arrow

La fragata infernal

7,5
725
votos
Sinopsis
En 1797, durante las guerras napoleónicas, un buque de guerra inglés recluta a la fuerza a un inocente joven que se irá ganando la simpatía del resto de la tripulación. Pero eso no podrá soportarlo el suboficial de armas... (FILMAFFINITY)
Críticas ordenadas por:
escribe tu crítica ver por títulos
1 2 3 4 5 >>
user-icon vircenguetorix   Valladolid (España)
Muy buena
30 de Agosto de 2006
43 de 47 usuarios han encontrado esta crítica útil
El recientemente fallecido Peter Ustinov, uno de los más grandes intelectuales de la historia del cine, fue sobre todo conocido por sus papeles de actor, pero también escribió libros, fue guionista y llegó a dirigir algunas películas. "La fragata infernal" es la mejor de ellas, además Ustinov se encargó de producirla, redactar el guión e interpretarla. Basada en un relato corto del genial Hermann Melville, el autor del archiconocido "Moby Dick". En este caso su relato "Billy Budd" es la historia de un joven marinero reclutado forzosamente por un navío de guerra inglés durante la guerra napoleónica, allí descubrirá las miserias y la maldades humanas. Terence Stamp que interpreta a Billy Budd fue nominado a los oscars por esta actuación, su debut en el mundo del cine. Ustinov está magnífico de capitán de barco, pero sobre todo Robert Ryan, hace uno de los mejores trabajos de su vida, auténticamente lo borda, a pesar que no tuvo ningún premio a su interpretación. Una película que se estrenó el mismo año que "Rebelión a bordo", muy superior a esta, y que ha servido de inspiración a "Master and Commander", aunque Peter Weir no mete el dedo en la llaga y se queda también muy lejos de "La fragata infernal", uno de los dramas marinos más grandes de todos los tiempos.
Película imprescindible, aunque como casi todo el buen cine para minorías. No se pierdan los diálogos entre los personajes porque está lleno de perlas a cuál mejor.
Obra maestra de Ustinov, siendo una lastima que no se prodigara como director, porque es posible que hubiera sido incluso mejor que actor, y eso ya son palabras mayores.
vircenguetorix
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Gilbert   Barcelona (España)
Muy buena
25 de Enero de 2009
29 de 32 usuarios han encontrado esta crítica útil
Brutal película de Peter Ustinov en una de sus pocas incursiones en la dirección. Y no sólo en eso, también la produjo, actuó en ella, y escribió el guión basado en el relato corto de Herman Melville.

El Bien y el Mal navegando en alta mar.
El Mal es odioso para los hombres, pero el Bien es irritante.
Un arcangélico Terence Stamp y un luciferino Robert Ryan lucen sus papeles.
Y el dios de a bordo, un ubicuo Peter Ustinov, también lo borda.

No sólo la imagen es poderosa, también lo son las imágenes.
Muchas luces detrás de la cámara. Luces y Sombras delante. Sólo los diálogos deslumbran.
Sólo podía hacerse en blanco y negro.

¿La ley o la justicia?
El juicio final.
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Gilbert
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Quim Casals   Barcelona (España)
Muy buena
5 de Octubre de 2011
25 de 25 usuarios han encontrado esta crítica útil
Antes que nada, debo agradecer al usuario Gilbert que me regalara este DVD, lo que me ha hecho descubrir un fantástico film y un inesperado para mí gran director, Peter Ustinov. Por fortuna, no he leído aún el relato "Billy Budd", de Melville (pronto lo haré), lo que me ha permitido ver la película sin el prejuicio que inevitablemente supone tener un molde de referencia y, por tanto, pudiendo valorarla "en sí misma", como debe —o debería— ser siempre en las adaptaciones de obras literarias.

En este film claustrofóbico que parte del antagonismo entre la bondad (Billy Budd) y la maldad (el suboficial Claggart, un Robert Ryan en estado de gracia), destaca poderosísimamente la perfecta simbiosis entre el texto, lleno de reflexiones de gran calado, y la puesta en escena.

Así, el vestuario muestra siempre al suboficial con un tétrico uniforme y sombrero negros, y a Billy con camisa blanca o el torso desnudo de quién no tiene nada que ocultar. La contrastada fotografía del genial Robert Krasker ("El tercer hombre") coloca sistemáticamente a uno en el reino de la luz y al otro en el de las sombras. Un detalle magnífico es que el suboficial suele aparecer sorpresivamente en el plano, sin que le veamos llegar, exactamente igual que sucedía con la señora Danvers en "Rebeca". Visualmente, se crea una gran tensión entre los planos abigarrados y los que individualizan a los personajes, así como en el juego de picados y contrapicados (que, de manera muy original, invierten su función habitual mostrando desde arriba al que tiene un estatus dominante, y viceversa).

Es muy significativa la frase de Billy: "Adiós, Derechos del hombre" (nombre del barco del cual es reclutado a la fuerza al inicio de la historia), que encuentra su analogía en un plano del citado barco alejándose, y que, al abrirse, nos muestra a Billy en su nuevo navío. La frase culmina su materialización en la última parte de la película, donde, en un juicio que sería el reverso lóbrego del de "Doce hombres sin piedad", asistimos de una manera pocas veces más penentrante en el cine, a un intenso debate moral entre la Ley, la Justicia y la Consciencia.



(Prosigue en la zona spoiler, al contener datos esenciales del argumento)
(SPOILER: El resto de la crítica puede desvelar partes de la trama) Ver todo
Quim Casals
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Quatermain80   Madrid (España)
Notable
3 de Febrero de 2009
18 de 20 usuarios han encontrado esta crítica útil
Debo confesar que mi primer acercamiento a esta película partía de premisas equivocadas, pues el título en castellano de la misma hacía pensar en un filme repleto de aventuras marineras, y no en lo que realmente es: la mejor adaptación al cine de un magnífico relato de Herman Melville (junto con Moby Dick de Huston): "Billy Budd, sailor".

En esencia, el argumento consiste en el choque -a bordo de un navío de guerra- entre dos caracteres antagónicos; Budd (un creíble Terence Stamp) encarna la bondad y la inocencia, mientras que Claggart (soberbio Robert Ryan, en una de las mejores interpretaciones que le he visto), oficial de armas, representa la maldad y la ruindad. La confluencia de ambas personalidades en espacio tan reducido provocará un terrible desenlace, en el que tendrá gran importancia la figura del capitán Vere (que encarna el deber, la fidelidad al reglamento) interpretado por el gran actor Peter Ustinov, que en este caso, y afortunadamente para nosotros, oficia también como director.

La película está magníficamente realizada en todos sus aspectos; la recreación del barco es todo lo buena que podía hacerse a principios de los sesenta, y la credibilidad del elenco actoral en su composición de la tripulación está por encima de toda crítica (magnífico el viejo danés, interpretado por Melvyn Douglas). El guión está perfectamente adaptado partiendo del relato original y reproduce reflexiones de gran profundidad moral, cualidad muy destacada en la obra de Melville, que aquí sabiamente se respeta. El debate final sostenido por la oficialidad del barco es, en mi opinión, lo mejor de la película (¡qué diálogos!) junto con las gélidas y malignas miradas de Claggart-Ryan.

¡Dios bendiga al capitán Vere!
Quatermain80
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
user-icon Taylor   Terrassa (Polonia)
Notable
5 de Octubre de 2011
17 de 19 usuarios han encontrado esta crítica útil
Cuando dos tipos tan diferentes como Gilbert y Servadac te insisten al unísono para que veas una peli, supongo que la única opción posible es verla. Y, cuanto antes, mejor. Sobre todo si esa “petición” viene precedida por unas cuantas copas de buen vino, ocho amigables horas de palique y el preceptivo DVD del film en cuestión sobre la mesa.

Obviamente, me estoy refiriendo a “La fragata infernal”. Una peli que, como tantas otras, desconocía totalmente y de la que no tenía más referencias que las que esos dos monstruos me acababan de dar. Naturalmente, la vi. Al día siguiente. Y, naturalmente, flipé con ella. Como flipo cada vez que descubro una joya de la que nunca antes había oído hablar y como flipo cada vez que veo CINE donde no me lo esperaba.

Así pues, que nadie se asuste porque esta peli la dirija un actor como Peter Ustinov y porque su título, francamente, no os suene ni de coña. “La fragata infernal” es, sin lugar a dudas, un peliculón que bien lo hubiera podido firmar Lang, Huston o, por qué no, el mismísimo Ford. Fundamentalmente, porque está narrado de putísima madre. Pero, sobre todo también, porque tras su incuestionable apariencia clásica coexisten planos, movimientos de cámara y juegos de luces absolutamente magistrales.

Lo que más me ha cautivado de esta peli, sin embargo, no es eso. Lo que más me ha cautivado es, concretamente, su valor añadido. En este caso, el dilema jurídico —o moral— que nos plantea. Un dilema que invita a la reflexión y que, de la mano de Ryan y Stamp, nos constata cómo y de qué manera aplicar la justicia a rajatabla puede convertir un ángel en demonio, o viceversa.

Ocho estrellitas y no nueve, pues, porque pelis como ésta deben verse de nuevo. Y cuando lo haga, ya le adjudicaré esa estrellita extra que, sin lugar a dudas, se merece. Palabra.

[A Gilbert y Servadac]
Taylor
¿Le ha resultado interesante y/o útil esta crítica?:
SI
No
  (información)
 
1 2 3 4 5 >>
FA en Facebook | FA en Twitter | Preguntas más frecuentes | Política de privacidad / condiciones de uso | Ir a Versión MÓVIL
© 2002-2014 Filmaffinity - Movieaffinity | Todos los derechos reservados