arrow

La hija de Drácula

5,7
151
votos
Sinopsis
Por vez primera cambia el sexo del vampiro en la historia del cine. La condesa Marya Zaleska, miembro de la elite londinense, no es más que la hija del famoso aristócrata transilvano; lo cual nos es revelado a mitad del (breve) metraje, aunque sus afición al esoterismo y la brujería -y, por supuesto, el título- nos hacían sospechar ya dicha filiación. (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
12 de octubre de 2010
5 de 6 usuarios han encontrado esta crítica útil
Un añoso clásico con temática vampírica, donde la novedad consiste en que la protagonista es una vampiresa, la cual es la mismísima hija del conde Drácula.

No es una cinta muy elaborada en su argumento, pues en verdad aparece muy descuidada toda la parafernalia que envuelve al mito vampírico: se mencionan muy fugazmente el hecho de la estaca en el corazón, el tema de los reflejos en los espejos, y la idea de la vida eterna que a veces es considerada como un castigo.
Al contrario, aparece en esta cinta el tema de la hipnosis que en realidad poca cabida tiene dentro del universo vampírico.

Por lo demás es más una cinta de investigación donde se sigue la pista de un asesino que ataca de manera tan llamativa que desconcierta a la policía. Se trata de la condesa hija de Drácula, la cual asesina para obtener la sangre de sus víctimas.

La primera parte del filme se desarrolla en Londres, allí la cinta es muy dialogada y anémica de intensidad. Las motivaciones de la hija de Drácula no están muy bien trabajadas en el argumento, se discute demasiado en la investigación en sí sobre los asesinatos y hay muy pocas situaciones que nos llamen la atención.

Luego la cinta traslada su trama a Transilvania, allí sí resulta sugerente desde lo visual por la envolvente ambientación, pero es una pena que las circunstancias que dan vida al desenlace se precipiten de manera torpe y rústica, dando la amarga sensación de final abrupto e improvisado.

El guión en su mayor parte ofrece diálogos donde se discute sobre la existencia o no de vampiros. Se enfrentan así las teorías científicas analizadas desde la psiquiatría con mitos supercheros tratando de dar explicaciones a los misteriosos ataques a distintas personas que aparecen con agujeros en la yugular.

La cinta además de ser muy dialogada, ofrece esporádicos toques cómicos como para aportar algo de simpatía y humor a todo el espectro de tensión y de investigación que siempre están presentes en el relato. Relato que a mi juicio no termina de estar muy bien elaborado, pues hay muy poca mala leche en el terror que se propone, la villana no mete miedo, la narración se estanca en mucho parloteo intrascendente y para colmo de males cuando llega el momento del desenlace la cinta se torna torpe y rústica en el desarrollo narrativo de los hechos.

Aún así, hay que reconocer que es un filme pionero en el subgénero vampírico, que está bien interpretado, que hay una sugerente ambientación y arreglo de escenarios en donde al final aparece el castillo de Drácula en Transilvania con el cual surge una inquietante atmósfera sombría y gótica.
Alberto Yaya
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
1 de diciembre de 2011
2 de 3 usuarios han encontrado esta crítica útil
Esta película es interesante porque tiene a su favor el hecho de innovar, presentándonos a la primera vampiro del celuloide. Sin embargo, esta premisa queda enterrada bajo un gran error: pretender ser la continuación de "Drácula" (1931). Cuando eres una continuación de una cosa anterior, inevitablemente pierdes mucho porque no se te valora por tí mismo o por lo nuevo que puedas aportar al panorama.
Además, cuando intenta conectarse con la cinta de Lugosi lo hace realmente mal. La unión entre el final del argumento de "Drácula" y el principio de éste no puede ser más tramposa (spoiler), la presencia de Van Helsing (único personaje que repite) es bastante escasa y constantemente se nos viene a la cabeza la duda de si la protagonista es literalmente hija del famoso conde (¿en cuyo caso cómo ha podido concebirla, si ella tiene 100 años y él se remonta lo menos 400? ¿pueden los vampiros procrear, si biológicamente están muertos?). De haber creado una trama independiente, estos problemas no habrían surgido y los defectos de la película habrían quedado más o menos tapados bajo el peso de su innovación.
SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama. Ver todo
Messer E Vork
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
10 de febrero de 2016
Sé el primero en valorar esta crítica
Este film ofrece ese tipo de terror elegante que solo tienen ciertos clásicos. Heredera y conectada con el Drácula de Tod Browning, rodada apenas 5 años antes, Drácula's daughter se disfruta como prolongación del mito (entendiendo por mito, la visión que Hollywood generó de Drácula) y exploración de cómo puede funcionar en otros contextos. Puede llevar engaño el inicio, en el que se nos ofrece una visión más gótica y acartonada de la mancha del vampiro, porque el film se va convirtiendo, con celeridad, en un drama ligero, con tintes de investigación, en el que todo es evidente, menos para el protagonista. Un ligero toque de humor y superficialidad hacen el resto, convirtiendo la obra en un viaje bastante plácido por las sombras y la fatalidad del destino.

La elegancia y comedimiento, que aportan glamour y sutilidad a la película, también se cobran su precio, dejando a los sucesos y a los personajes en un contexto algo superficial y falto de espíritu. Pese a la agradable estética y el buen hacer del reparto, los carácteres no llegan a ser memorables. Es por ello que la condesa Marya Zaleska no ha pasado a ser un icono del cine, quedándose en el umbral de los monstruos femeninos destacables.

La película, por otro lado, es muy disfrutable gracias a un buen ritmo y una puesta en escena agradable. De visionado obligatorio para amantes del género y un buen entretenimiento para aficionados al cine clásico, en general.
joselomo
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
17 de abril de 2016
0 de 1 usuarios han encontrado esta crítica útil
Su importancia histórica -si he leído bien es la primera aparición de una vampiresa- supera con creces lo que ofrece. Hillyer nos trae a la hija de Drácula y lo hace con una fórmula un tanto extraña. Para empezar, el terror es el género que más diluido está, y no sólo se desplaza hasta el thriller de investigación casi detectivesco sino que tiene oportunidad hasta de tocar la comedia. No hay más que ver ese principio donde la pareja de policías se permite interpretar cómicamente sus partes del guión en medio del panorama del prólogo, con un Van Helsing con las manos todavía calientes de la fuerza de haber clavado la estaca de turno al conde Drácula.

La película tiene de todo menos calidez. No encontramos verdadera pasión en ninguna de sus vertientes. Ni la "violencia" necesaria para temer a esta hija de Drácula ni la emoción suficiente para empatizar con sus contradicciones mentales. Su desarrollo peculiar es un arma de doble filo, y puede llegar a contentar a aquellos que no busquen un desarrollo demasiado rígido.
NeoJ
¿Te ha resultado interesante y/o útil esta crítica?
Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2016 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados