arrow

American History X

8,3
136.682
votos
Sinopsis
Derek (Edward Norton), un joven "skin head" californiano de ideología neonazi, fue encarcelado por asesinar a un negro que pretendía robarle su furgoneta. Cuando sale de prisión y regresa a su barrio dispuesto a alejarse del mundo de la violencia, se encuentra con que su hermano pequeño (Edward Furlong), para quien Derek es el modelo a seguir, sigue el mismo camino que a él lo condujo a la cárcel. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
1 2 3 4 10 20 60 >>
16 de junio de 2005
198 de 227 usuarios han encontrado esta crítica útil
Antes de nada, hay que destacar el tremendo trabajo de Edward Norton, en una de las mejores actuaciones que yo haya visto hasta ahora. Es capaz de mostrarse duro, frío y violento; pero también sensible y vulnerable, con una asombrosa naturalidad. Además consigue que su personaje (Derek) se gane las simpatías del espectador, pese a que es un nazi que ha asesinado a sangre fría. Lo dicho, poderosa y magistral interpretación de Norton.
Pero la película tiene más, mucho más: la historia que narra es tremenda, vemos cómo Derek se "hace" nazi, de dónde proviene su odio, cómo le influye el entorno que le rodea; y luego observamos cómo se da cuenta de sus errores, e intenta que su hermano no los repita.
La fotografía también es magnífica (en blanco y negro para recordar el pasado de Derek, y en color para el presente), y el resto del reparto no desentona, sobre todo un magnífico Edward Furlong. Además del final duro e impactante que tiene la cinta, que demuestra que no es tan fácil aparcar el pasado, y además te deja pensando cómo es posible que haya tanto odio entre unas razas y otras, y la importancia que tiene la educación que den los padres a sus hijos para intentar solucionar este problema (el padre de Derek era xenófobo, y eso influyó mucho en su comportamiento).
Como curiosidad, decir que en el montaje original el personaje de Furlong (Danny) iba a ser el protagonista, pero los productores obligaron al director a que lo cambiara y otorgara más importancia al de Norton.
Toma Primera
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 de abril de 2009
118 de 129 usuarios han encontrado esta crítica útil
Los tatuajes no son sólo una rama artística que se podría considerar como pintura cutánea. Son un medio a través del cual quien los lleva pretende transmitir alguna afición o querencia, o reafirmar visiblemente alguna ideología, o ir a la moda, o simplemente presumir, o sentirse mejor con su propio cuerpo… Cada cual tiene sus motivos para grabárselos.
Pero presentan un inconveniente. No se borran con el tiempo, al menos no lo hacen los que son indelebles. En el momento en que uno se los manda hacer, pueden parecer de lo más fashion y reflejan lo que uno desea o siente en ese instante actual. Pero el tiempo pasa, y el espíritu suele cambiar, así como ciertos modos de pensar, y algunas aficiones, y hasta los amores. A lo mejor te tatuaste un corazón con el nombre de tu novio/a de entonces, pero unos años después ya no es tu pareja. Lo que creías que iba a ser amor eterno, no fue más que algo pasajero, como lo es casi todo. Y ahora miras esa inscripción y ese dibujo en tu piel, que ya no tienen sentido. Tu amor se fue, pero el tatuaje sigue ahí.
¿Qué ocurre cuando lo que llevas dibujado en el cuerpo ya no se corresponde con lo que piensas y sientes en la actualidad? ¿Qué harás, arrancarte la piel, raspártela con papel de lija hasta borrar el dibujo? ¿O dejarlo ahí?
¿Qué ocurre si lo que te tatuaste en la inconsciencia de tu adolescencia confusa fue una esvástica nazi, símbolos de águilas fascistas y mensajes como “white power”? ¿Qué ocurre cuando te miras al espejo y ves que la imagen que está al otro lado proclama a gritos un mensaje que ya desterraste, en el que hace mucho que dejaste de creer?
¿Qué sientes cuando miras a tu pasado y no te gusta lo que ves?
Derek Vinyard se condenó irreflexivamente, en sus años jóvenes, a mirarse cada día al espejo y descubrir la fachada de un maníaco racista y fascista que ha dejado de existir. El cristal le devuelve día tras día algo que le recuerda quién fue, y de lo que ahora huye.
¿Puede huir sin más? ¿Puede enterrar el pasado sin más consecuencias? Está su familia, su madre, su hermanas y su hermano, a los que desea proteger. Su hermano Danny, que está siguiendo los pasos que él siguió.
¿Se puede salir de toda esa pesadilla sin pagar un precio?
¿Es posible encontrar la paz, y que tus actos pasados no te persigan?
Excelente proceso de reforma interior de un hombre que ha aprendido a fuerza de palos que “el odio es un lastre. La vida es demasiado corta para estar siempre cabreado.”
Maravillosa, dura y completa regeneración contada por Tony Kaye, en un drama que coloca ante los ojos el caldero hirviente del odio humano y el difícil camino hacia la liberación.
Vivoleyendo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
30 de diciembre de 2006
97 de 105 usuarios han encontrado esta crítica útil
"American History X" refleja fielmente lo que provoca el odio y el racismo en la sociedad, desde el prisma de un Edward Norton magistral en la interpretación y de todo el entorno, que rodea la vida de su personaje en la película.
Es una historia cruda, dura, que nos cuenta las cosas tal y como son, sin falsedades y que por ello, busca calar en el espectador y hacer que se forme una opinión sólida sobre el asunto. Así las cosas, no busquen nada políticamente correcto en esta cinta, ni esperen escuchar aquéllo tan famoso de todo va bien. Lo que se nos ofrece es un mundo marginal, pero que existe, un odio visceral, pero que está ahí y una realidad social, a la que tendríamos que prestar más atención, para evitar que se consolide.
El director no se corta a la hora de plasmar imágenes impactantes, diálogos que ponen la carne de gallina y la moraleja es que el odio, sólo engendra odio y que el que siembra vientos, normalmente lo que suele recoger son tempestades. Aprendamos todos de ello e intentemos erradicar tanta violencia, como asola nuestro mundo de hoy.
Únicamente con que nos haga pensar un poco, ya habrá conseguido la película su principal objetivo, así que prueben a verla y a ver qué tal.
RAMON
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
27 de marzo de 2008
33 de 37 usuarios han encontrado esta crítica útil
Existen una serie de películas que han intentado dar la cruda visión del nazismo, desde los mismos ojos de alguien de tales ideologías. No hay que irse muy lejos para ver que ése intento cuajó en "La lista de Schindler" de Spielberg. Y se refuerza aun más con los 7 Oscars que se llevó.
Pero lo que Tony Kaye pretende dar en "American History X" tambien lo consigue.
Una visión narcisista pero enfocada en las ideas de un adulto, las que quiere inculcar a sus seres más cercanos.
No existe el debate, ni existe el perdón para él, y hará todo lo que éste en su mano para revolucionar aun más la ya delicada convivencia entre personas de distinto color.

Bajo una interpretación magistral, difícilmente comparable y superable, se encuentra Edward Norton, que consolida de manera excelente, en un durísimo papel, que el globo de oro que recibió en su debut en "Las dos caras de la verdad" no fué un regalo, y que posee unas versátiles facultades para la interpretación, y ello le servirá para seguir explotando su carrera hasta la fecha, y lo que le queda aun.

Lo dicho: una magnífica interpretación, secundada por el hermano que quiere seguir sus pasos (Furlong) y la novia freaky y revolucionaria que nunca cederá a sus ideales (Balk), y un desenlace del que no merece la pena desvelar nada, hacen de ésta una película cruda, malsana y realista, pero espléndida.
Weis
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
28 de abril de 2009
51 de 77 usuarios han encontrado esta crítica útil
Hay muy pocas películas en las que hay un "algo" que llega a quitar protagonismo a la narración. Puede ser una brillante interpretación, puede ser la fotografía, un inesperado guión-óscar, puede ser el trabajo de dirección, o hasta puede ser la comida de ayer que te ha sentado mal (¿?).

Y en esta "peli" la tensión se come el film. Y ahí es dónde se marcan las diferencias y los límites de los resultados. El límite que se pone cada película es el mismo con el que merece ser evaluada, y aquí el semáforo esta muy alto, y tal vez sin querelo o no, (que poco me importa)se lo salta.

Yo tengo debilidad por estas cosas, no puedo evitarlo. Me hacen olvidar si los diálogos son estupendos o sólo mediocres, si el final es o no mejorable, si la moraleja está exenta de polémica o si en realidad es una historia hueca. Adoro ese tope casi infinito que consiguen algunas obras. Esta en concreto, me puso los pelos de punta y eso si que es un límite inabarcable.
The Fucker
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 2 3 4 10 20 60 >>
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2016 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados