicológica de cada personaje.

Con una respetada fidelidad hacia la idea original de la novela que la inspira, la cinta alberga grandes escenas para aflojar la intensidad en otras tantas. La banda sonora, que por momentos provoca el despertar y otras veces retumba menos que las interpretaciones, está algo forzada aunque se agradece el compás enérgico de las melodías en contraste con la pasividad de los protagonistas. La soledad de los números primos representa los momentos en que la conciencia se estira, la culpa se encuentra y la dependencia se torna invencible; la vida.

- See more at: http://cintasperdidas.com/la-soledad-de-los-numeros-primos/#sthash.Slh1pkTl.dpuf
alegar373
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
23 de agosto de 2013
3 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Dolorosa y cruel en sus eternos silencios, triste y trágica en su despiadado argumento; película italiana minimalista, de planos cortos, centrados en la expresión facial, de escaso diálogo pero mucho contenido emocional, de un gran impacto y de mayor impresión por su desgarradora y triste narración, una impresionable colisión de sucesos y sentimientos exhibidos con discontinuidad en el tiempo para mostrar una intimidad no-visible, una violencia oculta de dos seres, tanto en su niñez, adolescencia como madurez, víctimas de las circunstancias personales, del contexto familiar y de un estado introvertido llevado a límites peligrosos. La introspección y observación son la clave de este relato donde, a pesar del formato lento y pausado, logra crear mucho interés por la vida de los dos protagonistas, una vinculación muy atractiva por su dura supervivencia diaria, donde te contagias de su desesperación y melancolía y donde sientes cada golpe como propio logrando crear una afinidad esperanzadora de mejoría y merecida compensación para con ellos. La actuación de ambos es espléndida -también la de una siempre-perfecta Rossellini-, la sensibilidad en cada formato es de apreciada exquisitez y el decaimiento, languidez de la historia impresionable. No es película para todos los públicos, vas a sentir gran aflicción y pena por lo relatado. Pero va a lograr que te involucres, que sigas la historia y muestres gran interés por lo que te cuentan. Hace mucho que encuentras éso en una película? Cuando lo haces, aprecialo!!!
lourdes lulu lou
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2017 Filmaffinity - Movieaffinity | All Rights Reserved - Todos los derechos reservados