arrow

El camino de vuelta

6,3
3.428
votos
Sinopsis
Duncan (Liam James) es un adolescente de 14 años que, en el transcurso de un verano, tratará de encontrar la fuerza que precisa para poder encontrarse a sí mismo, y de paso, enfrentarse a su padrastro (Steve Carell), que bebe, consume drogas y se va de juerga con otras mujeres, y para volver a relacionarse con su madre (Toni Collette). (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 6 >>
12 de octubre de 2013
24 de 28 usuarios han encontrado esta crítica útil
Reconozco que a los pocos minutos de la película, empecé a pensar que iba a ser otro de esos dramas indies americanos que se hacen largos, pesados, lentos y aburridos, y... bueno, aunque lo diez primeros minutos sí que son así, luego se convierte en una pequeña comedia-con toques de drama (o al revés) que se pasa volando gracias al buen hacer de su reparto y de ciertas situaciones. O precisando un poco más, se pasa volando gracias al personaje de Sam Rockwell y su parque acuático.

La trama trata sobre Duncan, un chico de 14 años que tiene que pasar un verano en la casa de la playa del nuevo novio (un Steve Carell bastante alejado de sus papeles de comedia), de su madre (Toni Collette). Ante las perspectivas de que lo ignoran y lo dejan de lado y que su "padrastro" le trata como si fuera estúpido (y que no es demasiado buen tipo) decide irse por su cuenta a recorrer el pueblo, acabando por conocer a Sam Rockwell, un tipo bastante de vuelta de todo, que regenta un parque acuático, y que hará que un nuevo mundo de posibilidades se abra para Duncan. También aprovecha para intentar ligarse a la hija de su vecina, una Annasophia Robb convincente y encantadora.

Como digo, el personaje de Sam Rockwell eclipsa a todos los demás, ya sea por sus diálogos (atención a las bromas que le suelta a Duncan cuando le hace el recorrido por el parque o a la escena con el micrófono que aclaro en spoiler), como a sus actos (el problema del tubo deslizador y su solución, un claro guiño a "Los Simpson" que aclaro en spoiler) pero sobre todo por ser el que mejor desarrollado está, junto al de Duncan, pues ambos representan dos caras de una misma moneda.

Duncan es un chico seta, tímido, presionado por su padrastro, agobiado, despreciado, ignorado, sin carácter, sin personalidad, y Sam Rockwell representa la libertad, la madurez inmadura, la chispa de la vida, la diversión en estado puro (con cierto toque de seriedad en algunos momentos) y la experiencia vital (muy buenas las dos escenas más serias con Duncan), que tratará por todos los medios de que el chico se espabile.

Es cierto que la película pierde un poco cuando se trata del drama familiar (un poco bastante manido) y del retrato de los adultos y de su hermanastra (bastante típicos o poco desarrollados), pero gana cuando se centra en dotar de cierta personalidad y carisma al resto de actores jóvenes, Annasophia Robb, que representa ese primer amor de verano que se va construyendo poco a poco, y a su hermano, un pequeñajo friki de Star Wars con un ojo a la virulé que tiene que llevar un parche pirata. El personaje de Steve Carell resulta de lo más odioso y destructivo.

A través de todos estos personajes, girando en torno al verano de Duncan, se va estructurando una historia sobre la adolescencia mal llevada, sobre la búsqueda que todos hacemos para encontrar nuestro sitio en el mundo, sobre la amistad, sobre los peterpanes modernos que se niegan a crecer, pero tienen mucha experiencia de la vida y sobre lo ruines que pueden resultar los adultos cuando se trata de relaciones.

Puede que me haya pasado con el 7, pero por sus momentos de comedia, que me parece que funcionan a la perfección, y la buena mezcla con esos otros momentos más bajunos y dramáticos, se lo doy.

Espero que no me caigan muchos negativos y gracias si me lee alguien y me valora positivamente.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Jose Luis
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
11 de octubre de 2013
15 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
Mientras veía esta película no podía evitar acordarme de esa maravilla llamada 'Las ventajas de ser un marginado (The perks of being a wallflower)'. Ambas propuestas tienen mucho en común, aunque 'El camino de vuelta' termine resultando más familiar y menos trascendente. Y esto no quiere decir que sea olvidable, de hecho me ha parecido una película notable, y ha conseguido cautivarme más que otras propuestas mucho más promocionadas y premiadas.

El guion puede parecer en principio previsible y tópico, pero Nat Faxon y Jim Rash consiguen su propósito a la perfección: que el espectador sienta una absoluta empatía por Duncan (muy bien interpretado por la joven promesa Liam James) y deteste todo lo que él odia. Por ello nos lo pasaremos en grande en ese parque acuático, en compañía de los simpáticos trabajadores.

Brillan también en el reparto Sam Rockwell y, sobretodo, Steve Carell en un sorprendente papel, demostrando una vez más lo versátil que puede llegar a ser como actor. Toni Collette tampoco se queda atrás. En cambio, se echa en falta algo más de protagonismo para el personaje de Amanda Peet, que al final termina ejerciendo de chica florero (totalmente desaprovechada).

En resumen, recomiendo encarecidamente 'El camino de vuelta' a todos aquellos que disfrutasen con películas como 'Adventuraland' o 'Las ventajas de ser un marginado'. Funciona tanto en su parte dramática como en su parte más divertida en ese genial parque acuático.
Isaias
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
19 de octubre de 2013
11 de 12 usuarios han encontrado esta crítica útil
Temática conocida, pero hecha con buena factura, buenas actuaciones y roles estupendos. Es una comedia dramática sencilla y redonda sobre los ritos de madurez y la formación del carácter en la dura época de la adolescencia. Y si no que se lo digan al pobre chaval protagonista. Resulta imposible no simpatizar con él en cuanto transcurren cinco minutos de película

En definitiva, es de esas películas en las que sales del cine con una sonrisilla tonta dibujada en la cara y un poco más de fe en el género humano (abstenerse de leer periódicos y ver noticiarios si se desea que perdure el efecto).

Si te gusto The perks of being a wallflower, The way way back te gustará.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Navarre
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de octubre de 2013
12 de 18 usuarios han encontrado esta crítica útil
Peliculilla interesante que se queda corta por confiar en exceso en unos actores competentes y un guión en apariencia profundo y melodramático pero que no deja de ser una acumulación de tópicos adolescentes (como la del inadaptado y taciturno vástago de un matrimonio roto que vive con la ilusión de que su padre - que claro está, pasa de él - lo rescate de las garras amorosas de una madre coraje de pacotilla) que se deja ver por el agradable y dulzón tono conseguido. El alabado guión es una obra meramente simpática - aunque muy irregular - que aborda demasiados temas sin profundizar ni resolver ninguno.

Los galardonados guionistas (Oscar por la tan pretenciosa como vacua y soporífera "Los descendientes") hacen aquí también de directores y la verdad es que apenas superan el listón de tele-filme de sobremesa, todo vistoso, enfático, con subrayados para espectadores obtusos, sin apenas margen para el riesgo o la originalidad. Lo peor es el personaje interpretado por el generalmente competente Sam Rockwell, un payaso tarado e inverosímil que pretende sustituir a la tan anhelada como ausenté figura paterna, entre gracejas trasnochadas y muecas de niño con síndrome de Peter Pan.

Mientras más lo pienso, más fallida me parece esta cinta, bosquejo de un torpe aprendizaje adolescente (con primer beso incluido) que apenas remonta el vuelo y que sólo se deja ver por los buenos actores que la arropan y cierto tono nostálgico bastante conseguido que impregna una trama exangüe y troquelada de torpes tópicos freudianos. No hay ninguna secuencia fundamental ni verdadero drama, sólo agradable devaneos superficiales entre aromas de verano pretérito y fugacidad prescindible.

Poca cosa, no ofende ni empacha, pero deja un regusto a superchería que atufa. Apenas vista, se procesa y olvida. Superflua de tan trillada.
antonalva
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
31 de octubre de 2013
7 de 8 usuarios han encontrado esta crítica útil
Nat Faxon y Jim Rash, fueron los responsables junto a George Clooney del guión de " Los descendientes " . Aquel guión estaba muy bien, era lo mejor de la película, junto a las interpretaciones. En " El camino de vuelta " ambos son los guionistas y directores, así como actuar en dos pequeños personajes, " Roddy " y " Lewis " .
En esta película lo mejor también es el guión, en este caso tienen grandes momentos de humor, a diferencia de la película de Clooney, en donde era un drama. Esos grandes momentos cómicos no están cuando aparece Steve Carell, conocido actor en series y películas cómicas, sino por el gran Sam Rockwell y alguna intervención en la primera mitad de Allison Janney.
El protagonista es Liam James, ya que la película se enfoca desde su punto de vista. El joven actor canadiense, que se dio a conocer interpretando al hijo de Sarah Linden en la serie " The killing " .
La película mezcla muy bien los momentos cómicos con los románticos, y alguna situación dramática.
En las vacaciones surgen muchas veces los problemas, que durante el resto del año y por falta de tiempo no ocurren. Muchas veces son familias en descomposición, con separaciones y nuevas parejas. Ante todo esto los que los sufren son los más pequeños. Por eso Duncan intenta huir de ese ambiente de su casa, buscando nuevos amigos, encontrándolo en Owen.
La película funciona muy bien en su aspecto cómico, aunque menos en los otros aspectos, sobre todo el dramático. Ese es el principal problema de la película, sobre todo en la parte final. Esa es la diferencia de esta pelóicula con " Ruby Sparks " y " Las ventajas de ser un marginado " , en estas películas funciona mejor la mezcla de géneros, aunque sean menos entretenidas que " El camino de vuelta " .
Sin la presencia de Sam Rockwell la película sería una más del montón, y pese a eso no llega al nivel de " Un invierno en la playa " , la cual tenía al gran Kinnear para las escenas cómicas, pero funcionaba mejor en los momentos dramáticos.
Amanda Peet tiene un papel muy secundario, pero divertido.
Toni Collette aporta los momentos más dramáticos de la película.
La película comienza muy bien, con una gran fotografía a través del espejo del coche. Solo vemos a Trent, para posteriormente ir conociendo al resto de miembros de la familia.
La banda sonora está compuesta por canciones pop, de gran calidad.
La película nos hace reflexionar acerca de " la desintegración familiar " , " el primer amor " , " el primer trabajo " y " el concepto de amistad " .
Ojala todas las vacaciones de verano cuenten con personajes como el de Owen, un chorro de optimismo y buen humor.
En este caso Duncan pasa de " tener unas vacaciones insufribles con su padrastro, a no querer irse cuando estas acaban y tienen que regresar a la rutina " .
Muy recomendable para todo tipo de público, ya que mezcla la comedia, romanticismo y drama.
Entretiene y te permite pasar 100 minutos muy agradables.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
WILLY74
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 6 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados